main

autosuperaciónbeeminderdesafío 92 díasdesafío veranodietaejercicioescribirescriturahábitosleerlibroslifehackingproductividadtiempo

Desafío de verano: Actualización de metas (día 45 de 92)

julio 15, 2014 — by Gabriella0

kBMgtVcY.jpg

Nos acercamos ya al ecuador de este desafío de verano, y hoy martes vengo para entregaros mi informe semanal. Para aquellos que no sepan de qué va este reto ni qué es Beeminder, podéis leer el artículo inicial y todas las actualizaciones aquí. Esta semana no ha sido muy buena en general para mis metas, debido a que hemos tenido unos días de fiesta por cumpleaños familiar, y por el desajuste que suponen siempre los viajes (en este caso, un fin de semana largo en Madrid para la Wizardcon). Por suerte para mí, llevaba bastante ventaja en la mayoría de las metas, así que me he podido permitir ese pequeño respiro. Por otra parte, veremos qué tal se da esta semana entrante, que el aire acondicionado del hotel ha hecho mella en mí (no estoy muy segura de si era aire acondicionado o un viento glacial venido del Norte…), y estoy en ese desagradable punto en el que uno está que si se resfría o no se resfría.

Muchísimas gracias, por cierto, a los que asististeis a nuestra conferencia, firmas y mesas redondas. Por el tipo de festival que era, centrado sobre todo en series de televisión, no esperábamos a casi nadie para la parte de literatura, y un buen puñado de asistentes inteligentes y avispados nos demostraron lo contrario. Echamos unos ratos realmente buenos con un público fiel con el que compartimos experiencias, opiniones y risas.

De la conferencia "Cómo escribir una novela de fantasía y no morir en el intento".
De la conferencia “Cómo escribir una novela de fantasía y no morir en el intento”. Nosotros, a lo lejos, haciendo como que sabíamos del tema.

Así que, sin más dilación, ahí va mi progreso (por lo demás poco impresionante) de esta semana:

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: Poco esta semana, ya que el viernes tuve que preparar bastantes cosas para la Wizardcon y durante el viaje y los días de la convención no estuve con mi novela, sino con un relato en mi ya tradicional cuaderno de viajes (al que, por cierto, tendré que sustituir pronto).

-Escritas: 33101 palabras

-Faltan: 26899 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Bastante flojo esta semana, y además no he tenido posibilidad de calcular realmente cuánto he hecho, debido a los kilómetros recorridos corriendo de un lado del hotel (dicen que es el más grande de Europa) a otro unas cien veces al día. A ver si consigo esquivar el resfriado y retomar la piscina, que hay ganas.

-Ejercicio hecho: 1020 minutos.

-Faltan por hacer: 1166 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: La semana pasada actualicé martes, miércoles y jueves, y hoy actualizo de nuevo. Aunque el jueves tuvimos un pequeño despunte con la entrevista al divertidísimo Jesús Cañadas, se nota que ya estamos a mediados de julio y la gente tiene mejores cosas que hacer que leer mi blog, como por ejemplo vaguear al lado de una piscina con un cóctel decadente en la mano.

-Actualizaciones realizadas: 19.

-Por realizar: 17.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: Bastante desastroso. Actualizar he actualizado, pero las cantidades calóricas se salían, como era inevitable en situaciones de festejo y de hoteles perdidos en mitad de ninguna parte donde nos hemos visto obligados a alimentarnos a base de patatas fritas y pizza. En serio, este fue nuestro almuerzo el sábado:

IMG_20140712_160230154
Comida por cortesía de la gran María del Mar, amiga y asistente a la Wizardcon, que nos vio cara de famélicos.

-Actualizaciones realizadas: 44.

-Por actualizar: 41.


5. Leer más: No ha ido mal lo de la lectura, más que nada por mi nuevo hábito de salir a la terraza por las mañanas a leer a la sombrita antes de que empiece el calor. Sigo con tres libros en rotación (The Net Delusion (El engaño de internet) de Morozov, The Wandering Earth de Liu Cixin y un compendio de cuentos de Cortázar). Son largos y voy lenta, pero algún día los terminaré y podré meterle mano a Hellblazer, Snow Crash y ya veré qué más.

-Minutos de lectura: 645 minutos.

-Minutos por leer: 205 minutos.

6. Participar en más concursos: Todavía no me he puesto con él, pero esta semana tocará empezar con el siguiente cuento, que será para la antología Alucinadas. Escrito está, falta pasarlo a PC, editar y revisar.

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 1.

