Esta es la entrada más difícil que he escrito en este blog, estoy segura.

Porque es muy, muy difícil romper una relación de tantos años.

No es una ruptura completa, podemos seguir siendo amigos. Y lo digo en serio, no como en todas esas otras relaciones. Siempre tendré cosas que contarte, siempre necesitaré compartir contigo todo lo que voy aprendiendo.

Verás… es que hay otra. Sí, te he estado siendo infiel.

Grítame si quieres, lo entiendo. Pero desde el principio te dije que esta sería una relación abierta. Y así podríamos haber seguido, poliamorosos. Lo intentamos durante este último par de años, ¿verdad?

El problema es que hay una cosa que pocas veces te cuentan del poliamor: lo difícil que es a veces coordinar la agenda.

Cese de actividad de este blog

A partir de hoy, este blog ya no se actualizará con artículos. Puede que aparezca de vez en cuando alguna noticia, alguna novedad. Pero probablemente no habrá más material para escritores, artículos como los que he publicado aquí todos estos años.

Al no haber actualizaciones de artículos, cerraré también la cuenta de Patreon. Ya he publicado una nota allí para mis mecenas.

No obstante, como sé que soy absolutamente incapaz de no seguir hablando de escritura, marketing y todo lo asociado, seguiré creando contenidos para la lista de correo. Si te gusta este blog y quieres mantener el contacto conmigo sobre estos temas, apúntate. Si ya estás en la lista, seguiremos charlando.

Tampoco estaré, en principio, disponible para labores asociadas al blog (talleres, asesoría, etc.). Sí que habrá, seguramente, taller en el festival Celsius, que ya tenía comprometido con ellos como todos los años y que es además una gozada siempre.

Seguiré activa en redes sociales, sobre todo en mi cuenta de Twitter.

Mis razones

Sé que no tengo que dar explicaciones y ni siquiera sé si las queréis, ¡pero ahí van!

  1. Creo que he llegado a un punto de estancamiento con Gabriella Literaria. Me ha dado muchísimas oportunidades y han sido fabulosas. He aprendido una cantidad tremenda de cosas. Pero desde hace un año o así veo que las opciones que me brinda han tocado techo y que ni siquiera están alineadas con lo que realmente quiero.
  2. Mi objetivo inicial y primordial era promocionarme como autora de ficción, crear una plataforma como escritora. Al comenzar mi viaje, me di cuenta de que no había mucho material para escritores ahí fuera sobre marketing, autopublicación y etc. (eso, por suerte, ha cambiado mucho). Así que empecé a hablar de mi propio camino y de lo que aprendía de otros que iban muy por delante. Esto creció y creció y ha sido alucinante. Pero perdí de vista mi misión inicial: darme a conocer como autora.
  3. El mundo no necesita otro blog para escritores. Si bien he intentado siempre ofrecer contenidos que no fueran los de siempre, cada vez somos más en este mundillo y realmente hay poco que yo pueda decir que otras cien personas no puedan compartir en otras cien webs más. Hay gente muy estupenda ahí fuera que sigue trabajando duro para traernos lo mejor de lo mejor, como Ana, Javier, Mariana o Isaac, entre tantos otros.
  4. Es imposible estar en dos cosas a la vez. Llegó el momento que estaba temiendo: el momento en que tendría que elegir entre mi trabajo aquí y mi trabajo en Lo extraño y lo maravilloso. Ha sido una elección durísima, una que he ido postergando y postergando de manera dolorosa. Al final da igual qué elijas, pero tienes que elegir. El enfoque múltiple me mata.

Tras leer un número incontable de libros de autoayuda (la mayoría malísimos, ejem) en busca de la solución fácil para llevar todo adelante a la vez, me tuve que rendir y admitir lo que intentaba evitar por todos los medios: decir adiós (o, tal vez, hasta luego) a este blog y todo lo que conlleva.

Cómo sobrevivir a la escritura
Mis libros, por supuesto, siguen disponibles. Lo mejor de este blog está en Cómo sobrevivir a la escritura. Está en Amazon y lo tienes en papel y en digital. ¡Échale un ojo! Además, también puedes comprármelo a mí directamente y te lo mando firmado y caligrafiado con tu nombre.

Insisto: seguiré en la lista de correo y seguramente habrá más libros para escritores. Todo este tema nunca dejará de apasionarme. Pero si soy sincera y me pregunto qué quiero ser dentro de cinco años: una asesora/profesora de escritores o una escritora de ficción, me temo que la respuesta, con peso apabullante, cae en la segunda esquina.

Seguir huyendo de esa elección era cobarde.

Espero que sepas entenderlo. Espero que comprendas lo agradecida que estoy por el tiempo y la atención que me has prestado, por todo lo que me has dado.

Después de todo, querido blog, te he querido tanto…


Imagen de cabecera de Nick Fewings en Unsplash