main

poesíarecortes

Sowden, Domènech, Hessler, Tilsley. Recortes de la semana

marzo 20, 2015 — by Gabriella2

xyz5.jpg

Esta semana también ha sido movida, pero he conseguido rapiñar algunas notas que creo que son de interés. Para más enlaces y contenidos, ahí tenéis la página de Facebook, donde voy compartiendo todo lo que me llama la atención y que creo que podría gustaros.

Ahí van los extractos de lo que he ido leyendo y rumiando estos últimos días:

Mike Sowden y el horror de que las cosas empiecen a funcionar

Es su artículo en Fevered Mutterings sobre el ciclo de confianza/desconfianza en sí mismo del emprendedor, el escritor de viajes Mike Sowden habla del último punto, aquel donde nos quedamos paralizados por algo imprevisto: la alucinante posibilidad de que algo funcione.

sowden

De repente algo empieza a funcionar, de una manera que no puedes ignorar. Y, enfrentado a esta evidencia, tu corazón lo celebra junto con el resto de tu cuerpo (y empieza a propornerte algunas ideas salvajes, que probablemente deberías apuntar), pero luego, al rato, dice: “Bueno… bueno, vale. Parece que ha pasado. Pero eh, seamos realistas. ¡Es casualidad! Un buen premio de lotería, pero no seas tonto. Huye mientras puedas. CORRE. ¡AHORA! ¡HUYE, IDIOTA!

A veces que las cosas funcionen y vayan bien es tan estresante y difícil de asimilar como cuando van mal. Tenemos miedo. Miedo a confiarnos y a que todo sea una gran broma de los dioses, justo antes de mandarnos ese rayo gigantesco que destruye a nuestra casa y toda nuestra familia.

Ahora que el blog está creciendo de forma exponencial, reconozco que yo también tengo algo de miedo. Miedo a que sea algo casual, a que algo vaya horriblemente mal y desaparezcan las visitas, o a que me pase cualquier cosa que me impida actualizar y todo el mundo se aburra y se marche, a que todo sea una gran pérdida de tiempo y trabajo. Empiezan, como en cualquier página con cierto afluencia, los comentarios desagradables, las críticas sin mucho sentido, mi síndrome del impostor. Hay una voz persistente que murmura que todo esto se va a quedar en nada y que moriré de hambre en una esquina. Pero esa voz nace de muchas experiencias que decidí, en su momento, interpretar como negativas, sin querer verlas desde otra perspectiva mucho más útil: como escalones de aprendizaje por los que poder ir subiendo poco a poco.

y la sabiduría de las moscas

En su excelente análisis de las nuevas formas de prescripción literaria, Bernat reflexiona sobre la media, la estadística, la opinión de la mayoría y la recomendación horizontal. Habla del enfrentamiento entre la potestas, el poder coercitivo de unos pocos, y la auctoritas, la autoridad que otorga una comunidad cuando reconoce en alguien cierta capacidad (en la literatura actual, se trataría de la crítica oficiosa de toda la vida, de periódicos y suplementos culturales, frente al poder de la masa, representada por blogueros, reseñistas de redes literarias y etc.). Bernat se queda con lo segundo; como él dice, el criterio de la mayoría no es infalible (ni mucho menos), pero se acerca más a la media, al cálculo real. Vamos, que mejor un bombardeo de información para que cada uno se haga su opinión propia, que seguir a rajatabla la prescripción de unos pocos, controlados con mano firme por determinados intereses en vertical:

domenech

Peter Hessler y la permanencia frente al cambio

En un artículo brillante sobre su experiencia como escritor publicado en China, el autor Peter Hessler habla de la censura y de sus paradojas, y del rápido cambio de mentalidad en aquel país. El artículo entero no tiene desperdicio, pero tal vez sea este mi párrafo preferido:

