main

autosuperaciónbeeminderdesafío de otoñoescribirlifehacking

Actualización de desafíos personales. Desafío de otoño (septiembre-diciembre 2014)

septiembre 9, 2014 — by Gabriella2

Tras el desafío de verano, y con unos cuantos ajustes, llega el momento de entrar en nuevos y (no muy atrevidos) territorios. Ver las pequeñas victorias del desafío anterior me ha animado a seguir adelante con algunas de las metas de entonces, e introducir algunas otras que creo que me van a venir estupendamente.

¿Qué he hecho esta semana? Demasiado, demasiado. Pero siempre queda tiempo para aprovechar la semana asiática de Lidl y ponerse a hacer maki (eso sí, como era para mis padres, que son un poco sosos para el sushi, este iba sin pescado crudo, solo con surimi, pepino o salmón ahumado). Ahí os dejo una foto de lo que iba llenando el plato poco a poco:

IMG_20140908_202709514[1]

Entre mil cosas más, también he estado preparando una nueva portada para el ebook de relatos del que os hablé, más que nada porque al meterle color al boceto anterior quedó muy pero que muy mal. Esperemos que con este boceto la cosa salga algo mejor, si consigo terminarlo:

Imagen (80)

Y ahora toca hablar de las metas y de desafíos. Vamos primero con lo que conocéis bien. Como veréis, Beeminder me permite alargar las metas ya existentes en vez de tener que crear nuevas desde cero, lo que he aprovechado en cuanto a las metas de mi desafío de verano:

1. Escribir mi novela. Esas 60000 palabras del desafío de verano las hice sin mucho problema, así que he subido un poco el listón. En el mismo tiempo (3 meses, del 1 de septiembre al 1 de diciembre), voy a intentar hacer un poco más:  65000. He integrado esto en la meta anterior de Beeminder, y el resultado completo (de los seis meses) sería de 125000 palabras, que se dice pronto. La novela va ahora mismo por unas 110000 palabras (tened en cuenta que antes de empezar con el desafío de verano ya llevaba unas 50000 escritas, por no hablar del borrador de 90000 que deseché), y me queda mucho por contar. Vamos, que va a ser larguita.
-Palabras escritas desde el 1 de junio (cuando empecé el desafío de verano): 68092 palabras.
-Palabras por escribir antes del 1 de diciembre: 56908 palabras.

2. Hacer ejercicio. Recordaréis que esta era la que más quebraderos de cabeza me daba, así que no la he complicado mucho. Por suerte ya han abierto la piscina que me gusta, ahora que termina el verano, y me cuesta bastante menos meter mis minutos de actividad física. El mes en que estuve limitándome a paseos y poco más me encontraba más baja de ánimo y peor en general, pero es que aquí en agosto uno no puede hacer mucho más.

-Minutos desde el 1 de junio: 2480.

-Minutos por hacer antes del 1 de septiembre: 1520.

3. Enviar a concursos. Sigo atascada terminando la revisión del cuento que se suponía que iba a entregar en agosto, así que mientras he estado preparando un poemario para un concurso este mes. Después de Happy Pills tuve otro poemario, titulado Otra historia de violencia, que por desgracia no encontró editor. Aunque ahora estoy creando material poético nuevo que no termina de encajar con el espíritu y narrativa de ese poemario intermedio, he decidido moverlo por concursos, aunque solo sea por sentir que estoy haciendo algo con él.

En otro orden de cosas, he recuperado Happy Pills (publicado en su momento en papel por Alea Blanca) y voy a ofrecerlo en internet en formato electrónico, ya veré cómo. Lo he estado ojeando y no ha envejecido tan mal como me temía. Creo que mi poesía no me produce la misma sensación de rechazo que me produce mi prosa del pasado. Obviamente, al estar en un momento distinto de mi vida, no me termina de encajar, y la forma tampoco me convence del todo, pero me siguen pareciendo poemas aceptables, lo cual es mucho más de lo que puedo decir de mis textos de hace un par de años, por ejemplo, que, por suerte para el universo, nunca llegaron a publicarse ni compartirse.

4. Leer. Una de mis metas favoritas, desde luego, y la que más placer me ha proporcionado. He subido un poco el nivel de dificultad para seguir con la meta, ahora también ampliada hasta el 1 de diciembre. Leer por las mañanas sentada en una terraza con un té rico es la mejor forma para mí de empezar el día. Ahora estoy terminando El camino de Delibes y me estoy zampando Snow Crash de Stephenson. Tengo también en proceso, como siempre, el megacompendio de cuentos de Cortázar.

Minutos leídos: 1735.

Por leer: 1265.

5. Actualizar blog. Este lo he llevado regular estos últimos días, más que nada porque he estado ocupada con otras cosas y me quedaban pocas fuerzas, ánimo e inspiración para el blog. Lo bueno es que ya se empieza a notar movimiento de visitas otra vez, así que toca ponerse a intentar ofrecer más contenidos. Aquí me tenéis 😉

Actualizaciones hasta la fecha (desde el 1 de junio de 2014): 38

Faltan (antes del 1 de diciembre): 34

Metas nuevas:

Y ahora tocan las que he empezado el 1 de septiembre, las que no estaban en mi desafío de verano. Como veréis, son muy simples (solo necesitan de una entrega diaria), y están pensadas, más que nada, para servirme de recordatorio de cosas que tengo que hacer, como son:

a) No usar Facebook ni Twitter fuera de horario

b) Acordarme de apuntar mis gastos e ingresos conformen suceden, para evitar luego quebraderos de cabeza intentando cuadrarlo todo.

c) No beber en casa. Este ya me dio buenos resultados cuando hice la prueba durante un par de semanas este verano. Ahora que termina un poco el jolgorio vacacional y volvemos a la rutina, prefiero portarme bien en casa y poder así soltar el par de kilos de más que me han traído el Celsius, el veraneo y otras circunstancias.

d) De esto no puedo decir mucho más porque todavía está en pañales, pero digamos que estoy trabajando otra vez con yasabéisquién en una cosita, y estamos usando Beeminder para medir progreso y fechas de entrega de la parte de cada uno.

