main

escribirherramientas para escritores

Cómo escribir una novela con el método de las 30 escenas

diciembre 1, 2016 — by Gabriella37

colorful-1836348_1280-960x640.jpg

Se dice que hay escritores de brújula, libres como el viento, y escritores de mapa, gente aburrida que se sienta a marcar su camino con boli barato y feo (de esos de publicidad que nunca pintan) en vez de responder a la llamada de las musas.

Otro dicho de esos que hacen más mal que bien, sospecho.

Uno de los problemas más comunes que me cuentan escritores (sobre todo escritores noveles) es que han llegado a la mitad de su novela y andan totalmente perdidos y bloqueados. Se debe en parte a que la mitad de la novela es la parte más tediosa y aburrida, pero también es una cuestión técnica. Al principio todos nos creemos escritores de brújula, pero en realidad conozco a muy pocos autores que funcionen así. Los que conozco son extraños genios con mentes prodigiosas y memorias espeluznantes (e incluso esos, con el tiempo, se han dado cuenta de la utilidad de cierta planificación).

escenasY luego está ese tercer tipo: los que buscan fórmulas mágicas de superventa y tienen brújulas así de peculiares.

Hay maneras incontables de planificar una novela y ya hablé de algunas de las más conocidas aquí. Todo el que te hable de su método te dirá que es el único y el mejor, pero si tenemos en cuenta que cada persona es un cúmulo de experiencias, circunstancias y procesos de aprendizaje distintos, tiene sentido que al final lo importante sea encontrar qué método te funciona a ti. Dicho esto, esta mañana me topé con un sistema que me pareció, cuanto menos, curioso. Se trata del método 10-20-30, que también podríamos llamar el método de las capas o el método de las 30 escenas.

escribirescritura

20 maneras de volver a enamorarte de la escritura

julio 28, 2015 — by Gabriella26

balloons-693707_1280-960x1280.jpg

No, este no es otro artículo sobre cómo vencer a la página en blanco.

Eso es para principiantes. ¡Ja!

Tú no tienes problemas con la página en blanco. Tienes claras tus prioridades, tienes claro que esto es lo que quieres hacer. Te sientas todos los días a escribir y salen palabras, tengas o no la fuerza de voluntad para ello. Incluso has vencido a la procrastinación. Pero a veces eso no es suficiente. No, esta lista es para el tedio. La sensación insidiosa de apatía y desinterés que te embarga cuando compartes un café con alguien con quien llevas casado/a treinta años y a quien ya no tienes nada que decirle. Todavía lo/la quieres, sí, pero todas las cositas pequeñas del día a día han hecho que te olvides de cuánto.

Sí. Esta es una lista (otra lista, Gabriella, eres de lo más original) para recuperar la chispa. Para que tiréis el café al suelo y acabéis haciendo el amor apasionadamente sobre la mesa de la cocina.