main

corregirherramientas para escritores

Cómo superar la resaca de tu primera corrección

mayo 29, 2018 — by Gabriella32

shutterstock_1098649520-960x662.jpg

Este artículo iba a llamarse Tu primer libro es una caca (y eso es bueno).

Por suerte (creo) no suelo quedarme con mi primer título. Nuestras primeras ideas no son, necesariamente, las mejores ni las más convenientes. Algo parecido ocurre con nuestro primer libro, nuestro primer relato, lo primero que enseñamos al mundo. Peor aún: ocurre con lo primero que otra persona nos corrige, ese momento crucial donde somos conscientes de que somos seres imperfectos, fallidos, erróneos.

Y eso siempre duele, porque en nuestra cabeza somos todos anuncios de champú.

primera corrección
Tienes un moquito.

Creo que es en la primera novela donde nos llevamos el golpe más duro. O en nuestro primer libro de relatos o de ensayo: en la primera obra donde hemos invertido meses (¡tal vez años!) de nuestro tiempo, pobres corderitos inocentes y esperanzados que nos creemos el vástago secreto de Heminway con Le Guin.

Sobre todo este tema hemos hablado mucho en el grupo de Facebook El escritor emprendedor, donde un grupo aguerrido de autores independientes nos ayudamos (¡y consolamos!) mutuamente. Esa conversación se ha trasladado a nuestras webs y blogs, y han surgido muchos artículos al respecto en este último mes. Concretamente, Esther Magar y servidora quisimos hablar de cómo afectaba al autor recibir su primera corrección profesional.

Así que este texto que vas a leer es doble: yo hablo de la teoría e intento aportar herramientas para lidiar con todo esto, y Esther ha entrevistado a varios autores para que nos cuenten su experiencia personal. Os recomiendo de manera muy encarecida que vayáis a leer su artículo también.

Hablemos entonces de corrección, lectores/escritores míos. Y hablemos de desastre.

escribirescritoresescrituraherramientas para escritoresmúsica

¿Qué escuchas cuando escribes? 23 autores nos dan su respuesta

noviembre 10, 2015 — by Gabriella61

violin-993847_1280-960x1120.jpg

La música es algo sobre lo que los escritores no suelen ponerse de acuerdo. Más allá de las discrepancias normales de gusto, suele haber dos divisiones evidentes.

Por un lado está el bando de los melómanos inspirados, de aquellos que gustan de acompañar sus sesiones de escritura con algo de música de fondo.

Por otro lado están los de despiste fácil, como servidora, a los que la música nos distrae.

Aunque alguna vez he puesto determinadas canciones para entrar en cierto estado de ánimo (sobre todo al escribir poesía), tengo bastante claro que la escritura en sí no puedo combinarla con ningún tipo de distracción. Y es algo frustrante, porque la música me acompaña en todo lo demás: música para prepararme para salir, música para acallar la mente, música para disfrutar de voces que despiertan una extraña sensibilidad; música para quitarme un cabreo o incluso suavizar una migraña (el primer disco de Birdy tiene un efecto extrañamente tranquilizador sobre mi persona). Y no hablemos ya del poder evocador de algunas canciones, de cómo detonan una retahíla de recuerdos. La música para mí es emoción y memoria.

Tal vez por esa emotividad y por esa afición al recuerdo, la música me resulte una distracción demasiado poderosa. Pero eso no quita que me llene de curiosidad saber qué escuchan aquellos que sí escuchan música mientras escriben. Y espero que a vosotros también, porque se han prestado, ni más ni menos, 23 autores a compartirla con nosotros.

A todos les he pedido un enlace a la canción que más utilizan para escribir y una imagen de alguno de sus textos manuscritos. He de decir que algunos escritores son muy independientes y se lo montan por su cuenta, como Jesús Fernández.

Respecto a todos los demás, aquí los tenéis. Que aproveche: