main

autosuperaciónejercicioescribirescrituraproductividadtraducción

69 ideas para una productividad sobrehumana (traducción de un artículo de Niall Doherty)

noviembre 24, 2013 — by Gabriella22

action-hero-11214_640.jpg

Me encantan los artículos bien escritos y razonados sobre productividad, aquellos que van más allá de “ten fuerza de voluntad y no te distraigas”. Y es posible que Niall Doherty, en su blog Disrupting the Rabblement, haya escrito EL artículo de productividad definitivo. Y sí, yo también soy consciente de la paradoja de dedicar tiempo que podría estar dedicando a cosas más importantes que leer (¡y traducir!) un artículo así, pero para ello hay unas instrucciones muy útiles que da Niall al principio del artículo. Ya le había traducido un artículo para su blog (Tus padres contra tus sueños), pero este en concreto me pareció de mayor interés para los lectores del mío. Así que, con su permiso, procedo a ofreceros mi traducción de su pieza. Ojo: es bastante larga, así que os recomiendo que lo vayáis leyendo como aconseja el propio Niall al principio. Lo que vais a ver a continuación es una lista bastante completa de trucos y maneras de alcanzar una productividad fabulosa. Yo ya utilizaba algunos y puedo decir por experiencia que funcionan, y muy bien.

Todo lo que hay a continuación en este artículo es de Niall. Hay un par de anotaciones mías que aparecen en burdeos. Podéis ver el artículo original aquí.

herramientas para escritores

Cómo utilizar el SAR para escribir más y mejor

septiembre 18, 2019 — by Gabriella7

shutterstock_390334822_2-1.jpg

Imagina que te compras un coche, porque tienes dinero, sabes conducir y decides que tú también tienes derecho a moverte a velocidades inauditas mientras escuchas la lista de trap más reciente de Spotify y navegas entre pliegues no euclidianos de espacio-tiempo. Como persona que no tiene coche, asumo que estas son las razones por las que la gente se compra vehículos; corregidme por favor si me equivoco.

Y entonces ocurre. Es un fenómeno conocido: te has comprado un coche y de repente ves ese modelo de automóvil por todas partes, donde antes jamás lo habías visto. En el aparcamiento del supermercado, por la autovía, entre tus amigos y vecinos, en el cajón de la cocina…

¿Es que de repente el universo se ha confabulado para llenarse de un modelo de vehículo? ¿Es que Subrepticia, diosa de lo absurdo y de los fallos idiotas en Matrix, ha decidido reírse de ti? En absoluto. Lo que estás experimentando es el funcionamiento de tu SAR (sistema de activación reticular para los que ni sabíamos que esto existía). Además, Subrepticia solo se ríe de la gente de la Tierra en domingo, a las tres y cinco de la tarde hora peninsular.

Soy furtiva, hermosa y con un gran sentido del humor. No entiendo por qué no me habla nadie en el Olimpo.

¿Cómo funciona el SAR?

El SAR es un grupito de circuitos neuronales, una parte muy antigua de nuestro cerebro, que, básicamente, nos permite sobrevivir, aunque también puede ser un poquito malaje. Además de regular la transición entre sueño y vigilia, el SAR nos permite estar atentos a determinadas cosas por encima de otras. Es un maestro a la hora de enfocar en lo que es importante para nuestra supervivencia.

El pobre está un poco anticuado, eso sí, y en vez de fijarse en tigres diente de sable que acechan tras unos árboles, que de eso tenemos poco ahora, va y se fija en el trol purulento que viene a despotricar contra tu libro. Libro que, por supuesto, el trol ni siquiera se ha leído. Porque el trol está borracho (de poder y vino de mesa del Lidl), pero tú sientes crecer la ira, la desesperación, el síndrome del impostor y los siete males. En cierto modo, le debemos al SAR un montón de sesgos cognitivos.

Pensad en todos los estímulos que recibimos a lo largo de un día completo y entenderéis que necesitamos al SAR para filtrar la inmensa cantidad de información que nos rodea en cada momento. No podemos quedarnos con tantísimos datos, así que el SAR nos ayuda a procesar solo lo que es de interés para nosotros. Es la razón por la que puedes estar metido en una conversación en una fiesta ruidosa, pero reconoces tu nombre en boca de alguien en la otra punta de la habitación. Es la razón por la que una madre puede reconocer el llanto de su bebé desde lejos o por qué yo sé de inmediato cuándo Ebo se ha encontrado con otro gato en el jardín, por muy ocupada que esté trabajando, leyendo o viendo Legión.

¿Por qué no está TODO EL MUNDO viendo Legión?