Peter Hessler

El tema que una vez me preocupó, aquella representación clara de la pobreza, ya no parecía ser un tema sensible, por la rapidez con la que había cambiado China. “Con la distancia del tiempo ―me escribió Emily, en 2011―, todo lo que había en el libro resulta encantador, incluso esas flores sucias y cansadas”. En la gira que tuve hace poco, los periodistas con frecuencia hablaban de nostalgia, y decían que el paso implacable de la vida en China hacía que fuera difícil documentar este tipo de cosas. “A veces, en China, tienes una sensación de ahogo, y es difícil notar todas estas cosas”, me dijo Zhang Lijiao, un reportero de Beijing para el Diario de la Juventud China. “A lo mejor, como eres extranjero, puedes estar un poco separado. Tal vez es más fácil estar quieto. Tenemos una frase, yi bubian ying wanbian (puedes sobrellevar el cambio si sigues siendo el mismo). Si no te mueves, notas todo lo que se mueve a tu alrededor”.

Hessler también habla de cómo su traductor original (un colega profesor que fue obligado por el gobierno chino a traducir una sección de su libro) se convirtió después, gracias a traducciones posteriores, ya para Hessler, en un traductor de inmenso éxito, debido a que, por su falta de formación profesional como traductor, mantenía la afición por un lenguaje más clásico, menos “rápido”, que encantó a una nueva generación, ilusionada por el futuro pero a la vez nostálgica de lo que sus padres y abuelos habían visto y descrito. Tal vez es esta historia del traductor la que más me emocionó del artículo: de cómo alguien destacó precisamente por su amor y respeto al lenguaje.

La poesía cuántica de Joanna Tilsley

Descubrí a esta bióloga y poeta gracias a un artículo en Brain Pickings, y me declaro muy fan. Una de las cosas que me encanta de Maria Popova, la redactora de Brain Pickings, es su ojo para encontrar a talentos desconocidos, además de saber reinterpretar y analizar a los grandes de siempre. Maria nos cuenta como Tilsley realizó un compendio de 30 poemas (uno por día del mes del NaPoWrimo, como el NaNoWriMo pero con poesía) inspirados por conceptos científicos. Su trabajo artístico, esa recopilación de imágenes antiguas e ilustraciones olvidadas de todo tipo de manuales y científicos, es realmente espectacular. A continuación os dejo un ejemplo, con una muy pobre traducción que no le hace ninguna justicia, pero que os dará una idea de la belleza de las composiciones. Lo he elegido sencillamente porque era el más fácil y rápido de traducir, pero os animo a que le echéis un ojo al resto de los poemas:

Joanna Tilsley

Todo lo demás tiene su yin y su yan

pero tú… ¿qué tienes tú?

Tu singularidad geodésica no da cuartel.

¿Cómo es que eres inifinitamente vasto

e infinitamente pequeño?

¿Es este el punto en el que los magos pierden su cordura?

(XYZ/05 Agujero negro)

Siempre me ha fascinado la combinación de elementos aparentemente fríos y matemáticos con la subjetividad de la poesía, y es algo que estoy intentando aplicar a algunos de mis poemas más recientes, por lo que este libro de Tisley, quien escribe bajó el pseudónimo de xYz, me parece una auténtica maravilla. Los vende en su tienda de Etsy (¡sí, creados a lo casero!). Va derecho a mi lista de los deseos.

Y eso es todo por hoy. Ya sé que hoy he sido más breve, estoy segura de que encontraréis en vuestros corazones un hueco diminuto para perdonarme.

 

 

 

 

 

 

 

escribirescrituramiss cristalpoesíapoesía ilustrada

Trabajando en finde: Libelluloidea, poesía ilustrada

noviembre 22, 2014 — by Gabriella7

¿No es curioso cómo va cambiando lo que creamos, desde una idea inicial hasta el producto terminado (si es que existe el producto terminado)?

Me fascina que lo escrito se preste a tanto moldeado, a tanta manipulación. Incluso podemos darle color e imagen, más allá de las meras palabras que se forman al leer en nuestro cerebro.

