Llevo tantas horas delante del ordenador que veo borroso. Tener tanto trabajo es bueno, pero al mismo tiempo es agotador.

Volveré a veros cuando tenga un minuto libre. Ahora mismo los dedico a leer manuscritos y a estrenar la piscina comunitaria de mi hermano. No me olvidéis, no he dejado de existir, sólo de descansar.