Otras cositas interesantes que hace el SAR

También funciona para validar tu propia identidad y creencias. Esto es, prestarás más atención a un titular que encaja con tu visión del mundo; estarás dispuesto a creer un cumplido o un insulto si encajan con la visión que tienes de ti mismo. De nuevo, esto puede ser positivo (ahorra tiempo y energía, refuerza sistemas constructivos) o muy negativo (nos ciega a otros puntos de vista, refuerza sistemas destructivos).

El SAR alimenta nuestras creencias y nuestras creencias nos dan forma. Si crees que eres un gran conferenciante, probablemente lo serás: tu comportamiento se ajustará a ello, buscarás información sobre cómo dar buenas conferencias, tendrás confianza sobre el escenario. Si crees que eres una persona fea, no hay espejo bien iluminado de H&M ni premio de belleza internacional que te pueda convencer de lo contrario. El SAR no solo filtra la información, sino que acaba influyendo en nuestras acciones.

Es por esto por lo que hay muchísima información, más o menos rigurosa, destinada a intentar manipular este sistema. ¿Podemos usar el SAR en nuestro beneficio? Si le digo al espejo diez veces al día que soy hermosa, ¿acabaré influyendo en ese filtro? ¿Acabará el SAR dándome solo información sobre lo hermosa que soy?

ADVERTENCIA: Este blog no se responsabiliza del uso de técnicas de manipulación del SAR en conjunción con espejos mágicos. Solicitar información sobre tu hermosura a un espejo mágico te proporciona un bonus de +10 a SAR, pero también una penalización de -10 al asesinato exitoso de rivales y un -20 en fiabilidad de cazadores a tu servicio.

Lo bueno es que también consigues un +50 a explotación de minería local, así que a la larga a lo mejor te compensa.

Esto conduce, por desgracia, a una gran cantidad de pensamiento mágico. La famosa “ley de la atracción” es tal vez la representación más popular de un intento burdo de manipular el SAR. Si quieres algo con la suficiente fuerza, el universo conspirará para concedértelo y toda esa patraña.

Aun así, la ley de la atracción da con un punto importante: aquello donde enfocamos nuestra atención es crucial. Si nosotros “alimentamos” al SAR con datos claros y coherentes sobre lo que deseamos y necesitamos, este aplicará su filtro. Y este filtro nos permitirá acceso a información que en otras circunstancias se nos habría pasado por alto.

¿Puede ayudarnos el SAR a alcanzar nuestras metas?

Hay un problema con todo esto que no se suele tener en consideración, que es que a la hora de pedir al SAR que enfoque su atención en un solo elemento, estamos dejando de lado otros elementos. Nuestro poder de filtro y concentración es limitado. Por esto siempre digo que todo es cuestión de prioridades. Si te repites a ti mismo cien veces cada día que vas a perder peso, que haces ejercicio todos los días, que escribes 10000 palabras a diario, que quieres una relación apasionada con un señor alto y moreno, que quieres viajar a Venecia, Nepal y Groenlandia, y que serás un virtuoso del violín, lo que vas a tener es un cacao que no lleve a ninguna parte. En el caso concreto de la escritura, cada meta que tengas es un filtro de enfoque que estás retirando de otras metas e información.

Y, por supuesto, está el problema más obvio, la mayor crítica que se realiza a la ley de la atracción: puedes imaginarte durante una hora entera con un cuerpo esbelto, pero si sigues poniéndote hasta el culo de pasteles de chocolate mojados en Baileys, esto probablemente no pasará nunca. Nada es gratuito: el SAR nos da la información y además nos proporciona ideas y oportunidades que se nos habrían pasado por alto, pero no hace dieta por nosotros, ni se pone las zapatillas y sale a correr.

—¿Hoy no sales a correr, cariño?
—Ná, tranquilo, me lo imagino un rato y ya conspira el universo por mí.

Puede ayudar a nuestra disciplina el pensar constantemente en algo, pero no es determinante. Para ello es necesario un sistema y hay muchas herramientas que podemos elegir: podemos implementar hábitos, crear un compromiso público, modificar el entorno en nuestro beneficio… todos esos medios de los que tanto he hablado en el blog.

A eso voy: poner tu meta de escritura en un papel, por ejemplo, no te hará alcanzarla automáticamente. Y además hay personas que no funcionan bien con la presión de una meta, sino que responden mejor a la creación de rutinas diarias. Pero la cuestión es que si informas al SAR de que quieres algo, le estás dando la oportunidad de filtrar información en tu beneficio. Hay muchas formas de enfocar esto, desde la simple escritura diaria de una meta a la visualización compleja que utilizaba Michael Phelps para preparar sus carreras olímpicas(1). Aquí hay un ejemplo de Tobias van Schneider, que tiene un buen artículo sobre todo este tema; su proceso recomendado sería el siguiente:

  1. Primero, piensa en la meta o en la situación en la que quieres influir.
  2. Ahora piensa en la experiencia o resultado que quieres alcanzar en relación con esa meta o situación.
  3. Crea una “película” mental de cómo te imaginas que esa meta/situación podría suceder en el futuro. Fíjate en los sonidos, conversaciones, imágenes y detalles de esta película mental. Reprodúcela a menudo en tu cabeza.

En el caso ya mencionado de Phelps, este reproducía esa película mental cada vez que entrenaba. Así, cuando competía, solo era cuestión de volver a meter esa “cinta de vídeo” en el reproductor de su cabeza. Esto tiene múltiples ventajas: reduce el impacto de nuestro enfoque consciente en un momento en que deberíamos estar usando las rutinas implementadas en otra parte más automática de nuestro cerebro, determinado por el hábito; nos tranquiliza y reduce las posibilidades de meter la pata por estrés y, por supuesto, aprovecha el filtro constante que el SAR ha estado aplicando en nuestra práctica: todos los recursos posibles se dedican a la consecución de esta meta tan conocida para nosotros.

Métodos más sencillos, para escritores

Insisto en que hay muchas formas de hacer esto, aunque sin duda la de la cinta de vídeo será ideal para rutinas complejas como nadar en las Olimpíadas. Para cuestiones más sencillas como, simplemente, vencer a la procrastinación y obligarse a escribir, pueden servir también otros métodos, como la Big List o lista grande de la que habla el propio Van Schneider: una lista con sus metas principales, que lleva en el bolsillo y que mira de forma periódica. Y esa lista funciona así:

  1. Ten una lista permanente de las metas o cosas que quieras conseguir. Si nunca has hecho una lista de este tipo, empieza escribiendo unos 10 ítems para la lista. Pueden ser metas grandes o pequeñas, no importa.
  2. Esta lista puede ser completamente aleatoria, no hay orden de preferencia ni prioridad. Que sea sencilla: escríbela en papel. La de Van Schneider está en un cuaderno viejo que siempre tiene a mano.
  3. Cada ítem de la lista puede ser muy diferente. Pueden ser serios o absurdos. Piensa y responde con sinceridad: si no hubiera factores de tiempo, dinero, familia y etc., ¿qué te gustaría conseguir o hacer?
  4. Mantén esta lista en privado. Puedes hablar de algunos de los elementos de la lista con tus amigos, pero en general esta lista es lo que Van Schneider llama “tu sucio secreto personal”. Esta es una decisión de Van Schneider; otros insisten en la importancia de compartir tus metas para sentir una presión extra por cumplirlas y no quedar mal con otras personas. Ambas posibilidades tienen sus pros y sus contras: piensa qué suele funcionar mejor para ti.
  5. Cada mes o dos, saca la lista. Léela y decide qué metas ya no te interesan, elimínalas. No te sientas mal por esto: el cambio es bueno.
  6. Mira los demás elementos de la lista y pregúntate: “¿Sirve lo que estoy haciendo ahora, todos los días, para alguna de las metas de esta lista?”. Si la respuesta es afirmativa, continúa. Si es negativa, tendrás que cambiar algo de inmediato.

Esta lista serviría como brújula para tu camino, es cierto, pero no sé si mirarla cada mes o dos sería suficiente para el SAR. Personalmente sospecho que este necesitaría de un recordatorio más frecuente, como mínimo semanal (o, aun mejor, diario).

Los límites del SAR

Todo esto de la nueva psicología de la productividad, el ámbito del desarrollo personal y tantas cuestiones en el margen de las ciencias del comportamiento siempre me producen cierta desconfianza, ya que hay mucho ahí fuera que es meramente intuitivo, basado en conocimientos poco probados o directamente seudocientíficos. Conceptos como la visualización o esa ya mencionada “ley de la atracción” pueden atraer mucha palabrería poco fiable que, al final, no es más que una pérdida de tiempo (y de dinero, en el peor de los casos). A veces es difícil distinguir entre lo que es útil y lo que no es más que charlatanería de autoayuda clásica.

Hola, buenos días, ¿sabían que su salud depende de la positividad subjetiva de los estados de flujo cuánticos? ¿Y que están ustedes a solo cien kilómetros de una centralita wifi?

