main

librosnotas de lectura

Mis mejores lecturas de 2018

diciembre 27, 2018 — by Gabriella9

shutterstock_1265063293-960x960.jpg

Los mejores libros de 2018. Los gifs óptimos de gatos de 2018. Los mejores pedos públicos de políticos de 2018.

Cabe la pequeña posibilidad de que ya haya bastantes listas de lo mejor del 2018 ahí fuera.

Muchos ya seguís mis lecturas (y las de mi coautor, José Antonio Cotrina), en el boletín que ofrecemos para amantes del fantástico, Lo extraño y lo maravilloso.

Así que este artículo sobra.

Pero por alguna razón que no termino de entender, cuando hice una encuesta en Twitter y os pregunté de qué queríais que fuera mi último artículo del año, la cosa salió así:

Como veis, la disputa entre este artículo y un vídeo nuevo de Lechuguita*, asexora literaria, fue terrible y descarnada. Pero al final ganaron los libros.

Y yo mantengo mi nivel en Twitter de fiabilidad, cultura, dignidad, saber hacer e inteligencia social.

Que probablemente no sea muy alto.

Mis lecturas FAVORITAS de 2018:

lo mejor, lo interesante y lo confuso

Anotaciones

  1. Antes ponía estrellitas a los libros que leía en Goodreads. Ahora enumero los libros leídos y a veces dejo comentarios, pero no suelo poner “nota”. Prefiero hablar de lo que me apasiona y de lo que no, sin entrar en valoraciones con numerito, que, al fin y al cabo, son muy limitadas y subjetivas (y que, además, por empatía con otros escritores, me incomodan).
  2. Leo mucho en inglés, por la sencilla razón de que prefiero leer una obra que me interesa en su idioma original y, para bien o para mal, mucho de lo que me interesa sale del mercado angloparlante. Eso no quita que aquí tengamos obras magníficas y que yo haga un esfuerzo por alternar lecturas en un idioma y otro.
  3. En caso de haber leído el libro en inglés, incluyo entre paréntesis enlace a su publicación en nuestro idioma, de haberla. Todos los enlaces llevan a Amazon, porque soy afiliada, pero evidentemente sentíos libres de adquirir las obras que os interesen en vuestra librería de barrio, gran superficie o ultramarinos intergaláctico de preferencia.
  4. Sí, este año he descubierto el audiolibro y ha sido a-lu-ci-nan-te, si bien (por ahora) prefiero este formato solo para no ficción. Empecé con Audible, el servicio de Amazon, pero ahora estoy probando Storytel (bastante más barato) y no tiene mala pinta. También tengo pendiente Sonolibro, donde no es necesaria suscripción, para audiolibros en nuestro idioma.
  5. No incluyo aquí lecturas “de trabajo”. Por ejemplo, La sociedad de la libélula de Ana González Duque no está, aunque salió este año, porque trabajé con ella en el borrador y todavía no he leído la versión final.
  6. Este año he conseguido cumplir mi objetivo de leer 30 obras, pero he decidido que hablar de todas ellas sería larguísimo, aún más largo que el artículo que traigo hoy, que ya es largo, larguísimo. Además, tampoco tiene mucho sentido hablar de libros que no me han entusiasmado.
  7. Ojo: son las mejores lecturas que he disfrutado en 2018, pero eso no significa que hayan salido estos libros en el 2018.
  8. Así que ahí va mi top 20, de bueno a muy rebueno. El 1 es el más fantabuloso de todos.

Vamos a lo que vamos: ante ustedes, los libros.

20. The Quarry, de Iain Banks

mejores lecturas 2018

Banks probablemente no haya escrito nunca un mal libro, pero este no es de los mejores. Falta algo de la profundidad de sus grandes obras (y un final mejor construido) pero es ameno, está lleno de diálogos magníficos y de personajes (demasiado) redondos. Puede hacerse caduco (y localista) por sus referencias a eventos políticos de su momento, pero no creo que decaiga mucho en cuanto a presentación de escenas y protagonistas. El horror que esconde esta obra, no obstante, es evidente: Banks escribía esta obra sobre un hombre que se muere de cáncer (y la reacción de los que lo rodean) cuando se enteró de que él, también, moría de cáncer.

19. Desconocidos, de David Lozano

mejores lecturas 2018

Un thriller juvenil que te tendrá agarrado del asiento hasta el final (o del angelico que se sienta a tu lado, si lees en el autobús). La prosa de Lozano es elegante y la trama está construida con ingenio; los personajes están retratados con realismo y afecto. Este es un pasapáginas de calidad que se disfruta con avidez. Es difícil hablar de libros de amigos con objetividad, pero por suerte con David no tengo ese problema. Escribe bien, conoce a su público y sabe mantener al lector (muy) enganchado.

18. The Geek Feminist Revolution (La revolución feminista geek), de Kameron Hurley

mejores lecturas 2018

Este libro de ensayo de Hurley fue mi primera experiencia con un audiolibro y he de decir que me conquistó. La narradora que eligieron en Audible era perfecta para la lectura: su forma de hablar es curiosamente similar a la de la autora, a la que tuve el placer de entrevistar este año en el Espacio Fundación Telefónica, en el marco del festival Celsius, junto a Laura Fernández. Pero me interesa hablar de este libro en relación, sobre todo, con el siguiente de la lista:

17. Bad Feminist (Mala feminista), de Roxane Gay

mejores lecturas 2018

La revolución feminista geek es un comentario estupendo que nos acerca al mundo del feminismo en el entorno cultural pop de nuestro tiempo. Reflexiona sobre problemas que a todos nos suenan: la permisividad frente al comportamiento de algunos autores, el acoso que puede llegar a sufrir una mujer en internet (más si se atreve a hablar de ciertos temas), el rechazo de parte del fandom hacia la mujer geek en general… y tanto más. Mi única queja es que Hurley utiliza un tono algo simplón y repetitivo (después de todo, el compendio es de artículos de blog) y que me habría gustado un poco más de profundidad en algunos de los asuntos que trata. Por ello, fue fantástico leer después a Roxane Gay, cuyo Bad Feminist se complementa a la perfección con los ensayos de Hurley, ofreciendo un feminismo menos restrictivo, más interseccional, y una perspectiva algo más academicista.

16. Purity (Pureza), de Jonathan Franzen

mejores lecturas 2018

Pureza es una gran novela que tiene la desgracia de venir de la pluma de un autor que tiene novelas mucho más grandes. Podemos aprender mucho de sus logros y errores, e intento explicar eso aquí.

15. The 48 Laws of Power (Las 48 leyes del poder), de Robert Greene

mejores lecturas 2018

Si estás pensando en invadir un país, derrotar a tus enemigos o seducir a tu rey, este libro es para ti.

Greene ofrece una obra divertidísima (por mucho que insista al principio en que nos la debemos tomar en serio), repleta de anécdotas de la historia que muestran de qué manera determinados individuos han conseguido obtener y mantener el poder, ese objetivo máximo del humano ambicioso e inmoral. Si quieres vivir a partir de ahora con la paranoia constante de que los demás te están manipulando, seduciendo y utilizando para sus propósitos maléficos, dale una oportunidad a esta obra.

14. On Chesil Beach (Chesil Beach), de Ian McEwan

mejores lecturas 2018

Conoceréis a McEwan probablemente por Expiación, porque hubo peli y esas cosas que permiten que nos suene más un autor. On Chesil Beach es una novela corta, una pequeña preciosidad sobre las consecuencias de la mala comunicación, una sociedad opresiva y el resentimiento en una pareja. Muy recomendable, con un final exquisito.

