main

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores: Las 50 mejores respuestas

julio 30, 2015 — by Gabriella17

type-786900_1280-960x678.jpg

Esta última semana ha sido un poco desastre y me he visto en la desagradable situación de no poder organizar ni preparar ninguna entrevista para hoy. El fin del mundo, lo sé.

Así que he pensado que, en vez de dejaros sin nada para vuestro jueves veraniego junto a la piscina (“¿y ahora qué me leo yo mientras me tomo este delicioso margarita bajo la sombrilla?”, os preguntaréis. Yo no puedo haceros eso), he decidido hacer un artículo muy especial: un resumen de mis respuestas favoritas de todos los entrevistados hasta la fecha; una síntesis de lo mejor de las entrevistas relámpago en esta web. 47 es un número tan bonito como cualquier otro, y creo que os va a divertir ver lo mejor de lo mejor aquí condensado y refrito. Creo que es también una buena forma de recordar entrevistas más antiguas, para que no se queden para siempre en el cajón de autores-cuyos-nombres-ni-recordamos.

Aquí lo tenéis. Estas son 47 respuestas: las mejores de las 47 entrevistas que he realizado hasta la fecha. Además, como extra añado las tres preguntas que me han hecho los entrevistados que más me han gustado, para rematar la faena y, sí, llegar a los 50. Espero que os gusten también a vosotros:

entrevistasescribirescritores

Entrevistas relámpago a escritores (11): Laura Luna

octubre 2, 2014 — by Gabriella0

Muy buenas tardes de jueves tengáis todos. Os escribo en un día casi lluvioso (por lo menos aquí en el sur), solo para alegraros lo gris con la presencia iluminadora de nuestra invitada de hoy: Laura Luna.

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 84 preguntas). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). La semana pasada entrevisté a Francisco Jota-Pérez, y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace. Y ahora, 

vamos a hablar un poco de la entrevistada de hoy:

Laura Luna Sánchez (Esplugues de Llobregat, 1984) ha cultivado la escritura desde los nueve años de edad. Miembro de la Asociación Española de Escritores de Terror – Nocte, su primera publicación en papel fue el poema “El beso” en la antología Poemas para un minuto II, de la editorial Hipálage. Ha participado en las revistas Ícaro Incombustible, Valladolid Fantástika y Cuentos de un Futuro inCierto. Su relato “Usted es humano” está publicado en el n.º 4 de la revista Historias Asombrosas. En 2008, su relato “Odisea” recibió el premio del público y el premio del jurado en el Certamen de los Monstruos de la Razón, organizado por Ociojoven con la colaboración de la editorial Timun Mas (puede leerse en catalán en el número 6 de la revista Catarsi). Asimismo, tiene relatos publicados en los números de Entieros, Poe y Bosques de la revista antológica Calabazas en el Trastero. En la antología Mundofábrica participó con “Lujuria”. En 2012 su relato “La puerta abierta” apareció en la antología de terror, a cargo de la asociación ESMATER, 200 Baldosas al Infierno. En 2012 lanzó DessertStorm, un cóctel de poesía e imagen junto con el ilustrador José María Picón. En 2013 su relato “El beso de la bruja” fue premiado en el Certamen de Literatura de Castilla y Dragón en Valladolid. Ahora nos presenta su primera novela, Nebuloso’s Fantasy, publicada por Pedro Escudero Ediciones. Podéis seguirla en Twitter como @LauraLunaMun.

A Laura la conocí en persona de una de esas maneras fugaces e incompletas que tiene la Feria del Libro de Madrid, cuando se acercó a la caseta donde andábamos firmando y se me presentó. Aunque tengo un verdadero problema a la hora de reconocer caras, a ella la reconocí de inmediato porque es igual de monísima y adorable que en Facebook. Aparte, le robo fotos para ilustrar relatos y cosas así.

———————————————————————————

ENTREVISTA RELÁMPAGO A LAURA LUNA

byn21. ¿Qué software utilizas para escribir?

Libre Office. Y a veces soy tan vintage que utilizo papel y boli.

2. Tu plato estrella:

Pizza casera cocinada por mi chico, con mozzarella, jamón de pavo y quesitos El Caserío. Y de postre, helado, por supuesto.

3. Tu color favorito:

Negro y rojo, por lo bien que me sientan.

4. Si solo pudieras darle un consejo a un escritor que empieza, ¿cuál sería?

No pienses en hacerte de oro con esto, ni en ser famoso, ni en si te publicarán en Planeta. Si quieres escribir, escribe. Disfruta de ello. Lo demás viene solo.

5. Una serie a la que estés enganchada:

Para el ocio casero, soy más de videojuegos, pero ahora mismo voy por la segunda temporada de Érase una vez. Estoy enamorada de Hora de Aventuras y estoy esperando el regreso de The Walking Dead y Juego de Tronos.

6. El momento más importante de tu carrera como escritora:

Cuando nació Nebuloso’s Fantasy, sin duda. Aún recuerdo la emoción que sentí al ver que tenía ante mí aquella criatura completa, por fin.

7. ¿Podrías tener una relación sentimental con otro escritor o escritora?

Tengo una relación con un escritor. De hecho, nos conocimos gracias a la literatura.

8. ¿Qué música escuchas para escribir?

Según lo que me pida el cuerpo. Puede ser rock, metal, goth, jazz, BSO de videojuegos, britpop…

9. Lo primero que haces por las mañanas:nebuloso

Recibir un beso de mi chico y otro de mi gato.

10. Puedes matar a un personaje de la literatura mundial. ¿Cuál y por qué?

A todos los personajes de La sombra del viento, de Zafón. En mi vida había visto a seres tan hostiables juntos.

