main

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de las cosas que te sobran. Día 13

agosto 13, 2012 — by Gabriella0

Nos acercamos ya al ecuador del desafío Clutterfuck y tengo que admitir que no me está costando nada. Eso dice mucho de mi estado de Diógenes actual (y eso que hace unos meses hice una gran limpieza). Si bien salen cosas de las que me cuesta deshacerse (me agarro a ellas, tal vez porque me agarre a los recuerdos que me provocan, o a una sensación de obligación para con la persona que me lo regaló, o para con mi propia infancia), surgen otras de las que ni me acordaba y que me pregunto seriamente cómo pude tener tanto tiempo por ahí, sin saber ya de su existencia. Eso mismo me ha pasado con mi neceser de piscina (llevo ya varios años sin pisar una piscina):

Y sí, solo había una chancla (?), además de un cepillo que no uso, un monedero que me regaló, hace ya años, Cocó (y que está destrozado por dentro del uso y abuso que le he dado), una crema que debe de estar hasta caducada, botes de champú y etc. Ha tenido que irse todo a la basura excepto las gafas de bucear y los tapones de los oídos (¿alguien sabe si caducan o si pueden utilizarse tras varios años?).

Este clutterfuck en concreto me ha hecho darle vueltas al tema de los tipos de ejercicio y de lo que me gustaba hacer natación, y otras cosas como tai-chi o incluso pesas en el gimnasio. En ese sentido mi ubicación actual juega en mi contra: vivo en una urbanización perdida en el monte que está a una media hora andando, como mínimo, de todo. La piscina más cercana (que pueda usar, claro, que por aquí piscinas privadas hay a raudales) está a unos 45 minutos de paseo (hora y media si contamos la vuelta, lo cual no es insalvable pero sí que da bastante pereza); algo parecido ocurre con el tema del tai-chi y el gimnasio. Por otro lado, tener el pelo teñido también complica las cosas, pero me pregunto si con un buen gorro de silicona podría evitar que el cloro se coma por completo el color del cabello. Tengo previsto hacer un desafío de 30 días más adelante con el tema del ejercicio, así que veré si encuentro soluciones e ideas para entonces.

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de las cosas que te sobran. Días 10, 11 y 12

agosto 12, 2012 — by Gabriella1

En estos días de calor extremo parece que todo cuesta el triple. Así que el clutterfuck de los últimos días os lo presento de modo muy limitado, y además con fotos de la cutrecámara del móvil, ya que mi hermano me ha secuestrado la Canon con su correspondiente tarjeta de memoria:

Día 10: Una montañita de bikinis viejos que o están hechos polvo o me quedan pequeños. Ha servido para darme cuenta, además, de que no tengo ya bikini, solo un par de bañadores de cuando hacía natación. Echo bastante de menos la piscina y nadar, pero con mi pelo teñido es casi imposible por varias razones (entre ellas dejar la piscina en plan Psicosis). Hmmm. ¿Cómo era aquello de que para presumir hay que sufrir?.

Aquí falta la foto que pondré en cuanto me devuelvan la tarjeta.

Día 11: Un neceser viejo lleno de cosas que ya no uso: guantes, pinzas viejas y un largo etc.

Día 12: Este clutterfuck es bastante significativo. Se trata de una colección de libros en miniatura que tengo desde que aprendí a leer. Y les tengo bastante cariño, claro. Pero entre su estado lamentable y el darme cuenta de que ni los he mirado en los últimos 20 años empiezo a pensar que es absurdo conservarlos. Conejitos fuera:

