DISCLAIMER: ESTE ES UN POST DE HUMOR

Tras mucho cavilar y parlotear con más expertos, he llegado a la conclusión de que existen tantísimas variantes de la música gótica porque, como tal, la música gótica no existe. Si uno piensa en el heavy, por ejemplo, sabe a qué tipo de música nos estamos refiriendo, al igual que ocurre con el rock, el indie, el pop o el country.

Sin embargo la música siniestra no existe como tal. Es imposible englobar en un solo género términos tan disidentes como el EBM, el Electro-Dark o el Gothic Metal. Hace apenas diez años, la «música gótica» se identificaba con grupos de metal oscuro como Cradle of Filth, de la misma forma que una persona «gótica» se identificaba por vestir de negro, y, sobre todo en el caso de las chicas, parecer una versión oscura de cualquier elfo tolkiniano. De hecho, para los chicos, la opción más atrevida era poseer un abrigo largo de cuero.

Y ahora, esto es un puto lío. Meretrices de Satán, Happy-Goths, Manga-Goths, Lolitas, Cyber-goths, Punks oscuros, Fetichistas, Medical Goth, Nazi-estetas. Al igual que la música. Pero considero que sí que es relativamente fácil encuadrar a un «gótico» (término que, por mucho que se empeñe Clara Tahoces, no usa ningún siniestro que yo conozca para identificarse) por su actitud:

-El Pseudo-Goth: Despreciado por otros góticos, el (o la) Pseudo-Goth viste de negro los fines de semana y escucha Evanescence, The Rasmus o Him. Suele ser joven y odia a sus padres y al mundo en general, «que no lo comprende». Algunos incluirían en esta clasificación al movimiento Emo.

-El Political Goth: Este gótico tiene ideales, y viste como tal. Adora la estética fascista y, aunque está muy lejos de raparse la cabeza (por lo menos entera) y atacar a inmigrantes, adopta la parafernalia ultraderechista como medio estético y conversacional. Generalmente inofensivos y relativamente cultos.

-El Goth Fashion: Este gótico vive para y por sus amigos. Sus tendencias estéticas y personales varían en función de lo que determina el grupo. Nótese el fenómeno «New Rock». Nunca un calzado tan incómodo y caro había tenido tanta aceptación.

-El Goth Único: En contraposición con el Goth Fashion, este gótico tiene que ir siempre a la vanguardia. Si en Londres se ha puesto de moda vestir con calzoncillos rosas por debajo de pantalones de plástico transparente, este gótico será el primero en lucirlos en su local de elección favorito. Ejemplos del Gótico Único son: El Gótico Victoriano, el CyberGótico, el Gótico SteamPunk, etc.

-El Goth Puro: El Goth Puro no habla contigo, porque eres un mero mortal que no sabe quién es Covenant. El Goth Puro no habla contigo porque, horror de los horrores, te has atrevido a llevar una nota de color en tu vestuario. El Goth Puro no habla contigo porque, por supuesto, es un nihilista sociópata que no habla con la gente y punto. Algunos Goths Puros están absolutamente convencidos de que son vampiros, de que la sangre Mola y de que el Apocalipsis está cerca.

-El Goth Atormentado: Nótense las marcas en la muñeca de los 18 intentos de suicidio, todos, por supuesto, fallidos. El Goth Atormentado lee a Bécquer, a Poe y tal vez a Lovecraft. Sufre terriblemente por una conjunción de desamor y fastidio vital que ni los de la Generación del 98.

-El Goth Friqui: El Goth Friqui sólo es gótico porque cabe la posibilidad de que algún otro alma siniestra también juegue al rol, lea manga y adore a Clive Barker (y porque las góticas le parece que están muy buenas). Posiblemente el más flexible de los góticos, con el tiempo acaba convirtiéndose en Friqui a secas y se une a la AEFCFT y acude a convenciones (sí, Santi, ésta va por ti :P).

