main

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de las cosas que te sobran. Días 16 y 17.

agosto 17, 2012 — by Gabriella0

Ahí va mi clutterfuck de ayer y de hoy. Aunque hago cada limpieza a diario, es más cómodo ofrecéroslas por entregas (además así evito llenar tanto el blog de lo mismo).

El de ayer es de libros ajenos. Así es, he recopilado un puñado de libros que no son míos y que han de volver a su legítimo dueño. Hay unos cuantos más, pero tendré que ir poco a poco, más que nada por problemas de logística. Las convivencias y los conciliábulos tienen eso, antes de que te des cuenta tienes las estanterías llenas de libros de parejas, ex-parejas, amistades y familia:

Y el de hoy es de restos de bisutería, piezas variadas, abalorios y medallones que no voy a usar. No sé muy bien qué hacer con esto, supongo que lo pondré a la venta en Etsy, si bien por su peso (unos 750 gramos) me imagino que solo interesarán a compradores nacionales (los gastos de envío internacionales para ese peso se disparan):

Y vosotros, ¿de qué os habéis deshecho hoy?

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de las cosas que te sobran. Días 14 y 15.

agosto 15, 2012 — by Gabriella2

Y ahí va mi clutterfuck de hoy y ayer:

Más libros y el contenido no deseado del cajón de mi mesilla de noche. Cosméticos y pastillas caducadas, medicamentos que ni siquiera son míos, espejos de bolsillo que nunca he usado… Más cosas acumuladas que me han ido acompañando de casa en casa sin que me parara siquiera a mirarlas. Creo que aparte voy a tener que hacer un clutterfuck gigante de libros ajenos que van a volver a sus dueños.

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de las cosas que te sobran. Día 13

agosto 13, 2012 — by Gabriella0

Nos acercamos ya al ecuador del desafío Clutterfuck y tengo que admitir que no me está costando nada. Eso dice mucho de mi estado de Diógenes actual (y eso que hace unos meses hice una gran limpieza). Si bien salen cosas de las que me cuesta deshacerse (me agarro a ellas, tal vez porque me agarre a los recuerdos que me provocan, o a una sensación de obligación para con la persona que me lo regaló, o para con mi propia infancia), surgen otras de las que ni me acordaba y que me pregunto seriamente cómo pude tener tanto tiempo por ahí, sin saber ya de su existencia. Eso mismo me ha pasado con mi neceser de piscina (llevo ya varios años sin pisar una piscina):

Y sí, solo había una chancla (?), además de un cepillo que no uso, un monedero que me regaló, hace ya años, Cocó (y que está destrozado por dentro del uso y abuso que le he dado), una crema que debe de estar hasta caducada, botes de champú y etc. Ha tenido que irse todo a la basura excepto las gafas de bucear y los tapones de los oídos (¿alguien sabe si caducan o si pueden utilizarse tras varios años?).

Este clutterfuck en concreto me ha hecho darle vueltas al tema de los tipos de ejercicio y de lo que me gustaba hacer natación, y otras cosas como tai-chi o incluso pesas en el gimnasio. En ese sentido mi ubicación actual juega en mi contra: vivo en una urbanización perdida en el monte que está a una media hora andando, como mínimo, de todo. La piscina más cercana (que pueda usar, claro, que por aquí piscinas privadas hay a raudales) está a unos 45 minutos de paseo (hora y media si contamos la vuelta, lo cual no es insalvable pero sí que da bastante pereza); algo parecido ocurre con el tema del tai-chi y el gimnasio. Por otro lado, tener el pelo teñido también complica las cosas, pero me pregunto si con un buen gorro de silicona podría evitar que el cloro se coma por completo el color del cabello. Tengo previsto hacer un desafío de 30 días más adelante con el tema del ejercicio, así que veré si encuentro soluciones e ideas para entonces.

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de las cosas que te sobran. Días 10, 11 y 12

agosto 12, 2012 — by Gabriella1

En estos días de calor extremo parece que todo cuesta el triple. Así que el clutterfuck de los últimos días os lo presento de modo muy limitado, y además con fotos de la cutrecámara del móvil, ya que mi hermano me ha secuestrado la Canon con su correspondiente tarjeta de memoria:

Día 10: Una montañita de bikinis viejos que o están hechos polvo o me quedan pequeños. Ha servido para darme cuenta, además, de que no tengo ya bikini, solo un par de bañadores de cuando hacía natación. Echo bastante de menos la piscina y nadar, pero con mi pelo teñido es casi imposible por varias razones (entre ellas dejar la piscina en plan Psicosis). Hmmm. ¿Cómo era aquello de que para presumir hay que sufrir?.

