blogherramientas para escritoresmarketing

Vender también es aprender a contar historias

septiembre 25, 2018 — by Gabriella14

main

blogherramientas para escritoresmarketing

Vender también es aprender a contar historias

septiembre 25, 2018 — by Gabriella14

Todo esto empezó porque me pidieron un prólogo.

No soy muy amiga de los prólogos. Los prólogos y yo tenemos una relación parecida a la relación entre la protagonista de una comedia romántica para adolescentes y su némesis rubia y popular. No suelo leerlos hasta terminar el libro (¿y si hay alerones feos… digo… spoilers de la obra?) y no suelo escribirlos para otras personas. Un prólogo es una responsabilidad, al fin y al cabo. ¿Y si el libro es malo, engañoso o aporta información mal documentada? Es tu nombre el que está ahí, apoyando y aprobando la obra.

aprender a contar historiasDe algunos prólogos me arrepiento más que otros

Ana González Duque me pidió que escribiera un prólogo para su libro nuevo, Cómo monetizar tu blog de escritor. Con Ana, por suerte, sabía que podía escribir un prólogo con mucha tranquilidad, preocupándome solo de no usar (casi) palabrotas. Pocas personas tienen su habilidad para producir de manera periódica contenidos útiles, que además han pasado por el filtro valioso de su propia experiencia. Es fácil hablar de la teoría: pocos hablan de la práctica, de aquello que ya han verificado. Y pocas personas comparten su experiencia con tanta generosidad.

Antes de escribir esto que leéis que, por cierto, es ese mismo prólogo mencionado (pero con menos símiles de comedias románticas y menos portadas de Chuck Tingle), me tuve que leer el libro, como es lógico y normal. En él, Ana habla de un tema que conoce bien: cómo sacarle rentabilidad a tu blog si eres una persona cuya ocupación principal es escribir (o si te gustaría ser una persona cuya ocupación principal fuera escribir). Toca, además, una cuestión que poco se menciona: escribir no es solo escribir ficción y la creación de contenidos de no ficción puede ser una ayuda tremenda para los que también le damos a eso de la literatura. Escribir no es solo crear novelas.

Así que ahondemos más en eso de crear contenidos, sean literarios o no. ¿Cómo influye la creación de contenidos en nuestro trabajo artístico?

Arte y mercadeo no son agua y aceite

Al principio, yo era como esos escritores que dicen que el arte es lo primordial y que no puede mancillarse con el sucio dinero, ¡y mucho menos con el (sucísimo) mercadeo! Lo que yo no sabía (y lo descubrí mucho después) es que el famoso marketing puede ser divertido. No soy, precisamente, una autora que escriba para todo el mundo, así que he tenido que ingeniármelas de mil maneras para a) encontrar mi público y b) llegar hasta él, intentando mantener siempre mi respeto por el lector y por mi propias creaciones.

Siempre asociamos marketing a vender de forma mentirosa y pesada, con intenciones aviesas. Lo que yo descubrí (y creo que Ana también) es que vender no tiene nada de malo si se resume en lo siguiente:

Ofrecerle un producto o servicio a una persona que desea o necesita ese producto o servicio.

Por supuesto, no es lo mismo vender un libro que vender una consulta de dentista. La facilidad de venta siempre depende de la necesidad (lo que en el mundillo del mercadeo se conoce como dolor) del consumidor. Un dentista solo necesita anunciarse una vez, al igual que un cerrajero. Si me duele una muela o si he salido de casa sin las llaves, recordaré enseguida que hay un dentista o cerrajero disponible. Sin embargo, tendré que ver muchas veces (y en situaciones muy concretas) un libro para tener el impulso de compra.

aprender a contar historias-Y es una historia inolvidable que no te dejará indiferente.
-Vale, con esta van 622 veces, ya solo te faltan 18 para que lo compre.

Esto es malo, sí, es una caca como una montaña de grande. Pero también nos enseña a ser más ingeniosos e imaginativos que otros sectores. Nos enseña que es la emoción personal (más que la pura necesidad de un dolor de muelas o una casa cerrada) la que dirige la compra, por lo que la relación con el lector es más importante que nunca.

Cuando aceptas esto, cuando aceptas que los libros, por muy buenos que sean, no se venden solos, descubres que vender y promocionar pueden ser procesos muy creativos. De hecho, cuando dejé de vender y promocionar como hacían los demás (ay, esos «compra mi libro» en grupos de Facebook…) y me decidí a enfocarlo como hacía con mi escritura (con humor, imaginación y ganas de experimentar), los resultados cambiaron bastante. ¡De repente, la gente quería leerme! ¿Y no es eso estupendo?

