Turnoffthelightturnoffthelight
Apágameporquepuedequenoshayamosperdidoestesegundodemicroinversiónparasiempre.

Ya es la segunda vez en la última semana que hago meditación y me está trastornando seriamente. Hoy teníamos como elemento central el agua, y he visto cataratas, ríos, ondas marinas y hielo, mientras el aire tiraba de mí hacia arriba y flotaba exaltante, con el cerebro aturdido por la respiración abdominal, el olor del incienso y la música de restaurante chino. Por un momento he olvidado el cuerpo, he podido prescindir de la espalda que me atormentó el jueves pasado y del deseo estrambótico que me marea la libido en su constante acto de aparición/desaparición.

Por lo visto el agua simboliza los sentimientos, pero la profesora no ha querido decirme qué significa el aire ni por qué éste se empeñaba en alejarme de las cataratas y azotar mi plácido mar. Iba a preguntarle si estábamos hablando de gilipolleces pseudo-orientales o arquetipos jungianos, pero me mordí la lengua porque no le gusta que le pregunte cosas así y suele contraatacar criticando mi mala postura. Qué quiere, señora, llevaba mucho sin hacer tai-chi y esto exige mucho más que coger unas pesas en el gimnasio.

Fotografía de Víctor Miguel Gallardo.
Escuchando: My Sweet Prince de Placebo.
Leyendo: Mirando a las estrellas, de David Prieto.