main

arteautosuperaciónescritoresescritura librefreewritingherramientas para escritoresliteratura

Herramientas para escritores. La escritura libre o freewriting

junio 14, 2012 — by Gabriella10

Cualquiera que se dedique a escribir de un modo semiprofesional, o si lo hace simplemente para plantearse retos o personales o, por qué no, porque le gusta, sabe que hay reglas ineludibles en esto de la composición de palabras. Y diría que las fundamentales son tres:

  1.  Leer. Leer mucho. Es la mejor forma de aprender.
  2. Conocer a fondo tu herramienta de trabajo. Para el escritor, su herramienta es la lengua, las palabras. Así que es necesario aprender todo lo que podamos de ortografía y gramática.
  3. Escribir mucho. Practicar, practicar, practicar.

En lo que se refiere a la tercera, siempre recuerdo aquel viejo dicho de que para empezar a dominar cualquier disciplina se requieren 10.000 horas de práctica. Esto, para un escritor (al igual que para un músico, un deportista o un ajedrecista), implica una práctica diaria. Los consejos varían, pero generalmente se recomienda dedicarle un mínimo de 90 minutos diarios a escribir, sólo a escribir (es decir, aquí no se incluiría el tiempo dedicado a editar, corregir o documentarse).

No todos los días estamos inspirados. De hecho, la mayor ventaja de la práctica diaria es que nos ayuda a inspirarnos, al obligarnos a usar de manera continua nuestros “músculos” de escritor. Pero hay días que es imposible, que sencillamente no nos sale nada.

Para estos días es muy útil la escritura libre, también conocida como freewriting, un ejercicio que consiste en escribir sin parar, lo más rápido posible, en un tiempo determinado. El material producido suele ser muy útil para reelaborarse después o para romper un bloqueo. Ojo que esto no es escritura automática, tienes que pensar en lo que escribes, pero a la vez deja una ventanita abierta al subconsciente que puede generar ideas y nociones que de forma normal no se te ocurrirían

A continuación os explico el proceso habitual para llevar a cabo esta práctica. Aunque hay muchas variantes  y formas de hacerlo, la más completa que he encontrado es la que se detalla en Wikihow, así que los que os defendáis bien en inglés podéis ir directamente a ese enlace, pero para los demás os dejo aquí una guía similar:

  1. Calentamiento. Ponte una alarma en el despertador, en el móvil o en el ordenador. A mí me gusta TimeMe, porque tiene la opción de avisarte con una ventanita en la pantalla en vez de con un ruido (suelo concentrarme mucho y los ruidos de alarma me pegan buenos sustos). Haz 5 ó 10 minutos de escritura continua sobre ningún tema en particular para ir pillando el ritmo. No corrijas ni edites ni nada, no vuelvas sobre tus pasos, sólo avanza. No pienses en el tiempo transcurrido.
  2. Elige un tema. Ponlo en la cabecera de una página nueva, donde vas a empezar ahora a escribir. Si no se te ocurre ningún tema, no elijas ninguno.
  3. Pon la alarma.
  4. Escribe lo primero que se te venga a la cabeza. Puede estar relacionado con tu tema (o no, si se te ocurre otra cosa). Hazlo lo más rápido que puedas.
  5. Sigue escribiendo hasta que suene tu alarma. No te pares hasta entonces. Si no sabes qué escribir, escribe que no sabes qué escribir. La cosa es que no te detengas. Si faltan palabras o las frases se quedan incompletas, no importa, sigue. Si en algún momento te quedas realmente en blanco, siempre puedes mirar qué objetos hay en tu entorno y escribir algo sobre ellos. Cuando termine el tiempo, repasa lo escrito y subraya las ideas que creas que pueden ser útiles.
  6. Analiza las ideas y frases que has subrayado y decide cómo te ayudarán en tu proceso de escritura, cómo puedes utilizarlas. Agrúpalas por tema, utilidad, etc.
  7. Ya puedes comenzar con tu borrador de escritura “seria”. Si todavía te faltan ideas, repite el ejercicio de escritura libre.
Algunos consejos y sugerencias:
-La cantidad de tiempo varía según los gustos de cada uno. Hay personas que además se marcan un mínimo de palabras para asegurarse cierta velocidad al escribir. Es muy común realizar ejercicios de 1000 palabras en 20 minutos, por ejemplo, pero podéis experimentar un poco hasta encontrar un segmento de tiempo que os resulte cómodo.
-Usa bolígrafo y papel si lo prefieres, o un editor de texto básico (tipo Notepad) para no entretenerte editando el texto, márgenes, etc. Si usas Word o algún editor similar, desactiva la corrección ortográfica y gramatical ya que puede distraerte.
-¡No mires al reloj! En este sentido me gustan programas como TimeMe, ya que puedes dejarlos de fondo y no los tienes a la vista, o la alarma del móvil si dejas el móvil fuera de tu campo visual.
-Guarda tus ejercicios de escritura libre juntos (en la misma carpeta de archivos, o en un mismo cuaderno si escribes en papel) y ponles fecha. Es muy interesante repasarlos luego y ver correlaciones.
-Una de las formas más productivas de escritura libre es la escritura de sueños. Si dejas un cuaderno al lado de la cama y escribes lo que recuerdas de lo que has soñado justo después de despertar, tu propio subconsciente te proveerá de todo tipo de ideas fabulosas. Y para los que decís que no recordáis vuestros sueños: si empezáis a hacer esto empezaréis a recordarlos siempre.
-Aunque hayas elegido un tema, no es necesario que te mantengas dentro de éste. Más que nada es un indicio, una idea para empezar a escribir, no una obligación.
-Si estás MUY bloqueado, sugiero que utilices un tema aleatorio (esto puede hacerse, por ejemplo, eligiendo una página aleatoria de Wikipedia usando la dirección http://es.wikipedia.org/wiki/Especial:Aleatoria) o un conjunto de palabras aleatorias (http://es.thefreedictionary.com/). También puedes recurrir a tus propias sensaciones y sentidos (contar qué oyes, cómo te sientes, qué ves…).
-A algunas personas les relaja e inspira escribir con música. A mí me encanta y me ayuda muchísimo, y según en lo que esté trabajando recurro a un tipo de música u otro (excepto en el caso de textos no literarios, para los que prefiero el más absoluto silencio).
-Practica TODOS los días. Adjudícale un tiempo, aunque sea mínimo, a este ejercicio. Aunque no tengas tiempo de escribir de modo normal, realizando esta actividad estarás avanzando en muchos sentidos.
¿Alguien se anima a probarlo?

———————-

Imagen por cortesía de FreeDigitalPhotos.net

10 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Gabriella Campbell
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.