Actualizando con vuestro clutterfuck: Teléfonos móviles antiguos.
Otras cosas de posible interés:
-En Lecturalia he publicado un par de artículos sobre palabras intraducibles. Es un tema que me encanta y espero que os gusten.
-Por primera vez desde diciembre he cogido peso este mes en vez de perderlo. Demasiados cumpleaños (en serio, ¿es que se ha puesto todo el mundo de acuerdo para cumplir años en agosto?), celebraciones, viajes y excepciones, por no hablar de lo que cuesta mover el culo con este calor. Me avergüenza mucho decirlo pero parte de todo este proceso es admitir que la he cagado y el hecho es que me siento algo decepcionada conmigo misma. Ahora toca espabilar y acabar con tanto exceso, algo que sé que en mi casa no es nada complicado pero que con los viajes se convierte en una trampa letal. A final de mes andaré por Vitoria y por Santander y tendré que andarme con mucho cuidado. El problema está, como siempre, en salirse de la rutina. Los entornos diferentes, la dificultad para comer bien cuando estás fuera del hogar, las “malas” influencias: todo se pone en mi contra. Pero me viene bien como aviso para planificarme mejor e intentar controlar por adelantado lo que comeré durante esos días fuera. Es complicado cuando te ponen cosas como esta por delante (comida sana y no muy calórica, lo sé, pero a eso añádele los perritos calientes del día siguiente, las patatas fritas del posterior, etc., etc., etc.) , pero conseguiré superarlo:

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck: Deshazte de las cosas que te sobran. Día 9.

agosto 9, 2012 — by Gabriella0

Y aquí estamos con un clutterfuck más (para ver todas las entradas anteriores sobre clutterfuck y qué es exactamente, pincha aquí). Hoy tocaba el cajón de al lado de el ordenador, que se había ido llenando con un montón de lápices y cosas varias de papelería que no he usado en mi vida. Así que lo que empezó así:

Terminó así:

Algunas cosas fueron reubicadas (se me había olvidado hasta que tenía funda de las gafas ahí, se ha ido directo al bolso), otras tiradas y otras regaladas. Lo que no tengo muy claro es dónde meter mi DNI viejo (se perdió, tuve que hacerme otro y luego reapareció). Lo mejor es que ahora tengo mucho espacio en el cajón, así que he podido meter ahí la cinta aislante (increíble la de cinta que se gasta cuando vendes bisutería y/o libros) y un par de cosillas más esenciales que andaban dando tumbos por mi habitación sin domicilio fijo. Ha sido curioso descubrir que albergaba nada más y nada menos que tres grapadoras (y la última vez que me hizo falta una no encontré ni una). Creo que voy a tener que desligarme de la mentalidad “mejor tener varios de cada para tenerlos a mano o por si se rompe alguno”, y limitarme a cuidar mejor (¡y ubicar mejor!) a cosas únicas, preferiblemente más duraderas y de mejor calidad.
Clutterfucks ajenos del día de hoy: Cremas y potingues varios, zapatos y los contenidos no deseados de una oficina. ¿Alguien da más?

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de cosas que te sobran. Días 6 y 7

agosto 7, 2012 — by Gabriella0

Tras la celebración cumpleañera de ayer, por fin vuelvo para actualizar mi estado clutterfuck (¿qué es el clutterfuck?). Así que hoy toca un post doble. Para el clutterfuck de ayer, conseguí la gran hazaña de convertir dos joyeros en uno (!):

Ambos joyeros fueron regalos, así que fue una difícil elección (por no hablar de combinar los contenidos y deshacerme de muuuchas cosas a las que les tenía cariño pero que no usaba), pero el verde además está pintado a mano, y es más pequeño. Fueron esas propiedades las que hicieron que me decantara por él. El otro, con sus correspondientes alhajas, irá a Cudeca.
Y el segundo clutterfuck es más sencillo, un vestido que me queda grande y que llevo siglos sin ponerme:
Y todo esto está muy bien, pero es complicado hacer clutterfuck cuando la gente te colma de regalos por tu cumpleaños (¡gracias, chicos!):

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de cosas que te sobran. Día 5.

agosto 5, 2012 — by Gabriella0

Y ahí va el clutterfuck de hoy (si no sabéis de lo que estoy hablando, aquí tenéis enlace a todo el tema del clutterfuck, un desafío de 30 días para deshacerse de todo lo que no necesitamos):

Se trata de un buen manojo de pulseritas hechas a mano de las primeras que hice, hace ya años, y que vendía en los mercadillos. La mayoría son de plástico, aunque hay algo de cristal, nácar y madera, y son de todos los tamaños. Son las que fueron quedando porque no están lo suficientemente bien hechas como para ponerlas a la venta, pero, de todas formas, si a alguien le interesa que me lo diga, si no irán todas derechitas a Cudeca, que igual les pueden sacar unos eurillos.
Y vosotros, ¿os habéis deshecho hoy de algo? En el clutterfuck colectivo de hoy ha habido limpieza de calcetines sueltos, de esos sin pareja que guardas en un cajón para cuando aparecen sus compañeros… que nunca aparecen. Me parece una idea excelente.