13. The Subtle Art of Not Giving a F**k (El sutil arte de que [casi todo] te importe una mierda), de Mark Manson

mejores lecturas 2018

Siempre me río cuando veo la versión española de este libro en las tiendas, ya que le han puesto el subtítulo de Un enfoque rompedor para alcanzar la felicidad y el éxito. Será por marketing de ese absurdo, porque el libro va, precisamente, de que la vida no va de alcanzar la felicidad y el éxito, y que ese impulso nos está destrozando. Están intentando vender el libro antiautoayuda por excelencia como libro de autoayuda. No me extraña que las reseñas en nuestro país hayan sido bastante tibias.

Tiene otro problema: esta obra no es más que un extracto del contenido del blog de Manson. Realmente no sé qué puede significar para alguien que no sea seguidor de este bloguero. Yo llevo leyéndolo desde hace años y su web es de una calidad espléndida. Me decepcionó un poco el libro, porque esperaba más contenido inédito. La mayor parte la tenía ya más que leída. No obstante, solo por recompensar un poco las horas deliciosas que me han dado sus artículos, pagué por el libro muy encantada.

12. The Bird’s Nest, de Shirley Jackson

mejores lecturas 2018

Ah, qué bien escribe la Jackson y qué personajes tan esperpénticos y adorables presenta. La Shirley entra aquí en el farragoso terreno del trastorno de personalidad múltiple y, pese a un ritmo desigual, produce una historia llena de pistas, símbolos y capas (y más de un misterio). Delicioso.

11. The Stars are Legion (Las estrellas son legión), de Kameron Hurley

mejores lecturas 2018

La originalidad de Hurley es aplastante. El mundo extremadamente biopunk y weird que crea es mi mierda. Prometo que hay una escena en concreto que me recuerda muchísima a una escena de Crónicas del fin. No me enamoré demasiado de los personajes (que para mi gusto rozan a veces el melodramatismo) y la trama no me pareció muy redonda, pero da igual, porque es que no hay página en la que no aparezca algo que me haga decir OJALÁ YO HUBIESE ESCRITO ESO.

Ci-fi raruna con tecnología asquerosita. Un placer intenso.

10. Arañas de Marte, de Guillem López

lecturas 2018

No me gustó el final de Arañas de marte y me sentí algo engañada, a decir verdad. Había tantos elementos, tantas posibilidades… pero ahí está el juego. El final tiene todo el sentido que tiene que tener (pero no esperas que te satisfaga). La obra crea una experiencia que, desde el raciocinio, funciona (con complejidad y acierto), pero que sospecho no termina de crear el resultado emocional que muchos lectores necesitan/necesitamos. Me ha hecho reflexionar mucho sobre la exigencia que tenemos de que se cumplan ciertos patrones narrativos, probablemente por ese molesto efecto Zeigarnik que quiere atar todos los hilos e hilar todos los signos.

Por supuesto, sobra decir que el estilo de Guillem se mantiene a un nivel superheroico en este libro. Sobra decirlo, pero lo digo de todas maneras.

9. Hellblazer: Dangerous Habits (Hellblazer: hábitos peligrosos), de garth ennis et al.

mejores lecturas 2018

Constantine está en su mejor momento cuando se enfrenta a conflictos insondables y decide que bueno, que les den a todos, que hasta a la mismísima muerte se le puede engañar. Este tomo incluye la que probablemente sea la escena más emblemática de Hellblazer, ese momento en que consigue jugársela al mismísimo Infierno, pero yo me quedo con el instante de hundimiento total y depresión del espabilado de John.

mejores lecturas 2018

Demasiado por hacer y nada que hacer se pueda.

8. THE PAYING GUESTS (Los huéspedes de pago), Sarah Waters

lecturas favoritas 2018

El padre de Frances básicamente murió de estrés y sus hermanos perecieron en la Primera Guerra Mundial. Vive con su madre en una casa vieja, llena de deudas, así que va tocando meter a unos inquilinos en el piso de arriba, ahora vacío. Pero la pareja que ocupa dicho piso es muy especial. Sobre todo la mujer, Lilian. Desde el momento en que Frances se fija en esos gemelos bien bonitos que se ocultan bajo las medias de su nueva inquilina, sabemos que aquí hay salseo seguro.

7. Los peligros de fumar en la cama, de Mariana Enríquez

mejores lecturas 2018

Mariana ofrece algunos relatos excelentes (El carrito, El aljibe, Dónde estás corazón) con otros buenos. Estilazo tremendo el de la Enríquez: cada párrafo es un rebujito burbujeante de palabras usadas en el lugar exacto. Conseguí que me firmara este libro en el festival Celsius (no en la firma oficial, qué os creéis, sino en un bar, como debe ser), pero con los nervios admiradores se me olvidó decirle que incluyera a José Antonio en la dedicatoria y sospecho que a día de hoy no me ha perdonado. José Antonio, quiero decir. A Mariana dudo que le importe.

6. A Brief History of Seven Killings (Breve historia de siete asesinatos), de Marlon James

mejores lecturas 2018

No he visto la traducción de este libro al castellano ni sé quién ha afrontado tamaña odisea, pero me gustaría encontrar a esa persona, invitarla a un café y darle un abrazo, si es que a día de hoy está en condiciones mentales de abandonar su habitación.

La obra de Marlon James no es para mentes livianas. Sobra mucho, mucho del libro. Hay tanto que no aporta nada… Y sin embargo los personajes se mueven en una red compleja de caracterización que en realidad esconde a la verdadera protagonista: la ciudad de Kingston, Jamaica. Violencia, más violencia y, a veces, solo a veces, una promesa y un pequeño atisbo de esperanza. Este libro me dejó una resaca monumental.

5. Brooklyn (Brooklyn), de Colm Tóibin

mejores lecturas 2018

Brooklyn fue la aspirina perfecta para quitarme la resaca de Marlon James. Chica pobre irlandesa consigue la oportunidad de su vida: marchar al nuevo mundo y trabajar como dependienta en unos grandes almacenes. Allí conoce a un chico de familia italiana, empiezan a salir juntos y… bueno, dejémoslo en que la historia no es tan sencilla como podría parecer. El final hizo que muchos aborrecieran el libro, pero a mí me parece absolutamente perfecto.

4. Atomic Habits, de James Clear

mejores lecturas 2018

Ay, que amo al señor Clear. Ya os sabéis por aquí muchos mi historia: mi vida cambió cuando empecé a implementar hábitos diarios, sobre todo el de la escritura. En Atomic Habits, James Clear explica el proceso de formación del hábito y cómo utilizar los microhábitos para adquirir la disciplina que no sabías que tenías. Para los que, como yo, no tenemos fuerza de voluntad ni nada que se le parezca, todo este proceso es fabuloso.

Clear narra su propio audiolibro y no es tan bueno como Godin o Gaiman, pero su lectura es correcta y este será uno de esos libros que seguramente escucharé otra vez.

3. Las tres muertes de Fermín Salvochea, de Jesús Cañadas

lecturas de 2018

Si solo lees un libro este 2019 que llega, lee este.

A no ser, claro, que no te guste Cádiz, que no tengas sentido del humor, que no te interesen los vampiros o que desconfíes de textos escritos con maestría cañadiense.

2. This is Marketing, de Seth Godin

mejores lecturas 2018

Por favor: que traduzcan rápido este libro, que necesito que lo lean TODOS los escritores del mundo. Si el marketing te parece un invento del diablo, o si crees que hacer marketing es gritar “compra mi libro” en todos los grupos de Facebook que pillas, adquiere esta obra de arte.

Godin ha sido una de mayores influencias en mi carrera como escritora. Gracias a él entendí la importancia de diseminar las buenas ideas, la importancia de servir a un público y entender sus necesidades, y, sobre todo, lo apasionante que puede ser el marketing “bueno”, el marketing ético (sí, eso existe): el marketing de la atracción. Este libro resume lo mejor de sus conceptos, mentalidad y escritos. Esta obra es revolucionaria y he disfrutado cada palabra.

