main

crónicas del fincuentos del finrelatos

Llévame contigo

mayo 17, 2017 — by Gabriella27

Ligozzi_Una_quimera-960x730.jpg

Cuando su madre volvió, Violeta supo que estaba condenada.

Salió a la noche verde: tan verde como decían que fue la noche en que comenzó el final del mundo. Aquí en la balconada ese mundo era hermoso en su destrucción. Los espantos en llamas parecían llamarla a lo lejos, y las nubes bailaban y se deshilachaban con la brisa de azufre. Miró abajo, a un poblado que ya no existía: ruinas de casas abandonadas y esqueletos ennegrecidos. Sobre todo, la isla seguía su camino lento, suspendido en el aire. Violeta se tumbó y puso el oído en suelo, en las losetas de arcilla que cubrían la tierra de isla y musgo. Se oía el rumor lejano, la queja en compás que su madre llamaba el latido de su hogar.

Examinó, una vez más, sus opciones: tenía catorce años y sabía que su madre había engañado, manipulado, chantajeado y persuadido todo lo posible para que pudiera llegar a esa edad sin vender. Por desgracia, eso tenía una consecuencia imprevista: el valor de una virgen de catorce años era elevado. Ya el año pasado había oído voces de subasta y sabía que entre sus pretendientes estaba el mismísimo barón Europa. Violeta se estremeció: el barón solo poseía a mujeres muertas.