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de cosas que te sobran. Día 4

agosto 4, 2012 — by Gabriella4

Hoy la cosa va a ser rápida: empiezan mis vacaciones pre-cumpleaños.

Para los que lleguéis de nuevas al clutterfuck, aquí tenéis toda la información al respecto. Hoy toca una caja que tengo llena de cosas en el cuarto de baño:

Saco todo lo que lleva dentro y lo divido en varios montones: uno para regalar o dárselo a su propietario (¿cómo ha acabado ahí el cabezal de la máquina de afeitarse de mi hermano?), otro para tirar (todo lo que queda en la caja), otro para quedarme…

La caja estaba ya en condiciones lamentables, así que he rescatado uno de mis patitos de mimbre y he aprovechado el espacio extra para meter el tarro de las horquillas. Todo en uno:
Y vosotros, ¿os habéis deshecho hoy de algo?
Editando: En el clutterfuck colectivo han caído un montón de botellitas y jabones de esas que se guardan de los hoteles y que al final nunca se usan. 

clutterfuckDesafío 30 díashandmademanualidades

Clutterfuck. Deshazte de todas las cosas que te sobran. Día 2.

agosto 2, 2012 — by Gabriella2

Para no repetirnos demasiado, no voy a entrar de nuevo en qué es el clutterfuck ni en porqué lo estoy llevando a cabo. Básicamente se trata de limpiar tu entorno, reorganizarlo, para limpiar y reorganizar tu mente, y es parte de mi desafío de 30 días para agosto. Pinchad aquí para leer más acerca de clutterfuck y aquí para leer más acerca de los desafíos, con mayor o menor éxito, de otros meses.

Bueno, día 2. Toca la Cajita Rosa de los Gatos. Dicha cajita es donde guardo, ahí tiradas, muchas de mis herramientas: alicates, pinceles, pegamento, cintas métricas y bolígrafos. He conseguido deshacerme de unos cuantos pinceles estropeados o muy malos, de esos que te llenan todo de pelos, de bolígrafos y rotuladores que ya no pintaban y de unas tijeras con el mango suelto, aparte de alguna otra cosa más. Algunos objetos se han ido a la basura y otros de vuelta a mi madre. Y he aprovechado para rescatar una taza que tenía muerta de risa en el escritorio (que tiene, por cierto, casi tantos años como yo) para los bolis, rotuladores y agujas de ganchillo. Mucho más a mano, mucho mejor.

Antes:

Después:

No ha sido muy emocionante, estoy de acuerdo, pero aprovecharé el espacio extra de la caja para meter otras herramientas y útiles que tengo por ahí rulando y ocupando espacio. Por algún lugar hay que empezar. Y vosotros, ¿de qué os habéis deshecho hoy?

Editando: Clutterfuck que habéis compartido conmigo: una impresora fastidiada (por lo que veo os gusta deshaceros de impresoras), ropa y un buen montón de botellas de vino vacías. ¿Algo más?
 

—————————
Etiquetas blogalaxia:

autosuperaciónclutterfuckcorséDesafío 30 díasorden

Clutterfuck: Deshazte de todas las cosas que te sobran. Día 1.

agosto 1, 2012 — by Gabriella1

Clutterfuck. Así definí en el post anterior al respecto una nueva postura personal acerca de todo lo que sobra, sea material o psíquico. Pero para empezar, y para poder ofreceros pruebas fehacientes del día a día, os presentaré objetos materiales que ya no necesito, cosas que solo ocupan espacio y que hasta ahora han convivido conmigo por desidia, pereza o porque me daba reparo deshacerme de ellas (regalos, recuerdos de la infancia, etc.).