1. The View From the Cheap Seats (La vista deSDE LAS ÚLTIMAS FILAS), de Neil Gaiman

mejores lecturas 2018

Gaiman ha escrito un libro para mí. Ha escrito un libro… bueno, en realidad ha recopilado un montón de cosas que escribió para mí. Prefacios, presentaciones, conferencias y ensayos. Un buen montón de artículos dedicados a lo mejor de mi vida friqui. Sí, he llorado (como una mocosa). He reído, también. Sí, habla de Pratchett y de Diana Wynne Jones y de Clive Barker y de Douglas Adams y de tantos otros autores con los que me he criado. Con la misma pasión con la que lo haría yo, si tuviera su pluma.

Y por si eso fuera poco, este libro lo escuché en audiolibro y lo leía él mismo. Gaiman no es solo un escritor excelente, es un locutor extraordinario.

¿Sabéis qué me emociona de este libro?

Que Gaiman no sufre de comparacionitis. No hay envidia, ni crítica ni desprecio. Gaiman no habla de lo que no le gusta, habla de lo que adora y le maravilla. Transmite un afecto extraordinario por los libros y autores de los que habla. Y eso es lo que hace que este sea mi libro del año. Me recuerda que no hay nada tan alucinante (sobre todo en este mundo tan lleno de estímulo agresivo, de sesgo negativo) como la pasión por el arte, por los libros, por los buenos creadores.

Me recuerda que es muy importante hablar de lo que amamos.

¿Qué opináis?

¿Hablamos un poquito menos de lo que odiamos… y un poquito más de lo que nos entusiasma?

Menciones de honor

Me veo en la obligación moral de incluir algún libro más, pero no los incluyo en la lista general, porque estarían todos en el número 1, pugnando, y me acusaríais de nepotismo, porque son del señor Cotrina. Pero necesito hablar de ellos.

La deriva

mejores lecturas 2018

Realmente no leí este libro este año, sino que devoré el manuscrito el año pasado, pero lo meto en 2018 ya que ha sido su año de publicación. No hay mucho que pueda decir, porque sencillamente me parece una pasada. He leído algún comentario que opina que es más lento que otros libros de José Antonio y estoy de acuerdo, pero no entiendo muy bien qué tiene eso de malo: el ritmo es exactamente el que tiene que tener. Es un libro a rebosar de detalle, un estudio fantástico sobre la naturaleza humana y, por supuesto, un homenaje al sentido de la maravilla.

Y tiene uno de los finales más espeluznantes que le he leído. Su impacto no es como el de La canción secreta del mundo o El ciclo de la Luna Roja: no funciona de la misma manera. Se te mete en la cabeza y las implicaciones se van deshilando poco a poco. Es un libro que te deja incómoda, pensativa. Esta es una obra realmente especial.

El ciclo de la Luna Roja

mejores lecturas 2018

Menuda historia tengo yo con esta trilogía. Leí las primeras entregas, La cosecha de Samhein y Los hijos de las tinieblas, hace mucho tiempo, mucho antes de que José Antonio y yo fuéramos pareja. El día en que nos… ejem… hicimos pareja, le entregué mis notas sobre el manuscrito del tercer libro: La sombra de la luna. Sí, este ciclo tiene recuerdos muy emotivos asociados. Cuando recuperó los derechos de la trilogía, tras pasar por las manos de varias editoriales, decidimos reeditarlo nosotros mismos. José Antonio le dio una buena revisión e hicimos las maquetas, contando con la muy estupenda Libertad Delgado para las cubiertas. El día en que le pedimos a Libertad hacer las cubiertas de esta nueva versión, nos dijo que sí antes de que terminásemos la pregunta. Y es que es un libro importante para los tres.

Esta historia de supervivencia, de amor y de heroísmo, de tragedia y magia, es realmente sobre Rocavarancolia, una ciudad tremenda llena de portentos y monstruos, adonde llegan doce pobres adolescentes terrestres, engañados de mala manera. Se las verán y desearán para sobrevivir. Solo saben que tienen que aguantar hasta que llegue la Luna Roja, pero nadie tiene ni p******a idea de qué narices pasará entonces.

Y no, por supuesto que no todos aguantan.

Vais a llorar, os lo prometo.

La trilogía se compone de:

  1. La cosecha de Samhein
  2. Los hijos de las tinieblas
  3. La sombra de la Luna (en preventa: saldrá el 25 de enero en papel y digital)

Dentro de unos meses tendremos listo además El libro de Rocavarancolia, un cuarto libro a modo de epílogo que incluye todos los cuentos que creó el autor en años posteriores a la publicación original de la trilogía (¡y material que no se ha llegado a publicar hasta la fecha!).

(¿Os he prometido ya que vais a llorar?).

Ahora tengo que irme.

Tengo que leer más libros y escuchar más audiolibros y publicar más cosas.

(En serio, lloráis seguro).

Hola, 2019.

 


*Habrá vídeo nuevo pronto, ¡prometido!



Créditos:

Imagen de cabecera de Zinaida Zaiko en Shutterstock.

notas de lectura

Pureza, de Jonathan Franzen

febrero 10, 2018 — by Gabriella2

IMG_5418-960x640.jpg

¿No os encantan esos libros que os hacen plantearos Cosas(TM)?

En el caso de Pureza, de Franzen, no quiero decir que me plantease Cosas Tan Importantes y Trascendentales como el estado de una cultura sobrestimulada por lo digital y el datashock, ni las complicaciones del feminismo contemporáneo, ni la validez moral que pueda haber detrás de proyectos de supuesta transparencia informativa. Creo que eso es lo que el autor quería que yo me planteara.

No, Pureza me lleva a plantearme algo mucho menos importante, que es si Franzen es un gran escritor o si nos está tomando el pelo a todos. Así que en las notas de lectura de hoy, en vez de ventajas y desventajas, dividiré la sección es a) razones para pensar que Franzen es un gran escritor y b) razones para pensar que Franzen nos está tomando el pelo a todos.

Y, lo más importante, analizo cómo podemos aplicar nosotros algunas de las mayores virtudes de este señor. Apunto que he leído la versión original (Purity), así que no puedo opinar sobre el estado de la traducción. Si alguien tiene algo que decir sobre esto último, estaría muy bien que opinara al respecto en los comentarios.

Vamos allá. Sabéis que intento siempre huir del ad hominem, pero esta vez me ha resultado muy difícil. Disculpadme, por favor, mi debilidad:

Razones para pensar que Franzen es un gran escritor

  • A Franzen se le da genial eso de meter un elemento de nombre extraño. que aparezca de vez en cuando, y no revelar hasta más adelante (o no revelar del todo, nunca), de qué narices está hablando. Por ejemplo, en tu novela podrías hacer que todos los personajes hablasen de un cabragremondo y que tardemos un tiempo en saber de qué narices están hablando (¡o nunca!). Este elemento incluso puede servir como detonante para la trama y la acción, a lo macguffin. Un ejemplo cinéfilo de esto sería el famoso maletín de Pulp Fiction.
  • A Franzen se le dan genial también las frases megaingeniosas de comentario social. Tiene un sentido del humor extraordinario, tan extravagante que nunca sabes si se ríe de sí mismo y del mundo o si todo responde a un sentido demasiado dramático y serio de la realidad.
  • También es un maestro en eso de coger elementos inanimados (por ejemplo, la niebla) y dotarlos de una personalidad recurrente. Probad esto también. A mí me gusta especialmente el modo en que la serie The Killing hace esto con la lluvia de Seattle: siempre presente, siempre un tema de conversación.
  • Ay, ¡los personajes! Todos son multidimensionales y hay muy pocos autores capaz de hacer personajes tan sobradamente insoportables como Franzen. Cuando crees que ya le tienes la medida cogida a alguno, hace algo que no te esperabas, pero que encaja perfectamente en su visión del mundo. Todos parecen a un paso de la redención, pero muy pocos llegan y el camino está plagado de… sí, más personajes insoportables. Al final les coges cariño, tal vez porque nos enseñan lo peor de nosotros mismos. Es muy difícil crear personajes odiosos y simpáticos a la vez, así que recuerda que si quieres hacer a un idiota irritante, asegúrate de que tenga alguna virtud que permita un grado de empatía.
  • Suele usar narradores poco fiables. Es posible que esto se empiece a hacer demasiado común (Perdida es un buen libro, pero cuánto daño ha hecho). Por suerte, Franzen lo utiliza muy bien: la memoria nunca es exacta y el ser humano nunca lo narra todo de manera completamente coherente, así que esta no-fiabilidad rocambolesca resulta divertida y realista. Para entender muy bien cómo usar este recurso, recomiendo (sí, otra vez) a Julian Barnes con El sentido de un final o a Kazuo Ishiguro con Pálida luz en las colinas.
  • Es un experto en eso de enseñarte cómo la infancia puede fastidiar a alguien de por vida. Y los recuerdos de la infancia, esa memoria neblinosa y confusa, forman parte de esa escasa fiabilidad narrativa ya mencionada. Si quieres meter recuerdos de tu personaje para explicar un poco por qué es como es, ten en cuenta que los recuerdos nunca son 100% claros ni reales.
  • ¡Juegos lingüísticos! Me gusta cuando Franzen coge una palabra y luego juega con ella colándote sus derivadas a continuación, en un tonteo musical. Esto lo hace también muy estupendamente David Jasso en Lo que ves cuando cierras los ojos. Probad a jugar con el lenguaje, a divertiros con las palabras y su sonido.
  • Uno no puede escapar de sus guiños y metarreferencias. El parrafito donde un personaje reflexiona sobre la manera en que el mercado literario está copado de Jonathans es maravilloso. El humor paródico de Franzen también llega hasta sí mismo. Pero cuidado con esto, amigos lectores: el humor es algo muy especial, y cosas que para ti son relevantes o dignas de referencias no tienen por qué serlo para tus lectores. Hablo mucho de las referencias y la doble codificación en este artículo.
  • Me fascina la belleza con la que describe experiencias que muchos de nosotros damos por sentado, pero que son nuevas para un personaje. Por ejemplo, reconocí en la protagonista, Pip, esa emoción que yo sentía las primeras veces que iba a un hotel sola o con alguien que no era de mi familia. ¿Qué actividades realizas tú de forma común? ¿Podrías expresarlas en tu narrativa como si fuera la primera vez que las llevas a cabo? (Esto nos obliga también a una atención a la minucia que nos viene genial como escritores).
  • Nunca me cansaré del recurso literario de utilizar una palabra o expresión concreta unida a un solo personaje, para definirlo mediante pequeños detalles. Hay escritores que abusan de esto, pero bien hecho ofrece resultados estupendos. Tal vez tu personaje dice mucho enjundia, a mansalva, jopelines o anticonstitucionalmente. Tal vez se atusa demasiado el pelo. Sus palabras lo describen tanto como sus gestos. Franzen domina a la perfección esta técnica.
  • También utiliza un recurso que a mí me entusiasma: describe a un personaje, hace que diga que es de una manera X y luego hace que se comporte de manera totalmente contraria. Evidentemente, esto hay que hacerlo bien, para que se note que es una contradicción inherente a un personaje mentiroso o dudoso, no un simple despiste del autor.
  • En resumen, de nuevo; los personajes. Franzen refleja de manera realmente especial las relaciones emocionales y sexuales. Hubo momentos del libro en que pensé: “¡anda, yo hice esto!” o “jopelines, anticonstitucionalmente, yo dije algo así una vez”.
  • Refleja muy muy bien detalles que corresponden a experiencias que no suelen aparecer en novelas. Por ejemplo, narra ese momento que tenemos muchas mujeres (e imagino que algunos hombres) de sentirnos presionadas por tener una relación sexual con alguien que de entrada nos gusta pero que al mismo tiempo nos produce, sin saber por qué, cierto rechazo. Describe de una manera ambiental y sensorial (no directa) esa vocecilla en tu cabeza que te dice: “esto no va a salir bien, no lo hagas”. En general, Franzan es un retratista espectacular (aunque sí tengo problemas con su manera de representar a las mujeres en general, lo reconozco).

Razones para pensar que Franzen nos está tomando el pelo a todos

  • Ya lo he dicho: a Franzen se le dan genial las frases megaingeniosas de comentario social. A veces demasiado, tanto que se le olvida que de fondo también hay una trama. No hagáis esto en casa, chicos. Podéis experimentar todo lo que queráis, pero me temo que la trama es lo que hace que el lector siga con el libro en sus manos.
  • Que seas un escritor superventas no es excusa para no permitir que te hagan correcciones. En mi edición hay errores, repeticiones y algunas oraciones que son, directamente, flojillas y vagas. Es el tipo de cosa que nos pasa a todos pero que en una buena editorial se arregla y punto. En comparación con Las correcciones y Libertad, he tenido la sensación de que en Pureza ha habido una mano correctora menos hábil (o directamente se ha entregado el texto menos pulido).
  • Ay, las repeticiones involuntarias (ver punto anterior). Repeticiones tenemos todos, ¡repito!, pero en este libro son más llamativas (tal vez porque no son habituales en la prosa de Franzen).
  • Franzen es un experto en eso de enseñarte cómo la infancia puede fastidiar a alguien de por vida, sí. Hasta puntos algo cansinos. Os lo resumo: en Pureza, la culpa siempre es de las madres.
  • Ohmaigod: el tema del feminismo. Creo que feminista y derivados es la palabra que más se repite en el libro (y rara vez para algo positivo). Si no sabes cómo funciona, si no estás muy seguro de si te parece bien o no, si a ti lo que te gusta es describir a jovenzuelas apetecibles fornicando con señores de tu edad, si solo lo vas a representar de manera caricaturesca, déjalo estar. Y no lo digo por el feminismo: podría ser cualquier cuestión ideológica. Pocas cosas son tan irritantes como un escritor con Opiniones (sí, con mayúscula). Los personajes extremos de Franzen son muy divertidos, pero a veces se ven los hilos y el autor parece decirnos exactamente qué debemos pensar (qué es bueno y qué es malo). Resulta molesto, como un mosquito que no para de zumbar a tu alrededor mientras intentas sumergirte en la lectura.
  • Y lo mismo con sus opiniones sobre la nueva generación e internet. ¡El desastre, el fin de la cultura! (*suspiro*). Desde luego, las Opiniones de Franzen están por todas partes. A veces son meramente irritantes, otras veces son aburridas (¿recordáis las parrafadas sobre pájaros en Libertad?). Y un autor puede ser denso, pero nunca aburrido.

Os dejo con Lechuguita para la valoración (breve) final, ya que es mucho más inteligente, sabia y bella que yo. Disculpad su vocecilla, que hoy anda un poco ronca.

Valoración final de Lechuguita:

Gracias, Lechuguita, por tanto.

en general este libro está Recomendado si:

  • Eres fan de Franzen.
  • Te gusta la buena narrativa contemporánea estadounidense.
  • Quieres aprender a construir personajes dinámicos y complejos.
  • Eres escritor y te llamas Jonathan.
  • Eres un señor de cierta edad a quien le gusta fornicar con jovenzuelas apetecibles.

Notas importantes:

  1. Más cosas de Lechuguita en su canal de Youtube.
  2. Ahora tengo Instagram, como la gente popular.
  3. A mediados de mayo, Alethé publica un libro recopilatorio de las cinco entregas de Crónicas del fin. Y el 25 de este mes de febrero sale Réquiem, nuestra quinta y última entrega de la temporada. Decir que andamos ocupados es poco.
  4. Hacer estos vídeos no se paga ni con dinero, pero invitadme a unos vinos en Patreon, porfa. Porfaaaaaaaa. Otra gente fabulosa y bellísima lo hace, como Jorge del Oro, Carlos S. Baos, May Quilez, Eduardo Norte, Carla Campos, Adela Castañón, Anabel Rodríguez o Daniel Hernández Alcojor.
  5. Porfaaaaaaaaaaaaaaaa.

notas de lectura

Mil otoños, de David Mitchell

noviembre 11, 2017 — by Gabriella5

portada-960x749.jpg

Terminé de leer Mil otoños  hace un par de semanas, con pena y alegría.