Aquí falta la foto que pondré en cuanto me devuelvan la tarjeta.

Día 11: Un neceser viejo lleno de cosas que ya no uso: guantes, pinzas viejas y un largo etc.

Día 12: Este clutterfuck es bastante significativo. Se trata de una colección de libros en miniatura que tengo desde que aprendí a leer. Y les tengo bastante cariño, claro. Pero entre su estado lamentable y el darme cuenta de que ni los he mirado en los últimos 20 años empiezo a pensar que es absurdo conservarlos. Conejitos fuera:

Actualizando con vuestro clutterfuck: Teléfonos móviles antiguos.
Otras cosas de posible interés:
-En Lecturalia he publicado un par de artículos sobre palabras intraducibles. Es un tema que me encanta y espero que os gusten.
-Por primera vez desde diciembre he cogido peso este mes en vez de perderlo. Demasiados cumpleaños (en serio, ¿es que se ha puesto todo el mundo de acuerdo para cumplir años en agosto?), celebraciones, viajes y excepciones, por no hablar de lo que cuesta mover el culo con este calor. Me avergüenza mucho decirlo pero parte de todo este proceso es admitir que la he cagado y el hecho es que me siento algo decepcionada conmigo misma. Ahora toca espabilar y acabar con tanto exceso, algo que sé que en mi casa no es nada complicado pero que con los viajes se convierte en una trampa letal. A final de mes andaré por Vitoria y por Santander y tendré que andarme con mucho cuidado. El problema está, como siempre, en salirse de la rutina. Los entornos diferentes, la dificultad para comer bien cuando estás fuera del hogar, las “malas” influencias: todo se pone en mi contra. Pero me viene bien como aviso para planificarme mejor e intentar controlar por adelantado lo que comeré durante esos días fuera. Es complicado cuando te ponen cosas como esta por delante (comida sana y no muy calórica, lo sé, pero a eso añádele los perritos calientes del día siguiente, las patatas fritas del posterior, etc., etc., etc.) , pero conseguiré superarlo:

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck: Deshazte de las cosas que te sobran. Día 9.

agosto 9, 2012 — by Gabriella0

Y aquí estamos con un clutterfuck más (para ver todas las entradas anteriores sobre clutterfuck y qué es exactamente, pincha aquí). Hoy tocaba el cajón de al lado de el ordenador, que se había ido llenando con un montón de lápices y cosas varias de papelería que no he usado en mi vida. Así que lo que empezó así:

Terminó así:

Algunas cosas fueron reubicadas (se me había olvidado hasta que tenía funda de las gafas ahí, se ha ido directo al bolso), otras tiradas y otras regaladas. Lo que no tengo muy claro es dónde meter mi DNI viejo (se perdió, tuve que hacerme otro y luego reapareció). Lo mejor es que ahora tengo mucho espacio en el cajón, así que he podido meter ahí la cinta aislante (increíble la de cinta que se gasta cuando vendes bisutería y/o libros) y un par de cosillas más esenciales que andaban dando tumbos por mi habitación sin domicilio fijo. Ha sido curioso descubrir que albergaba nada más y nada menos que tres grapadoras (y la última vez que me hizo falta una no encontré ni una). Creo que voy a tener que desligarme de la mentalidad “mejor tener varios de cada para tenerlos a mano o por si se rompe alguno”, y limitarme a cuidar mejor (¡y ubicar mejor!) a cosas únicas, preferiblemente más duraderas y de mejor calidad.
Clutterfucks ajenos del día de hoy: Cremas y potingues varios, zapatos y los contenidos no deseados de una oficina. ¿Alguien da más?

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de cosas que te sobran. Días 6 y 7

agosto 7, 2012 — by Gabriella0

Tras la celebración cumpleañera de ayer, por fin vuelvo para actualizar mi estado clutterfuck (¿qué es el clutterfuck?). Así que hoy toca un post doble. Para el clutterfuck de ayer, conseguí la gran hazaña de convertir dos joyeros en uno (!):

Ambos joyeros fueron regalos, así que fue una difícil elección (por no hablar de combinar los contenidos y deshacerme de muuuchas cosas a las que les tenía cariño pero que no usaba), pero el verde además está pintado a mano, y es más pequeño. Fueron esas propiedades las que hicieron que me decantara por él. El otro, con sus correspondientes alhajas, irá a Cudeca.
Y el segundo clutterfuck es más sencillo, un vestido que me queda grande y que llevo siglos sin ponerme:
Y todo esto está muy bien, pero es complicado hacer clutterfuck cuando la gente te colma de regalos por tu cumpleaños (¡gracias, chicos!):

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de cosas que te sobran. Día 5.

agosto 5, 2012 — by Gabriella0

Y ahí va el clutterfuck de hoy (si no sabéis de lo que estoy hablando, aquí tenéis enlace a todo el tema del clutterfuck, un desafío de 30 días para deshacerse de todo lo que no necesitamos):

Se trata de un buen manojo de pulseritas hechas a mano de las primeras que hice, hace ya años, y que vendía en los mercadillos. La mayoría son de plástico, aunque hay algo de cristal, nácar y madera, y son de todos los tamaños. Son las que fueron quedando porque no están lo suficientemente bien hechas como para ponerlas a la venta, pero, de todas formas, si a alguien le interesa que me lo diga, si no irán todas derechitas a Cudeca, que igual les pueden sacar unos eurillos.
Y vosotros, ¿os habéis deshecho hoy de algo? En el clutterfuck colectivo de hoy ha habido limpieza de calcetines sueltos, de esos sin pareja que guardas en un cajón para cuando aparecen sus compañeros… que nunca aparecen. Me parece una idea excelente.

autosuperaciónclutterfuckDesafío 30 díaslimpiezaorden

Clutterfuck. Deshazte de cosas que te sobran. Día 4

agosto 4, 2012 — by Gabriella4

Hoy la cosa va a ser rápida: empiezan mis vacaciones pre-cumpleaños.

Para los que lleguéis de nuevas al clutterfuck, aquí tenéis toda la información al respecto. Hoy toca una caja que tengo llena de cosas en el cuarto de baño:

Saco todo lo que lleva dentro y lo divido en varios montones: uno para regalar o dárselo a su propietario (¿cómo ha acabado ahí el cabezal de la máquina de afeitarse de mi hermano?), otro para tirar (todo lo que queda en la caja), otro para quedarme…

La caja estaba ya en condiciones lamentables, así que he rescatado uno de mis patitos de mimbre y he aprovechado el espacio extra para meter el tarro de las horquillas. Todo en uno:
Y vosotros, ¿os habéis deshecho hoy de algo?
Editando: En el clutterfuck colectivo han caído un montón de botellitas y jabones de esas que se guardan de los hoteles y que al final nunca se usan. 

autosuperacióndietaejercicioescriturafilosofandoordenperder pesopersonalverbofagia

Cómo reiniciar tu aburrida existencia en 7 sencillos pasos: el diagrama de tu vida.

agosto 3, 2012 — by Gabriella2

DISCLAIMER: He dudado mucho sobre si publicar o no este post. Quería compartir un ejercicio analítico que a mí me ha sido de mucho ayuda y me ha venido bien, seriamente, para espabilar, analizar mi vida y desarrollar planes de acción que están resultando, por ahora, bastante eficientes. No pretendo guiar a nadie ni dar lecciones de nada. Solo quiero compartir algo que considero que puede ser de utilidad. Si hay alguna persona por ahí que está igual de desamparada y perdida como yo lo estuve en su momento, tal vez esto pueda servir de motivación.

AVISO: Para que este método funcione se exige una honestidad absoluta con uno mismo. Si esto significa que entre paso y paso tienes que tomarte un buen rato para reflexionar sobre lo que realmente buscas y quieres, tómatelo. Por otro lado, es posible que no le funcione a todo el mundo, pero creo que puede ser un buen ejercicio de base para averiguar más sobre uno mismo.

Si bien me he inspirado en numerosos blogs, manuales y chorradas varias para elaborar esta enumeración (en cuanto a la actitud y forma de ver las cosas y analizarlas), la estructura y proceso del diagrama sale de mi cabecita desordenada. Lo cual no quiere decir que no se les haya podido ocurrir a otros también, claro, al fin y al cabo es muy sencillo. En mi experiencia personal, dediqué bastante tiempo a concentrarme solo en algunos sectores de este diagrama, sin orden, e hice las cosas un poco a lo loco, lo cual no está mal pero acaba siendo poco eficiente. Yo diría que lo que mejor funciona es concentrarse en las áreas más problemáticas e ir microtarea por microtarea, reelaborando el diagrama cada cierto tiempo, ya que nuestra forma de ver las cosas va cambiando. A mí este esquema me ha venido de perlas y es al que acudo siempre que me encuentro un tanto perdida.