Por ejemplo, he encontrado numerosas afirmaciones por internet de que hay investigación científica que muestra que el SAR es activado especialmente por la escritura a mano, pero no he conseguido dar con la investigación en sí. Sea o no cierto, desde luego parece lógico: el acto de escribir a mano implica también movimiento muscular, coordinación visual, etc., por lo que es un proceso más complejo y lento que teclear en un móvil y podría dar un indicio al SAR de que lo que estamos haciendo es información relevante.

Esto es lo que sí sabemos: que el SAR se queda con lo que designamos como importante (¡para bien o para mal!) y que eso afecta a la percepción que tenemos de nosotros mismos y de nuestras metas. Que posiblemente podamos manipular eso en nuestro favor, y que si lo hacemos escribiendo a mano ya sería ideal (aunque, como hemos visto, el uso de ciertas técnicas de visualización puede ser también muy efectivo).

En resumen: no te cuesta nada coger un cacho de papel ahora mismo y escribir que tendrás una novela terminada para el año que viene (y si pones fecha, mejor).

Pero (y esta es una pregunta sorprendentemente común): ¿qué ocurre si no sabes bien cuáles son tus objetivos?(2) Todo esto no sirve de nada si escribir no es, en realidad, una prioridad sincera para ti. Ya lo dice muy bien Isaac Belmar aquí, que parece que estamos sincronizados y le damos vueltas a las mismas cosas en los mismos momentos:

No importa lo mucho que se repita en voz alta el amor por la escritura, si no pones una palabra tras otra, estás mintiendo.

Puedes intentar engañar a tu SAR, a tu subconsciente y a las uñas de tus pies todo lo que quieras: si la escritura no es una prioridad para ti, encontrarás excusas a la vuelta de cada esquina. ¡Y muchas serán muy válidas, además!

Que lo digo siempre y me repito muchísimo me repito muchísimo me repito muchísimo.

Escribir por afición, porque te gusta, de vez en cuando, es maravilloso. Es ameno, bueno para el cerebro y para la creatividad, y hasta terapéutico.

Escribir para aprender a escribir, para escribir en serio, publicar… ah. Esa es una historia muy diferente.

¿Sabías dónde te estabas metiendo, verdad?



(1) Hay una explicación muy completa de cómo Phelps utilizaba esta técnica como hábito diario básico en el libro El poder de los hábitos, de Charles Duhigg

(2) Si estás en ese estado de confusión tan común de no saber si realmente escribir es una prioridad para ti y cuáles deberían ser tus metas al respecto, estoy preparando un pequeño artículo con un método que a mí me ha ayudado a ver las cosas mucho más claras. Pero solo será para la lista de correo, así que si te interesa leerlo en cuanto salga, tendrás que apuntarte aquí.

Notas personales:

Cómo sobrevivir a la escritura: Lo mejor de Gabriella Literaria sobre escribir, publicar y promocionar tus libros.

Cómo sobrevivir a la escritura

Créditos:

  • Imagen de Subrepticia, una de las diosas menos populares del panteón absurdo gabriellino, por stockfour en Shutterstock.
  • Imagen de reina malvada con técnicas avanzadas de SAR por Nicoleta Ionescu en Shutterstock.
  • Foto de pareja que ha leído demasiado a Paulo Coelho por Prostock-studio en Shutterstock.
  • Imagen de vendedor que ha leído demasiado a Deepak Chopra por Iakov Filimonov en Shutterstock.
  • Imagen de cabecera por optimarc en Shutterstock.

autopublicaciónGabriella Literariaherramientas para escritoreslibros

Cómo sobrevivir a la escritura, ya disponible

junio 9, 2019 — by Gabriella2

portada_gabriella_sobrevivir_escritura_by_liberlibelula_eBook-960x1537.jpg

¡Cómo sobrevivir a la escritura ya está aquí!

¡Lo tienes en eBook!
¡Y lo tienes en papel!
¡Y también lo tienes en Kindle Unlimited!

Lo mejor de Gabriella Literaria sobre escribir, publicar y promocionarse ya está en Amazon
.

¡Ya puedes disfrutar de los mejores contenidos de esta web TODOS JUNTOS, en la tranquilidad de tu hogar, la piscina o tu palacio intergaláctico favorito, con papel del bueno o con tu lector electrónico de libros muy electrónicos!

Así es: mi libro recopilatorio con lo mejor de este blog (2015-2019), con los artículos que vosotros votasteis como vuestros favoritos y los mejores ensayos enviados a la lista de correo, ya se puede comprar en libro digital o en papel.

Y es un TOCHO. ¡Es enorme! ¡La versión en papel tiene 442 páginas! ¡Y hasta tiene unas paginitas en blanco al final por si quieres tomar notas, apuntar tus animales mitológicos favoritos o puntuar los peores chistes del libro!


¿Qué contiene esta edición,
tanto en su formato electrónico como en papel?

  1. Un prólogo maravilloso de César Mallorquí.
  2. Una sección sobre la mentalidad del escritor, porque la vida escritora es una lucha y todos necesitamos armas.
  3. Una sección sobre disciplina y productividad, para cargarse bloqueos y perezas varias.
  4. Una sección sobre escritura, llena de trucos para crear buenos personajes, escenarios, tonos emocionales, evitar errores comunes…
  5. Una sección sobre publicación, llena de contenidos útiles para crear sinopsis, encontrar lectores cero y otras tareas hercúleas.
  6. Una sección sobre marketing, para que seas el mejor vaquero a este lado del mundillo, moviendo tus libros y dándolos a conocer.
  7. Una bibliografía repleta de recursos para escritores.

Como era de esperar, hay chistes, reflexiones sesudas, herramientas de todo tipo y alguna que otra palabrota.

VEN A CONOCER A MI NUEVA CRIATURA

¡Con precios más que atractivos!

EN EBOOK: Por tan solo 3,99€
EN PAPEL: Llévate este MONSTRUO por solo 16,30€
O léelo GRATIS en Kindle Unlimited


¿Te has perdido en un mundo donde tú solo querías escribir?
¿No sabes qué hacer para dar a conocer tus libros?
¿Quieres mejorar tu escritura, pero te has hartado de leer los consejos de siempre?

ESTE ES TU LIBRO:


Y si te gusta, no olvides dejar una valoración al libro.
Gracias por acompañarme en el blog estos últimos años.
¡Gracias por hacer posible este libro!

creatividadhábitoslifehackingproductividad

Enfoque disperso: usa el poder de la atención creativa

mayo 23, 2019 — by Gabriella3

shutterstock_1008336088.jpg

“Me siento delante del ordenador, pero el texto no fluye como antes —me decía un amigo escritor— . No sé qué me pasa“.

Nunca ha tenido problemas para encontrar ideas, pero en el último par de años le cuesta escribir con fluidez. La calidad no ha disminuido, pero el proceso es cada vez más tortuoso y menos satisfactorio. Revisamos las razones habituales: las cuestiones psicológicas que hay detrás de los bloqueos. Damos con algunos puntos importantes, pero nos sigue faltando una pieza crucial del puzle. Tras muchas vueltas, comenta que antes daba largos paseos donde rumiaba aspectos de su escritura: tramas, personajes, estructuras. En el último par de años sigue con los paseos, pero está más pendiente del móvil que de otra cosa.

Cuando tú lo que quieres es escribir pero hay pikachus en tu zona.

Le pido que pruebe a dejar el móvil en casa. Ambos nos reímos del chiste, pero consigo convencerlo de que por lo menos se lo deje en el bolsillo, que lo saque solo al final del paseo, ya de camino a casa.

Al día siguiente ya me está hablando de cómo ha arreglado varios nudos de trama. Está lleno de ideas y motivación. “Ahora recuerdo por qué daba esos paseos —me dice—. Es que era así como escribía“.

creatividadhábitoslifehackingproductividad

Aplica el hiperenfoque para revolucionar tu escritura

mayo 8, 2019 — by Gabriella9

shutterstock_1151272850-960x640.jpg

¿Quién gana en el peligroso y espeluznante Juego de Escritores?

Los mismos que ganan en cualquier sector.

¿Los que tienen más cara y menos ética personal? Tal vez. Pocos grandes escritores son conocidos por su afabilidad y moral, aunque también es cierto que no oímos hablar de la afabilidad y moral de grandes escritores, porque es mucho más divertido leer sobre su depravación y corruptela.

En realidad soy majo y dono parte de mis regalías a Médicos sin Fronteras, pero esto me lo exige la editorial por contrato.

Si hablamos de escribir mejor, de producir textos que emocionan e impactan, ya sea a nivel personal o comercial, creo que podemos estar de acuerdo en que es necesario dominar tres habilidades cruciales para destacar:

creatividadhábitoslifehackingproductividad

Guía avanzada del enfoque (o cómo las distracciones se están cargando tu escritura)

abril 23, 2019 — by Gabriella9

shutterstock_1006048318-960x960.jpg

Estás escribiendo.

Estás en ese momento inspirado de flow en el que las musas te han besado con lengua y lo que estás creando tú aquí no lo iguala ni el zombi de Quevedo puesto de mezcal y coca.