En principio esto no parece una gran meta, lo sé. Pero cada vez estoy más convencida de lo útil que es realizar los grandes cambios a través de pasos pequeñitos. Estoy intentando esquematizar todos los proyectos que tengo en mano ahora mismo y ver qué merece la pena y qué no, del mismo modo que pretendo organizar lo que me rodea para poder trabajar más a gusto, así que intento llevar a cabo una serie de pasos pequeños que me ayuden a llegar a mi meta de Organización Personal, que forma una parte importante de un ámbito de mi vida un tanto caótico conocido como Laboral. Y como para mí no hay mucha separación entre lo laboral y lo personal, es bastante importante.

En primer lugar, resulta que, casi sin quererlo, empecé esto del desafío antes de tiempo. Tenía ya previsto deshacerme de un corsé, una preciosidad que fue la primera pieza de varas de acero que me compré, hace ya más de seis meses. Se me ha quedado grande, así que dio la casualidad de que di con una amiga que tiene la talla del corsé y que además suele ponérselos bastante, así que doy por muy bueno el regalo. Es una pieza tan bonita que me gusta saber que alguien va a aprovecharla. Aquí lo tenéis. Esta foto es de enero. A mí por entonces no me quedaba mal, pero os aseguro que a esta chica le va a quedar espectacular. El problema de este tipo de corsés es que es difícil que los que te vayan bien de cintura queden bien de pecho, por eso últimamente me decanto por los underbust, que además son mucho más cómodos.

Iba a poner este corsé como mi primer objeto regalado, pero creo que sería trampa, ya que se lo di a mi amiga el domingo. Así que hoy toca otra cosa. Hoy me deshago de la muñeca de porcelana de la foto. Me la regaló, si no recuerdo mal, la hermana de mi abuela cuando yo era una niña, y me hizo bastante ilusión porque siempre me habían llamado la atención las muñecas de porcelana pero por aquel entonces salían bastante caras (ahora pueden encontrarse hasta en los chinos). Pero la muñeca, a pesar de tener bonitos recuerdos asociados (más de las hermanas de mi abuela en general, que son mujeres muy especiales) no ha hecho gran cosa en mi vida aparte de sentarse en una estantería y acumular polvo.

No está en condiciones óptimas: el sombrero y el vestido están un tanto envejecidos y el pelo tiene trenzas que le hice de pequeña y que nunca me molesté en quitarle (he empezado ahora a quitárselas y no han afectado a las olas de pelo de la muñeca, así que es solo cuestión de echarle paciencia y deshacerlas). No tengo ni idea de si tendrá la muñeca algún valor económico ahora, lo dudo. Este objeto se va a la bolsa que estoy preparando para Cudeca, pero por si alguna casualidad hay algún aficionado por ahí a las muñecas de porcelana que la quiera para él o para ella, solo tiene que dejarme por aquí un comentario o enviarme un email a gabriellavc(arroba)yahoo.es y se la mando (solo tendrá que pagarme los gastos de envío y de embalaje, que si son por correo certificado rondarán los 7 euros (la muñeca pesa y tendrá que ir en una caja bien protegida). Lo mismo si tenéis alguna duda o queréis más fotos. La verdad es que es una monada y me da pena deshacerme de ella, pero tengo la cama y las estanterías en plena ocupación por el zoológico de peluches que me han estado regalando recientemente.

Obviamente, cuando acabe el mes de desafío no se acaba el desafío por completo. Mi idea es mantener la regla dorada de “las gallinas que entran por las que salen”, es decir: por cada nuevo objeto tendré que deshacerme de otro. No tengo muy claro si entrarán en el desafío cosas psicológicas e inmateriales también (¡nunca se sabe!). No pienso forzarlas, desde luego, pero soy consciente de que una cosa puede llevar a la otra.

Y ahí tenéis mi día 1 de Clutterfuck. Muchos habéis comentado, tanto por aquí como en persona o en Facebook, que hacéis este tipo de limpieza a menudo. Esto es maravilloso, y me deja bastante claro que mi situación de caos mental y material no es tan común como pensaba, que soy yo, que soy un tanto desastre. Pero también me hace pensar si algunas personas no se dedicarán a hacer “limpiezas” aparentes, en las que tiran trastos sin importancia sin darse cuenta de que todavía conservan cosas que les lastran pero que ni se plantean eliminar, y que se acumulan poco a poco, cosas que se mueven y reorganizan pero que siguen ocupando un espacio que necesitamos para respirar un poco. Sé que en mi caso sí ocurre esto a veces, y por esto considero importante este desafío como ejercicio de autorreflexión. Creo que también me hará (¡espero!) más realista a la hora de comprar cosas simplemente porque estén muy baratas o porque me atraigan en un momento de subidón, y espero que me ayude a tratar con más tiranía los regalos que se conservan por educación pero que, realmente, no sirven para nada. Nunca podré huir del todo del “y si me acaba haciendo falta…”, pero creo que es un riesgo que merece la pena correr.

