main

alcoholpersonal

12 días

abril 25, 2010 — by Gabriella2

Tengo una historia en mi cabeza. Una historia sobre una chica que acaba quedándose ciega de tanto fijar la vista dibujando cuadraditos en una caja de cartón. La chica ha abandonado a todos sus amigos y familia, no sale de su casa (todo lo pide online) y su vida social es exclusivamente virtual (si la tiene, no lo he decidido, ya que chatear, por ejemplo, implicaría dejar de dibujar cuadraditos).

Me parece que podría llegar a convertirme en esa chica. Mi naturaleza obsesiva empieza a dominarme. Creo que estoy en un estado regresivo, volviendo a una infancia en la que las personas no me interesaban y el mundo de dentro de mi cerebro era un extraordinario universo sin límites, repleto de ideas creativas ligeramente delirantes. Ese mundo de no salir de mi habitación, porque todo lo que quiero y necesito ahora mismo está aquí. A lo mejor fue el alcohol lo que me convirtió en un ser sociable, y realmente no lo soy. Bueno, sí soy sociable. Con los conejos púrpura, los corazones atravesados por tornillos y las paredes circulares soy tremendamente amigable.

alcoholpersonal

11 días

abril 24, 2010 — by Gabriella3

Anoche resultó ser mucho mejor de lo que me esperaba, y me mantuve ocupada hasta las cuatro de la mañana pintando de rojo y barnizando cajas de cartón. Para qué, os preguntaréis (o no). Pues para hacerles cosas tales como esta (aunque todavía no está terminada, pero os hacéis una idea), que pienso llenar de pulseras de Miss Cristal:

Esta noche es el cumpleaños de un buen amigo y toca socializar un poco. Me llevo mi botella de Don Simón Vino de Verano Sin Alcohol y Sin Azúcar (¡toma!) a su casa y a ver cómo me va. Curiosamente recuerdo que hace justo un año también fui a su cumpleaños con bebidas no alcohólicas (refrescos del Mercadona, si mal no recuerdo).

alcoholgatospersonal

8 días

abril 21, 2010 — by Gabriella5

Cuando uno deja de beber suele darse cuenta de dos cosas importantes: primero, que sus opciones de ocio se ven sensiblemente reducidas, y segundo, que todos sus amigos son unos borrachos. Lamentablemente, desde el mismo momento en que decidí comenzar este proyecto de 30 días, han ido apareciendo varios planes que sólo son atractivos como consumidora habitual de alcohol. Una fiesta en la Feria de los Pueblos donde nos iban a convidar a cerveza boliviana, una noche de juerga en casa con amigos con los que suele resultar difícil quedar (porque trabajan en un bar), una maratón de juego en red con vino barato (no, el Civilization y el Heroes no tienen la misma gracia sobria), una madrugada etílica dibujando. Incluso estoy planteándome renovar este mes mi suscripción al World of Warcraft, y es que no hay nada como hacerse una raid con una cervecita al lado. Parece una tontería, pero es que estamos (o por lo menos estoy) inmersos en una cultura de alcohol. Probad a ir a una boda, bautizo o comunión sin probar gota de vino, cerveza o copas (sí, esto va por ti, Álex), intentar seguirle el ritmo a los demás es francamente difícil. Las cosas más divertidas de repente se vuelven insulsas, y uno de repente se vuelve un ciudadano de provecho: se levanta más temprano, hace más ejercicio, se vuelve tremendamente productivo y permanece recluido en casa porque a) no quiere caer en la tentación de beber y b) tampoco hay un plan más atractivo.

Estoy por reiniciar los jueves del punto y ganchillo, pero tendría que volver a encontrar chicas lo suficientemente majaras/alternativas como para prestarse a algo así, y lo peor del asunto es que no hay nada mejor que una tarde social de punto acompañado de vino dulce y/o absenta.

Definitivamente, voy a tener que reinventar mi vida social.

Y a continuación, una lista de fotos de famosos con gatos, porque yo lo valgo:

Toma Zooey Deschanel, Amy Lee y Chloë Sevigny. Más famosos con gatos en http://www.listal.com/list/cats-fanciful
Actualizando: Acabo de descubrir que el licor sin alcohol que probé el otro día y del que hablé en una entrada anterior lo hace Espadafor. Por eso el licor este sabe igual que su vino sin alcohol.

alcoholgatospersonal

7 días

abril 20, 2010 — by Gabriella0

Y voy haciendo una semana de buenos comportamientos y mejores costumbres (espero). Y para ayudar a sobrellevar la abstemia, elijo un lingotazo de monería con el gato viajero:

