main

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores (30): Alejandro Marcos Ortega

marzo 5, 2015 — by Gabriella3

AlejandroMarcosOrtega.jpeg

Hoy el día ha amanecido gris y apagado.

Lo cual es decepcionante, porque no es lo que corresponde a un jueves.

Los jueves son jueves de entrevista, así que todos deberían amanecer con sol radiante y pequeñas nubes esponjosas y unicornios voladores y monedas que caen del cielo. Bueno, mejor billetes, que una moneda mal caída podría perforarte el cráneo. Creo.

Hoy toca entrevista. Y hoy hablaremos con Alejandro Marcos Ortega.

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 90 preguntas y subiendo). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). La semana pasada entrevisté a Victoria Álvarez, y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace. Y ahora, vamos a hablar un poco del entrevistado de hoy:

Alejandro Marcos Ortega (Alcalá de Henares, 1986) está licenciado en Periodismo y ha formado parte de la primera promoción del Máster de Narrativa de Escuela de Escritores. Durante el mes de julio de 2010, participó en el programa Urban Storytelling en Turín con escritores y fotógrafos de toda Europa. En este marco escribió los textos de la exposición No Shelter que aúna textos con fotografías (a cargo de Jaime Alekos) sobre un refugio subterráneo de la Segunda Guerra Mundial. La exposición se mostró en la Noche en Blanco de ese mismo año en Madrid y posteriormente en Turín y en Viena. En septiembre de 2012 y con motivo de las Olimpiadas Culturales celebradas en Inglaterra, participó en el evento internacional WEYA (World Event of Young Artists) en la ciudad de Nottingham, donde expuso parte de sus trabajos y entró en contacto con artistas de todas las nacionalidades y disciplinas. Cada mes publica un artículo online sobre escritura creativa en Revista Chévere.

Como recordaréis, la novela El final del duelo, escrita por Alejandro, fue una de las obras recomendadas (y sorteadas) en febrero. Así que me decidí a entrevistarlo para que pudiéramos conocerlo un poco mejor. Todo vuestro:

———————————————————————————

ENTREVISTA relámpago A Alejandro Marcos Ortega

Alejandro Marcos Ortega1. Una serie a la que estás enganchado.

Solo una. Difícil. Juego de tronos, por ejemplo.

2. ¿A qué escritor, vivo o muerto, retarías a duelo de espada en un molino al amanecer?  

A Tolstoi, sin duda alguna. Pero tenemos que ir los dos vestidos como Ana Karenina durante el duelo.

3.  ¿Con qué tres adjetivos te describiría tu mejor amigo/a?

Ingenioso, irónico y mamarracha. O puede que solo mamarracha tres veces.

4.  ¿A quién querrías tener a tu lado en un apocalipsis zombi? 

A mi pastor alemán, Truman. La gente en los apocalipsis zombis huele fatal.

5.  Una pesadilla recurrente.

Me encuentro en un parque acuático o acuario, con grandes piscinas llenas de animales y de personas. Siempre sueño que me meto en alguna de las piscinas y que veo la sombra de ballenas y tiburones, solo la sombra. A veces camino entre las peceras y noto el peligro de que el cristal reviente. Tengo más. Soy muy recurrente y me da mucho miedo el mar.

6. ¿Dónde esconderías un elefante? 

Obviamente debajo de la alfombra. ¿Quién va a buscar a un elefante debajo de una alfombra?

7.  ¿Qué música escuchas para escribir? 

Noah and the whale, Keane, Coldplay. Música tranquila en inglés, aunque la uso solo para concentrarme, poco a poco voy bajando el volumen cuando me molesta y acabo por quitarla cuando estoy dentro de la historia. El final del duelo

8. ¿Tienes alguna “droga” para escribir (tabaco, café, alcohol, pastelitos de nata…)? 

Siento ser tan poco tópico, pero Coca-Cola. Light, además. Litros y litros. La uso para todo así que podríamos decir que no es una droga para escribir. Menos para dormir, me sirve para todo. ¿Es tarde para decir bourbon?

