Stars
Yo ya sabía que eras un astro
el día en que decidí que el mundo era en colores
que abrí la garganta a un nuevo pulso
Somos estrellas enormes y opacas
terribles, giratorios cuerpos de fuego andante
pupilas vulnerables con zapatos como armas de fuego
cañones de pólvora y trémula música viva
Y hay un espacio
fortificado y en constante asedio
sin escapatoria ni mansedumbre
oculto entre los pliegues de nuestras medias
que degluten piel fotogénica
porque el dolor nos sienta tan bien
y eres bella como sólo el lobo es bello
y eres radiante como sólo pueden serlo las constelaciones
y quiero parte de tu reflejo en espiral, quiero ser parte de esta gran coreografía apolínea
y mecerme en la calidez de tu sombra.
Unir de nuevo tu tripa con tus manos, quedarnos en nuestra construcción conjunta
overlap me, my Star.
Y he aquí el poema para Elena Eel. Elena me dio tema libre, pero reconozco que el poema está condicionado. No llega a ser un poema estrictamente sobre ella, pero sí inspirado en todas esas mujeres, como ella, creativas, poderosas y de intensa voluntad que hay por ahí. A mí me gusta llamarlas divas, y conocerlas es siempre una experiencia extrema, para bien o para mal.
Y sí, voy con retraso, todavía no he terminado el poema de la semana pasada, pero me temo que he tenido muchísimo trabajo.

Lo digo una vez más, si alguien quiere su propio poema, aquí están todos los datos.