Y entonces… ¡plin! Suena una notificación en tu móvil.

Te enfadas, porque te ha distraído. Te ha distraído y sabes que volverás a tardar en pillar ese estado de absoluta euforia zen inspirada. Y te sientes mal por ello.

Miras de soslayo el móvil.

¿Y si es algo importante? Pulsas en la pantalla y es un mensaje de tu primo. Te envía un enlace que demuestra, ¡sin lugar para la duda!, que lo de la catedral de París fue una conspiración de inmigrantes musulmanes terraesferistas que viven en España sin pagar impuestos.

Una hora más tarde, estás viendo un vídeo en el que un gato boxea con un periquito y no tienes muy claro cómo has llegado hasta allí.

autosuperaciónescribirescriturahábitosherramientas para escritores

Por qué no progresas en tu escritura

febrero 11, 2019 — by Gabriella20

shutterstock_1166415139-960x640.jpg

Que yo no digo que a la escritura haya que tratarla como un proceso frío y científico.

Tampoco entiendo por qué lo científico tiene que ser frío. Lo científico puede ser apasionante.

A mí me produce pasión (de esa escalofriante y gustosa) todo lo que estamos descubriendo en los campos del aprendizaje. Se habla de una nueva “ciencia de la pericia” (science of expertise), pero no veo que se aplique demasiado al campo de la escritura.

Sospecho que es por el halo.

No el de Beyoncé, el otro.

celsiuscursos

II Taller Literario del Festival Celsius (gratis, en Avilés)

junio 27, 2018 — by Gabriella5

36389773_1859839764065986_7658854895625175040_n.jpg

Como muchos recordaréis, el año pasado celebré un taller literario en el marco del festival Celsius de Aviles.

Más que un taller al uso, la organización del festival me explicó que buscaba algo que ayudara a escritores que están empezando a entender cómo funcionan algunos aspectos básicos del mundo editorial y literario.

Tuvimos dos conferencias/charlas especiales, donde me concentré en explicar cuestiones de esas que a todos nos interesa saber, como el funcionamiento de la cadena del libro, cómo dirigirse a editores, cómo publicitarse en línea, etc. Fue todo muy estupendo, se creó un ambiente ameno y divertido, y nos juntamos un grupo bastante grande de escritores, para aprender y charlar, en la espaciosa sala Allegro del hotel 40 Nudos.

taller celsius

Debido a la popularidad del taller, la organización me pidió que lo repitiéramos en 2018. Pero ahora queríamos algo más grande y aún mejor, por lo que nos decidimos a traer un par de profes invitados. Así que este año yo daré dos charlas más genéricas, dirigidas a ámbitos grandes como son la autopublicación y la productividad, y mis dos superestrellas, Javier Miró y Ana González Duque (que seguro que os suenan. Además de autores, son expertos en esto de la escritura emprendedora, como demuestran sus proyectos Autorquía y Marketing Online para Escritores), se centrarán en temas más especializados, como son el contacto con editoriales y la visibilidad online.

¡Esto suena muy bien! ¿Dónde, cuándo y cuánto cuesta?

El lugar será el mismo que el año pasado, la sala Allegro, que nos ceden con muchísima amabilidad nuestros amigos del hotel 40 Nudos. Todo será en el marco del estupendísimo Festival Celsius 232, un festival de género fantástico que se celebra todos los años en Avilés, así que podremos aprender entre sidras y cachopos.

Os dejo los horarios del taller, que es completamente GRATIS. Los profes cedemos nuestro tiempo y trabajo por amor al festival, que os aseguro que es una experiencia fantástica (nunca mejor dicho). Por supuesto, si luego queréis apuntaros a alguno de nuestros servicios o comprar nuestros libros, tampoco nos vamos a lamentar, ejem.

No hay inscripción, todo será por orden de llegada hasta cubrir aforo (pero la sala es grande y tenemos muchas sillas extra):

Jueves 12 de julio

11:00-12:15 – El camino de la autopublicación: pasos necesarios para crear y vender tu propio libro. Gabriella Campbell.
12:15-12:45 – Descanso.
12:45-14:00 – Cómo publicar con una editorial: primer contacto, propuestas editoriales y otras opciones a tener en cuenta. Javier Miró.

Viernes 13 de julio

11:00-12:15 – ¡Acaba ya esa novela! Trucos antibloqueo y herramientas eficientes de productividad para escritores. Gabriella Campbell.
12:15-12:45 – Descanso.
12:45-14:00 – El superpoder de la visibilidad. Cómo darte a conocer y promocionar tus libros mediante el mejor marketing en línea. Ana González Duque.

Y una cosa más: sé que en el festival os van a coincidir muchas cosas interesantes con nuestras charlas. No os preocupéis: siempre que tengáis cuidado de no hacer ruido ni distraer al resto, podréis abandonar la sala cuando queráis. No me voy a enfadar porque prefiráis ver a… no sé… Tad Williams o Kameron Hurley en vez de a mí.

Otras actividades en el Celsius

Y, hablando de Kameron Hurley, os recuerdo que el día 10, como preludio al Celsius, estaré en Madrid, en el Espacio Fundación Telefónica, entrevistándola, charlando del género en el género. Ya podéis reservar entrada (gratuita) en la web.

También tengo otras cosicas (ya veréis que en el Celsius soy como una pelota de pelo rubiverde, botando de un sitio a otro): 

 

Taller de recortables Construye tu propio dragón. Gestionado por la gente maravillosa de Naufragio de Letras, el año pasado tuvo tal exitazo y montamos tantos dragones que este repetimos. Será el sábado 14, de 19:00 a 20:00, en la carpa de actividades.


crónicas del fin

 

Presentación de Crónicas del fin (con José Antonio Cotrina y Libertad Delgado). ¡Y nos acompaña Cristina Macía! Será el sábado 14, de 17:30 a 18:00, en la carpa de actividades.

 

 

 

 


la noche del espectro

 

 

Presentación de La noche del espectro (segunda parte de El día del dragón, ¡yupi!), con José Antonio Cotrina. Este libro no saldrá oficialmente hasta septiembre, pero tendremos ejemplares a la venta en el Celsius y allí lo presentamos en sociedad. Será el miércoles 11, de 18:30 a 19:00 en la carpa de actividades, y nos acompaña Marta Álvarez (“Martitara“).

 


La visita del selkie

 

Presentaré La visita del selkie, de Libertad Delgado, el viernes 13 de 20:00 a 20:20, también en la carpa de actividades.

 

 

 


libros celsius

 

Y tendré a la venta ejemplares de la revista Tantrum y de Lectores aéreos en papel, recién salidito del horno.

 

 

Y para terminar…

Para acabar, qué mejor que dejaros con unas fotitos del último viaje de Lechuguita, Asexora Literaria, que me acompañó al Festival de Fantasía de Fuenlabrada, y que seguramente dará por saco vendrá al Celsius también a sacarse fotos glamurosas con escritores. ¿A cuántos autores reconocéis?

Lechuguita Fuenlabrada

¿A uno? ¿A cinco? ¿A ninguno? Si os pongo los nombres seguro que os suenan más…

Lechuguita Fuenlabrada¿Acabo de pasar quince minutos de mi vida poniendo nombrecitos a la imagen? Acabo de pasar quince minutos de mi vida poniendo nombrecitos a la imagen.

no te olvides de…

mejores libros

¡Ya está bien de anunciar cosas de festivales! Si sois lectores de fantasía, os recuerdo también que este viernes 29 sale el primer correo de Lo extraño y lo maravilloso, nuestra lista de contenidos de terror, ci-fi y fantástico, lleno de recomendaciones de cosas chulas para amantes de lo maravilloso. Si todavía no te has apuntado, estás a tiempo. Sortearemos cosas muy espléndidas (un ejemplar de Crónicas del fin y otro de la revista Tantrum) y además te llevas un cuento gratis de José Antonio Cotrina: La niña muerta.

Talleres, cuentos, libros…no diréis que no os doy amor.

Estoy tirando tanta casa por la ventana que me voy a quedar sin sillas.

herramientas para escritoreslifehacking

Las cuatro habilidades esenciales para escribir

abril 27, 2018 — by Gabriella10

shutterstock_1064124260-1.jpg

Te traducen al japonés y tu editorial ni te lo cuenta (ni lo incluye en las liquidaciones).

Envías relatos a treinta concursos y no obtienes ni una mención de honor.

Inviertes mil euros en autopublicarte (portada, corrección y demás) y vendes veinte libros.

Tienes que comprar ejemplares de tu propia obra, porque así lo estipula un contrato que pensabas que era de edición tradicional (pero no).

¿Situaciones de pesadilla? No. Todas están basadas en casos reales.

Puede que estés harto de tantas vueltas: de tanta pelea sobre derechos, malas editoriales, pagos justos e injustos, marcas personales, tácticas de promoción y demás. Cuando eres autor y estás agotado y confuso, al final solo queda una cosa, que es escribir.