9.¿Qué libro poco conocido te gustaría que leyera todo el mundo? 

El buen soldado de Ford Madox Ford. Me impactó mucho el narrador y también la historia que cuenta. Aunque puede que mucha gente lo conozca y que en realidad solo sea desconocido para mí.

10. Si te obligaran a escribir un libro con otro/a escritor/a, ¿quién te gustaría que fuera?

Aunque ya no pueda ser, me gustaría escribir un libro con Carmen Martín Gaite. Ella los diálogos y yo lo demás. O ella escribiéndolo todo y yo mirándola trabajar, que probablemente sea como fuera a quedar mejor.

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace el entrevistado a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

Alejandro elige la a) y se pregunta: ¿Cuál es tu tema de conversación favorito cuando has bebido alcohol?

Dependiendo del día solemos tener tertulias muy animadas. Podemos hablar de Europa como concepto, de arte, de sexo, de cine, de cultura clásica, de sexo, de enfermedades, de fantasmas, de sexo, del origen del universo, de literatura, de sexo, de mamarrachas que cantan o actúan, de otros borrachos o de sexo. Somos muy completos.

—————————–

Muchas gracias a Alejandro por sus respuestas. ¡No os perdáis la entrevista del jueves que viene!

escritoreslibrossorteo

Sorteo de libros de febrero: Clara y la penumbra, y El final del duelo

febrero 20, 2015 — by Gabriella8

383944.jpg

383944

Ya sabéis cómo va esto: vosotros os apuntáis a mi lista de correo y yo sorteo libros.

Y este mes os traigo un regalito muy jugoso. Perdonaréis que llegue un poco tarde (¡ya de febrero queda poco!); ya sabéis que he andado triscando por el norte y trabajando en proyectos variados, pero no falto a nuestra cita mensual de sorteo de libros.

Entre ellos, destaca uno del que os hablé la semana pasada. He iniciado una colaboración con LEKTU, la plataforma de venta de productos digitales de la que ya os he hablado en alguna ocasión (y más que me oiréis hablar ahora, claro). Empezamos la semana pasada, y escribí para ellos un artículo largo y extenso y prolongado sobre las 10 cosas que espero de un ebook. Ahí me dedico a quejarme de todas esas cosillas irritantes con las que me voy encontrando cuando me leo las docenas de avances que leo cada mes para elegir los libros que sorteo. Es realmente un fastidio, porque a veces doy con libros de contenido excelente que no puedo elegir debido a una mala maquetación, corrección, diseño, etc. Es mi intención solo sortear libros digitales que os proporcionen una experiencia lectora agradable.

Aquí os traigo los títulos de los libros electrónicos que sortearé a final de mes en la lista de correo. Os recuerdo que para participar hay que apuntarse a mi lista de correo (para ello solo tenéis que meter vuestros datos en el cuadrito que tenéis ahí, en la columna a vuestra derecha), un lugar espléndido y lleno de maravillas del que no querréis iros nunca (bueno, a lo mejor sí, pero dejad que viva en mi mundo de pis de unicornio e ilusión maltrecha). Si ya estáis apuntados a la lista, no os preocupéis, entráis en el sorteo automáticamente. Y si no sabéis de qué va la lista de correo y qué ventajas tiene, solo tenéis que pinchar aquí.

Sin más dilación, los libros:

ClaraylapenumbraXXLClara y la penumbra, de José Carlos Somoza. Somoza no necesita presentación, ya que es un autor que ha tenido sus triunfos no solo aquí, sino también en el extranjero (hasta ha salido reseñado en Salon). Entrevisté a José Carlos para Lecturalia hace un tiempo, y además he tenido el gusto de coincidir con él en algún que otro acto literario. Tenía ganas de coger alguno de sus libros desde que salió La dama número trece, y le pregunté a una de sus fans, Cristina Macía, cuál era su mejor libro. Cristina apuntó sin dudar a Clara y la penumbra, y allí mismo, en el festival Celsius de Avilés, me lo compré en tochaco, en una edición preciosa de tapa dura, que el autor me firmó in person.