1. Dibuja varios círculos con los “sectores” más importantes de tu vida. Podrías poner, por ejemplo, “vida social”, “vida laboral” y “salud”.

2. Haz salir de cada círculo una flecha que apunte a otro círculo más pequeño con subsectores. Por ejemplo, en vida social podrían estar amigos, familia y amantes. En vida laboral, trabajo y dinero. En salud, dieta y ejercicio. Por supuesto cada caso es único y los subsectores pueden variar según lo que sea más importante para ti (a lo mejor en salud tendrías un subsector especial si padeces alguna enfermedad crónica, por ejemplo). Intenta generalizar lo más posible, ya llegaremos a lo específico.

3. De nuevo, haz salir de cada subsector una flecha que apunte a un sub-subsector. Por ejemplo, dentro del subsector “dinero” podrías poner “deudas”, “ingresos” y “gastos”. Aquí os dejo un ejemplo de qué pinta tendría el gráfico (por supuesto los datos los elegís vosotros, esta es solo una idea):

4. Repite de nuevo el proceso, si es necesario, creando más subconjuntos en otro nivel vertical. Si crees que con el paso 3 lo tienes todo cubierto, párate ahí.

5. Ahora viene lo más entretenido. A cada sub-subsector le tienes que poner nota, del 0 al 10, siendo 0 un descontento absoluto con tu vida actual en ese sector y 10 una satisfacción absoluta. Nadie va a leer este diagrama así que puedes ser completamente sincero, hasta contigo mismo.

Si tienes un 10 en algún apartado, enhorabuena, hay una sección de tu vida que te llena como persona. Esta sección es tu fuerza principal, es posible que ya acudas a ella en momentos difíciles o desconcertantes (y si no lo haces, pruébalo. Ayuda).

¿Y si tiene un 8 o un 9? Pues lo mismo, hay un apartado de tu existencia que te llena de orgullo. Podrías hacer algo por mejorarlo, pero casi mejor concentrarse primero en lo malo.

A efectos prácticos, en cuanto al resto de cosas, da un poco igual que hayas puesto un 0 o un 7. Tanto el 0 como el 7 implican que hay algo que no está a tu gusto, al que no estás dándoselo todo, y que por tanto necesita mejorarse, renovarse o directamente ir a la basura.

Bueno, ya tenemos el esqueleto del método, ¿cómo llegamos a la solución?

La solución se halla en la fragmentación, en hacer cada cosa más y más pequeña hasta llegar a una tarea u objetivo con el que podamos lidiar. A veces las soluciones son grandes y evidentes (por ejemplo, en una relación de pareja donde la nota sea un 2, está claro que hace falta o bien una ruptura o bien un replanteamiento completo de la relación), otras veces necesitan de mucha microgestión para llegar a alguna parte. Por cierto que las soluciones grandes y evidentes suelen ser las que nos negamos a ver.

Os pongo otro ejemplo con el gráfico que os mostré antes. Dentro del sector “Salud”, uno de los subsectores era “general” y dentro de éste estaba “Vicios”. Imaginaos que a a “Vicios” le habéis dado un 4: es evidente que se trata de un aspecto de vuestra vida que queréis mejorar. Al desarrollar el subsector se añadió (en este gráfico de muestra que para nada se basa en mi propia vida, ejem) otro más, el del abuso de alcohol. A continuación se detallan ideas para alcanzar la meta relacionada con ese subsector, que será no beber tanto, o incluso dejar de beber. Fijaos que incluso estas ideas se podrían fragmentar (dentro de “evitar a personas y lugares” se podrían indicar personas y lugares concretos). También se asignarían periodos de tiempo durante los cuales se intentará habilitar la costumbre o hábito necesario para alcanzar la meta:

Se trata, al fin y al cabo, de desmenuzar los sectores hasta dividirlos en pasos pequeños, cada vez más concretos, que podamos llevar a cabo poco a poco. Esto no es nada fácil e implica mucho autoanálisis y reflexión. Así que ahora viene lo más complicado:

6. Analiza cada miniapartado y piensa cuáles son tus objetivos. Es importantísimo que los objetivos sean reales, que vengan de tus aspiraciones reales, no de imposiciones sociales o externas sobre cómo deberías comportarte o cómo deberías ser. Para esto ayuda mucho tener muy claro cuál es tu propósito en la vida, pero claro, esa es otra historia. Si no lo sabes, tal vez el diagrama te acabe ayudando: aquellos sectores a los que apliques verdadera pasión en intentar mejorarlos (pasión sincera, no vale querer ser millonario simplemente porque se supone que ser millonario mola) estarán íntimamente relacionados con lo que eres y a lo que aspiras.

