…y es un gustazo verlo, porque no veía nieve así desde mi niñez en Inglaterra. Había nevado antes por estos lares, pero siempre por la noche y no había tenido ocasión de ver a la naturaleza en acción. Es precioso, pero hace tanto frío que el agua no llega a calentarse del todo, y me acabo de bañar en agua tibia (una poca práctica solución para el frío). Ahora el sitio más cálido de la casa es el cuarto de baño, y el más frío, la cocina, ya que dejamos la ventana entreabierta para que el gato pueda salir a la terraza. Y en la cocina cuando respiras sale vaho. Tengo que teclear con guantes con las puntas de los dedos recortados. Esta casa no resiste ni al frío ni al calor.