«La gente corriente tiene un concepto muy simple de la vida: creen que el mundo empieza en la televisión y acaba en su ombligo».