-La Puta de Satán: La Puta de Satán ha observado que el hecho de llevar collar de perro, corsé de vinilo y medias de rejilla ha aumentado en diez puntos su atractivo natural. No es autodestructiva por naturaleza, pero puede fingirlo. También finge sentirse atraída por el sadomasoquismo, pero cree que el bondage es un tipo de tortilla francesa.

-El Happy Goth: Nadie entiende por qué el Happy Goth se junta con otros góticos. Es buena persona, simpática y risueña, que atrae sin problemas al sexo opuesto y es, probablemente, el único o la única que tiene relaciones sexuales de su grupo. Un misterio sin resolver, el Happy Goth gusta de invitar a sus amigos a cerveza y escuchar sus peroratas melancólicas, por lo que es inmensamente popular. Suele tener trabajo, sueldo fijo y ser independiente de sus padres. A veces se pone vaqueros y/o una sudadera. Un especimen extraño, es indispensable para que el grupo no se destroce a dentelladas, debido al alto nivel de cotilleo/puteo presente en todo grupo siniestro.

*Si alguien conoce más subtipos estaré encantada de informarme. Ante todo debe tenerse en cuenta el tono irónico de este post, tono que podría aplicarse a cualquier «tribu urbana» (como si tal cosa existiese) o incluso a mí misma.

**Editando: Gracias a las aportaciones de mis excelsos comentaristas, he podido distinguir cuatro categorías más:

-El Glam Goth: Ya sea en el sentido clásico del término (piensen en David Bowie) o en el más formal, el Glam Goth viste bien, y no le importa que por ello no se le considere un Gótico De Verdad. El chico Glam Goth suele vestir de traje negro impecable, y la chica Glam Goth podría ser Rita Hayworth en su momento más maquillado.

-El Voyeur Goth: Inclúyase aquí a la menda. El Voyeur Goth tiene amigos góticos, se junta con góticos, disfruta de ciertos tipos de música gótica y algunos sábados viste de manera gótica. Pero realmente es un infiltrado/a que tiene un blog y muchas ganas de perder el tiempo.

-El Barra-Goth: Muy parecido al Goth Friqui, posiblemente sea informático o trabaje en una tienda de respuestos electrónicos. Sea como sea, pasa completamente de su vestimenta (siempre que sea negra y que tenga como mínimo un abrigo de cuero) y de la música asociada al movimiento oscuro (¿Ves, Alfredo? No eres un Barra-Goth puro). Suele encontrarse pidiendo más cerveza, y sólo va a locales góticos porque su novia es aficionada a éstos (o porque coincide que la cerveza es barata).

-El Troll Goth: Nadie lo ha visto, nadie sabe si existe. Sólo aparece en foros y comunidades siniestras. Se distingue rápidamente por su falta de corrección ortográfica y su lenguaje SMS. Puede ser muy dañino (tiene muchos amigos troll-goths y muchas ganas de liarla), siempre que entiendas qué es lo que está intentando decir. Palabras como «puta», «zorra» y «maricon» (sin tilde) aparecen con frecuencia inaudita. Habitualmente en persona es apocado, tímido, adolescente y con mala suerte en el amor.

Y por supuesto, la gran categoría que me había dejado fuera:

-El Górtico (también conocido como «Sortániko»): Lee a Anne Rice. Se pinta las uñas de negro con rotulador. Se siente incomprendido/a porque en su portal todos los niños lo señalan por llevar una pulsera con pinchos. Está ahorrando para comprar sus primeras New Rock. Esta categoría, que empezó siendo exclusivamente malagueña, se está extendiendo de manera preocupante por el resto de la península. El Górtico/a utiliza muchos emoticonos, vive en el Messenger y utiliza dieciocho exclamaciones como signo de puntuación básico. Es la base del Goth, y el 90% de los componentes de las demás categorías han pasado por una etapa Górtica o Sortánika.