Clara es un libro muy complejo, y hablar de él me resulta también complicado, por la sencilla razón de que hay cosas que amo del libro y cosas que no me gustan nada. Lo curioso es que las partes que no me gustan nada son, a su vez, logros acertados del autor. Esa frivolización del ser humano, ese uso (sobre todo de la mujer) como mero objeto estético y sensorial me resultaba repugnante, y reconozco que me costó mucho empatizar con los protagonistas, tan poco humanos, tan poco como nosotros. Y he ahí el logro, un logro que tal vez juega en su contra: Somoza crea un mundo alienígena, un mundo donde las personas pueden ser lienzos en vez de personas, con todo lo que eso implica. Añádele a eso un asesino en serie, un misterio por resolver, y ya tienes una novela negra muy distinta a todo lo que has leído hasta ahora.

¿Y respecto a lo que me gusta (y mucho) del libro? Dejémoslo en que la prosa de Somoza en este libro es algo extraordinario. Y digo lo de siempre, aunque no os toque en el sorteo, compradlo. Leedlo y disfrutadlo, porque es espectacular.

Como soy una pobre pobre escritora, tendréis que contentaros con la edición del libro en digital, que este sale de mi bolsillo. Ojo: no puedo responsabilizarme de la calidad de la edición en digital, ya que yo tengo el libro en papel y, al regalarlo a través de Amazon, no veré el ebook en sí. Asumo que Planeta hará ebooks medio decentes. Ya me contaréis.

el_final_del_duelo_1192_a4phmCLhMuy diferente es el segundo libro que he escogido: El final del duelo, de Alejandro Marcos Ortega. Elegí este libro por la sencilla razón de que acababa de comerme unos ocho avances de libros repletos de subordinadas larguísimas, adjetivos a mansalva, clichéis a tutiplén, incluso uno que solía decir cosas como aparato volador en vez de avión (MIRAD LO QUE HAGO POR VOSOTROS). Me iban a salir adverbios por las orejas, y entonces me leí el avance de Alejandro. La prosa, sencilla y muy eficiente, me cautivó. Y luego la historia me terminó de secuestrar por completo.

El final del duelo tiene poco que ver con el libro de fantasía medio. Para empezar, ni siquiera tenía muy claro en qué tipo de espacio temporal se movía la obra, y es que las descripciones son escuetas y escasas, con lo que la aparición de determinadas imágenes tiene un impacto muy conseguido. No era fantasía épica a lo medieval, aunque había duelos, y topónimos como Sombraseca, que grita “fantasía con elfos” en voz muy alta. Tampoco era ciencia ficción, ni nada futurista. Hay combates de magia a lo manga o a lo videojuego (o a lo laser tag). Hay personajes femeninos potentes. Hay una historia de amor melancólica e imposible.

Hay gente homosexual. Y bisexual. Y es lo más normal del mundo. A nadie le sorprende.

Esto a muchos os parecerá una tontería y la verdad es que apenas tiene incidencia en la novela. Pero cuando te vas deslizando por la escala de Kinsey como si fuera un tobogán y te pasas la vida leyendo una historia tras otra tras otra tras otra de chico-conoce-a-chica-y-se-besan-muy-heterosexualmente, no os podéis imaginar el aburrimiento. Desde siempre, me he lanzado cual águila feroz sobre libros que trataban sexualidades alternativas de forma respetuosa (y si había sexo, mucho mejor, aunque os adelanto que en la novela de Alejandro es todo muy casto). Casi todo lo que escribo va también en esa dirección, y la falta de buenos personajes no heterosexuales es un tema del que me he quejado muy amargamente en varias ocasiones (de nuevo, en Lecturalia; el escritor de juvenil David Lozano también habla de ello en un artículo muy completo aquí en su blog). Así que encontrármelo sin esperarlo (porque en fantasía, sobre todo en fantasía nacional, es bastante raro) fue la guinda sobre un pastel delicioso.