Alegría porque terminar un libro de 560 páginas siempre me proporciona un orgullo infantil. Alegría porque fue un viaje estupendo.

Pena, porque se acababa.

Y pena porque el final, en lo que sospecho podría ser habitual en Mitchell, no está a la altura de las circunstancias. No obstante, como pronto veréis, eso tampoco es muy importante.

Mil otoños es la historia de mercaderes, funcionarios y otras variables humanas procedentes del mundo occidental de finales del siglo XVIII, viviendo (o malviviendo) en Dejima, puerto comercial con Nagasaki. ¿Y qué ocurre cuando pones a unos cuantos neerlandeses y asociados en una isla artificial pegada al sagrado territorio japonés en esta época? Un montón de cosas divertidas: eso es lo que ocurre.

Así que vamos con las notas de lectura. Ya sabéis que soy incapaz de leer como las personas normales, así que mezclo mis observaciones analíticas con aquello que considero que es de interés para mí, como escritora, y para vosotros, como lectores.

Un apunte: El título original es The Thousand Autumns of Jacob de Zoet. Me parece interesante que se omitiera el nombre de Jacob en la traducción del título y creo que es acertado. En realidad, De Zoet no es el protagonista absoluto de la historia, aunque Mitchell lo use como vehículo principal. De Zoet puede ser el meollo de la cuestión, pero no es la cuestión en sí.

mil otoñosMi edición de Sceptre junto a la edición traducida de Duomo Ediciones

Realicé la lectura en su idioma original, así que todas mis observaciones están basadas en la prosa inglesa. Desconozco la calidad de la traducción a nuestro idioma. Dicho todo esto, vamos a lo que vamos. Ventajas ventajosas de este libro:

Ventajas

  • Los mil otoños arrancan con una escena que poco tiene que ver con el ya mencionado Jacob. En este primerísimo capítulo, asistimos a un parto complicado y algo explícito. No, esto no es para estómagos delicados (pero los partos, en general, no lo son). Daba la casualidad de que justo en ese momento yo también estaba escribiendo un parto, para otra historia, así que me sentí hermanada con el autor de un modo arrogante y ridículo. Ridículo porque tal vez algún día, dentro de 324,5 vidas, llegue a un punto en el que mi prosa pueda parecerse a la de Mitchell.
  • Y es que Mitchell tiene tantos recursos formales metidos en la manga que da como cierta vergüenza seguir escribiendo después de leer un párrafo suyo. Uno de mis recursos favoritos es ese en el que alterna líneas de diálogo con líneas descriptivas. Por ejemplo: intercala una línea descriptiva del presente (donde nos ofrece detalle tras detalle de animales conservados en formol y expuestos en una habitación) con una de diálogo en flashback (donde reproduce la conversación mantenida entre Jacob y el padre de su prometida).
  • Como copiar a mano el ejemplo entero me da pereza y mi móvil saca muy malas fotos, os pongo un ejemplo de este tipo de intercalado inventado por servidora y muy simple:

—Tienes que volver a casa —le dijo Piruleta—. Aquí no estás a salvo.

Dos osos bailaban en el cuadro junto a la cama. La colcha era rosa fucsia.

—No me iré sin darte un lamentón antes —le aseguré—. Tienes una pinta deliciosa.

El reloj sonaba, insistente. En el piso superior, alguien pisaba con tacones de aguja. El gato masticaba su pienso arcoíris.

—Devórame entera, pues —me rogó—. Quiero que descubras de qué color es mi corazón de caramelo.

(De nada).

  • Mitchell es un maestro de mostrar sentimientos y emociones en vez de contarlos. Esto encaja muy bien en la cultura y ambientación de los personajes japoneses que, frente a unos europeos más viscerales y vitriólicos, esconden sus reacciones bajo capas y capas de condicionamiento y educación. Todos los gestos, los diálogos y las descripciones casi impresionistas, realizados con pinceladas de metáfora, color, personificación y contraposición, expresan algo. Es este un texto de niveles: uno sobre otro sobre otro; significado sobre significado.
  • Porque el entorno es uno de los personajes más de Mitchell: la ambientación se forja a golpe de contraposición, detalle y sutileza. Nadie nos dice que hace frío: un personaje sopla sus manos para calentarse; si un diálogo es estratégico, como una partida de go, se estará desarrollando, al mismo tiempo, una partida de go de fondo, y cada intervención en el diálogo se corresponderá con una intervención sonora en el juego; si un personaje está drogado o bajo una presión emocional intensa, el entorno se moverá y describirá con términos oníricos y delirantes.
  • Maneja también de forma fenomenal el in medias res, ese modo tan suyo de meternos de golpe y porrazo en el pasado o en el presente, no solo a principio de capítulo, sino de escena y de lo que le dé la gana.
  • Hay un componente de fantasía, aunque menor. No deja de ser levemente sobrenatural y místico, pero para mis gustos personales eso siempre suma puntos.
  • Y, hablando de componentes fantásticos: a Mitchell le gusta cambiar de tono (y casi de género) de forma abrupta en mitad de sus novelas (que se lo digan al Atlas de las nubes). A mitad de la obra, el texto se transforma de estudio históricocostumbrista a una suerte de Nunca me abandones fascinante, con toques de surrealismo.
  • Cambiamos, también, de un entorno y registro masculino a uno enteramente femenino, muy diferente pero igualmente atractivo. De hecho, yo diría que las secciones donde la perspectiva pertenece a Orito Aibagawa son las mejores o, por lo menos, las más emocionantes.
  • El libro engancha MUCHO. Me temo, no obstante, que ocurre solo cuando realmente estás totalmente sumergido en el mundo creado, que es cuando empiezan a pasar cosas relevantes. No es que lo demás no sea relevante: es que no se te revela como tal hasta que llevas un buen cacho de libro a cuestas.
  • La documentación es espeluznantemente buena.
  • Sin dar spoilers, aviso que hay un diálogo entre los protagonistas y un grupo de traductores japoneses por el que ya merece la pena leer todo el libro. Mitchell juega no solo con el lenguaje, sino que examina y estudia todo lo que decimos a medias (y cómo lo hacemos), para transmitir mensajes que parecen secundarios pero que, en realidad, son el objetivo de la comunicación.
  • Mitchell crea verdaderos héroes. Exhibe tanto al héroe clásico, dispuesto a arriesgar su vida y la de su familia por el bien de otros, como al héroe que vemos menos en los libros: ese que día a día toma una serie de decisiones contra viento y marea, decisiones que arrojan luz y esperanza en mundo corruptos y deprimentes. Por supuesto, para crear a estos héroes necesita crear ese mundo corrupto, plagado de seres que confabulan en nombre de la injusticia.

Desventajas (0: no hagáis esto en casa)

  • Del mismo modo que el principio engancha y emociona, las siguientes cien páginas dejan algo que desear. Sí, todo tarda mucho en arrancar, y se nos presentan montones de personajes de golpe, por lo que tendremos que realizar cierto esfuerzo mental para seguir el hilo narrativo. La prosa descriptiva de Mitchell no tiene nada de sencilla, lo que complica aún más la identificación de dichos personajes. Prometo que hubo un par de momentos en que pensé: “no sé quién es este personaje y tampoco me importa”. No suelo durar más de 30 páginas con estas circunstancias, pero aguanté porque… bueno, porque era Mitchell. Y me alegro. Vaya que si me alegro.
  • Por si esto fuera poco, volvemos a tener exactamente el mismo problema ya en el tercer tercio del libro, cuando, en el momento más álgido de la narración, Mitchell crea un nuevo comienzo con un nuevo elenco de personajes con un montón de información intrascendente.
  • Hay un componente fantástico… que se queda muy corto. No se nos revela, en realidad, hasta qué punto ciertos actos son mágicos o no. Esto podría ser algo positivo, pero esa intriga no termina de mostrarse como algo coherente en la historia y no me convence. Y esto es porque…
  • Mitchell incluye elementos que realmente no aportan mucho a la historia: no hacen que avance. Una cosa es crear escenario y trasfondo, y otra diferente es meter escenas completas que no ofrecen nada a la trama ni a la ambientación ni al lector. Como ejemplo, insisto en esa aparición ya mencionada de nuevos personajes y escenario, muy avanzada ya la trama principal.
  • Esto último afecta al ritmo. Sí, sí, el ritmo de la obra es muy desigual. Este es el tipo de problema que suele resolverse en la edición, pero bien porque estos cambios de ritmo son propios de la esencia mitchelliana o bien porque ningún editor se atreve a tocarle nada, no ha sido así.
  • Cae en la tentación de insertar valores contemporáneos en los personajes que quiere que nos caigan bien y me temo que ahí cae en cierta manipulación evidente. No me gusta que se vean los hilos de una narración, y entiendo que es muy atractivo hacer que nuestros protagonistas sean nobles tal y como entendemos la nobleza hoy en día, sobre todo si esa nobleza acarrea consecuencias terribles para los personajes y es una muestra de valentía. No obstante, que los personajes dorados del autor sean los que ofrezcan valores como el rechazo a la esclavitud o al sexismo propios de su época me resulta un poco irritante. Incluso los “buenos” de una historia deben tener grados de gris que correspondan a su tiempo: no parecer viajeros temporales que parten desde nuestro siglo. Su definición de qué hace héroes a sus protagonistas es más que suficiente: no es necesario cargarlos de virtudes contemporáneas también.
  • La documentación es espeluznantemente buena. Demasiado. No necesitamos saber TODOS los detalles, señor autor.

Recomendado para:

  • Lectores asiduos de Mitchell.
  • Amantes de la novela histórica.
  • Lectores con buena memoria para nombres y caras. Si pudiste leerte Juego de tronos, El silmarillion o Las luminarias sin duda alguna sobre quién era quién en cada momento, eres el lector ideal de este libro.
  • Cualquier persona que disfrute de un estilo magistral.
  • Bah. Cualquier persona a la que le guste leer y punto.

Valoración final:

Mil otoños no es un paseíto feliz y sencillo, pero sí una lectura admirable, y tan hermosa que este mísero artículo jamás podrá hacerle justicia. Por esto, este libro cuenta con la aprobación de Lechuguita*:

mil otoños

Adelante, leedlo.

 


*MUY PRONTO, NUEVO VÍDEO DE LECHUGUITA.

-Y si quieres fantasía pura y dura, bastante más oscura, también puedes aparcar un ratito a Mitchell (¡solo un ratito!) y leer Crónicas del fin, nuestra obra apocalíptica con galgo.

-Si te gustan mis artículos y quieres más, ayúdame donando una cantidad minúscula de dinero al mes a través de mi Patreon.

 

notas de lectura

Luna (Luna nueva), de Ian McDonald

agosto 26, 2017 — by Gabriella2

Luna-2015-UK-cover.jpg

No me gusta hacer crítica ni reseñas. Es muy cansado, porque me gusta (intentar) hacerlo bien, de la manera más objetiva que pueda, y una buena reseña es espectacularmente difícil de hacer.

Si queréis una reseña, podéis leer esta que hice para C sobre La polilla en la casa del humo, de Guillem López. Si no, quedaos por aquí.

Hoy sigo en mi vieja tradición de compartir con vosotros mis apuntes, mis notas de lectura. Es una costumbre que rescato y que tal vez convierta en algo semanal, algo de sábado, como hoy. Son apuntes sencillos orientados a dar información simple sobre lo que podréis encontrar en una obra.

Y hoy toca hablar de mi más reciente experiencia lectora, Luna (Luna nueva), de Ian McDonald.

Luna. New Moon

Vaya por delante que leí el libro en inglés, pero conozco a quien lo tradujo y es una persona eficiente, así que imagino que estas anotaciones servirán también para los que lo queráis leer en lengua cristiana y decente.

No hay alerones feos ni spoilers que valgan. Hago mención al malo malísimo, pero ya imaginabais que habría un malo malísimo en una obra que han llamado “Dallas en la Luna”.

(Para los nacidos en los 90: Dallas era una telenovela estadounidense épica, muy épica, al estilo de otras grandes telenovelas de la época como Dinastía o Falcon Crest, que muchos veíamos con nuestras abuelas. Eran exageradas y muy dramáticas, pero a la vez adictivas y muy, muy divertidas. Como Luna).

Vamos con los pluses y los menos. Abandonad aquí mismo cualquier percepción que tengáis de servidora como crítica licenciada en teoría de la literatura y amante de la narratología. Todo lo que sigue es esperpento subjetivo.

Ventajas:

  • Lo tengo firmado por el mismísimo señor McDonald. En el festival Celsius hubo un evento llamado Los tres Ian, donde Ian McDonald, Ian Whates e Ian Watson, en colaboración con Gigamesh, NOS INVITARON A TODOS A ALCOHOL. Lo sé: podría acabar la reseña aquí mismo. Pero sigo.
  • Como ya he indicado, es un culebrón muy bien hecho, pero en la Luna. Hasta hay una escena donde el malo malísimo cuenta su plan macabro y le falta echarse a reír como un mafioso/supervillano cualquiera.
  • Hay conceptos muy muy ingeniosos. Tal vez no son tan ingeniosos para los que sois científicamente muy listos, pero a mí me parecen brillantes. La labor de documentación de esta obra me aturde; hasta los cócteles tienen su razón de ser.
  • No sé si, como dijo una vez el propio McDonald, ha escrito la mejor escena de masturbación femenina del mundo. Pero es la mejor escena de masturbación femenina que yo he leído. Con permiso de la RAE, utilizaré aquí la palabra bizarra. Es esperpéntica y sexi a la vez, si eso es posible.
  • Sí, hay sexo a raudales. Todo el tipo de sexo que os podáis imaginar. Y violencia también hay una poquica. Mi sensación constante era de: “por fin alguien está escribiendo folleteo que a MÍ me gusta”.
  • Tiene una prosa extravagante, casi poética, con un uso muy acertado de la elipsis y una manera muy particular de usar la puntuación. McDonald se crió en Irlanda del Norte, como mi señor padre, y reconozco levemente algunas estructuras y maneras de hablar del inglés con influencia gaélica.
  • Todos los localismos y palabras sueltas de diferentes idiomas le dan mucha vidilla al texto.
  • Es como Dune, pero más divertido. Y las mujeres sirven para algo más que para conspirar genéticamente.

Desventajas:

  • A veces se le va la mano y su prosa extravagante ya no es extravagante, sino un pelín barroca.
  • Sí, es un culebrón, pero en la Luna. Hasta hay una escena donde el malo malísimo cuenta su plan macabro y le falta echarse a reír como un mafioso/supervillano cualquiera.
  • Vas a tener que recordar muuuchos nombres. En serio. Es como Sueño en el pabellón rojo cruzado con Canción de hielo y fuego. Pero tranquilos, no llega a nivel Silmarillion.
  • Para los que no seáis muy de ciencia ficción, se os puede hacer pesado tanto párrafo técnico.
  • Para los que no tenéis gustos sexuales tan… eh… especiales como los míos, es posible que os desagrade tanta floritura carnal.
  • Hay relleno. Hay partes que te aburrirán, pero no importa, porque enseguida vendrá otra parte que te fascinará.
  • Sí, ya sabemos que la Luna es malvada y te mata cada dos por tres. No es necesario que nos lo recuerdes cada tres páginas.
  • La construcción de personajes es… curiosa. Empiezan siendo planos como tablas, pero luego poco a poco adquieren un poquito de personalidad. No obstante, esto no importa mucho: son piezas de juego para el autor, no creaciones con agencia y verosimilitud.
  • Es una primera parte. Para seguir leyendo deberás comprar Luna II: Luna de lobos. Tiene pinta de ser trilogía.

