Gorinkai me ha pasado este enlace esta tarde y la verdad es que no he podido parar de reír durante un buen rato.

A veces la realidad es mejor que la ficción.

Hoy el parque estaba lleno de pollitos jovenzuelos, debe de ser que ha venido para quedarse el buen tiempo.