Gracias a Juanma he encontrado el enlace a la curiosa lista de preguntas que sospecho que no llegaron a hacerse a Mariano Rajoy.

Por otro lado, la mega-médico me ha mandado hacer una analítica de esas que te miran hasta si tienes el VIH. Lo malo es que no tendré los resultados hasta dentro de un mes. De cualquier forma, siempre que me quejo de la Seguridad Social (y de lo que tengo que pagarle), me acuerdo de los horrores de la sanidad pública británica, y me siento mucho más satisfecha.

*Y cierta tontería que lleva rondando mi cabecita en los últimos días… si diagnostican lo que tengo y lo solucionan, consiguiendo hacer menguar, por ejemplo, los brotes depresivos y las alucinaciones migránidas, ¿dejaré de escribir? ¿ya no podré ser una poeta maldita? ¿perderá mi blog su savoir faire? ¿seré una persona más agradable y más aburrida? ¿es la paranoia gilipolloide un síntoma más que también conseguirán eliminar? Nunca se sabe, la ciencia avanza que es una maravilla.