Aunque ya había hecho alguna combo ilustrada con citas literarias famosas, tenía ya ganas de hacerlo con algo mío. Así que aproveché el primer borrador que tenía de mi poema Libelluloidea para sacar un extracto e intentar ilustrarlo. Personalmente me encanta ver el proceso creativo de otras personas, así que pensé que igual os gustaría ver un poco cómo fue evolucionando la cosa.

Todo empezó con el borrador del poema completo:

borradorLuego empecé con la imagen:

IMG_20141122_133330588Rellené el dibujo con más detalle y metí las palabras:

IMG_20141122_140143502Y finalmente quedaba darle color (lápices de acuarela, acuarela) y esperar que secara:

IMG_20141122_173605624Este es el resultado final. Si alguien quiere este original para su casita, enmarcado y todo, está a la venta en mi tienda de Etsy:

Libelluloidea_etsyY vosotros, ¿habéis estado escribiendo este fin de semana?

 

autosuperaciónDesafío 30 díasescribirescribir sin excusasescritoresescriturafilosofandohandmadehecho a manoleerlibrosliteraturapoesíaproductividad

10000 horas, o cómo aprender a escribir

diciembre 27, 2012 — by Gabriella8

Desde hace unos meses he estado recibiendo mensajes, algunos de personas a las que conozco bien, otros de personas a quienes apenas conozco, que me preguntan si puedo darles alguna recomendación para empezar a escribir.

Soy una persona que ha dedicado toda su vida, de una forma u otra, a lo literario: desde lo académico a lo profesional, pasando por mis aficiones personales. De primeras, recibir este tipo de mensaje me halaga, claro, porque implica que estas personas creen que tengo mayor conocimiento que ellas a la hora de escribir. Lo cual puede ser cierto, en casos concretos, si lo medimos según conocimientos teóricos o experiencia práctica; pero la realidad del asunto es que ante una hoja de papel en blanco yo soy tan pequeño saltamontes y me acojono tanto como ellos (o más, porque tengo mayor conocimiento de lo muchísimo que puedo cagarla). Y, tal vez, precisamente por eso, le he dado tantas vueltas a las respuestas que he ido proporcionando. Muchos me pedían referencias de algún blog, libro o taller de escritura. No soy muy amiga de estos, lo reconozco. En los cursos de escritura uno puede verse supeditado al criterio de determinado tipo de profesor/escritor que considera tener la última palabra, conocer La Verdad, o disponer del Método para producir best-sellers o para realizarse como artista (diría que cualquiera de estas dos opciones es un tanto peligrosa, por no hablar de que a veces da la impresión de que cualquiera que tenga un libro publicado puede cobrar por impartir enseñanzas de índole literaria). Me gustaría tener un blog concreto donde compartir con todo el mundo ideas y conceptos que considero que resultan útiles para aquellos que escriben, pero como ahora mismo no dispongo de tiempo para ello, me limito a publicar alguna cosilla en este, de forma ocasional, sobre el tema. Sea como sea, creo que este artículo en concreto es mi intento de responder a esas preguntas que recibo de vez en cuando: ¿cómo puedo aprender a escribir? ¿Cómo puedo mejorar? ¿Por dónde empiezo?

El mundo de la escritura sufre, a mi juicio, de un problema fundamental: hay demasiados escritores. Al igual que otros sistemas de producción, a su nivel más básico es muy fácil de llevar a cabo. Lo mismo ocurre con el mundo handmade: es muy sencillo colgar una pieza prefabricada de una cadena, por lo que cualquiera puede dedicarse a la venta de productos hechos a mano; o con el mundo del arte: cualquiera puede dibujar dos palitos y definirlo como una representación profunda del ansia existencial que inunda nuestro tiempo.

En el colegio nos enseñan a escribir, aprendemos a comunicarnos de manera escrita. Hasta cierto punto podemos describir con facilidad situaciones y objetos, podemos narrar un evento o podemos reproducir una conversación. Y cuando una persona disfruta de cierta habilidad algo superior a la media para llevar a cabo cualquiera de estas acciones, de inmediato se le alaba por ello: “Mirad qué poesía tan bonita ha escrito la niña; mirad qué casa tan preciosa ha dibujado el niño; mirad qué pasada de cajita de macarrones ha hecho el vecino”.