La clave está en tu contenido

Ana habla en su libro de formas distintas de las que disponemos para sacarle rentabilidad a nuestra escritura, escribamos ficción, no ficción o diccionarios de klingon. Como ella ya habla de todo eso de manera sucinta y amena, con sus ejemplos claros, a mí me gustaría insistir en otra cosa, que va muy unida a todo esto.

Dicen por ahí que el contenido es el rey (y que probablemente el SEO sea la reina… aunque algunos aseguran que ahora la reina es el SMO, la optimización de redes sociales). No importa, no importa. Da igual cuánto SEO aprendas, dan igual todos los truquitos que te sepas sobre cómo moverte en redes: si tu contenido es malo, aburrido o engañoso, vas a tener problemas. Un blog es una de las herramientas más poderosas que puedes tener como escritor, pero de poco sirve si ahí lo único que demuestras es que no sabes… eh… escribir.

aprender a contar historiasCompra mi livro

En un encuentro de marketing digital en el que estuve hace algún tiempo, un experto en AdWords me dijo algo que se me quedó clavado: «No intentes vencer al SEO. Google siempre va un paso por delante ti. Por mucho que intentes gustar a Google, siempre valorará la calidad del contenido por encima de todo. Si intentas engañarlo con atajos y artimañas, sin cuidar la relevancia de tu contenido… bueno, allá tú. Google tiene un equipazo de los mejores programadores del mundo optimizando su algoritmo día a día. ¿Tú qué tienes?».

Tal vez no lo dijera justo con esas palabras, porque yo tengo cierta tendencia a la exageración y a lo dramático (y me encanta la palabra artimaña), pero este es mi prólogo y me lo teatralizo como quiero.

También me dijo otra cosa que viene bien recordar. Si no sabes lo que quiere tu público, pregunta. Pregúntales por email, pregunta mediante encuestas o formularios. Muchas veces te mentirán, ojo, porque en realidad poca gente sabe lo que quiere. Pero es un buen sitio para empezar.

Problemas comunes por los que nadie se queda en tu blog

Desde luego, la manera en que te presentes es importante. He visitado buenos posts que he abandonado enseguida porque eran palabras blancas sobre fondo oscuro. He abandonado blogs que tardaban demasiado en cargarse. Pero la buena escritura sobrevive, aun así… o por lo menos la que interesa a tu público. Cuando empecé a escribir sobre la atribulada vida del autor y la creación literaria, tenía una web horrorosa, pero las visitas comenzaron poco a poco a crecer. El diseño, el SEO, el SMO… son importantes, ¡casi cruciales!, pero nunca tan importantes como lo que cuentas y cómo lo cuentas.

Un buen artículo es todo un arte. No se trata solo de que sepas escribir, sino de que sepas escribir de una manera que convenza a tu público de que siga leyendo. Recuerda que vivimos en una nueva economía de la atención: si no captas a tu lector en el primer par de segundos, se marchará. Con frecuencia veo a blogueros que se preguntan por qué no obtienen conversión y lecturas pese a un diseño perfecto, con su formulario de suscripción perfecto, con sus palabras clave perfectas y toda esa pesca (perfecta). Entiendo muy bien su frustración, pero me temo que es inevitable. Estas son las razones más comunes que encuentro:

  1. Una mala redacción. Ortografía pésima, muchas erratas, mala gramática, oraciones larguísimas llenas de subordinadas, barroquismo exacerbado, etc.
  2. No decir nada, en realidad. Si me leo mil palabras donde no tengo ni idea de qué querías contarme, tenemos un problema.
  3. Copiar, copiar y copiar. No hablo de hacer un copipega de otro blog (aunque también lo he visto), sino de copiar ideas, formatos o incluso formas de redactar. Nadie necesita leer cinco veces lo mismo. Las tendencias son útiles, pero solo hasta cierto punto. Y el contenido perenne a la larga da mejores resultados (y menos trabajo de reciclaje) que un contenido que caduque cada par de semanas (a no ser que la función de tu blog sea anunciar noticias o gestionar tendencias).
  4. Falta de personalidad. Si me das buenos datos y tu información es válida, estupendo. Pero si quieres que compre tus libros… ay, necesito algo más.
  5. Demasiada personalidad. En ocasiones, por intentar copiar el tono de otros blogs en vez de intentar desarrollar poco a poco la voz propia, encuentro artículos que son esperpénticos, forzados.
  6. Búsqueda de polémica como cebo. En mi experiencia, tras años y años de moverme en la blogosfera, los blogs que intentan atraer visitas mediante críticas malintencionadas o salseo del facilón acaban muriendo poco a poco. La polémica atrae a cierto tipo de lector y genera un ambiente de malestar donde suele ser complicado crear fidelización.
  7. Falta de comunicación. El protagonista es el lector, no tú. Esta es la razón por la que no tiendo a seguir cuentas de Instagram donde cada foto es un selfi. Eso será funcional para cuentas destinadas a personas interesadas en tu bonita cara, pero si tu público objetivo es el lector de misterio, vas a tener que crear contenidos que puedan interesar a un lector de misterio (y no hay capas de maquillaje ni boquitas de pato que puedan cambiar eso).
aprender a contar historiasPor favor, Horacio, para. Solo te avergüenzas a ti mismo.

