Creía que se trataba de una broma, pero no, es real. Podéis ver la carta completa en este enlace. Terry Pratchett tiene Alzheimer. Por lo visto es un tipo de Alzheimer muy raro y tardará bastante en manifestarse de forma seria, pero aún así me parece tan horrorosamente cruel e injusto como cualquier caso de Alzheimer, pero más aún teniendo en cuenta que se trata de una persona con un cerebro tan espectacular. Recuerdo que fui incapaz de ver Iris precisamente por eso: la idea de una persona que ama, sobre todo, a las palabras, y que pierde la capacidad de usarlas, es terrible.

Esa es la mala (tremenda) noticia. La buena es que Jody Foster ha salido del armario. Ya era hora, Jodie. Ahora le toca a Fergie de los Black Eyed Peas.