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace el entrevistado a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

Laura escoge la b) y me pregunta: ¿Qué novela te ha hecho exclamar: “Ojalá la hubiera escrito yo”?

¡Qué difícil! Diría Wolf Hall, de Hilary Mantel, por su estilo absolutamente extraordinario. Pero lo de la novela histórica no es lo mío, así que me quedo con El gran espectáculo secreto, de Clive Barker. Y añado esta pregunta a mi lista para las entrevistas, que es muy buena.

—————————–

Muchas gracias a Laura por sus respuestas, ¡y no os perdáis la entrevista de la semana que viene!

Advertencia para escritores: Aunque esta ha sido desde el principio una convocatoria abierta para todos los escritores que quisieran participar, en estos momentos tengo bastantes entrevistas acumuladas, por lo que, por el momento, se cierra dicha convocatoria y no se admiten solicitudes de entrevistas. Eso, sí, sentíos libres de seguir enviando propuestas de preguntas para las entrevistas a gabriellavc(arroba)yahoo.es
 

escriturarelatos

19. Nereida (relato breve)

agosto 25, 2014 — by Gabriella0

10599448_10152380400854755_4172693773730334236_nYo me hice al agua y me di al mar. No era joven, ni virgen. Casi cuarenta años, lo mejor de mi cuerpo en la memoria. Recordé un bodegón de un artista favorito o una canción ñoña de envidia y llantos. Y encajaba: éramos amantes desde el día en que nací, cuando mi madre, a falta de un buen servicio de ambulancia y de un marido fiel, me parió junto al muelle entre pescado fresco y gritos de vendedores cantarines. Ahí fue cuando nos tocamos por vez primera, cuando mamá me lavó entre salitre y espuma.

Me crié con azul. Por las mañanas, en el autobús de camino al colegio, atravesábamos la ruta de los turistas y rodeábamos la curva de los muertos, el mar siempre conmigo. Lo di por sentado en aquella época: aquella mezcolanza erótica entre cielo y olas, ese horizonte al que no miraba porque creía que me acompañaría siempre. Esa no línea de claridad y barcos. ¿Por qué mirar? Yo tenía quince años y era una ninfa de libro; odiaba y amaba a intermedios e interrupciones. Yo era un personaje a la espera de ser escrito. Algunos lo intentaron, pero les faltaba talento. Y el mar siempre allí, paciente, sin necesidad de poesía. Las mareas tiraban de mi cabello y se enredaban en mi ombligo, a la espera de devorarme, criatura infinita líquida y caníbal.

Cuando marché a la ciudad, en busca de trabajo y luces, fue cuando noté la ausencia, una tirada animal de vacío y resaca. Yo buscaba el mar en otras partes. En sexos, en montaña y en nieve; en bebida y libros y pastillas y palabras. Pero no había palabras para definir al agua.

Regresé, como no podía ser de otro modo. ¿Qué novelas se escribirían si la protagonista resistía siempre, qué grandes canciones de amor? Seguía llamándome. Estaba predestinada, y me rebelé tanto. Metí la cabeza en cloro y cal, pero mis pies siempre regresaban a la orilla; salté sobre la arena e inventé nombres para cada color del agua, según donde dieran la luz y el viento. Me perseguía, lanzaba a los peces en mi busca cuando caminaba por el espigón, y amanecían muertos, asfixiados, sacrificios para el cortejo.

Y la noche de las noches nos encontramos por última vez para siempre, el nivel del mar subiendo por las rodillas, por los muslos, por el ombligo. Yo flotando, yo hundida. Su color rojo y violáceo bajo las dos lunas, un banco de libélulas submarinas que revoloteaba alrededor de mis tobillos.

Dicen que hay planetas, como una tal Tierra, donde los mares no son más que cantidades ingentes de agua, espacios enormes de hidrógeno y oxígeno. Pero no aquí. Aquí nos abrazamos, nos perdemos juntos, como supe desde el primer día en que abrí los ojos y mi madre, generosa con los elementos, parió junto al muelle y mezcló su sangre con azul. En otros planetas, como Tierra, me ahogaría y le daría un final trágico y bello a una vida ya en ocaso. Esa también habría sido una buena historia.

Pero aquí, muy lejos, mis piernas se unen, se mezclan con las libélulas y con las células perdidas del agua, y se transforman en una sola cola de sirena, con la que navego feliz hacia el fondo arenoso. Nacen aletas de mi espalda y branquias en mi cuello y me convierto en leyenda. En el fondo arenoso ondean otros como yo, hijos y amantes, los privilegiados. Nos hablamos poco, solo salen burbujas de nuestras bocas. Frente a nosotros bailan imágenes, visiones, ballenas diminutas e hipocampos del tamaño de barcos, que nos llaman para que montemos.

No tardo en comenzar mi jornada de trabajo. Llevo espadas a los héroes; recojo divinidades abandonadas, a princesas encerradas en baúles. Regalo armas a los asesinos de monstruos, lluvia a los lagartos voladores. Subida al morro de un tiburón a veces ojeo la lejanía, y saludo sonriente a los pescadores, a mis amigos y a mis familiares. Sonríen, saludan de vuelta. Nadie me echa de menos, porque sabían que, tarde o temprano, yo me haría al agua y me daría a la mar.

———————–
Imagen por cortesía de Muriel Dal Bo (fotografía, estilismo) y Laura Luna (modelo). No dejéis de pinchar en esos enlaces para ver más obras geniales de estas dos artistas.
¿Te has quedado con ganas de más? Pincha aquí para leer más relatos de gratis, o compra mi libro.