main

artículos ampliadosescribir

Cómo aprovechar tus 10000 horas de escritura

abril 6, 2016 — by Gabriella39

10000-horas-de-escritura.jpg

Gladwell. Outliers. 10000 horas.

Si no te suena, es posible que esta sea tu primera visita a mi blog, porque hablo mucho de eso de las 10000 horas. Demasiado, tal vez. Es un concepto hermoso.

No todos los conceptos hermosos son realistas. La belleza no equivale a verdad, por mucho que se empeñaran algunos griegos hace mucho, mucho tiempo. Malcolm Gladwell explicó que hacen falta 10000 horas para llegar a ser realmente bueno en algo. Eso tiene su discusión, claro. Escribir la palabra pene durante 10000 horas no te convierte ni en escritor ni en pornógrafo. Y, por supuesto, si tienes una habilidad natural, llegarás a la maestría mucho antes que alguien que no la tiene.

Pero quedémonos con lo que nos sirve del concepto y expliquémoslo un poco mejor. Hablamos de 10000 horas de práctica consciente, deliberada. De una práctica que sabe muy bien hacia dónde va (tiene una hoja de ruta), que ha analizado sus opciones para optimizarse de la manera más… bueno… óptima, y que siempre está en ese punto ideal de leve presión, ese punto donde hacemos algo que es levemente difícil para que podamos aprender algo (y para que podamos entrar en estado de flow). Esa práctica donde hacemos todo lo necesario para intentar ser los mejores en lo que hacemos.

Me he encontrado con escritores que me han dicho que han hecho más de 10000 horas de escritura a lo largo de su vida y que siguen sin ver resultados.

He pensado que tal vez podría hacer una lista de cosas que considero fundamentales para progresar como escritor (tanto a nivel artístico como comercial), y ya cada uno podrá hacer examen de conciencia.

10000 horasLa musa es en realidad una especie de parásito cerebral poco conocido, que inyecta sustancias químicas casi mágicas en nuestro flujo sanguíneo para poder alimentarse de nuestras neuronas la mayor cantidad de tiempo posible. 
Es por esto por lo que, de media, los escritores vivimos más. Debido a la rapidez inaudita de este parásito, ningún científico ha dado todavía con una imagen plausible de su forma. Mientras, ahí tenéis un ácaro.

Yo estoy condicionada por mi experiencia pasada y presente. Mi conocimiento es limitado y solo hablo de lo que sé. Algunos de estos puntos os parecerán evidentes, pero os pido que lo penséis muy bien: a veces damos por sentado que hacemos ciertas acciones que realmente no hacemos (como cuando nos pregunta el médico si hacemos ejercicio y decimos que sí, aunque hace tres meses que no nos hemos puesto las zapatillas de deporte y el sofá tiene un hueco ajustado a las medidas exactas, al milímetro, de nuestro culo).

Allá van. Todas las cosas que deberíamos estar haciendo durante nuestras 10000 horas de escritura. Que no son solo escribir. Aun así…