Y ahí lo tenéis. Como os habréis imaginado, voy a estar muuuy ocupada de aquí a diciembre. Gracias como siempre a montones a los que seguís mi progreso y me mandáis comentarios, emails y todo tipo de mensajes de ánimo. La verdad es que ayuda bastante 🙂

A continuación os dejo con algunos de los enlaces que más me han gustado esta semana:

  1. Unos estudiantes han reescrito American Psycho utilizando los anuncios de Google que se generaban al enviarse el texto original de Easton Ellis (en inglés).
  2. ¿Qué ocurre cuando pones un montón de libros al aire libre para que la gente los coja, los lea y los devuelva? Pueeees que no los devuelven.
  3. No solo los humanos nos contagiamos los bostezos entre nosotros. Los lobos también, o eso dicen desde la Universidad de Tokio.
  4. Sori ControlZeta describe (y dibuja) a la perfección el círculo infernal que es intentar vivir de una vocación artística.
  5. Javi de Ríos nos habla en La viga en mi ojo de las diez cosas que no debe hacer un escritor en Twitter. Parecen evidentes, ¿no? Pues muchos no lo tienen tan claro.

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío anterior, junto con el artículo inicial.

2 comments

  • Aislinnred

    septiembre 11, 2014 at 10:08 am

    Mucho ánimo con las metas… Fíjate en que en las del ejercicio yo ando la mar de bien, saliendo a correr todos los días a las 7am, ¡quién me ha visto y quién me ve! Y ya se cumplen 6 meses de hacerlo religiosamente un mínimo de tres veces por semana, aunque por lo general lo hago seis días (y descanso los domingos) porque me da tanta energía y me hace sentir tan bien…

    Lo de escribir, sin embargo, me sigue pareciendo difícil, especialmente por esa vocecilla en mi cabeza que dice “¿Para qué demonios coges un lápiz?” Cosa que no me ocurre al pintar, por ejemplo, que ahí sí que tengo asumido que solo lo hago para divertirme y no para ser Da Vinci, ni mucho menos. Serán cosas de la presión digo yo…

    Así que mucha suerte con tus metas, supongo que todos tenemos handicaps. Me llama la atención particularmente esa que pones de las redes sociales, pero es que el ordenador puede convertirse en un agujero negro que lo devora absolutamente todo. Es curioso, cuántas veces me quejo de que no tengo tiempo para hacer tal o cual cosa, pero luego, si rememoro el día, siempre me dio cuenta de que hubo tiempo para coger el ordenador varias veces, revisar el correo, blogs… etc. Creo que eso ocurre (al menos en mi caso) cuando tienes una adicción, porque realmente me siento como una polilla que no puede evitar estamparse una y otra vez contra el foco de luz. Sería hermoso un mundo en el que no necesitáramos del ordenador, pero a mí me tiene atrapada no solo por motivos ociosos, sino también profesionales, académicos… casi todo se hace por internet ahora.

    No sé, igual acabo en una casita en medio de los bosques, como en “Walden”. A veces lo he pensado. Y escribo las historias en hojas secas, o en la corteza de los árboles, con la alegría de pensar que nadie realmente va a leerlas…

    Reply

  • Gabriella

    septiembre 11, 2014 at 10:34 am

    Hola, guapa, y gracias por pasarte otra vez por aquí 😀

    A mí lo de correr me acabó por gustar bastante, y me daba bastante energía para el resto del día, como bien apuntas. Lo malo es que me destrozaba las rodillas y por eso me pasé a la natación. Por suerte ya he pillado otra vez buen ritmo y creo que lo del ejercicio este mes va a ir muy bien. Nadar da más pereza que salir a correr por todo el tiempo que gastas cambiándote y etc., pero a la larga lo disfruto más. Este mes que no fui a la piscina (nos pusieron otra, mucho más pequeña, y era imposible nadar en condiciones) lo he echado bastante en falta.

    Respecto a lo de escribir: sí, yo creo que la presión tiene mucho que ver. No saber si estarás a la altura, cómo se recibirá lo que escribes… son cosas que a mí me paralizan, en serio. Encuentro que una buena forma de lidiar con ello es leer algo muy muy malo, así una siente que, haga lo que haga, siempre va a ser medio decente por comparación. También lo hace todo el hábito, claro, cuando llevas un tiempo escribiendo todos los días ni se te ocurre dejarlo pasar.

    Lo de las redes sociales es un círculo vicioso, sí. Por un lado me gustaría dejarlas completamente de lado, pero por motivos laborales me temo que eso es imposible. Así que hay que controlar el tiempo dedicado a ello.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Gabriella Campbell
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.