main

deprimente

Dos poemas menos…

enero 16, 2011 — by Gabriella1

… y una conexión que va y viene. Desde que llegué a Granada el viernes tengo frío en el cuerpo, y cierta sensación de soledad que me acompaña (paradójicamente) desde que empezó la semana. Todo cortesía de esta maravillosa alegría de ser mujer, y que tus hormonas te lo recuerden de manera especialmente virulenta una vez al mes.

Por supuesto mi primera reacción es dejar aquí el tema. Todo esto es, aparentemente, de peor gusto que hablar de política, religión o muerte. Ni siquiera estoy hablando de sangre, coágulos y todas esas cosas, sólo de la tormenta en la que cada 35 días (sí, hasta para eso soy un bicho raro) me veo sumergida. Me deprimo, me asusto,  me enfado (habitualmente con las personas que menos se lo merecen), y en general odio a la raza humana. Mi gato recibe, a su pesar, muchos más achuchones que de costumbre. Duermo abrazada a la almohada o incluso a algún peluche. Y esa es sólo la parte psicológica, prefiero no entrar en la sensación de ser una gran ballena varada a la que le están sacando los órganos con pinzas de depilar, porque incluso yo tengo cierta medida de lo que es y no es conveniente compartir con los demás.

Hombres del mundo, en estos momentos sentaos cómodamente en vuestro sofá y tomaos una inmensa jarra de cerveza (que a vosotros apenas os engorda, hijosdeputa) a mi salud, pletóricos en vuestra salud mental. Vosotros que podéis. E ignorad a la criatura histérica que os grita a toda voz, desde el dormitorio, pidiéndoos otra bolsa de agua caliente y una caja de bombones. Hacedlo por mí.

deprimentepersonal

¿Qué pasa con Charlotte?

julio 4, 2010 — by Gabriella6

¿Qué NO pasa? Pues que ahora mismo todo es un poco (bastante) mierdoso.

Debido a la crisis y a la imposibilidad de poder seguir pagando un alquiler, mi pareja y yo hemos tenido que irnos cada uno a casita de papá y mamá. Así que llevo las últimas semanas de mudanza y mil cosas más. Y encima llega el verano, que es siempre cuando entra menos trabajo. El tema del dinero, por muchas razones, me está afectando mucho ahora mismo. He contemplado subastarme en Ebay, pero por lo visto no te deja hacer ese tipo de cosas.

En cuanto todo se estabilice un poco podré seguir teniéndoos al día de los proyectos que había iniciado. Realmente necesito unas vacaciones, despejar la mente y no pensar en nada.

deprimentepersonal

Agorafobia

diciembre 3, 2009 — by Gabriella9

Algunos días me da miedo salir de mi casa. No sé por qué, simplemente evito pisar la calle, y si no puedo evitarlo, salgo mirando al suelo, rápido, sosteniendo el aliento, intentando volver lo antes posible, temiendo que me dirijan la palabra. Es una especie de pánico donde el miedo es hacia las personas que me rodean, no hacia el espacio en sí (aunque éste tampoco me gusta un pelo). Afortunadamente sólo me ocurre de vez en cuando, días en los que me envuelvo en ropa hasta parecer una especie de bola andante, me despreocupo de mi aspecto, ignoro el teléfono y me resguardo en la cama lo más posible. Normalmente rompo este esquema obligándome a abandonar las almohadas, dedicar más de dos minutos a elegir la ropa y coger la puerta.

Inspiro. Hoy lo voy a conseguir. Espiro. La putada es que tengo que ir por el lado más transitado de la ciudad para llegar a mi destino, en vez de recorrer el menos bullicioso paseo marítimo como es mi costumbre.

deprimente

Floating through life

noviembre 30, 2009 — by Gabriella1

Todo a mi alrededor me supera un poco ahora mismo. ¿Hasta qué punto puedo cambiar las cosas? ¿Cómo debo comportarme? ¿Qué es exactamente lo que estoy haciendo mal? ¿Y bien? Parece que voy de enfado en enfado, de desastre en desastre.

Así que necesito una dosis de cosas bonitas.

Un suricata fotógrafo para compensar la sesión de fotos que la lluvia no me dejó hacer ayer por la tarde, tras un sábado un tanto extraño y a la vez frustrante.
“Often, people with a high IQ lack a genuine sense of self-acceptance which leads to a very tortured mental existence and constant mental self-flagellation,’ explains Dr Holden.
Una cita arrogante para compensar mi conflictiva relación con el amor, el sexo y todo lo demás. El artículo original del Daily Mail no tiene desperdicio.