La narración no es solo para tus novelas

Supongo que todo esto se resume en que bloguear también es un arte, con sus patrones, modas y reglas no escritas. Atrás quedaron los días de exposición-nudo-desenlace, como nos enseñaron en el colegio. Ya nadie tiene paciencia para la exposición. Métete de cabeza en el nudo, habla de tú a tus lectores, conversa con ellos con la intención de entretener y aportar valor. Engánchalos con cliffhangers, usa símiles que inspiren, ponte en su lugar y piensa en qué te gustaría leer. Esa forma de crear es parte de tu aprendizaje como narrador. Léete el libro de Ana de cabo a rabo (¡no te olvides de complementarlo con El escritor emprendedor!) y une todas sus fantásticas herramientas a tus capacidades narrativas.

Porque la buena noticia es que el storytelling, como lo llaman ahora, el arte de contar historias, se usa con gran éxito en la escritura persuasiva y en los blogs.

¿Y acaso no empezaste tú a escribir porque querías contar historias?

 



Créditos de imágenes

14 comments

  • Ana

    septiembre 25, 2018 at 2:15 pm

    Muchas gracias por todo, por el prólogo, por leerte el libro, por decirme que sí a mil proyectos locos. Siempre he pensado que se lo debo a no haberte llamado Grabiela nunca (por cierto, adoro el alter ego fantasmil), pero puede que sea porque compartimos sentido del humor y un gusto innoble por investigar temas de marketing. En todo caso, mil millones de gracias.

    Reply

    • Gabriella

      octubre 5, 2018 at 6:28 pm

      Jajajja. Me encanta que pillases mi burla a mí misma en La noche del espectro 😛

      Reply

  • Itziar

    septiembre 25, 2018 at 2:31 pm

    Me encanta tu estilo, lo que cuentas y cómo lo cuentas. Rara vez me he ido de este lugar dejándote a medias. Más bien me voy satisfecha y agradecida. Este comentario fuera de contexto daría para otra historia, pero es que el storytelling es lo que tiene, nos turba.
    Gracias, Gabriella.
    Un beso.

    Reply

    • Gabriella

      octubre 5, 2018 at 6:29 pm

      ¡He de decir que me produce profundo orgullo y satisfacción no dejar a nadie a medias!

      Reply

  • ADELA CASTAÑON

    septiembre 26, 2018 at 12:07 am

    Pues yo también te leo siempre hasta el final, y será por algo… jeje… Cuentas cosas útiles y lo haces de forma amena y divertida. Solo eso ya es para nota. Me encanta aprender con persona como Ana, como tú y como otro montón de gente a la que espero poner pronto cara y voz. ¡Enhorabuena!

    Reply

  • Laura Antolín

    septiembre 26, 2018 at 3:51 pm

    Sí, para vender hay que echarle salero. De toda la vida.
    Cuando el producto son tus propios libros y el medio un blog de escritor hay que contarlo bien, con toda la sal al cuento.
    Tú valías para publicista, divulgas contenidos interesantes y sabes escribir. Por eso te seguimos, te leemos hasta el final y nos quedamos.
    Tienes artimaña (a mí también me gusta esa palabra híbrida entre arte y maña), arte para escibir y maña para vender.
    Pero un escritor no debe quedarse atrapado en esas martingalas editoras ni caer en artificios de mercadeo y descuidar su principal tarea que es escribir.
    Si se llega a todo, perfecto; si no, mas vale afinar la escritura antes de vender la piel del oso. Digo.
    Las muchas gracias de siempre.

    Reply

    • Gabriella

      octubre 9, 2018 at 12:03 pm

      “Tú valías para publicista, divulgas contenidos interesantes y sabes escribir”.

      Ahí está la cosa. Yo nunca he valido para publicista: ODIO vender y nunca he tenido mucha seguridad en mi trabajo. Aprender a promocionarse es una habilidad que se desarrolla. Hay gente que lo lleva en la sangre, desde luego, pero no es mi caso. A esto se aprende con tiempo y esfuerzo (y mucho estudio). Insisto en ello para que no nos refugiemos ninguno en la excusa de “yo es que para esto no sirvo”.

