main

domingo egopoéticopersonalpoesía

Domingo egopoético (3). Nada que declarar

julio 29, 2012 — by Gabriella0


















Nada que declarar
Miramiramía las explosiones
las pasiones entre las supergigantes
como las disputas en mis intestintos
como las grandes exhibiciones de mi adoración.
Llevo meses enjugando islas
esperan allí para llevarte en vacaciones prepagadas
asociadas para siempre a munición de diamante
(fuera kevlar, fuera blindaje)
con el peso de mi trasero de montura y flotando bajo la suspensión de mi sujetador
apenas realizo consultas a domicilio
asisto volando en vino: disoluciones de corcho y motores de avión.
Llévame en brazos hasta la puerta del exilio
aquí, afuera del mundo, aquí, detrás de los espectadores
hay un sitio donde está permitido salpicarlos con pedazos de nuestro cuerpo
en una coreografía estentórea, una GBU premeditada en acción.
—————————
*Intestintos, sí. 

Image: FreeDigitalPhotos.net

Os recuerdo que el miércoles empiezo con el desafío de deshacerse de cosas que sobran, por si alguien quiere apuntarse a hacerlo a la vez (aunque ya hay varias personas que me han comentado que llevan un tiempo haciendo algo parecido, por razones variadas, si alguien por ahí se ve saturado/a de cosas y necesita un poco de clutterfuck, que se anime y nos cuente qué tal le va el experimento, sea para un día, una semana o un mes entero).

domingo egopoéticopoesía

Domingo egopoético (2). Mancomunidad.

julio 8, 2012 — by Gabriella2





















Sobre el tacto aterido de los pestillos
se aposentan sus ojos
sobre la escarcha de nuestros dinteles
En los áticos
entre los carteles de la Hayworth en bañador
se reforman años, se reducen a contemplación
abandonan el ejército de la normalidad
aquí y allí una soga cayendo, una bolsa de plástico
algún catálogo de interior
Llegó una mañana en forma de regalo
envuelto en papel crespón con lazos de satén rojizos,
la nieve un espejo
su baúl cargado de dentífrico y viejos programas de televisión
tropezó al entrar en el hogar tiznado de cotidiano
el hogar inocente.
Desde entonces todos los domingos mientras suenan las campanas de la gótica 
y juegan los niños
se adormecen los mayores en sus mecedoras y nosotros
breves, reformados
nos turbamos y turnamos en su lecho
copas vacías de conocimiento
miras de escopetas a punto de arrancar
ella trajo la reforma y nosotros traemos la revolución.
————————–
Mancomunidad pertenece a mi poemario más reciente, Otra historia de violencia. Teniendo en cuenta el estado actual de las cosas en el mundo editorial tradicional, y a que incluso en las mejores de las condiciones la distribución física de la poesía es muy limitada, me planteo en serio la posibilidad de elegir otros caminos para este poemario. Ya se ha enviado a varios concursos y a editoriales, sin suerte, algo que no me sorprende: son muy pocos los editores que están aceptando en estos momentos contenidos nuevos, por razones más que obvias. Sé que el público para la poesía es muy escaso, y el público para determinado tipo de poesía es más escaso todavía, así que me pregunto si no sería mejor venderlo a un precio mínimo en ebook. Me encantaría conocer vuestras opiniones al respecto, ya sea por aquí o en privado por los canales habituales (gabriellavc(arroba)yahoo.es).


Otra historia de violencia pertenece a una época convulsa, y se centra sobre todo en la expulsión de una violencia mental y física que me permito contemplar en muy pocas ocasiones. También juega con el símbolo de la casa y del cuerpo ocupado, además de contar con algunos textos dedicados a mis siempre presentes supermujeres, ideales femeninos que se mezclan con tópicos, estereotipos y amores personales. Creo que se aleja bastante de Happy Pills, la forma es más dura y el contenido más optimista y cerebral. He intentado narrar alguna historia, describir la posibilidad del Apocalipsis, tanto el bíblico como el que nos hace falta para transformarnos como personas. En muchos sentidos creo que Otra historia de violencia es eso, una historia de transformación. Además de ser, claro, un intento de progreso, de avance tanto íntimo como formal.



Lo extraordinario es que a día de hoy este poemario, que terminé hace apenas unos seis meses, ya se me antoja obsoleto. Está claro que la poesía es un medio de expresión excepcional, fluido y temporal como nosotros mismos.


Imagen de: FreeDigitalPhotos.net

deprimentedomingo egopoéticoescriturapersonalpoesía

Domingo egopoético (1). Los desposeídos.

junio 17, 2012 — by Gabriella1

Los desposeídos
Capitula, capitula

una dermis vibrante sobre músculos atrofiados sobre huesos danzantes sobre venas de [cadáver

un presupuesto sólido de intereses

un caserío de afirmaciones y agujetas de tanto asentir con la cabeza

Con el cerebro mechado de nubes

las uñas agrietadas de tanto apresurar el atardecer

salada independencia, sed de paredes abiertas

goza usted de tantas aptitudes y tan pocas realidades

Pisando las casillas, desbrozando las pequeñas elecciones

mama y llora como si el universo fuera a morir esta noche

mama y llora como si las mayúsculas se inventaran para ti

inventa una nueva cartilla de excesos en dosis medicinales,

crea un listado que existe.

Hay enlaces a enlaces a enlaces que sí significan algo

sólo carne muerta, pero al fin y al cabo

tantas realidades y tan pocas aptitudes saltan al escenario, juegan y alborotan

sólo carne muerta, pero al fin y al cabo

energía pura, transformándose en mañana.

——————-
Texto: Mío

Imagen por cortesía de FreeDigitalPhotos.net