Para compensar mis problemas económicos, una imagen de algo exquisitamente caro que nunca podré tener; el bolso Vortex de Marc Jacobs.

One of our parties got a little out of hand and the local paper declared on its front page that it had become an orgy, in which drunk young people coupled indiscriminately in the nightclub car park. Good luck to them, I thougth: since outside it was minus ten degrees with a foot of snow. Accurate or not, this nonsense was better than a full-page recruitment advert – the following week we were inundated with people wanting to work at Virgin Mobile!

Traducción (de Kirai):

Una de nuestras fiestas se desmadró un poco y un periódico local sacó en portada que nuestra fiesta se había convertido en una orgía en la que gente joven copulaba indiscriminadamente en un aparcamiento de coches al lado de una discoteca. Yo pensé… buena suerte a esos jóvenes, fuera había un pie de nieve y el termómetro marcaba menos 10 grados. Sea verdad o no, la tontería de fue mucho mejor que poner anuncios para contratar nuevos empleados, durante la semana siguiente nos llegaron montones de peticiones de gente que quería trabajar con nosotros en Virgin Mobile!

 Y para tranquilizar, finalmente, mi mala leche y estado mareado, nauseabundo y hecho una mierda de hoy agradezco al blog Kirai haber inlcuido una serie de extractos del último libro del genial Richard Branson.

deprimente

Algunos días

octubre 29, 2009 — by Gabriella5

Por alguna razón últimamente la sensación de haber hecho un buen día de trabajo no me produce la misma satisfacción que antes. A lo mejor simplemente estoy pasando una mala racha, o a lo mejor me estoy empezando a quemar más de lo normal de la edición. Una migraña en el día de hoy no me ha ayudado a apreciar un oficio donde se me antoja que todo es trabajo y vivir al límite, siempre con deudas, gastos imprevistos y escasos ingresos. No es que desee hacerme rica (si esa fuera mi intención no habría estudiado lo que estudié), sino que me gustaría vivir un poco más desahogada, sin tener siempre las mismas preocupaciones económicas. Hubo un tiempo en que pensaba que no me importaría siempre que pudiera seguir haciendo lo que me gusta, pero no sé si lo que hago ahora realmente me gusta; de hecho es probable que no me guste demasiado. Por lo menos tengo el consuelo de que no tengo que tratar con jefes ni superiores imbéciles.

Mis periodos de apatía suelen inducirme a cambios. Pero últimamente ha habido muchos cambios (no deseados, claro), y no han ayudado mucho. Ayer me descubrí pensando en que me agradaría largarme a un monasterio lama y desaparecer del mundanal ruido. Esto es lo más contrario a mi esencia que podría ocurrírseme, así que es obvio que es sintomático de algo más profundo. Y por otro lado no tengo fuerzas para empezar de nuevo. Durante el último año o dos siento que tener algo de energía es algo que está reservado para el resto de mortales. Mi vida ondula entre tener sueño y no poder dormir. Intento imponerme una disciplina, pero enseguida el cansancio anímico y físico se apodera de ella. Hasta mi libido está muerta, y eso para la creación poética es Muy Malo. Desde el punto de vista de la salud, sé a qué se deben estos problemas, pero ahora mismo no puedo hacer nada al respecto.

 

deprimente

Los pájaros

enero 17, 2009 — by Gabriella8

Llevo mucho sin actualizar. Y es que siento que las palabras se quedan cortas, como siempre. Puedo decir crisis, y sin embargo nunca conseguiré transmitir las noches sin dormir haciendo balances. Puedo decir inseguridad, y no conseguiré hablar de los días que dedico a quedarme en casa por miedo a mostrarme en público. Puedo decir abstemia, y eso no tiene nada que ver con el síndrome de abstinencia de entre semana. Puedo decir palabras como “obsceno” y eso no comunicará ciertas sensaciones de impotencia y dejadez. Puedo vocalizar “desajuste” y no se acercará ni de lejos a mi caos personal, íntimo y emocional. Puedo llamar arrepentimiento a la vergüenza pero no significa nada, yo sobreviviré a pesar de todo. O eso espero.