main

escribirescritoresescrituraherramientas para escritorespaperblanks

Bolis, plumas y cuadernos: 25 autores nos enseñan sus herramientas de trabajo

septiembre 1, 2015 — by Gabriella29

pencil-599116_1280.jpg

Hay una parte misteriosa y muy privada del escritor, de la que no hablamos mucho.

Es una de sus partes primordiales, aparte del corazón, el cerebro, el hígado y el huesecillo del culete. Es una extensión de los que escribimos, como una modificación cibernética, un añadido quirúrgico. Pero mejor.

Hablo de nuestras herramientas.

escribirescritoresescriturafreewritingherramientas para escritoresleerlifehackingpaperblanks

10 trucos de bloguera para vencer a la página en blanco

junio 27, 2014 — by Gabriella11

notepad-407197_640.jpg

La página en blanco.

Dicen que es uno de los grandes temores de los que escriben, y forma parte de la imagen popular del escritor: el pobre artista se mesa el cabello, atormentado por su propio bloqueo, paralizado ante una hoja impoluta, ante un documento de texto vacío. No es tan frecuente como uno se podría imaginar, pero ocurre. Muchos lo atribuyen al miedo (miedo a fracasar, a escribir algo que no merezca la pena); otras veces se debe, sencillamente, a una falta de ideas. Y es normal, no podemos tener ideas todo el tiempo, a todas horas. No somos máquinas inspiradas de producir genialidad.

¿O lo somos?

¿Cómo son tan productivos algunos artistas? ¿Por qué parecen un caudal constante de originalidad, de creación? ¿Qué tienen ellos que no tengamos nosotros?

No sé vosotros, pero yo rara vez sufro ya de ese temido síndrome. Cuando escribía para Lecturalia, hubo una época en la que producía bastantes artículos a la semana. No es un ritmo que le desee a nadie, porque, sí, hay un número limitado de cosas que se pueden decir sobre el mundo de la literatura, y había ocasiones en las que me quedaba paralizada, a medio camino entre el miedo a haberme quedado seca y el vacío cerebral. Así que me vi obligada a recurrir a muchos trucos y maneras para activar los jugos creativos, para obligar a las musas a visitarme, lo quisieran o no (reconozco que el principal era pasarme horas perdida en el maravilloso agujero de tiempo que son las secciones culturales de periódicos de todas partes, y las webs de actualidad literaria y editorial, y acababa siendo el remedio peor que la enfermedad). Pero muchos de esos trucos me sirvieron luego para escribir ficción, y los he ido adaptando para la narrativa.

Así que, amigos escritores, amigos narradores, os ofrezco aquí mis trucos personales. Puede que algunos no sean para todo el mundo. Pero creo que alguno acabará por sacaros del atolladero: