main

personalvacaciones

¡Vacaciones!

julio 1, 2015 — by Gabriella9

07

Como ya he informado en el artículo anterior y en las redes sociales, el blog permanecerá calladito durante un par de semanas (hasta el 14 de julio) mientras aprovecho para descansar, viajar al norte y remojarme los pies en el Cantábrico, que dicen que está fresquito.

Veréis poca respuesta a comentarios, emails y etc., por aquello de que estaré muy ocupada rascándome la tripa. ¡Pero no dejéis de compartir y participar! El blog está lleno de cosas que seguro que no habéis leído todavía. Y el día 14 todo volverá a la normalidad.

¡Nos vemos a mi vuelta!

vacaciones

FIESTA

agosto 12, 2014 — by Gabriella0

Y seguimos así:

Pinkie_Pie_blows_party_horn_in_Rainbow's_face_S4E04

Imagino que para la semana que viene, cuando el Sr. Cotrina se haya marchado y la vida haya vuelto un poco a su cauce normal, regresaré a algo parecido a la productividad.

No recuerdo cuándo fue la última vez que tuve vacaciones, pero le estoy cogiendo el gusto.

El gusto y un porrón de kilos de más.

 

Si os aburrís en mi ausencia, aquí os dejo deberes:

vacaciones

De pesca: Las consecuencias de jugar con gusanos.

octubre 23, 2009 — by Gabriella1

Esta madrugada, picados por la curiosidad, nos fuimos a la playa a acompañar a unos amigos que se iban de pesca. Usan cebos vivos, y aunque me parece una gran crueldad ensartar a un bicho vivo en una aguja para que luego se lo zampe un pez, no puedo negar que los gusanos coreanos ejercen una extraña fascinación. Tras el asco inicial, unas cuantas cervezas me animaron a cogerlos en mis manos, y es increíble cómo se retuercen sobre sus múltiples patitas. No debí hacerlo.

Y es que luego, una vez ya en la cama, soñé una y otra vez con los dichosos gusanos. Al más pleno estilo gore, se me metían bajo la piel de los dedos con asquerosas consecuencias que no relataré aquí por respeto a mi propio estómago. Mis amigos no pescaron nada, pero yo sí que pesqué una experiencia onírica de lo más desagradable, posiblemente provocada por la digestión todavía activa de un opíparo desayuno inglés que nos zampamos en un bar anglosajón de la costa, de esos donde los camareros apenas hablan español y el número de tostadas con mantequillas es inversamente proporcional a la necesidad alimenticia básica de cualquier ser humano.

¿Quién dijo que la pesca era aburrida?

Editando: Para más información, el desayuno se componía de dos huevos fritos, una gran salchicha, tomates de lata (o alubias) y varias tiras de bacon crujiente. Aparte iban tres tostadas con su correspondiente mantequilla y mermelada. ¿Hambre? ¡A mí me está dando sólo de recordarlo!