main

librosmúsica

Libros y música

agosto 21, 2007 — by Gabriella16

Así que para dejar en el olvido la frivolidad del mensaje anterior, ahora realizaré un concienzudo análisis de lo último que estoy leyendo y escuchando, para que parezca que soy una persona culta y musicalmente alternativa. Pero fracasaría miserablemente y no me divertiría tanto, así que me pongo a discurrir sin ton ni son como de costumbre.

En cuanto a lecturas: Estoy terminando uno de los libros más fascinantes que he leído desde Cien años de soledad y Sueño en el Pabellón Rojo. Al igual que éstos, muestra un casi interminable y complejo necesitas-un-mapa-para-navegarlo elenco de personajes y situaciones. La atención al detalle es maravillosa, y la variedad temática que incluye, apabullante (desde las festividades hinduístas menos conocidas hasta la política rural, pasando por el matrimonio por obligación, la infidelidad y la homosexualidad). Se trata de A suitable boy, de Vikram Seth (no sé si está traducido al español), y lo rapté de la estantería de mi padre en mi viaje a las Inglaterras. Gira en torno a un personaje principal, Lata, a quien su madre busca un “chico adecuado” con el que casarla, y está ambientado en la India post-Gandhi de los cincuenta. La combinación de frivolidad (la descripción de un partido de cricket, por ejemplo) con tópicos serios e incluso incómodos (como los abusos sexuales) hace que se trate de una auténtica obra maestra. Fue un gran bestseller en el Reino Unido, lo cual probablemente responda a cierta curiosidad por parte de los británicos hacia una cultura que cada vez tienen más presente (mientras leía el libro allá en casa de mis padres, me distrajeron las voces y la música de una boda hindú celebrada por nuestros vecinos de enfrente).

Lecturas recientes: Alejandro Magno y las Águilas de Roma (no está mal pero abusa de las descripciones históricas y de los momentos “didácticos”, a mi parecer) y Madrid, de Daniel Mares (próximamente en la Colección Vórtice). Daniel Mares está loco, pero es una locura genial. Hacía mucho que no me divertía tanto con un libro.

En la pila: Toyminator, de Robert Rankin (lo atesoro con gran cariño, mis ansias de devorarlo son cada vez mayores), The Hours, de Michael Cunningham y por supuesto, The Time Traveller’s Wife. Que no estaba en la sección de ci-fi, sino en la genérica de ficción de W.H.Smith. Hmmm. Y mil manuscritos y libros de esos que tendría que haber leído hace siglos pero no he podido. También tengo a medias Farenheit 451. Me encanta el estilo de Bradbury, creo que demuestra que se puede escribir género fantástico sin ser un tecnólogo ni un historiador.

Respecto a Música: Primero, una decepción. The Gossip. Me caía tan bien Beth Ditto, me habían hablado tan bien del grupo… y resulta que no me termina de convencer. Serán las melodías facilonas, las letras hechas para preescolares, el acento yanqui de Beth, yo qué sé. Pero no termina de engancharme. Luego, una sorpresa: el último disco de VNV Nation. Mira que por lo general no son santo de devoción, pero estoy todo el día tarareando “Testament”, si bien el resto del disco me parece más tecno que otra cosa, por mucho que lo etiqueten con mil nombres indescifrables y, al parecer, inventados sobre la marcha. Nada de sorprendente en Absolute Garbage que, después de todo, es una compilación de lo mejor de Garbage (Go, baby, go!), aunque no me convenzan del todo los remixes complementarios.

Y el gran premio de música va a… ¡Zeitgeist! Cuando pensé que Billy Corgan había tocado fondo (mira que salir con Paris Hilton…), resulta que va el tío y demuestra que aún puede, a ratitos, hacer buena música. Aunque la producción parezca realizada por un niño recién destetado acompañado de un mono de esos con máquina de escribir, hay joyas que me recuerdan a los buenos tiempos: Tarantula, For God and Country, Come on (Let’s go). Un momentito de pausa para que la bloguera se ponga nostálgica y empiece a hablar de aquellos maravillosos noventa, por favor.