Como terminé (por ahora) con las metas relacionadas con el alcohol (no sé si haré alguna más), es posible que esta semana inicie alguna meta nueva. Ya os contaré. Y contadme a mí también cómo os va el verano, ya sea con metas o sin ellas.

Y aquí otra pequeña lista de cosas que me han llamado la atención esta última semana:

  1. El MIT desarrolla una herramienta que permite a los ciegos leer simplemente pasando su dedo por el texto (inglés).
  2. Open Desk es una web que ofrece diseños y plantillas para hacerte tus propios muebles. Tienen una sección de diseños realizados por y para españoles.
  3. Miguel Espigado nos proporciona en su blog los que opina que son los diez mejores consejos para ser crítico literario. Muy refrescante en una época en la que parece que domina la reseña fácil y a veces se olvida la importancia de la crítica responsable y su deber para con el lector.
  4. En Rejected Princesses (Princesas rechazadas), Jason Porath analiza e ilustra las historias de chicas a las que Disney jamás va a incluir en sus películas (inglés).
  5. Ana Garralón opina sobre la famosa colección de Alfaguara de Mi primer…, donde autores como Javier Marías o Almudena Grandes se atrevían con el infantil. No es la única; Begoña Oro también tuvo algo que decir al respecto.

Una vez más, muchas gracias a todos los que habéis pasado por el blog esta semana.

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.

alcoholautosuperaciónbeeminderdeportedesafío 92 díasdesafío veranodietaejercicioescribirescriturahábitosleerlifehackingproductividadtiempo

Desafío de verano: Actualización de metas (día 38 de 92)

julio 8, 2014 — by Gabriella2

Un martes más me exhibo ante todos vosotros para informaros del estado de mis metas para este desafío de verano. Seguimos con Beeminder y seguimos peleando con el calor, pero por ahora resisto, resisto, y pienso seguir resistiendo. Y tomando más virgin marys, que ahora he comprado apio y todo. Y haciendo todo tipo de cosas con las herramientas de siempre (el bolígrafo de la derecha es una preciosidad de Swaroski que me regalaron mi primo y su novia cuando salió publicado El fin de los sueños. Lo gracioso (o no) es que me lo regalaron para que lo usara para firmar libros, pero nunca me lo llevo a ferias ni convenciones por miedo a perderlo):

IMG-20140602-01161

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: ¡Hemos llegado a la mitad de la meta! He superado las 30000 palabras, lo cual significa que voy bastante adelantada y que llevo un ritmo excelente. Generalmente hago 1000+ palabras al día de la novela durante la semana, y el fin de semana me dedico a escribir otras cosas, como los relatos que aparecen en este blog.

-Escritas: 31413 palabras

-Faltan: 28587 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Mi tobillo sigue fastidiando al nadar, y las rodillas van regular. Creo que todo es un círculo vicioso, porque puede deberse a falta de técnica, pero por varias razones no puedo comprometerme a asistir a una clase de natación con un horario fijo, ni puedo invertir en entrenamiento personalizado. De cualquier forma imagino que acabaré yendo al médico a ver si me puede dar alguna recomendación (lo de las rodillas sé que puede deberse a un problema de alineación, que generalmente mejora si fortaleces otros músculos de las piernas, pero ya estuve un tiempo haciendo ejercicios de ese tipo cuando corría y, aunque las rodillas mejoran un poco, es, claramente, un coñazo). Por todo esto, esta semana he nadado poco y he estado andando, sobre todo. Por ser verano nos han cambiado a los de nado libre a otra piscina (tienen la olímpica que usamos siempre llena por actividades infantiles), y esta es de 25 m de largo, lo cual es muy raro tras tanto tiempo usando una olímpica. Tienes la sensación de que en dos brazadas has atravesado la piscina, y las calles son más estrechas. Es agobiante, pero imagino que me acostumbraré.

¿No se suponía que el deporte era bueno para la salud? Sea como sea, sigo en el mismo peso y he perdido otro medio centímetro de cintura, así que todo bien. Es curioso, peso 70 kilos y tengo una talla 40, así que o estoy cogiendo masa muscular o tengo adamantio en los huesos. Lo segundo molaría también.

-Ejercicio hecho: 975 minutos.

