Hoy en día el comienzo de la jornada vital suele acabar siendo equivalente a comienzo de jornada informática. Quiero decir que lo primero que hacemos es encender el ordenador, y por supuesto conectarnos a Internet. Se supone que lo primero que vemos, lo primero que buscamos, dice más de nosotros, y de nuestras necesidades reales de ocio, de lo que queremos pensar. En cuanto Telefónica se digna a hacer conexión por las mañanas, lo primero que abro, sin dudar, son las siguientes páginas web: Facebook, Twitter, Blogger, Etsy, Ebay y Lecturalia. Más tarde, cuando ya me he dado mi primer atracón, abro el email. De lo cual se deduce que:

a) Soy adicta a las redes sociales
b) Soy adicta a hablar de mí misma y
c) Soy adicta al ordenador

Antes, la mayor tendencia de principio de día era desayunar, posiblemente hasta encender la televisión. Ahora, la absorción de información de primeras es tremenda, y me pregunto si no estaré cada vez más saturada de ésta.

Procuraré solventar hoy mis múltiples adicciones a base de

a) Salir esta noche
b) Hablar con personas reales y
c) Recurrir a drogas más directas, como por ejemplo el alcohol.