      “Si se llega a todo, perfecto; si no, mas vale afinar la escritura antes de vender la piel del oso. Digo”.

      Sí. Y ahí está la trampa. Algunos se ocupan solo de escribir y otros solo de vender. Ojalá encontremos el punto medio y virtuoso 😉

      Un besazo, Laura.

      Reply

  • Clem

    octubre 5, 2018 at 1:48 pm

    Un artículo muy interesante y muy útil. La verdad es que leyendo esto me doy cuenta de que he cometido y estoy cometiendo crímenes imperdonables con mi propio blog. En el pasado eliminé algunos porque no me sentía conforme con el resultado y lo aprendido lo apliqué en otro blog con el que me siento mejor, aunque aún tengo cosas que aprender. Es un espacio en donde comparto mis lecturas, opiniones personales y uno que otro dato que creo interesante. Tampoco escribo para el SEO y mi blog tiene pocas visitas, pero es un blog personal y lo prefiero así antes que llenarlo con palabras que no van al caso para don SEO.

    Muchas gracias por éste artículo. Me has abierto los ojos en algunas cosas.

    Reply

    • Gabriella

      octubre 14, 2018 at 1:19 pm

      Me alegro mucho de que te haya servido de ayuda 🙂

      Reply

  • José de Cádiz

    noviembre 8, 2018 at 8:22 pm

    Hola, Gaby, estoy de acuerdo en todo lo que afirmas en “Problemas comunes por los que nadie se queda en tu blog”. Yo le agregaría algo más:

    1.- No pensar en el dinero cuando escribimos. Estoy de acuerdo en que para muchos la escritura es su modus vivendi. Están en su derecho y es loable ganar dinero con el arte. Hablo de que no se vea a la literatura como una transacción comercial.

    2.- Pensar detenidamente en lo que escribimos, ¿a quién le puede servir? No importa si es un cuento, poema, novela o ensayo. En ellos va nuestro mensaje. ¿Qué le puedo aportar a la humanidad con mis letras? Si decidimos que aquello no le sirve a nadie es mejor no escribirlo. Hay mucha paja en el firmamento literario.

    3.- En todas las ramas del arte solo triunfa quien se diferencia del resto. Un creador nato es un generador de ideas y su veta es incalculable. Pablo Picasso no se parece en nada a Salvador Dalí. Julio Iglesias no se asemeja a Juan Gabriel. Octavio Paz, y Gabriel García Márques, solo tienen en común la palabra. El verdadero arte exige originalidad y belleza. “El estilo es el hombre”.

    4.- Los metafísicos creemos en la ley del Karma. Todo esfuerzo tiene su recompensa. Somos parte de un todo y si yo le hago un bien a alguien me lo estoy haciendo a mi mismo. Si le hago un daño también. Lo que lancemos al universo se nos regresa multiplicado. Si un escritor inspira, divierte, motiva y enseña, ¡le aguarda el éxito!

    5.- Hay muchísimos escritores, pero buenos verdaderamente, hay muy pocos. Tú entre ellos. Es obvio que un buen escritor (a) alcanzará fama y prestigio. Todo a su debido tiempo. La humanidad necesita plumas sabias y calificadas. La literatura valiosa trasciende. Hay un mundo en decadencia que reclama nuestra atención.

    Un placer saludarte y un fuerte abrazo.

    Reply

    • Gabriella

      noviembre 12, 2018 at 3:09 pm

      Hola, José. Son interesantes todas las cuestiones que propones, pero en el 3 añadiría que no se trata solo de marcar la diferencia, sino de saber encontrar nuestra diferencia dentro (¡o contra!) de las tendencias establecidas. Cada uno de los autores que mencionas se diferencian entre sí, sí, pero su arte nace influido de otros autores y artistas que llegaron antes que ellos. Nada funciona en el vacío, y algunos artistas que intentan destacar creando algo “diferente” olvidan que existen unas normas culturales y de comunicación que nos permiten interaccionar como seres humanos. Esto es, creo que hay que aprender las normas y LUEGO arriesgarse con la diferencia. Muchos lo entienden al revés y se frustran cuando no consiguen nada, lamentando que el mundo “no los entienda” o “no esté preparado para ellos”.

      Muchas gracias por leer y comentar 🙂

      Reply

  • Redactor

    diciembre 12, 2018 at 5:12 pm

    Hola Gabriela, me ha gustado mucho tu artículo. Gracias por este blog de escritura. También escribo y me encanta seguir aprendiendo.

    Reply

    • Gabriella

      diciembre 14, 2018 at 6:25 pm

      ¡Gracias a ti por pasarte! Me alegro de que te sea de ayuda 🙂

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Gabriella Campbell
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.