Para un desayuno realmente friqui, otra locura del absurdo Dimino.