Recomendado para:

  • Amantes de la ciencia ficción.
  • Amantes de los culebrones con cierta tolerancia a páginas enteras sobre formas de morir en la Luna.
  • Lectores con un sentido del humor muy particular, que gusten de textos exagerados y dramáticos que no se toman a sí mismos demasiado en serio.
  • Fans de Ian McDonald, de Dune, de pelis de mafiosos, de Dallas y de Canción de hielo y fuego (aviso: No hay tantas descripciones de comida. Y no hay dragones. Para que no os llevéis a engaño).
  • Gente con gustos sexuales… eh… especiales.

Y en claro homenaje al insigne Ángel Sanchidrián, diré que hay tetas y culos y gravedad raruna y gente que muere de formas muy desagradables y eso es lo que le da calidad a la película al libro.

Valoración final:

Leedlo.

 


Notas:

  • Ayer, tres personas increíblemente atractivas compraron mis libros. En concreto, se vendieron dos ejemplares de 70 trucos para sacarle brillo a tu novela y uno del Cielo roto. Si a ti te ha gustado este artículo, puedes imitar a esos compradores de generosidad singular y ayudarme a seguir dedicando mi tiempo a estudiar, analizar y comentar asuntos relacionados con el aprendizaje de la escritura y de lo literario. Solo con adquirir y leer alguna de mis obras ya estás marcando la diferencia. ¡Hay de todo, desde tan solo 0,99 €!

librosnotas de lectura

Mis lecturas del 2014

diciembre 23, 2014 — by Gabriella4

250px-The_front_cover_of_the_book_Raising_Steam_by_Terry_Pratchett-195x3003.jpg

Estamos en ese momento del año en que echamos la vista atrás, analizamos lo conseguido (o no) y nos proponemos mejorar para el 2014.

Yo no creo mucho en los propósito de año nuevo. Los míos son solo dos: escribir más que nunca y leer más que nunca. Sin contar con ofreceros un año completo de artículos en el blog, claro 😉

Y hablando de leer, ¿qué mejor manera de repasar el año que mirando lo que hemos leído? Aquí os dejo lo mío. Algún libro más ha caído, pero estos fueron los que me tomé la molestia de apuntar en Goodreads. ¡No dejéis de comentarme cuáles han sido vuestros favoritos del 2014 en los comentarios!

Ficción

250px-The_front_cover_of_the_book_Raising_Steam_by_Terry_PratchettRaising Steam, de Terry Pratchett. Todavía no está disponible en español, pero seguro que la gente de Fantascy ya está en ello. Había perdido un poco la fe en Pratchett con Nación y Snuff, pero creo que esta narración de cómo entra la máquina de vapor en el Mundodisco ha hecho que la recupere de nuevo. Y que nos escriba todavía muchos libros más.índice

 

La cena, de Herman Koch. Me encantan los narradores mentirosos. Le funcionó bien a Gillian Flynt en Gone Girl y le funciona bien a Koch en esta historia convulsa sobre un encuentro familiar donde se va desvelando poco a poco una enfermiza relación de amor y odio entre sus componentes. Este es uno de esos libros que puedo recomendarle a cualquiera: sea quien seas, te va a gustar.

índice

 

Todo lo que muere, de John Connolly. El primero de la saga de Charlie Parker. Aunque el libro es entretenido, sin duda, no podía quitarme de encima la sensación de que estaba viendo un blockbuster en el cine, no leyendo un libro en condiciones. Apto para los amantes del suspense cinematográfico de asesinos en serie. Dicen que mejora mucho conforme avanzan los libros, pero no creo que le dé más oportunidades. Falta de tiempo y exceso de lecturas en la lista de los deseos.

 

índiceCriadas y señoras, de Kathryn Stockett. Una obra de lo más amena, con personajes que parece que se van a salir de las páginas. Sí, es un superventas. Sí, es un buen libro, a pesar de los fallos (que los tiene).

índice

 

Los privilegios, de Jonathan Dee. Unos yuppies consiguen mucho dinero y se dedican a gastarlo y no plantearse cuán vacías son sus vidas. Meh. No entiendo muy bien el seguimiento que tiene este libro. Debe de ser una cosa cultural.

índice

 

Oveja mansa, de Connie Willis. Qué decir. Para mí los dos grandes fallos de la Willis eran su exceso de páginas-relleno (a Tránsito me remito) y sus finales mediocres. En Oveja mansa no cae en ninguno de esos errores. Un libro divertidísimo e inteligente, con una protagonista entrañable.

índice

 

Una habitación con vistas, de E. M. Forster. Creo que me pilló en un momento en que no tenía estómago para clásicos. Buena prosa, algo de crítica social, poco más.

51xoNgqeMEL._AA258_PIkin4,BottomRight,-37,22_AA280_SH20_OU30_

 

La tierra errante (colección gigantesca de novelas cortas y relatos de Liu Cixin). A veces se me olvida que los libros no hay que terminarlos por narices. Acabé con una saturación brutal. No apta para amantes de la ci-fi suavita y/o sociologista/psicologista y/o con personajes que realmente parezcan personas y no simples canales de difusión de las especulaciones de su autor. Creo que habría disfrutado mucho más si solo hubiera leído un par de los textos; Cixin se puede hacer repetitivo.

índice

 

Snow Crash, de Neal Stephenson. Fantabuloso. Un libro merecedor de su puesto canónico dentro del ciberpunk y de la ciencia ficción en general. Más sobre este libro en el blog aquí.

índice

 

Todos los caballos bellos, de Cormac McCarthy. La prosa de McCarthy es mágica, como muchos ya sabréis. Leí este libro en inglés, así que no sé cómo serán sus traducciones; tiene que ser durísimo traducir a este autor. Sí reconozco que la historia no me atrapó (son vaqueros, y hay mucho paisaje y algo de violencia), pero da un poco igual. Devoraba las páginas solo por la música con la que se desenvuelve.

índice

 

El camino, de Miguel Delibes. Todo un clásico del que también hablé aquí en el blog.

índice

 

Colección de cuentos de Cortázar. Todos buenísimos, cómo no. Dudo que a estas alturas quede alguien que no haya leído un cuento de Cortázar. Si es así, deberías solucionar esa laguna lo antes posible. Mi favorito, desde siempre, es Casa tomada, pero hay montones y montones para elegir.

los_cuentos_de_rocavarancolia_969_iP91vVtP

 

Los cuentos de Rocavarancolia, de José Antonio Cotrina. Si habéis leído El ciclo de la luna roja y os habéis quedado con ganas de más, este recopilatorio de cuentos es indispensable.

 

Por supuesto, quedan aparte los libros que he recomendado y sorteado en el blog: Luna de locos, de José Antonio Cotrina, Perdimos la luz de los viejos días, de Isaac Belmar; El rey lansquenete, de Santi G. Albás y Letal como un solo de Charlie Parker, de Javier Márquez Sánchez.

Y como recomendación para leer en el 2015, Ignacio Illarregui ha recogido unas cuantas propuestas de varios lectores. Ahí también estoy yo, hablando del Rey lansquenete, de Perdimos la luz de los viejos días y del Raising Steam de Pratchett, pero también hay cosas de lo más interesantes recomendadas por lectores de la talla de Elia Barceló, Ekaitz Ortega o Santi Moreno.