-Faltan por hacer: 1211 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: La semana pasada actualicé martes, viernes y domingo, y hoy actualizo de nuevo. Domingo es un mal día para actualizar (pocas visitas), pero ya que los relatos son los posts menos visitados (sois muy poco literarios todos :P), compensa; además me gusta escribirlos a lo largo del fin de semana, para así limpiarme un poco la cabeza de la novela. También publiqué el viernes la primera de mis entrevistas relámpago, que funcionó relativamente bien. Las entrevistas no funcionan tan bien como los artículos, pero tengo la esperanza de que conforme vayan cogiendo ritmo de publicación más y más gente se apuntará a leerlas. Si es posible, la de esta semana se publicará en jueves, que es un día más activo.

-Actualizaciones realizadas: 16.

-Por realizar: 20.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: Todo bien. Una ingestión un poco más alta que antes de calorías durante la semana, pero bajan las ingeridas durante el finde, así que sigo en un pequeño déficit bastante cómodo. Mi intención es más que nada vigilar lo que como, para no devorar sin pensar y para luego poder volverme un poco loca cuando toquen los viajes. Antes comía bastante por ansiedad, y tengo más que comprobado que apuntar lo que consumo me ayuda a controlar ese mal hábito. También es una buena forma de asegurarme de llevar una dieta más o menos equilibrada, que con los bajones de energía con el calor me es fundamental.

-Actualizaciones realizadas: 37.

-Por actualizar: 48.


5. Leer más: Esta semana ha sido productiva. Estoy cogiendo la costumbre de tomarme el primer té del día en la terraza, temprano, mientras leo algo. Me está funcionando bastante bien, porque también es una forma de obligarme a levantarme a una hora decente para poder disfrutar del fresco de la mañana. También es ideal para coger la agenda y planificar el día con tranquilidad, en vez de lanzarme directamente a trabajar y a la distracción de las redes sociales. Tengo tres libros en la pila que me estaban dando pereza y que tenía apalancados, ahora los llevo en buena rotación y por fin siento que progreso realmente con esta meta.

-Minutos de lectura: 535 minutos.

-Minutos por leer: 315 minutos.

6. Participar en más concursos: ¡Por fin! Terminado el cuento, revisado y enviado a concurso. Vamos por el siguiente, que será para la antología Alucinadas.

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 1.

7. Beber menos alcohol: Pues otra semanita más portándome (medio) bien. No he tomado alcohol en casa, meta cumplida. Eso sí, el viernes salí y me puse hasta arriba de vino blanco. La resaca, no obstante, llegó por un único y maldito chupito de Jagermeister. Creo.

No creo que siga por ahora con esa meta (que de todas formas era semanal, no parte del desafío trimestral), ya que me espera el cumpleaños de mi padre y la escapada a Madrid para la Wizardcon. Probablemente la retome a la vuelta. ¿Y vosotros, cómo vais? ¿Habéis conseguido hacer algo de lo que os propusisteis para verano?

Por otra parte, os dejo algunas de las cosas más interesantes que he estado viendo por internet esta semana:

  1. El hombre que consiguió transformar su vida cambiando su contraseña (en inglés). Este es muy interesante, y voy a pedirle permiso al autor a ver si me deja traducirlo al español para compartirlo con todos vosotros.
  2. La Bella Varsovia convoca el VIII Premio de Poesía Joven Pablo García Baena.
  3. Isaac Belmar habla en Hoja en Blanco del poder de la vergüenza para obligarnos a escribir.
  4. Fabrizio Ferri-Benedetti escribe un artículo para Softonic donde nos explica todo lo que necesitamos saber sobre el famoso experimento psicológico de Facebook que ha indignado a tantísimos usuarios.
  5. Mi admiradísima Maria Popova nos habla de las cartas de amor entre Vita Sackville-West (quien también mantuvo una correspondencia de lo más encendida con Virginia Woolf) y Violet Trefusis (en inglés). Preciosas es poco.

Ahí tenéis material de lectura para rato. ¡Y mil gracias a los que os habéis pasado por el blog esta semana!

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.

autosuperaciónescribirescritoresmicrogestionpomodoroproductividadtaskboxingtiempo

Cómo escapar de los agujeros de tiempo

septiembre 8, 2012 — by Gabriella0

¿Alguna vez has tenido la sensación de que se te han escapado las horas y no sabes exactamente adónde? ¿Alguna vez has abierto Facebook /Twitter /Pinterest /Stumbleupon /Etc. a las cinco de la tarde y cuando has vuelto a mirar la hora eran las nueve? ¿Alguna vez te has sentado delante del ordenador a trabajar y entre pitos y flautas se te ha ido media hora sin haber empezado siquiera? Entonces amigo/a mío/a has sido, como yo, una víctima de los temibles Agujeros de Tiempo.