7. Desarrolla un plan de acción para cada objetivo. Por ejemplo, imagínate que dentro del apartado “familia” tu objetivo es pasar más tiempo con los tuyos. Deberás averiguar cómo puedes quitarle tiempo a otras cosas, a lo mejor menos importantes, para poder pasar más tiempo con ellos; o a lo mejor te puedes marcar la meta de hacer una salida familiar una vez a la semana; o tal vez pretendas ser más cariñoso, para lo que te pondrás como objetivo tener algún gesto de afecto con algún familiar en concreto cada par de días. Como veis, se trata de planes de acción muy sencillos, pequeños y realistas. Esto último es fundamental, no sirve de nada marcarse como objetivo “estar más con mi familia”, porque al cabo de unos días el mundo real se habrá apoderado de ti y habrás olvidado tu propósito. Crea la meta y desarrolla un hábito. Dale 30 días, o 7, o 45. Mira a ver qué te hace sentir y piensa si merece la pena. Esto último también es muy importante porque si nos obligamos a hacer algo todos los días enseguida nos damos cuenta de si la meta nos importa lo suficiente o si es más bien alguna obligación sin sentido que nos hemos impuesto por factores externos o por algún tipo de inseguridad personal. Si no encuentras un plan de acción para un sector, sigue fragmentándolo, dividiendo en partes más manejables. Una relación de pareja jodida no se arregla con una decisión, ni con la promesa de querer más o portarse mejor, del mismo modo que dejar de fumar va un poco más allá de “venga, este es el último”.

Se llevará a cabo un miniplan de acción a la vez. Concéntrate en el sector que crees que necesita de más atención y elige tu meta. Una vez conseguida, pasa a otra (si hay alguna que no consigas de ninguna manera, piensa si has elaborado bien el plan de acción, o si has definido la meta de forma realista). Si algo sale mal, vuelve a analizar el tema y enfócalo de otra manera: vuelve a empezar. Hay que cagarla mucho para aprender y que las cosas salgan realmente bien. La paciencia en este ejercicio es fundamental.

Ten en cuenta que este diagrama cambiará a lo largo del tiempo, conforme tus prioridades cambien (y es muy posible que tengas que rehacerlo de vez en cuando, y cada vez que lo rehagas te darás cuenta de que la vez anterior no fuiste del todo sincero o realista. Darse cuenta de lo que uno quiere y necesita vs. lo que se supone que tiene que querer o necesitar es jodidamente complicado).

Este diagrama está pensado con un objetivo en mente: la felicidad, que suele acompañar a la autorrealización. Y la felicidad no estriba en conseguir todo lo que te propones. Habrá metas que no consigas. Por ejemplo, si tienes una enfermedad mortal e incurable, está claro que por muchas metas que te propongas lo más seguro es que vayas a morir igual. Pero aquí lo que falla es el enfoque. Tu meta no es no morirse, eso queda descartado. Tu meta es aprovechar al máximo el tiempo que te queda y ser lo más feliz que puedas hasta que mueras. Que es, básicamente, la misma que tenemos todos.

Queda claro que a todo esto le acompaña una voluntad de cambio. No sirve de mucho decir “estoy muy gorda” y negarse en absoluto a cambiar los hábitos diarios de comilonas hobbit y vida sedentaria. No hay soluciones milagrosas. Pero sí que hay pequeñas modificaciones que poco a poco y con mucha paciencia pueden tener resultados milagrosos. Y ante todo, mucha flexibilidad y la mente abierta. Que planear las cosas ayuda mucho pero la vida se encarga de lanzarnos sorpresas que hacen que tengamos que deshacer los planes y rehacerlos una y otra vez. En cualquier caso, yo diría que el diagrama es muy útil para lo que dice el título, para espabilar, para dejar de una vez el “lo pensaré mañana”, analizar realmente qué es lo que falla, qué es lo que nos hace infelices, y poner los medios para arreglarlo.

—————-
Imagen via fdecomite por licencia Creative Commons.