……

Vale, ya se me ha pasado. También recomiendo el Eyes Open de Snow Patrol que, aunque alucinantemente bueno, no me parece una muestra de progreso desde el Final Straw. Que se arriesguen y que la caguen como todos los grupos, he dicho. Y que no hablen de cosas tan tristes de manera tan espeluznantemente magistral, que me paso el disco llorando.

Y un ejemplo de lo que es mejor prescindir: Lo último de Nelly Furtado. Sí, aquella simpática chiquilla morenita que de vez en cuando se atrevía con el hip-hop o con algo parecido, tras un revolucionario cambio de look que ni Antena 3, de repente está muy buena y no hace más que colaborar o buscarse colaboradores. Si bien “All good things come to an end” es una baladilla agradable, el resto del disco me produce serias intenciones de buscarla en persona para tirárselo a la cabeza. Una cosa es ser comercial y otra, bueno, otra es venderse por completo.

16 comments

  • Violante

    agosto 21, 2007 at 7:06 pm

    El disco de Snow Patrol es maravilloso. Y Nelly… Pa bailar ná más 😛

    Reply

  • Charlotte

    agosto 22, 2007 at 8:38 am

    No sé yo. Shakira está bien para bailar. Benny Benassi está bien para bailar. El último disco de Nelly es un rollo pseudorapero e hiperarreglado que no sirve ni para eso 🙁

    Reply

  • Violante

    agosto 22, 2007 at 3:07 pm

    Ah, vaya, yo sólo he escuchado la balada ésa y la de “Maneater”, que sí es algo sexydancing 😛
    Lo de “The Gossip” es muy cierto. Defrauda bastante.
    Yo ando escuchando The Killers y Snow Patrol todo el día…

    Reply

  • Álex Vidal

    agosto 22, 2007 at 5:48 pm

    Pues vi a The Gossip en directo y las canciones ganan muuucho muuucho.

    Claro que también es por la energía que derrocha Beth Ditto en el escenario. Madre mía, cómo sudamos en el directo.

    El libro de Negrete me ha gustado muchísimo más que los de Tramórea. Se nota que le gusta la Grecia clásica, y yo le he exculpado muchas notas de “colorido”… hasta que me cabreé porque la trama no avanzaba. Pero me divertí, que ya es mucho. Por otra parte, curiosamente escuchaba a todos los personajes con la misma voz 🙁

    Uf, Snow Patrol… ¿no son un pelín blanditos? O_O

    Reply

  • Charlotte

    agosto 22, 2007 at 6:27 pm

    Sí, son bastante suavitos, pero aún así me gustan (y luego sin embargo The Gossip me parece demasiado blandito para mí, jaja).

    Con el libro de Negrete tuve la sensación a ratos de estar asistiendo a una clase de latín de BUP (ay, qué tiempos). Qué le vamos a hacer, si quiero información exhaustiva estilo libro de texto sobre la cultura grecorromana prefiero una enciclopedia. Con todo, es entretenido y está bastante bien escrito.

    Reply

  • Víctor Miguel Gallardo

    agosto 23, 2007 at 5:25 pm

    Pues yo el libro lo disfruté muchísimo, y ya estoy esperando a que salga la continuación. Por supuesto que no es un libro redondo, pero a mí ya me ha ganado (lo digo por si lee esto y se anima a hacer una heptalogía, por ejemplo).

    Reply

  • Álex Vidal

    agosto 24, 2007 at 7:01 am

    No, si yo también lo disfrute, y mucho, a pesar de los puntos que Charlotte y yo comentábamos.

    Tampoco es mi intención enmendarle la plana al bueno de Negrete, pero si aligera de ladrillos y consigo escuchar una voz propia a cada uno de los personajes (aparte de mi homónimo el Magno, el médico y alguno más, todos me sonaban igual), el segundo libro será la rehostia. Para llevarse el Ignotus y el Xatafi, oyes 😉

    Reply

  • Francesita

    agosto 24, 2007 at 8:29 am

    The Time Traveler’s Wife creo que te gustara. Y si, aqui si no hay naves espaciales en el libro no cualifica para Sci Fi, que le vas a hacer… 😀

    Reply

  • David

    agosto 24, 2007 at 11:35 am

    Con el libro de Negrete, al principio, me pasó lo mismo que a Gabriella. Me sentí un poco perdido entre tantas referencias. Pero en cuanto se coge es Negrete en estado puro. También lo disfruté mucho.

    Reply

  • Charlotte

    agosto 24, 2007 at 4:29 pm

    David, hasta que alguien ponga un avatar con una tía en tetas, eres mi avatar de blog favorito nº1 del Mundo Mundial.

    Reply

  • Violante

    agosto 24, 2007 at 6:11 pm

    Hey, mi avatar es de una tía “casi” en tetas… Más provocativa no puede ser sin desnudarse ^_^
    Pero el de David mola más, sin duda 🙂
    Creo que la CIFI y la fantasía histórica pecan de enciclopedismo, a mi corto entender y por lo escaso que he leído. Pero por otro lado se agradece cuando eres una ignorante como yo y no sabes nada de naves ni de hadas ^^ La información “extra” a mí me ayuda a entender esas novelas.

    Reply

  • Charlotte

    agosto 24, 2007 at 6:19 pm

    ¿La Ci-Fi? ¿Te refieres a esas explicaciones de tres capítulos y medio sobre la propulsión hiper-cuántica espacio-temporal en el submotor derecho de una nave nodriza? Noooo. Para nada.

    Reply

  • David

    agosto 25, 2007 at 7:47 am

    Muchas gracias, Gabriella y Violante. Habéis logrado que mi gato se ponga rojo como cuando Rambo ametrallaba a los vietnamitas o Rocky Balboa recibía hostias de Iván Drago.
    Yo creo que el éxito de una novela histórica radica en la exposición mesurada de los datos. Sin llegar a saturar al lector. Tanto en la cifi como en la fantasía, tres cuartos de lo mismo.

    Reply

  • filosofoenparo

    agosto 26, 2007 at 9:44 am

    Hmm, el tema del enciclopedismo en la CIFI es algo espinoso. Unos escojen la opción de lo que la tecnología hace sin entrar en detalles, otros (los de saber enciclopédico) optan por el excesivo realismo o el cómo la tecnología funcionaría.

    A mí particularmente me gustan ambos, pero reconozco que prefiero a los primeros. Por ejemplo, un autor hiperrealista del tipo (perteneciente al hiperrealismo) Kim Stanley Roberson del Marte Rojo/Verde/Azul tiene momentos en los que se pasa de realismo. Es ciero que dan mayor verosimilitud, pero cuando acabas las más de 1800 páginas tienes la sensación de que te has metido entre pecho y espalda un tratado de geología, botánica y meterología. Repito, hacen verosímil la historia, pero en mi caso prefiero las partes de la novela con un contenido más político-social.

    En el otro lado tenemos autores que ponen la tecnología al servicio de la trama, sin perderse en detalles técnicos. En este caso, a falta de explicaciones, tienes que hacer un acto de fe; creer que la tecnología funciona sin saber cómo. Habitualmente subgéneros como el cyberpunk funcionan bajo este esquema. En este sentido obras como las de Gibson no dejan de ser novela negra con toques futuristas.

    En mi opinión caben ambas opciones, pero entiendo que la CIFI, como toda literatura, se debe a su elemento recreativo, es decir, debe entretener más que ilustrar. No me entiendan mal, ilustrar esta bien, pero si se supedita la trama a la explicación técnica se acaba aburriendo al personal. Además para ilustrarse están los tratados y las obras técnicas.

    Buf, y corto, qué menudo rollo he soltado en un momentito.

    Reply

  • Claudia sandia

    agosto 27, 2007 at 1:16 am

    Nelly… creo q Folcklore… es lo mas destacable de ella.. lo actual es solo querer vender con movimientos de cadera… simple y rtapido…

    Y los 100 de soledad lo lei en el cole…y recuerdo… mucho a jose arcadio y sobre todo lo que mas nos gusto fue ese hijo de cola de chancho…

    Reply

  • José Angel Muriel

    agosto 28, 2007 at 8:10 am

    A mí me ha gustado mucho Alejandro Magno y las águilas de Roma. Es cierto que Javier no nos tiene acostumbrados a este estilo de narración y cuesta acostumbrarse, pero luego se disfruta. La he leído como una novela histórica (de algo que nunca ocurrió) y en este género cada autor marca unas pautas diferentes al describir y exponer los hechos y el entorno.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Gabriella Campbell
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.