main

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores (56): Alejandro Gamero

diciembre 3, 2015 — by Gabriella15

Foto-960x720.jpg

A veces tengo la sensación de que los escritores de ficción y no ficción viven en extraños compartimentos separados y que solo se tocan mediante la magia de algún ensayo muy literario, un poema científico o algo sobre lo que nadie se pone de acuerdo, como aquel informe de la ley agraria escrito por Jovellanos. Incluso escuchamos y leemos comentarios del tipo “pero eso no es escribir de verdad” al referirnos a un articulista, un creador de contenidos o un copywriter.

A las personas que hacen comentarios de ese tipo me gustaría darles la enhorabuena por ser doctores cum laude en teoría literaria. Por aquello de que obviamente han resuelto de manera definitiva el problema eterno de la función estética (es decir, qué convierte a un texto en literatura) y de los géneros.

También me gustaría presentarles a mi invitado de hoy, Alejandro Gamero, escritor y content creator extraordinaire.

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 94 preguntas y subiendo). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). Hace unas semanas entrevisté a Nuria C. Botey y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace.  O si vais con prisa y queréis ver unos cuantos extractos rápidos, podéis ver el recopilatorio que hice de las primeras 47 entrevistas.

Alejandro Gamero (Sevilla, 1982) es licenciado en Filología Hispánica y trabaja como profesor de Secundaria. Antes de lanzarse a publicar un libro decidió ejercitar la escritura con un blog personal llamado La piedra de Sísifo, que lleva funcionando ya más de una década, tiempo en el que este espacio ha crecido hasta convertirse en una revista de divulgación cultural que se actualiza diariamente y en la que participan más de una veintena de redactores. Además colabora con otros medios como Culturamas. Ha publicado relatos en varias revistas y en antologías (la última es La librería a la vuelta de la esquina).

Alejandro es una de mis personas favoritas de la blogosfera, y su página es, en mi opinión, de lo mejor que hay ahí fuera: mezcla curiosidades, información y análisis de manera entretenida, elegante e inteligente. Creo que publicaciones como La piedra de Sísifo demuestran que no hay que rebajar el tono para entretener, ni meter dieciocho subordinadas incomprensibles seguidas para hablar de cultura.

ENTREVISTA relámpago A alejandro gamero

alejandro gamero

1. Un truco para enfrentarse a la hoja en blanco

La lectura es la gasolina del escritor. Lee a Borges y como mínimo escribirás un relato borgiano. Por eso, cuanto más se lea y más distinto sea menos probabilidades habrá de limitarse al estilo de un único autor.

  1. Serie a la que estás enganchado:

Es difícil ceñirse a una sola serie. Me decanto por el género fantástico y de ciencia ficción, y a partir de ahí entran en el saco series como The Walking Dead, Juego de Tronos, The Strain, entre muchas otras. Que conste que dejo fuera de la lista las series que han acabado.

  1. ¿Qué es lo más ridículo que has hecho por amor?

Escribir poesía. No se me ocurre nada más ridículo.

  1. ¿Vino o cerveza?

Cerveza por descarte. No tengo paladar para el vino.

  1. ¿Podrías tener una relación sentimental con otro escritor o escritora?

En esas estamos. Funciona bastante bien porque hay comprensión mutua. De otra manera no sé si podría dedicarle varias horas al día a escribir y que no me echaran de casa. Creo que hay que romper con el tópico de que todas las parejas de escritores son como Scott y Zelda Fitzgerald.

  1. ¿Cómo te sentiste la primera vez que te publicaron algo?

Publicar (y que nos lean) es la gran meta del escritor. Creo que es una de las mayores satisfacciones que puede deparar esta locura.

  1. ¿Tienes alguna cicatriz interesante? La librería a la vuelta de la esquina

No sé si será interesante pero tengo una cicatriz en la rodilla derecha. De la segunda vez que me atropelló un coche.

  1. ¿Es posible vivir de la literatura?

Es evidente que es posible. Según muestran las estadísticas, hay un alto porcentaje de personas que leen un libro o menos al año. En mi propio entorno hay muchas personas que no leen nada. Sería muy egocéntrico pensar que por el hecho de que yo no pueda la humanidad entera no pueda.

  1. ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?

Supongo que alguno de Barco de Vapor, aunque me aficioné a la lectura leyendo tebeos clásicos como Zipi y Zape, Superlópez, Anacleto, Carpanta y, cómo no, Mortadelo y Filemón. Tengo la colección completa y la llevo al día.

  1. ¿Cuál es tu gran punto débil como escritor?

Internet. Es al mismo tiempo una de mis principales materias primas y una de mis mayores fuentes de perdición. Tengo la esperanza de que todo el tiempo que gasto en la red al final me sirva para algo.

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace el entrevistado a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

Alejandro escoge la b) y me pregunta: ¿Crees que hay alguna diferencia entre ser bloguero y escritor? ¿Qué te ha aportado el hecho de tener blog en tu camino de escritora?

¡Pregunta doble!

En teoría no, no creo que haya ninguna diferencia. De hecho, muchos blogueros que conozco escriben mucho más que muchos escritores que conozco, por aquello de que tienen una periodicidad que mantener. Decir que no son escritores solo porque publiquen en un medio más inmediato me parecería absurdo.

Como he comentado al principio, hay muchos prejuicios asociados al acto de escribir. El escritor que vive en el imaginario colectivo es el novelista, el escritor de ficción que publica libros impresos; en el momento en que te apartes de esa imagen suele producirse cierta confusión.

Considero que soy escritora, porque escribo a diario, como oficio, y porque obtengo alguna remuneración por lo que hago, por pequeña que sea. Publicar en un blog es solo una faceta más de lo que hago. Otros tendrán otra idea muy distinta de qué significa ser escritor. No creo que haya diferencia entre ser bloguero y ser escritor en sí: creo que ser bloguero es ser un tipo concreto de escritor.

Respecto a tu segunda pregunta, merecería un artículo largo, me temo. Resumiendo muchísimo, diría que el blog me ha dado muy buenos contactos (y amigos) en el sector editorial; me ha ayudado a desarrollar una disciplina de trabajo; me ha servido para desarrollar mi escritura y entender qué es lo que interesa, qué hace que el lector siga leyendo y, sobre todo, me ha enseñado a relacionarme con ese lector mediante marketing y derivados.

También creo que me ha empujado a encontrar una voz un poco más mía, que ni sabía que estaba ahí.


Muchas gracias a Alejandro por sus respuestas. ¡No os perdáis la próxima entrevista!


Si te ha gustado esta entrevista, acuérdate de compartirla. También puedes apuntarte a mi lista de correo (envío contenidos exclusivos a mis suscriptores, solo dos veces al mes). Y si te gusta el contenido del blog en general y quieres leer más cosas mías (o simplemente echarme una mano), prueba a hojear alguno de mis libros:

Lectores aéreos gabriella campbellLectores aéreos (relatos con toques de fantasía tenebrosa): Disponible en Amazon y Lektu (¡solo 2,99 €!).

  • Puedes leer un avance gratuito aquí.
  • Puedes leer reseñas aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Y hasta en 20 Minutos, aquí.
  • Y sí, si tienes un blog o web de reseñas y te apetece leer y reseñar este libro, puedes pedirme un ejemplar de cortesía en gabriella(arroba)gabriellaliteraria.com.

el fin de los sueñosEl fin de los sueños (novela posapocalíptica de ci-fi/fantasía juvenil): Disponible en digital y en papel en la página de la editorial (y puede pedirse en cualquier librería).