Editando: Me ha encantado vuestra reacción al post. Por ahora las propuestas de clutterfuck para hoy son los contenidos de un botiquín, cinco macetas vacías, una mesa de ordenador y un sofá cama de dos plazas. Bendito Facebook

Además se regala una impresora, aquí la tenéis. La impresora ya tiene dueño nuevo.

¿Alguien da más?

——————————————————-
Etiquetas Blogalaxia:

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaspersonalsábado sabadete

Deshazte de todas las cosas que te sobran: Un desafío para agosto

julio 28, 2012 — by Gabriella3

Clutterfuck. Así he decidido definir al desafío de deshacerme del cúmulo de objetos que me rodean y que no me sirven de nada. Viene de la palabra clutter (del inglés, significa revoltijo, cosas que abarrotan y que forman desorden) y, claro, de fuck, como en joder, fastidiar, enmarronar.

Siempre he sido desordenada  (DISCLAIMER: LA FOTO DE LA DERECHA ES SOLO ILUSTRATIVA, NO REPRESENTA, AFORTUNADAMENTE, MI ESPACIO REAL) y con tendencia a guardar cosas. A lo largo de los años he ido acumulando posesiones que no tienen ninguna utilidad práctica, pero que guardaba por educación (porque eran regalos), por razones sentimentales (traían buenos recuerdos) o por ansia consumista. En los últimos años he ido de alquiler en alquiler, así que yo diría que desde que me fui a la universidad, con 18 años, he hecho unas 8 o 9 mudanzas. Y cada vez que tenía que mover cajas me daba cuenta de cómo se habían multiplicado. ¿Es mi vida más completa, más fácil, por tener más cosas? En una sola palabra: no. Claro que muchas de esas posesiones eran libros, y un libro siempre es una posesión valiosa, pero con el tiempo he cambiado de parecer hasta en ese sentido. Tal vez no hace falta tener tropecientos libros, sobre todo si muchos de ellos ni siquiera te entusiasmaron y es probable que no vuelvas a leerlos.

Si hay algo que estoy aprendiendo con todas las cosas que han cambiado últimamente en mi vida, es que hay que cambiar el entorno para cambiar lo de dentro, sobre todo si tienes la fuerza de voluntad más minúscula de la Historia, como es mi caso. Es mucho más fácil no comer cosas que no debes si no están disponibles, es mucho más fácil hacer ejercicio a diario si lo puedes hacer en la comodidad de tu casa y si además hay otra persona que te anima a ello, que te lo recuerda todos los días. Del mismo modo, es más fácil ser productivo si tu entorno está enfocado a la productividad. Y el mío no está mal pero está sobrecargado de cosas (y mi habitación/despacho es pequeñísima, lo cual no ayuda). Quiero pararme a pensar qué cosas son realmente necesarias y útiles y cuáles no. Quiero empezar por lo externo para llegar de nuevo a lo interno y aclararme con algunas cuestiones en las que ahora mismo estoy confusa, todas relacionadas con el trabajo.

Así que me he propuesto que el mes de agosto sea el mes del Clutterfuck, el mes en que le decimos “que te jodan” al revoltijo, a lo sobrante. Y como quiero aclararme con el trabajo, quiero deshacerme de lo que sobre en mi ambiente de trabajo (mi habitación/oficina) para poder deshacerme de lo sobrante en otros aspectos también.

