Que lo hayan inventado: Un buen ejemplo es este precioso y útil bol de soldaditos de plomo. Un poco caro, eso sí. Y no, no pienso fundir mi colección de Pequeños Ponis para intentar hacer un jarrón Ming.

-Que sigan ciertas leyendas en vigor. La más popular ahora mismo, según mi (cada día mayor) bandeja de spam, es que, chaval, si tienes el pene pequeño no vas a ligar ni con ayuda de varios hechiceros que hayan roto los tres sellos, profesores de Hogwarts, el Anillo Único, un grupo de especialistas cirujanos de Cambio Radical o intervención divina. Nada, si no usas MacroSuperDick 3000, ya sea en forma de extraño tubo con muelles, pastillas o bote de pomada, no te vas a comer una rosca en tu vida. Por supuesto nadie te ha contado que la media española está en 12 cms (así que resulta que NO la tienes pequeña), ni que, al igual que hay miembros más y menos grandes, también hay vaginas más o menos receptivas, y que es una cuestión de acoplamiento, técnica y experiencia; raramente de tamaño (excepto para señoritas aficionadas al fistfucking y a meterse botellas de champán por el lado gordo, y para señoras madres de cinco hijos con vaginas donde uno se podría perder al estilo Almodóvar). Hay otra leyenda similar (pero menos cruel a nivel de correo electrónico, aunque todo se andará) sobre las tetas. Sí, a los chicos les gustan los pechos grandes. Pero es que resulta que también les gustan las pequeñas. Y las medianas. Y las que son asimétricas. Y las que tienen pezones del tamaño de un satélite espacial. Y las que están mirando cada una para un punto cardinal. Y es que resulta que a los chicos les gustan las tetas, qué cosas.

El caso es que creo que debería enfatizarse más la calidad que la cantidad. Y es que, en cuestión de chicos, la regla del «15×15» es estúpida, burda y lamentablemente cercana a la realidad (lo de los 15 minutos; lo de los 15 cms es bastante indiferente). Y chicas, la Postura de la Estrella (lo siento, no puedo explicarla sin gesticular, pero ya os hacéis una idea) no gusta tanto como creéis. Resulta que a veces mola que os mováis un poquito (incluso en situaciones en las que no podáis moveros).

-Que cumpla 51 años: ¡Feliz cumpleaños, William Fichtner! Felicidades a nuestro sheriff medio-extraterrestre y caza-delincuentes compulsivo favorito.