Pero no desesperes, tiene solución.

¡Lo he intentado!, proclamas, llorando. Empiezo el día y me propongo no abrir ninguna de esas páginas web que me arrastran al desastre. Y antes de darme siquiera cuenta estoy regando mis flores del Farmville, o contestando mensajes en Twitter. Solo cinco minutos, me digo. Y de repente han pasado dos horas y bueno, ya está la mañana echada a perder, sigamos chateando en Gmail.

¡Ah, es que esto es como las drogas! Es muy difícil, y requiere una gran fuerza de voluntad, dejarlas sin ayuda. Te propongo esta pequeña guía, verás cómo lo solucionas enseguida:

1. Identifica tu fuente principal de distracción. Para mí, Twitter es una herramienta que apenas me quita un par de minutos al día. Sin embargo Facebook es el origen de todo mal. No quiero darme de baja ya que es muy útil para algunas cosas, y tengo que utilizarlo casi a diario. No puedo dejarlo del todo, pero sí debería controlar en qué momento lo uso. Lo mismo ocurre con ese otro gran perdedor de tiempo, el email, y otras redes sociales o programas que veáis que os quitan mucho tiempo. Si no tienes muy claro cuáles son tus peores enemigos, puedes usar un programa gratuito como RescueTime (en inglés, si alguien conoce un equivalente en español que me lo diga, plis) para identificar dónde pasas la mayor parte de tu tiempo.

2. Si no puedes eliminarlo, bloquéalo. Yo uso Chrome Nanny, y ha sido una de las herramientas más útiles que he encontrado hasta el momento. Si sois de Firefox o de otros exploradores, hay otras aplicaciones similares, como Firefox Leechblock (todas estas aplicaciones son gratuitas). Creo que el gran error es pensar que es una cuestión de fuerza de voluntad. No. Estas redes están ideadas para atraparte, necesitas ayuda externa para que dejen de molestar. Al principio tus dedos irán solos a abrir la pestaña de la página prohibida, pero con estas aplicaciones, tras un par de pantallazos de “Shouldn’t you be working?” (¿No deberías estar trabajando?) de lo más molestas, dejarás siquiera de intentarlo. Yo generalmente bloqueo las páginas peligrosas de 9 a 13 y de 16 a 20, de lunes a viernes, y lo encuentro de lo más eficiente.

3. Distribuye tu tarea. Ya os he hablado de la microgestión y del Taskboxing, un sistema de productividad que para mí es La Salvación. Se trata de dividir todo lo que tienes que hacer en segmentos de tiempo, con descansos de por medio (taskboxing significa, literalmente, meter tareas en cajas). Últimamente sigo una variante del Taskboxing conocido como Método Pomodoro, que funciona en sesiones de cuatro, y donde cada sección es de 25 minutos (la idea es que por muy poco que te apetezca realizar una tarea, la noción de ponerte 25 minutos no es tan terrible). Os pongo un ejemplo (no hagáis mucho caso de las tareas que pongo como ejemplo, ahí irían las que a vosotros os interesan):

  • 09:00-09:25. Leer y contestar emails
  • 09:25-09:30. Pequeño descanso.
  • 09:30-09:55. Realizar llamadas de teléfono.
  • 09:55-10:00. Pequeño descanso.
  • 10:00-10:25. Actualizar hoja de cálculo con la contabilidad del mes.
  • 10:25-10:30. Pequeño descanso.
  • 10:30-10:55. Hacer la colada.

Una vez llevadas a cabo estas cuatro tareas, se procederá a un descanso un poco más largo (15 minutos), y de vuelta a empezar con otras cuatro.

El método no es del gusto de todo el mundo. Algunas personas preferirán sesiones más cortas, o más largas, otras consideran que encasillar en tiempos limitados hace que, si has terminado parte de una tarea y solo te quedan 5 minutos para terminar esa sección, ya es tarde para ponerse con otra cosa (personalmente no lo veo así, pero es una de las críticas más frecuentes que se le suele hacer). Es cuestión de ir probando hasta dar con el método que más nos convenga (sé de quien funciona muy bien con bloques duros de 50 minutos, por ejemplo, y yo misma estuve durante un tiempo haciéndolos de 10). Para mí, los 25 están siendo ideales. Por otro lado, los cinco minutos de descanso son perfectos para estirar las piernas, ir al servicio, tomarse un vaso de agua, etc.

Para mí, estos son los tres puntos fundamentales para escapar de los agujeros de tiempo. ¿Cuáles son los vuestros?