No todo es genial y maravilloso en El final del duelo. Hay problemillas formales: comas que faltan o sobran, leísmos, repeticiones y alguna que otra frase malograda que podría haberse arreglado fácilmente con una corrección de estilo, aunque seguro que para lectores que no estén tan profesionalmente deformados como yo esto no supondrá ningún problema. La narración, en una muy eficiente y original segunda persona, depende de la reflexión del protagonista y esta puede hacerse también repetitiva, ya que insiste, como es lógico, una y otra vez en sus obsesiones particulares. Pero ninguno de estos peros pueden hacer sombra a una historia realmente notable, a un diseño y maquetación cuidados y agradables, y a unos personajes muy humanos a los que me encantaría ver de nuevo en algún otro texto. Como comenté en Goodreads, me alegra que esta sea una primera novela, porque eso me indica que, con suerte, tendremos mucho más, y seguramente hasta mejor. Enhorabuena a Alejandro por una opera prima francamente digna de admiración (¡y envidia!).

Así que mil gracias a Orciny Press por su buen trabajo en la edición, por arriesgar por una primera novela, y por ser tan tremendamente amables como para regalarme un ejemplar de cortesía en ebook de El final del duelo cuando se lo pedí. ¡Gracias!

En cuanto a vosotros: ahí lo tenéis. Si no estáis apuntados ya, id corriendo, que os podéis llevar estas lecturas de gratis, porque sí. Y si no ganáis, lo dicho: compradlos, que merecen mucho la pena.

 

 

alcoholescribirescriturapersonalrecortes

De lectores que vuelan, cántabros, alcohol, militares lloricas, comparaciones odiosas e idiomas que se desvanecen. Recortes de la semana.

febrero 6, 2015 — by Gabriella0

FreeVector-Free-Radiant-Background.jpg

FreeVector-Free-Radiant-Background

¿Qué he estado haciendo esta semana?

-Muy pronto, entro en colaboración (o pacto cthulhiano, no me han dejado muy claros los detalles) con un proyecto que llevo siguiendo ya desde hace un tiempo y que me encanta. Todavía no puedo decir nada (¿a que es repelente cuando la gente dice eso? Hype! Hype!), pero si todo va bien, la semana que viene empezaréis a ver el resultado.

Sigo trabajando en Lectores aéreos, intentando implementar algunas de las sugerencias de mis lectores cero. A veces tengo la horrible sensación de que esto no va a acabar nunca, porque cuanto más corriges más cosas surgen para corregir. Paciencia: esa herramienta indispensable del escritor. Ay, paciencia.

-Por lo demás, no hay mucho que contar. No salgo mucho de casa. Peeeero la semana que viene estaré en Santander, hablando en un instituto sobre El fin de los sueños y temas asociados, yéndome de blancos con autores como José Antonio Cotrina y Santi G. Albás, sufriendo las sardónicos comentarios de críticos como Jean Mallart e Ignacio Illarregui, echando el rato con lo mejor de la TerSa (Tertulia Fantástica de Santander) y, lo más importante, disfrutando de la compañía de amigos y de gatos.


Recortes de la semana

De lo que ando escribiendo ahora, una novela (larga) de fantasía pseudoépica escrita en primera persona. Como si yo estuviera allí. Si yo fuera una jovenzuela mentirosa, maga y posiblemente psicópata en un mundo con gente como esta:

El marqués goza de gran éxito entre las féminas. Los envidiosos dicen que es por la insaciable curiosidad de sus prometidas: él tiene fama de poseer un miembro en buena proporción a su cuerpo y conserva la costumbre de su tierra de no desnudarse ante sus mujeres hasta la noche de bodas. Hay apuestas en la corte desde hace años, desde la llegada del marqués, que solo se cobrarán a la muerte de este, o cuando alguien consiga colarse en su alcoba o sobornar a sus esclavos. Cuando los cortesanos preguntan a sus mujeres, estas simplemente se ríen, tapándose la boca con disimulo.

