main

autosuperaciónescribirescritoresmicrogestionpomodoroproductividadtaskboxingtiempo

Cómo escapar de los agujeros de tiempo

septiembre 8, 2012 — by Gabriella0

¿Alguna vez has tenido la sensación de que se te han escapado las horas y no sabes exactamente adónde? ¿Alguna vez has abierto Facebook /Twitter /Pinterest /Stumbleupon /Etc. a las cinco de la tarde y cuando has vuelto a mirar la hora eran las nueve? ¿Alguna vez te has sentado delante del ordenador a trabajar y entre pitos y flautas se te ha ido media hora sin haber empezado siquiera? Entonces amigo/a mío/a has sido, como yo, una víctima de los temibles Agujeros de Tiempo.

Pero no desesperes, tiene solución.

¡Lo he intentado!, proclamas, llorando. Empiezo el día y me propongo no abrir ninguna de esas páginas web que me arrastran al desastre. Y antes de darme siquiera cuenta estoy regando mis flores del Farmville, o contestando mensajes en Twitter. Solo cinco minutos, me digo. Y de repente han pasado dos horas y bueno, ya está la mañana echada a perder, sigamos chateando en Gmail.

¡Ah, es que esto es como las drogas! Es muy difícil, y requiere una gran fuerza de voluntad, dejarlas sin ayuda. Te propongo esta pequeña guía, verás cómo lo solucionas enseguida:

1. Identifica tu fuente principal de distracción. Para mí, Twitter es una herramienta que apenas me quita un par de minutos al día. Sin embargo Facebook es el origen de todo mal. No quiero darme de baja ya que es muy útil para algunas cosas, y tengo que utilizarlo casi a diario. No puedo dejarlo del todo, pero sí debería controlar en qué momento lo uso. Lo mismo ocurre con ese otro gran perdedor de tiempo, el email, y otras redes sociales o programas que veáis que os quitan mucho tiempo. Si no tienes muy claro cuáles son tus peores enemigos, puedes usar un programa gratuito como RescueTime (en inglés, si alguien conoce un equivalente en español que me lo diga, plis) para identificar dónde pasas la mayor parte de tu tiempo.

2. Si no puedes eliminarlo, bloquéalo. Yo uso Chrome Nanny, y ha sido una de las herramientas más útiles que he encontrado hasta el momento. Si sois de Firefox o de otros exploradores, hay otras aplicaciones similares, como Firefox Leechblock (todas estas aplicaciones son gratuitas). Creo que el gran error es pensar que es una cuestión de fuerza de voluntad. No. Estas redes están ideadas para atraparte, necesitas ayuda externa para que dejen de molestar. Al principio tus dedos irán solos a abrir la pestaña de la página prohibida, pero con estas aplicaciones, tras un par de pantallazos de “Shouldn’t you be working?” (¿No deberías estar trabajando?) de lo más molestas, dejarás siquiera de intentarlo. Yo generalmente bloqueo las páginas peligrosas de 9 a 13 y de 16 a 20, de lunes a viernes, y lo encuentro de lo más eficiente.

3. Distribuye tu tarea. Ya os he hablado de la microgestión y del Taskboxing, un sistema de productividad que para mí es La Salvación. Se trata de dividir todo lo que tienes que hacer en segmentos de tiempo, con descansos de por medio (taskboxing significa, literalmente, meter tareas en cajas). Últimamente sigo una variante del Taskboxing conocido como Método Pomodoro, que funciona en sesiones de cuatro, y donde cada sección es de 25 minutos (la idea es que por muy poco que te apetezca realizar una tarea, la noción de ponerte 25 minutos no es tan terrible). Os pongo un ejemplo (no hagáis mucho caso de las tareas que pongo como ejemplo, ahí irían las que a vosotros os interesan):

  • 09:00-09:25. Leer y contestar emails
  • 09:25-09:30. Pequeño descanso.
  • 09:30-09:55. Realizar llamadas de teléfono.
  • 09:55-10:00. Pequeño descanso.
  • 10:00-10:25. Actualizar hoja de cálculo con la contabilidad del mes.
  • 10:25-10:30. Pequeño descanso.
  • 10:30-10:55. Hacer la colada.

Una vez llevadas a cabo estas cuatro tareas, se procederá a un descanso un poco más largo (15 minutos), y de vuelta a empezar con otras cuatro.

El método no es del gusto de todo el mundo. Algunas personas preferirán sesiones más cortas, o más largas, otras consideran que encasillar en tiempos limitados hace que, si has terminado parte de una tarea y solo te quedan 5 minutos para terminar esa sección, ya es tarde para ponerse con otra cosa (personalmente no lo veo así, pero es una de las críticas más frecuentes que se le suele hacer). Es cuestión de ir probando hasta dar con el método que más nos convenga (sé de quien funciona muy bien con bloques duros de 50 minutos, por ejemplo, y yo misma estuve durante un tiempo haciéndolos de 10). Para mí, los 25 están siendo ideales. Por otro lado, los cinco minutos de descanso son perfectos para estirar las piernas, ir al servicio, tomarse un vaso de agua, etc.

Para mí, estos son los tres puntos fundamentales para escapar de los agujeros de tiempo. ¿Cuáles son los vuestros?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Gabriella Campbell
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.