Os hablé hace tiempo de algunos proyectos que había iniciado. El primero fue un ordenador que pinté y que decoré con zafiros. Aunque me gusta bastante el resultado, algunas pifias de principiante con el barniz se cargaron las posibilidades de ponerlo a la venta junto con otros aparatos modificados por mi hermano; y lamentablemente la caja es demasiado pequeña y limitada para usarla con los componentes de mi ordenador. Ya veré qué hago con ella, me temo que estas fotos se hicieron con el móvil y son bastante malas, pero es para que os hagáis una leve idea.

También tengo pendiente el proyecto de mosaico para el que he estado recogiendo cristales en la playa a lo largo del verano. Aunque la pared se pintó este año, la humedad está haciendo de las suyas y tengo que esperar a ver cómo aguanta las lluvias de estos meses para ver si puede seguir haciendo el mosaico sobre la pared tal cual o si tendré que desconchar toda la pintura antes de poder seguir (la idea es que ocupe toda la pared):

Os dejo un rato mientras me voy a pelearme con Quark XPress (cómo te odio), rellenar formularios y darle de comer a un gato hambriento que se está poniendo un tanto cebollón.

votar