Un nuevo desafío de 30 dias

Como os habréis dado cuenta, esto de los desafíos de 30 días se me da regular (si queréis saber de dónde viene esto de los 30 días, podéis leerlo en este post que escribí el año pasado). A veces lo consigo (no beber, cambiar la dieta) y otras no (meditación, ejem. Ya he fracasado dos veces, ambas por la dificultad de llevarlo a cabo cuando estoy de viaje. Veremos más adelante si a la tercera va la vencida). Empezaré el 1 de agosto y mi reto es deshacerme de algo todos los días durante 30 días. Si a alguno de vosotros os parece algo interesante también para vuestras vidas, os animo a apuntaros y compartir resultados (incluso llevarlo a cabo en vuestro blog también, si lo tenéis). Venga, os estoy avisando con más de tres días antelación 😛

Estas serán las reglas:

  • Desde el 1 al 31 de agosto deberás deshacerte de una cosa a diario (o de un grupo pequeño de cosas parecidas o de la misma categoría, como por ejemplo varios botes de medicamentos caducados: no vale tirar un bote al día).
  • ¿Cómo deshacerte de ellas? Puedes tirarlas, regalarlas o venderlas. En mi caso, habrá una combinación de todo. Las cosas sin valor las tiraré directamente, aquellas que puedan tener algún interés irán a Cudeca (no puedo hablar de Cudeca como organización en general, pero aquí a nivel local hacen un trabajo alucinante). Peeero antes las pondré aquí en el blog, para que si alguno de vosotros está interesado pueda recibir este objeto, gratis (eso sí, pagando gastos de envío y lo que cueste el embalaje, que si nos arriesgamos con el correo ordinario y son cosas ligeritas tendrá un coste muy bajo).
  • Deberás poner un post, artículo o actualización indicando de qué te has deshecho (si tienes blog, pues en el blog, si no tienes, pues en Facebook o donde sea… también puedes pasar por aquí y comentar). En mi caso subiré una foto a diario para que veáis de qué me voy a deshacer. Esto tendrá un propósito doble: daros una “prueba” de que he elegido algo para quitármelo de enmedio y hacer este objeto disponible por si alguien lo quiere antes de donarlo. 
Algunos puntos que podrían ayudar a la hora de decidir qué sobra y qué no:
  • Aquello que no has usado en un año tal vez debería irse: Esto podría aplicarse sobre todo a la ropa, aunque en mi caso es todo más caótico debido al cambio de tallas. Aun así, estoy segura de que tengo ropa que ya no me voy a poner nunca.
  • Acerca de aquello de lo que no estoy segura: Un truco que encontré por internet recomendaba empezar por un rincón de la habitación al azar y dividir todo lo que tengas en tres montones: las cosas que quieres guardar, las cosas de las que quieres deshacerte y aquellas sobre las que no consigues decidirte. Guarda en una caja con fecha de hoy lo del último montón: todo lo que no hayas tocado de esa caja de aquí a un año puede ir al montón de cosas que hay que regalar, tirar o vender. 
  • No pensar en los demás, solo en uno mismo. Muchas veces he guardado cosas que ni siquiera me gustaban porque eran regalos que alguien había elegido con mimo para mí. Por mucho que me pese, y por muy horrible que parezca para con la otra persona, estoy segura de que no me compró ese regalo para que estuviera guardado en una caja o en una estantería sin usarse nunca, acumulando polvo y ocupando espacio muy necesario para mí.
  • Ordenar los recuerdos. En vez de tener todos los recuerdos desperdigados, juntarlos y ver de qué se puede prescindir y de qué no. Lo imprescindible deberá guardarse en un solo lugar, de fácil acceso para cualquier momento en que queramos pasar un poco de nostalgia feliz. Del mismo modo, hay que deshacerse de cualquier cosa cuyos recuerdos tengan connotaciones negativas: no sirven para nada y no son más que bagaje emocional.
  • Acerca de los libros: Pregúntate en serio si volverás a leer ese libro. Si no, ¿no sería mejor que fuera a parar a manos de otra persona que podría darle una vida más útil?
Y poco más. Tengo mucha curiosidad por saber en qué queda este experimento. Aunque viendo todo lo que me rodea ahora mismo sospecho que 30 días no van a ser suficientes.
Empezaré el día 1, miércoles. ¿Alguien más se apunta?

Actualización: Podéis ver todos los clutterfucks que llevo este mes en este enlace.