A veces todo es demasiado y en esos momentos es cuando debemos recordar que nosotros a lo que veníamos aquí era a crear y es que eso es, como dice un amigo escritor, “lo que nos da la vida”.

No sabía muy bien cómo titular este artículo, porque Cuatro habilidades necesarias para triunfar queda, no sé, como algo salido de un blog megamotivador de persona que vende contenidos sobre cómo vender contenidos mientras hace coaching sobre cómo alinear tus chakras.

Compra mi libro

El título que he puesto al final es, en cierto modo mentiroso: para escribir solo necesitas una habilidad, que es la de saber unir letras para formar palabras y saber unir esas palabras para que formen frases coherentes. Escribir era eso, ¿no?

Siglos de teoría literaria podrán hablarte de forma, fondo, intencionalidad y recepción, pero yo diría que la definición que yo he dado sigue siendo válida, en esencia. Hasta la RAE diría algo similar.

Pero me siento en la obligación, una vez más, de hacer una distinción importante entre escribir para ti y escribir para los demás. Y ahí es donde entran ciertas habilidades de las que vengo a hablar hoy, así que olvida tus preocupaciones, ve sacando la silla, el té y la botella de ginebra premium, que ya sabes que yo soy de meterme en materia in profundis.

lifehackingproductividad

12 razones por las que nunca serás productivo

abril 18, 2018 — by Gabriella18

shutterstock_786454177-960x640.jpg

La productividad tiene mala fama.

En una reunión de vecinos, la productividad sería ese señor desagradable al que se le seca la saliva en la comisura de la boca y que siempre se queja de las cagadas de tu perro. Tú recoges esas cagadas religiosamente, pero todo el mundo respeta y soporta a ese señor porque es el único que se atreve a llevar las tareas de tesorería y lidiar con los técnicos del ascensor.

Suena mal, es cierto. No tengas vida, sé productivo. Olvida a los demás seres humanos, olvídate de ti mismo y céntrate en la tarea obsesiva y agotadora de formar parte del engranaje de un producto.

En cierto modo, esta fama es merecida. Ese vecino nos cae fatal. Es fácil asociar productividad a un sistema donde trabajar es lo único importante; un sistema donde, además, encontramos casos frecuentes de abuso, remuneración insuficiente (o nula) y exceso materialista. Si este concepto de la producción vacía y cruel lo vinculamos a lo artístico, tenemos una bomba entre nuestras hermosas manos escritoras (y quien dice nuestras dice tuyas, que yo tengo las uñas sin hacer).

Pero hoy no vengo a hablar de la glorificación del trabajo y de todo lo que eso conlleva, sino de algo mucho más sencillo: el problema de no llegar. El problema de la pereza. El problema de la distracción. En suma: el problema que aqueja a los que saben que tienen que llevar a cabo una serie de tareas para alcanzar sus objetivos personales, pero no lo consiguen.

No hablo de personas que físicamente no pueden. Personas con enfermedades crónicas o con ocho niños asalvajados a los que cuidar. Habrá quien te diga que puedes con todo y que lo que te pasa es que te inunda la vaguería, pero sabemos que eso no es así (y ya verás cuando lleguemos al punto 13 y hablemos sobre el tema). No, no, no, no, no. Si estás en ese grupo, tienes preguntas más importantes que hacerte antes de lidiar con este artículo, como: ¿cuál era el número de urgencias para cuando Rodrigo Jaime se abre la cabeza? o ¿conseguiré hoy salir de la cama y llegar hasta la ducha? O, tal vez, tú también eres víctima de la terrible obligación de actualizar tu cuenta de Instagram, esa cuenta donde te esperan 321581 seguidores:

Uf, ¿que eso era hoy?

Pero yo te estoy hablando a ti, sí, tú: persona que abre Facebook y descubre, cinco horas después, que hoy no ha hecho nada. Te estoy hablando a ti: persona que trabaja de sol a sol para descubrir, con desaliento, que no ha conseguido terminar nada de importancia. Ambos escribís, ¿no? O, por lo menos, queréis escribir. Y no entendéis dónde se os ha ido el tiempo, el día, la semana. La vida.

Quiero hablar de las razones por las que esto ocurre. La razón por la que pasa un año y te preguntas qué fue de todo aquello que querías alcanzar. Trabajes en oficina, en casa o en el pico de un monte nevado, probablemente te encante pensar que todo es una cuestión de disciplina y de saber organizarse.

Creo que mientras sigamos pensando que todo es disciplina y organización, seguiremos perdiendo el tiempo.

Estas son mis razones. Y digo mis, porque he caído (y sigo cayendo, aunque menos) en cada una de ellas. Sé que no soy la única.