No tengo intención cercana de contraer matrimonio con el marqués, así que imagino que yo también iré a la tumba sin conocer la medida exacta de su virilidad. Ni ebrio suelta prenda, y dicen las malas lenguas, visto el rostro ruborizado de sus esposas tras las primeras noches de amor, que no tiene un solo miembro, sino dos.

***

Del libro Drinking Diaries, un compendio de historias y ensayos escritos por mujeres sobre su experiencia (tanto positiva como negativa) con el alcohol. Esta cita en concreto es del relato Slake, de Samantha Dunn, acerca del intento fracasado de una hija por entender la necesidad de su madre, alcohólica. Aunque habla del alcohol en particular (y de cómo intenta triunfar en su vida para darle a su madre todo lo que necesita y acabar con la sed que la está matando), creo que puede asociarse a cualquier adicción, o incluso al vacío inmenso que se nos cuela a veces por dentro:

IMG_20150203_221012741(De alguna manera, obtuve esta idea desde muy joven: que si tenía el éxito suficiente, podría matar a esta cosa insaciable. Pero claro que no).

 ***
Del libro The Better Angels of Our Nature, de Stephen Pinker, donde reflexiona sobre cómo el alfabetismo y la literatura podrían ser parcialmente responsables de una mayor empatía y una disminución en la violencia y crueldad a nivel europeo alrededor de los siglos XVII y XVIII (¿no es bonita esta teoría?), os dejo con este extracto de una carta de un oficial militar retirado al mismísimo Rousseau, hablando sobre su reacción (recordad, hablamos de un militar en el siglo XVIII) a la novela epistolar Julia o la nueva Eloísa. Para Pinker, la novela epistolar en concreto fue un detonante importante en un paso progresivo entre la indiferencia y la preocupación por los sentimientos y sensaciones de otro ser humano (lo de la relación entre lectura y empatía siempre me ha apasionado). He aquí lo que dice el exmilitar:

IMG_20150205_220217242(Has hecho que me vuelva loco por ella. Imagínate entonces las lágrimas que su muerte me han arrancado… Nunca he llorado lágrimas tan deliciosas. La lectura ha tenido sobre mí un efecto tan poderoso que bien habría muerto feliz en ese momento supremo).

 ***
Del artículo de Gregory Ciotti en Sparring Mind sobre si debemos compararnos con otros. Ciotti le da la vuelta a la tortilla habitual de “no te compares con los demás”. Argumenta que en cualquier profesión o actividad SÍ debemos compararnos, ya que es la mejor forma de aprender:

IMG_20150203_201251049(El objetivo no es duplicar el proceso, sino entender el impacto. La reacción. A menudo puedes aprender más estudiando la obra que escuchando al creador describir cómo llegó a existir.

Ten un modelo a seguir. Estudia a los mejores. Pide más. Algún día, si tienes suerte, un ídolo creativo podría convertirse en un rival creativo).

 ***

-Y para finalizar os dejo con una frase que me encanta de El final del duelo, de Alejandro Marcos Ortega:

IMG_20150203_184042030


Algunos enlaces de interés

Y recordad: si queréis más enlaces a todo tipo de contenidos literarios y artículos interesantes en general por la blogosfera, no tenéis más que seguirme en Twitter o en Facebook. O apuntaros a mi lista de correo, claro (tenéis el formulario ahí, en un cuadrito en el menú a vuestra derecha).


¿Y vosotros? ¿Qué tal ha sido vuestra semana? ¿Qué habéis escrito? ¿Qué habéis leído? Quedan a vuestra disposición, como siempre, los comentarios.


*Todas las traducciones son mías y aceleradas, así que perdonad errores y sutilezas de significado perdidas para siempre. Creo que lo importante se entiende.