main

escribirescriturarecortes

El consejo definitivo para corregir tu libro (y otros recortes literarios)

junio 12, 2015 — by Gabriella8

pencil-141166_640.jpg

Corregir apesta.

Hay gente a la que le gusta. Os lo juro, no me lo estoy inventando. Conozco a un escritor a quien le encanta reescribir y revisar, darle forma a su texto, terminar de esculpirlo. Pero también le gusto yo, y leerse sagas de quince libros del tirón, así que no sé hasta qué punto son fiables sus tendencias.

Por lo general, todos los escritores me cuentan lo mismo. “Argh, corregir”, me dicen y yo asiento.

Estoy corrigiendo ahora mismo, otra vez. La novela de siempre. Tengo lectores cero maravillosos, dispuestos a devorarla y luego escupirla y hacerla pedacitos crueles y amorosos. Pero hasta que no termine de reescribir no podré enviársela. Es lo mínimo que se merecen: una novela medio hecha, no un borrador atontado.

Hace poco di con uno de esos consejos definitivos. Se puede decir mucho sobre cómo corregir tu libro (demasiado, de hecho), pero diría que esta frase lo resume todo.

corregirherramientas para escritores

14 pasos básicos para corregir tu libro

octubre 24, 2014 — by Gabriella24

tool-379596_640.jpg

En un mundo ideal, todos los libros publicados contarían con un buen corrector. Y con un excelente portadista, maquetador y editor, pero no vivimos en un mundo ideal, como demuestran las portadas de muchas obras autoeditadas de romántica:

tumblr_mjv1toc5tS1r4sqyeo1_400
Para más portadas gloriosas de este tipo, visitad http://wtfbadromancecovers.tumblr.com/

Los buenos correctores, sobre todo los de estilo, son caros. Bueno, dejad que cambie esa frase. Una corrección cuesta una suma importante de dinero, más importante todavía para una empresa o emprendedor en un negocio tan competitivo como el editorial. Las buenas correcciones no son caras: si te pones a calcular cuánto se está sacando el corrector por hora (hora de mirar una pantalla llena de texto con concentración absoluta, de darle cien vueltas a la cabeza con cada frase) te sorprenderías de lo mal pagado que está. Pero a ti, editor o escritor, te sigue suponiendo una cantidad importante en total.

Y el escritor medio se pregunta: ¿por qué no puedo corregir yo mismo mi libro? ¡Qué va a saber un corrector de mi estilo? ¡Y si me cambia algo porque es demasiado atrevido, diferente, genial! (Con lo que tiende a demostrar que no entiende muy bien cómo funciona una corrección de estilo, o que está todavía en esa fase inicial en la que cree que todo lo que escribe es perfecto).

Obviamente el trabajo de un buen corrector, que tiene muchos años de estudio y experiencia en corrección, no puede ser sustituido. Pero sí podéis tener en cuenta algunos consejillos de lo más útiles. Son catorce consejos básicos, así que a muchos de los que me leéis, escritores avezados y experimentados, os parecerán fáciles y simplones, pero os aseguro que un porcentaje muy alto de los textos que han pasado por mis manos como correctora (¡o como lectora editorial!) desconocen estos principios. Solo con esto no puedes corregir tu libro, pero creo que, por lo menos a nivel formal, pueden encaminarte en la buena dirección. Y sí, claro que yo también me los cargo de vez en cuando: