main

escribirherramientas para escritoresminirrecortes

Tres preguntas para acabar con tareas estúpidas

mayo 11, 2016 — by Gabriella16

stairs-863348_1280-960x638.jpg

Todo esto de ser escritor 2.0 es muy cansado.

Blogs, redes sociales, edición (si eres indie), listas de correo, SEO, networking, podcasts, vídeo… Solo para eso de promocionarnos la lista es interminable (y por eso os hice un resumen de lo mejor aquí).

Ayuda mucho hacerse la pregunta del 80/20. ¿Qué tareas me proporcionan un rendimiento del 80%, un retorno importante, y cuáles no son más que tareas menores, que me ofrecen solo el 20% de resultados?

Tenemos claras las labores fundamentales, ¿verdad? Escribir, corregir, leer y todo lo que implica una buena edición si somos autopublicados.

¿Pero qué hay de todo lo demás? Todo aquello que nos aseguran que es INDISPENSABLE para nuestra labor. ¿Es absolutamente necesario tener (y mantener) un blog? ¿Es imprescindible tener una presencia activa en redes sociales? ¿Moriremos de manera horrible si no tenemos un canal de booktube?

Creo que la mejor respuesta que he leído hasta la fecha la dan Sean Platt y Johnny B. Truant en su libro Iterate and Optimize. La respuesta consiste, paradójicamente, en tres preguntas. Tres preguntas que has de hacerte, oh, escritor/a indeciso/a, cada vez que alguien te zarandee por los hombros y te pregunte que cómo diantres no estás en Periscope grabando vídeos de Snapchat con anuncios de Pinterest, OH, INSENSATO:

arteautosuperaciónminirrecortes

Soy muy mayor para empezar a escribir

mayo 3, 2016 — by Gabriella58

empezar-a-escribir-960x729.jpg

“Soy muy mayor para empezar a escribir”.

Yo lo pensé cuando cumplí los treinta. Eh, con treinta años se supone que ya tendrías que tener tu vida algo encaminada, ¿no? Yo me dedicaba a otras cosas (ninguna de las cuales, por cierto, me gustaba especialmente). Sabía que era imposible ganarse la vida escribiendo. Tendría que haber empezado mucho antes.

“Soy muy mayor para empezar a escribir”.

Se lo oí decir hace poco a una chica de 24 años. Supongo que es que si no eres joven, muy joven, un prodigio de 12 años, a nadie le interesa lo que tienes que enseñar.

Nos rendimos antes de empezar, creo. Subestimamos el poder de la acumulación, de la repetición, de la resistencia. De la experiencia.

Después de todo, ya llevamos años de vida encima. ¿Será tarde para convertirnos en buenos artistas?

Carmen Herrera tiene 100 años. Sigue pintando. Ha sido en los últimos 12 años cuando ha sido (re)conocida, aunque lleva pintando 81. Necesita un poco de ayuda para los brochazos grandes y para mover sus lienzos enormes. Para ello tiene a su asistente, Manuel Belduma, al que contrató por su ausencia de conocimientos artísticos. Así, sigue con exactitud las instrucciones de Herrera, sin modificaciones ni molestas sugerencias.

mayor para escribir(Póster del documental de Alison Klayman sobre la pintora cubana)

Lleva desarrollando un estilo consistente, reconocible, toda su vida. Lo suyo no ha sido una maratón, ha sido un doble Iron Man cruzado con ocho triatlones y una semana de crossfit con Kaito de Bola de dragón. Lo suyo es expresionismo geométrico, abstracto, a dos colores. Su obra se ha simplificado, como si con el paso del tiempo hubiese ido eliminando todo lo superfluo, hasta quedarse con lo esencial.

Una vez terminado un cuadro, Belduma lo cuelga en la pared y Herrera lo contempla largo rato, a veces durante días. Si no le convence y considera que no tiene arreglo, toca empezar de nuevo. Como todas las novelas, cuentos y poemas que no salen bien.

Vivió en París durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando no había lienzos, pintaba sobre arpillera.

“Cuando no tienes gran cosa —dice Herrera—, cualquier cosa sirve”.

Para pintar durante 81 años solo hace falta empezar y ver hasta dónde llegas.

¿Eres muy mayor para crear?


 

escribirminirrecortes

¿Estás trabajando en una paradoja o en un problema?

abril 30, 2016 — by Gabriella13

traffic-lights-514932_1280.jpg

Dice Seth Godin:

paradoja

Si has estado trabajando en una situación, dándole vueltas, echándole todo lo que tienes, puede que no sea un problema. Puede que hayas inventado una paradoja, que hayas creado tantos límites que nunca llegarás a ninguna parte.

También dice:

paradoja y problema

No tiene sentido trabajar en una paradoja. Abandónala y sigue con tu vida. Aún mejor: averigua qué límites debes eliminar y conviértela en un problema.

Estoy trabajando en otro artículo muy largo (con una versión gratuita en el blog y otra versión ampliada a 0,99 €, como hice con este otro artículo). Pero os echo de menos. Echo de menos compartir y hablar con vosotros. Así que hoy solo vengo a preguntaros esto: ¿estáis trabajando en una paradoja o en un problema?

Y si es una paradoja, ¿por qué? ¿Dónde están vuestros límites?

Si puedes derribar tus límites y si sabes que eso te traerá polémica, complicaciones, más trabajo, has creado un problema.

(Los problemas tienen soluciones).

Escribir siempre es un problema. Escribir como expresión artística personal y profunda, quiero decir, no escribir por pasar el rato.

Si tu escritura no te resulta problemática, es posible que no estés ofreciendo algo importante, algo que derribe los límites de la paradoja.