Si alguno de vosotros ha tenido la suerte de leer «Pasajeros en la habitación azul», de Víctor Miguel Gallardo, os recomiendo que corráis a leer la fantástica y acertadísima crítica que de esta antología ha realizado el genial Abel.

Merece la pena, creedme (tanto el libro como la crítica).