Muchas de estas personas dan por sentado que tienen talento, que disponen de una varita mágica que les permitirá, de una sentada, escribir una obra maestra, pintar un lienzo espléndido o componer la banda sonora de la última película de Disney. Y es cierto que existen personas que gozan de un talento inconmensurable que les permite, en efecto, alcanzar la genialidad con escaso esfuerzo. Pero son muchísimas menos de lo que pensamos. El talento ayuda, el genio produce atajos en el largo camino que es la realización en algún ámbito; pero existe una regla que se cumple con bastante rigor, y es la regla de las 10000 horas.

Según este concepto, 10000 horas de dedicación a alguna práctica serían las necesarias para llegar a un punto que podría considerarse de maestría. El ejemplo perfecto es el de aprender a tocar un instrumento, pero realmente puede aplicarse a muchísimas más cosas, y yo diría que la escritura es otro ejemplo clásico.

Y no hablamos solo de practicar, sin pensar, sin cabeza. Conozco personas que escriben hasta la saciedad, todos los días, como locos, y que sin embargo no avanzan, no muestran ninguna mejora. La razón es sencilla: no leen, que es la mejor forma de asimilar técnicas, ritmos, estética; se enfrentan con indignación a cualquier crítica constructiva; se niegan a salir de su percepción de lo que debe ser la escritura y la producción literaria. Además, no muestran ningún respeto por los materiales con los que trabajan: la sintaxis, la gramática, la ortografía. Desconocen por completo cómo funciona la narrativa, la poesía, el teatro o cualquier género con el que quieran trabajar. Esas 10000 horas no son solo de escribir, sino de estudiar, de leer, de entender, de irritarse, de pelearse con otros, de dudar de la capacidad de uno mismo, de tirar todo lo escrito a la basura. Como decía un amigo mío, que además es un poeta excelente, “la escritura es papelera, papelera y papelera”.

Aprender a escribir no es abrir la hoja del procesador de texto cada vez que nos viene la musa o nos hemos pimplado media botella de vodka. Aprender a escribir es pasarse el día entero leyendo, corrigiendo, estudiando, analizando y, por supuesto, escribiendo. Aprender a escribir es odiar con furia todo lo que escribes, porque sabes que puedes hacerlo mejor. Aprender a escribir es dedicarle esas puñeteras diez mil horas, y que valgan.

———————–

Image courtesy of papitchaya / FreeDigitalPhotos.net

Nota: No es la primera vez que hablo de algo y luego descubro que Sergio Parra ya lo ha hecho. Para saber más acerca de la regla de las 10000 horas, podéis leer su artículo en Xataka Ciencia.

autosuperaciónDesafío 30 díasescribirescribir sin excusasescritoresescriturahábitosherramientas para escritoresliteraturapoesíaproductividad

Desafío de diciembre: Escribir sin excusas

diciembre 1, 2012 — by Gabriella4

Como el mes pasado no tuve ningún desafío claro porque sabía que sería difícil crear hábitos nuevos en un entorno descontrolado (me pasé 11 días metida en un aparthotel con el Demiurgo, donde el 90% de los huéspedes eran mayores de 60 y finlandeses), estuve reflexionando acerca de a qué dedicaría el mes de diciembre. Ya hace un par de semanas decidí, por muchas razones, que sería un mes de escritura, pero no volví a una rutina más o menos ordenada hasta hace tres o cuatro días, que fue cuando empecé a escribir de manera obligatoria.

Y no es que no escriba. Todas las semanas envío dos artículos a Lecturalia, siempre relacionados con la lectura y la literatura en general. De vez en cuando actualizo los blogs. Y me paso la vida corrigiendo y revisando textos ajenos. Así que no es tanto una cuestión de escribir en general, sino de escribir algo mío, que es algo que he hecho siempre, pero de manera desorganizada, cuando pillaba un ratito. He aprovechado que tengo parada ahora mismo la novela en la que estoy trabajando con otra persona (por cuestiones laborales, no podremos seguir hasta bien entrado enero) y he decidido dedicarme en este tiempo a escribir algo solo mío, que está resultando ser también prosa. Pero los detalles no importan, lo que importa es el desafío, que es escribir 200 palabras todos los días, ya sea prosa o poesía, pero que no se trate de trabajo ni de ensayo.

Y os preguntaréis ¿por qué solo 200 palabras? ¡Si eso no es nada! Y no lo es, sobre todo para todos los que se hayan zampado la burrada del NaNoWriMo del mes pasado o aquellos que solo se dediquen a escribir. Pero yo no busco escribir una novela en un mes, busco establecer un hábito, una costumbre diaria. Y como me conozco, y sé que habrá días que escribiré 1000 palabras y días que no querré escribir una mierda, días que tendré tiempo libre y días que no lo tendré, prefiero que la tarea sea lo más sencilla y menos exigente posible, como debe ser a la hora de establecer un nuevo hábito.

Y ya que estamos a día 1 de diciembre, aprovecho. Hoy, día 1 de diciembre y día 1 del desafío, y aunque llevo ya unos días escribiendo, comienzo de manera oficial con el desafío:

1/12/2012: 692 palabras
TOTAL: 692 palabras

¿Alguien se une al desafío? Las reglas son muy sencillas:

-Debes escribir un mínimo de 200 palabras al día, todos los días, durante 30 días.
-El desafío dura 30 días, da igual cuándo. No tiene que coincidir con el día 1 del mes. Puedes empezar el 3 y seguir hasta el 2 de enero, por ejemplo.
-Si es posible, haz público tu desafío y progreso para que lo podamos compartir contigo, ya sea en tu blog, redes sociales, etc., o déjanos un comentario por aquí y lo iré compartiendo en este mismo blog.
-Yo he elegido escribir ficción, para separarlo de lo que es trabajo (ensayo), pero claro está que sois libres de elegir el género y formato que prefiráis. Que igual este desafío os viene genial para trabajar en una tesina, por ejemplo.
-¿Qué ocurre si uno falla, si no escribe un día? Obviamente esto queda en manos de quien quiera participar, pero yo diría que lo justo es tener que empezar otra vez de cero. La intención es conseguir una racha de 30 días seguidos 😉

Actualizando: Pues ya tenemos a dos catorce diecinueve (!) personas que se han apuntado, a ver qué tal nos va. Procuraremos darnos todos ánimos, recuentos y empujones.

Metas alcanzadas (iré actualizando conforme vaya avanzando el desafío):

  • Racha de 30 días: CONSEGUIDO
  • Racha de 60 días: CONSEGUIDO
  • Racha de 90 días: CONSEGUIDO
  • Racha de 120 días: CONSEGUIDO
  • Racha de 150 días: EN PROCESO

La idea final es, por supuesto, convertir lo de escribir en un hábito, y 30 días es la mejor forma de empezar, pero una vez te pones es difícil no seguir con la racha. 

-Si os animáis a participar, podéis uniros (si queréis) al grupo de Facebook, donde vamos haciendo el recuento y dándonos apoyo moral entre todos: http://www.facebook.com/groups/311381508975188/

-En la página ACCIONARTE han propuesto un desafío similar para el mes de marzo, para publicar los textos producidos en su web, por si a alguien le interesa participar.

———————–

Image courtesy of healingdream / FreeDigitalPhotos.net

domingo egopoéticopersonalpoesía

Domingo egopoético (3). Nada que declarar

julio 29, 2012 — by Gabriella0


















Nada que declarar
Miramiramía las explosiones
las pasiones entre las supergigantes
como las disputas en mis intestintos
como las grandes exhibiciones de mi adoración.
Llevo meses enjugando islas
esperan allí para llevarte en vacaciones prepagadas
asociadas para siempre a munición de diamante
(fuera kevlar, fuera blindaje)
con el peso de mi trasero de montura y flotando bajo la suspensión de mi sujetador
apenas realizo consultas a domicilio
asisto volando en vino: disoluciones de corcho y motores de avión.
Llévame en brazos hasta la puerta del exilio
aquí, afuera del mundo, aquí, detrás de los espectadores
hay un sitio donde está permitido salpicarlos con pedazos de nuestro cuerpo
en una coreografía estentórea, una GBU premeditada en acción.
—————————
*Intestintos, sí. 

Image: FreeDigitalPhotos.net

Os recuerdo que el miércoles empiezo con el desafío de deshacerse de cosas que sobran, por si alguien quiere apuntarse a hacerlo a la vez (aunque ya hay varias personas que me han comentado que llevan un tiempo haciendo algo parecido, por razones variadas, si alguien por ahí se ve saturado/a de cosas y necesita un poco de clutterfuck, que se anime y nos cuente qué tal le va el experimento, sea para un día, una semana o un mes entero).

escriturahandmadepoesíaproyecto poema

En proceso (más)

julio 10, 2012 — by Gabriella0

Otro pequeño vistazo al progreso de la entrega más reciente del Proyecto Poema. Como veis, avanza lento pero seguro. Os recuerdo que se pueden pedir poemas ilustrados (que recibirás gratis en tu domicilio) simplemente dejando aquí un comentario con el tema deseado y enviándome tu dirección postal a proyectopoema@gmail.com

Y si quieres apoyar el proyecto, siempre puedes comprar alguno de los originales en mi tienda de Etsy o realizar una donación por Paypal (no hay mínimo, toda donación es válida y estupendísima):

Botón para donar (Paypal o tarjeta de débito/crédito):

Pero sobre todo lo que más agradezco es que se comparta. Si has visto alguno de los poemas ilustrados y te ha gustado, por favor acuérdate de enlazar por Facebook, Twitter, tu blog o donde sea. Quedaré muy agradecida 😉

domingo egopoéticopoesía

Domingo egopoético (2). Mancomunidad.

julio 8, 2012 — by Gabriella2





















Sobre el tacto aterido de los pestillos
se aposentan sus ojos
sobre la escarcha de nuestros dinteles
En los áticos
entre los carteles de la Hayworth en bañador
se reforman años, se reducen a contemplación
abandonan el ejército de la normalidad
aquí y allí una soga cayendo, una bolsa de plástico
algún catálogo de interior
Llegó una mañana en forma de regalo
envuelto en papel crespón con lazos de satén rojizos,
la nieve un espejo
su baúl cargado de dentífrico y viejos programas de televisión
tropezó al entrar en el hogar tiznado de cotidiano
el hogar inocente.
Desde entonces todos los domingos mientras suenan las campanas de la gótica 
y juegan los niños
se adormecen los mayores en sus mecedoras y nosotros
breves, reformados
nos turbamos y turnamos en su lecho
copas vacías de conocimiento
miras de escopetas a punto de arrancar
ella trajo la reforma y nosotros traemos la revolución.
————————–
Mancomunidad pertenece a mi poemario más reciente, Otra historia de violencia. Teniendo en cuenta el estado actual de las cosas en el mundo editorial tradicional, y a que incluso en las mejores de las condiciones la distribución física de la poesía es muy limitada, me planteo en serio la posibilidad de elegir otros caminos para este poemario. Ya se ha enviado a varios concursos y a editoriales, sin suerte, algo que no me sorprende: son muy pocos los editores que están aceptando en estos momentos contenidos nuevos, por razones más que obvias. Sé que el público para la poesía es muy escaso, y el público para determinado tipo de poesía es más escaso todavía, así que me pregunto si no sería mejor venderlo a un precio mínimo en ebook. Me encantaría conocer vuestras opiniones al respecto, ya sea por aquí o en privado por los canales habituales (gabriellavc(arroba)yahoo.es).


Otra historia de violencia pertenece a una época convulsa, y se centra sobre todo en la expulsión de una violencia mental y física que me permito contemplar en muy pocas ocasiones. También juega con el símbolo de la casa y del cuerpo ocupado, además de contar con algunos textos dedicados a mis siempre presentes supermujeres, ideales femeninos que se mezclan con tópicos, estereotipos y amores personales. Creo que se aleja bastante de Happy Pills, la forma es más dura y el contenido más optimista y cerebral. He intentado narrar alguna historia, describir la posibilidad del Apocalipsis, tanto el bíblico como el que nos hace falta para transformarnos como personas. En muchos sentidos creo que Otra historia de violencia es eso, una historia de transformación. Además de ser, claro, un intento de progreso, de avance tanto íntimo como formal.



Lo extraordinario es que a día de hoy este poemario, que terminé hace apenas unos seis meses, ya se me antoja obsoleto. Está claro que la poesía es un medio de expresión excepcional, fluido y temporal como nosotros mismos.


Imagen de: FreeDigitalPhotos.net

deprimentedomingo egopoéticoescriturapersonalpoesía

Domingo egopoético (1). Los desposeídos.

junio 17, 2012 — by Gabriella1

Los desposeídos
Capitula, capitula

una dermis vibrante sobre músculos atrofiados sobre huesos danzantes sobre venas de [cadáver

un presupuesto sólido de intereses

un caserío de afirmaciones y agujetas de tanto asentir con la cabeza

Con el cerebro mechado de nubes

las uñas agrietadas de tanto apresurar el atardecer

salada independencia, sed de paredes abiertas

goza usted de tantas aptitudes y tan pocas realidades

Pisando las casillas, desbrozando las pequeñas elecciones

mama y llora como si el universo fuera a morir esta noche

mama y llora como si las mayúsculas se inventaran para ti

inventa una nueva cartilla de excesos en dosis medicinales,

crea un listado que existe.

Hay enlaces a enlaces a enlaces que sí significan algo

sólo carne muerta, pero al fin y al cabo

tantas realidades y tan pocas aptitudes saltan al escenario, juegan y alborotan

sólo carne muerta, pero al fin y al cabo

energía pura, transformándose en mañana.

——————-
Texto: Mío

Imagen por cortesía de FreeDigitalPhotos.net

arteconfettidiseñoescrituraliteraturapasodoblepoesía

Confetti, con Borja Rodríguez

mayo 9, 2012 — by Gabriella0

Borja Rodríguez es, además de un excelente diseñador gráfico, otra de esas personas a las que le gusta jugar con la conjugación de imagen y texto. En su proyecto Pasodoble, Borja ofrece la imagen y selecciona poetas para que aporten un texto compañero. Podéis ver todas las entregas hasta la fecha en este enlace, y a continuación os dejo aquí nuestra colaboración. Lo visual queda en sus manos y lo textual, en las mías:

Confetti
He decidido celebrar mi soledad
el Día en que nos conocimos yo y yo
que perpetuamos nuestra devoción a la luz de luna velas maquillaje y focos
a la luz del fuego que se crece entre nosotros
que mastica incansable restos playeros de cuarzo testigos de nuestro idilio
A la boda acudirán todos aquellos primos que nunca conocimos, aquellos que residen
en las entretelas de nuestro multiverso, en los forros de todas las realidades
los bebés cascados de nuestras madres, los encajes siniestros de los no natos, las panderetas
insufribles de los hijos ajenos
los tambores cansados de viejos nativos, adorables ancianos de relatos obsoletos
el pastel se cubrirá de ferias, amigos y ex-amantes con brazos llenos de glosarios,
girasoles, enciclopedias y manifiestos
orquídeas que siempre nos darán la razón
y que elogiarán nuestras enaguas con el sarcasmo de los mejores críticos,
con el privilegio de las clases más pobres de bolsillo y ricos de espíritu
con el privilegio del cínico, el abandono del sensualista
la rueda sublime de nuestra dopamina entrelazada
la boca afilada de años y años y años de amarnos con tanta pasión, tanto desenfreno
que hasta los dioses nos maldecirán, enfermos de achares.
He decidido celebrar mi soledad.
Puedes venir a verlo, un rato, si quieres.