main

escribirpersonal

Metatexteando

febrero 9, 2007 — by Gabriella5

Estuve escribiendo ayer en uno de esos raros arranques de inspiración al más puro estilo decimonónico (si obviamos el uso de un ordenador), preparando unos poemas para un proyecto conjunto con Víctor Miguel Gallardo para Ediciones Efímeras. Salieron cuatro o cinco de golpe, rápidos. Seguramente hoy los releeré y cambiaré mil cosas, pero ha sido una experiencia extraña, teniendo en cuenta que normalmente me lleva mucho tiempo (y sufrimiento) terminar uno.

Probablemente sea porque esos arranques de “inspiración” suelen darme en los sitios más inconvenientes (en el almuerzo, en el baño, en el autobús, en el coche, durante una conversación, por la mañana medio dormida o por la noche medio despierta) y, aunque ir a todas partes con una libreta y un bolígrafo queda muy chic y muy bohemio, también me parece algo presuntuoso y arrogante. Ya tuve mi época de escribir en cafeterías y descubrí que a) que la gente me mirara me cortaba el rollo y b) ya no me sirve escribir en papel.

Sea como sea todavía estoy lejos de convertir la escritura en un acto de gran trascendencia y, menos aún, en algo que disfrute lo más mínimo. Los exorcismos nunca son agradables.

5 comments

  • Violante

    febrero 10, 2007 at 6:10 pm

    Yo sugiero que todos los que visitamos tu blog hagamos un cadáver exquisito. Bueno, que cada uno escriba un verso, sin pensar demasiado…
    Podríamos empezar con tu subtítulo:
    “Sexo, alcohol y el narcisismo más recalcitrante”

    A ver si lo puedes publicar también 🙂

    Reply

  • Javier Esteban

    febrero 11, 2007 at 11:57 am

    Pues yo escribo en el autobús, tren e incuso en el metro y de chic nada: luego no hay forma humana de entender tu propia letra con tanto frenazo… Claro que lo mío no es inspiración, es falta de tiempo.

    Reply

  • Santiago Eximeno

    febrero 12, 2007 at 9:33 am

    Yo siempre he dicho que escribir no es nada pero nada divertido ni trascendente. A mí me horroriza. Lo bueno es que me encanta leer el resultado, ahí reside el encanto de todo.

    Reply

  • Charlotte

    febrero 12, 2007 at 5:59 pm

    Totalmente de acuerdo contigo, Santi, es cansado pero merece la pena (por lo menos durante un rato), aunque sólo sea por quedarse uno más a gusto y algo liberado.

    Javier, te entiendo, así estuve yo un tiempo. Pero donde esté la comodidad de tu propio ordenador y sillón…

    Violante: Es que como verso de inicio no me gusta nada, nada 😛

    Reply

  • Juan Antonio Fdez Madrigal

    febrero 12, 2007 at 8:08 pm

    Para mí también es un dolor escribir, aunque no siempre (a veces te sumerges tanto que ni te das cuenta). Lo peor de todo es lo que dice Javier: la falta de tiempo. Me frustra mucho porque así no hay manera de hacer algo en condiciones…

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Gabriella Campbell
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.