Kitty es una gatita que encontraron Guillaume and Laetitia, dos viajeros franceses que están recorriendo a pie nada menos que 13 países diferentes. Kitty apareció en Louisiana, siendo todavía una cría, y aunque inicialmente la recogieron con la intención de buscarle un hogar, la gatita se ha adaptado tan bien a su estilo de vida viajero que han decidido que no pueden prescindir de su compañía. Aquí tenéis la historia completa (en inglés). Con todo, no tengo muy claro si es gatita o gatito, por la manía que tienen los anglosajones de mencionar siempre a los gatos en femenino.
Aunque me he levantado con migraña, y no he podido ni salir a la calle durante unas cuantas horas, el día ha sido muy provechoso. Sigo con mil ideas y proyectos en la cabeza pero por experiencia sé que es mejor concentrarse en uno solo y no dejarse llevar por cientos de ideas que luego exigirán demasiado esfuerzo. No sé qué haré cuando acaben los 30 días. Lo ideal sería convertirlos en 60, pero no quiero adelantar acontecimientos. Por ahora me centro en estos 30, que bastante me van a costar. Intentaré que la impaciencia no me domine como de costumbre.

alcoholpersonal

Día 4

abril 17, 2010 — by Gabriella2

Para superar con éxito un sábado no alcohólico, visité hoy el Mercadona, famoso por sus estanterías kilométricas de diversos brebajes de precio asequible. Encontré dos bonitas botellas de licor sin alcohol (una de mora y otra de manzana), y hállome probando el de mora en estos instantes. El veredicto: rico, rico. No sé si me ayudará a sobrellevar el mono pero queda muy bonito en el vaso, eso desde luego.

El día de hoy ha sido laaargo, largo. A la vuelta de Granada paramos en Antequera para ver a una amiga, y al volver a casa por la costa de Málaga me sentí, una vez más, tremendamente afortunada por vivir en un sitio para el que otras personas ahorran para irse de vacaciones. Los gatos se han mostrado más que contentos por nuestro regreso, y yo más que contenta por poder sentarme en mi butaca y hacer el tonto por Internet, mientras Ebo intenta beberse mi falso licor y Víctor atiende a un tutorial online sobre cómo construir la ciudad perfecta en el Sim City 3. Tremendo.

alcoholarte

Cosas en las que gastarse el dinero tontamente

marzo 13, 2009 — by Gabriella7

Por si no fuera suficiente con tener a mano una botellita de Bombay Sapphire, ahora la podemos tener diseñada por Swaroski. Esto sí que es darle un toque de glamour al mueble-bar:


Gracias a Alfredo por la info.

Leyendo: Ilión I, de Dan Simmons. Qué enfermo (y brillante).
Escuchando: Electrolite, de REM. I’m Steve McQueen.

Otro artículo mío en Lecturalia, esta vez sobre las revistas online.

alcoholautosuperación

A lo mejor esta vez lo consigo

abril 5, 2007 — by Gabriella8

Un amigo cercano me hablaba el otro día de un libro con el que algunos conocidos suyos han conseguido dejar de fumar. Desconozco si se trata del famoso “Dejar de fumar es fácil si sabes cómo” (o como se llame), pero el quid de la cuestión radica en que el autor anima a los fumadores a interpretar sus intentos fallidos de dejar el vicio no como fracasos, sino como acercamientos a la victoria. Según el autor, cada vez que intentas dejarlo estás más cerca de conseguirlo.

Sus palabras me animaron bastante, ya que, aunque no fumo, llevo unos seis años intentando perder algo de peso. Lo consigo a rachas, ya que llevo una dieta bastante saludable y estricta, pero enseguida recupero lo que pierdo porque bebo como una cosaca y, por mucho que os digan lo contrario, la cerveza engorda, y engorda un huevo y medio.

Así que hace un año o así me propuse beber menos. No lo conseguí. Hace unos meses me propuse dejar de beber por completo (no digo para siempre, pero por lo menos por una temporada). Lo conseguí una vez, periodo en el que además hacía vida sana sanísima, ¡con ejercicio incluido! Y volví a caer. Lo conseguí otra vez, durante la fabulosa temporada de tres semanas. Y volví a caer.

Lo he vuelto a intentar. Hace cuatro días veía una cerveza y me volvía loca de deseo. En estos momentos, aceptaría hasta un combinado de whiskey con cola-light (y mira que odio el whiskey con todas mis fuerzas). De aquí a un par de días llegaré al punto de desear alcohol de quemar. Sé que de aquí a tres semanas ya no me costará casi nada, y ahí está el peligro porque entonces, confiada, pensaré que puedo volver a empezar porque puedo controlarlo. Mis amigos se empeñan en que exagero, que no bebo tanto y que sólo es cuestión de controlarse un poco. Pero si lo paso tan mal llevando menos de una semana sin beber, esto tiene que ser, hasta cierto punto, una adicción. Lo peor es que mi pareja bebe, mis amigos beben, pasean por delante de mí todo tipo de tentaciones. Y si ahora estoy bien, ¿qué pasará cuando llegue ese momento terrible del mes femenino en el que el mundo se me venga abajo y sólo pueda solucionarse con una buena dosis de vino?

Necesito una nueva adicción. Por lo que estoy viendo es posible que acabe siendo la cafeína. Pero quién sabe, respecto al alcohol, a lo mejor esta vez lo consigo. A lo mejor si lo dejo aquí escrito, delante de todos vosotros, me dará tanta vergüenza fallar a mi palabra, quedar como una debilucha sin fuerza de voluntad, que podré resistirme.

En cualquier caso, gracias por leer/escuchar.