No ficción

índicePoor Economics, de Esther Duflo y Abhijit Banerjee. Creo que este libro todavía no está disponible en español, lo cual me resulta bastante llamativo. Este estudio a nivel práctico de la economía de las personas más pobres del planeta se ha convertido en una referencia a nivel internacional. No solo eso, sino que está escrito en un lenguaje sencillo, fácil de entender para los no legos en la materia, y la constante exposición de casos individuales humaniza por completo la experiencia de lectura. No os equivoquéis: no es un libro para dar pena (de hecho en España conozco unos cuantos casos de gente que ingresa menos dinero que los de este libro), sino para evaluar las acciones que se están tomando contra la pobreza y ofrecer alternativas y progreso para hacerlas más eficientes. Me gusta sobre todo la conclusión, ya que encaja bastante con mi forma de pensar en general: los grandes cambios pueden hacer más mal que bien, y el camino hacia la prosperidad reside en cambios muy pequeños, en una implementación atenta a las necesidades de cada comunidad, y a una estrategia a largo plazo que se autoanalice y modifique según avance.

índiceWrite. Publish. Repeat, de Johnny B. Truant y Sean Platt. Una obra muy amena y práctica sobre la realidad del mercado del libro digital ahora mismo en EEUU. Un libro de lo más recomendable para cualquiera que quiera lanzarse a la autoedición digital. En esta línea también han caído: How to Market a Book, de Joanna Penn (similar al de Truant y compañía, pero más completo y práctico). He leído un buen puñado más de este estilo, pero realmente los de Truant y Penn son los mejores, con mucha diferencia, con un razonable tercer puesto para Let’s Get Digital, de David Gaughran. Los de Penn y Gaughran son más metódicos, sistemáticos, pero el de Truant y Platt es que es muy divertido.

índiceChoose Yourself, de James Altucher. Es difícil explicar de lo que va este libro, una especie de mezcla de anti-autoayuda, narrativa y guía para emprendedores (de lo que no deben hacer, básicamente). Es mucho mejor su libro compañero, Choose Yourself Stories, donde Altucher se luce con su estilo peculiar y nos deleita con anécdotas de todas las meteduras de pata de su vida. También hablé de estos libros en el blog.

Recomendaciones posiblemente interesadas

¿Qué tipo de escritora sería si no recomendara mi propia obra, eh?

índiceEl fin de los sueños, de Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina. Para Navidad igual ya es un poco tarde, pero para Reyes no es mala opción. ¡Y para cuando sea! El libro es juvenil (se supone), pero ya sabéis cómo son estas cosas y cómo soy yo y cómo es Cotrina. Este libro lo podéis leer todos. Hay muchas pesadillas, ciencia ficción raruna, dreampunk, chavales que se meten en problemas, caballitos azules, un monstruo terrible, y un chico y una chica de estratos sociales opuestos, ¡que se enfrentan por el amor de la misma chica! Casi nada. Está en papel y en digital, y si se lo compráis directamente a la editorial no os cobran gastos de envío y os mandan marcapáginas chulos. Además contáis con la satisfacción personal de darme de comer, o de que me pueda comprar unas botas nuevas:

IMG_20141223_092434694

 

¿Qué libros os han llamado la atención este año? ¿Y cuáles habéis jurado que no se os escaparán el año que viene?

——————

Nota: Todas las imágenes son de las portadas de la edición que he leído en cada caso. Excepto la de las botas.

 

 

leerlibroslifehackingnotas de lectura

Notas de lectura (4): Choose Yourself Stories (Historias de Escógete a ti mismo), de James Altucher

octubre 6, 2014 — by Gabriella1

choose-yourself-I’m scared to hit a baby when I write a post. Ever since my first post, I don’t hit Publish unless I’m scared. (Me da miedo darle a un bebé cuando escribo un artículo. Desde mi primer artículo, no le doy a “publicar” a no ser que tenga miedo).

-I told him I only write when I am nervous about what people will think. And people will think. Believe me. (Le dije que solo escribo cuando me pone nervioso qué pensará la gente. Y la gente pensará. Créeme).

-Always add an extra flourish, ALWAYS (…). This is using creativity to make a client’s life better. They know that when you walk in the door magic will happen, doves will fly. I was the magician. (Añade un algo extra, SIEMPRE […]. Se trata de usar creatividad para mejorar la vida de un cliente. Saben que en cuanto entres por la puerta ocurrirá algo mágico, volarán palomas. Yo era el mago).

-I removed the people who could kill me. And I surround myself with the people who give me life. (Me deshice de la gente que podía matarme. Y me rodeo de las personas que me dan vida).

-(De “I Want to Be Like Google When I Grow Up”) It’s like people love you because you are unavailable to them emotionally. You keep trying to get them to love others. ([De “De mayor quiero ser como Google”] Es como si la gente te quisiera porque no estás disponible para ellos a nivel emocional. No haces más que intentar que quieran a otros).

-But it’s just clear that not having a lot of money is just an excuse people give when they feel frustrated (…). Giving someone a lot of money will only remove that one excuse they had. Then they will find other excuses. (Pero está claro que no tener mucho dinero es simplemente una excusa que da la gente cuando se siente frustrada […]. Darle a alguien mucho dinero solo conseguirá eliminar esa excusa que tenían. Y entonces encontrarán otras excusas).

-Don’t opinionate all over them. What does it matter if I change their minds today? Do they really need my fantastic thoughts? They are going to die anyway. (No los cubras de tus opiniones. ¿Qué importa si hoy consigo hacer que cambien de opinión. ¿Realmente necesitan mis fabulosos pensamientos? Van a morir de todas formas [Esto es de un artículo que invita al lector a ver a los demás como personas que van a morir al día siguiente, pero personalmente creo que funciona muy bien sacado de contexto. ¡Van a morir de todas formas!]).

-What made him a comedian was not his enourmous talent, or his ability to see through the lies (…), but the persistence, mania, tireless study of his peers, and the pursuance of the dream that left the rest of us behind when all we do is weep and sleep. (Lo que lo convertía en cómico no era su enorme talento o su abilidad para ver más allá de las mentiras […], sino la persistencia, la manía, el estudio incansable de sus colegas de profesión y la persecución de un sueño que nos dejaba a los demás atrás, cuando todo lo que hacemos es llorar y dormir [lo de llorar y dormir, que es lo que hago cuando estoy deprimida, me ha resultado muy revelador, ya que es algo a lo que llevo dándole vueltas desde hace tiempo y que por fin estoy venciendo: llorar y dormir no sirve de nada, por muy mal que te encuentres]).

-You could be the best artist in the world, he said, but if you don’t know anyone, no one will know you. (Podrías ser el mejor artista del mundo, me dijo, pero si no conoces a nadie, nadie te conocerá a ti).

(Citas de Choose Yourself Stories, de James Altucher)

Notas:

  • No sé si está traducido este libro al español (creo que no). Si os manejáis un poco con el inglés, merece la pena. El estilo de Altucher es único y te atrapa como una mosca en su red de araña inteligente y muy muy experimentada, a pesar de la errata ocasional y algunas repeticiones.
  • Me encanta su punto de vista sobre las opiniones, lo inútiles que son y lo complicado (o imposible) que es hacer que alguien cambie de opinión. También es muy inteligente su percepción de la importancia del trabajo diario y la disciplina para poder hacer algo que merezca la pena.
  • Lo de eliminar a las personas que te hacen sufrir puede parecer egoísta e insensible para algunos casos. Pero tal y como lo expone Altucher (habla de cómo en momentos de depresión es fundamental cuidar de uno mismo, aunque te cueste unas cuantas amistades) tiene bastante sentido. Incluso en una vida sana, esta sanidad mental tiende a venir por estar rodeado de personas que nos quieren y que son felices.
  • También me llama la atención su forma de ver los blogs y los artículos; lo que merece la pena publicar y lo que no. Yo tiendo a ser bastante conservadora al compartir mis impresiones y puntos de vista, así que tal vez debería replanteármelo y ser un poco más valiente, siempre desde la humildad de saber que no tengo ni idea de nada, claro.

 

leerlibrosnotas de lectura

Notas de lectura (3): Snow Crash, de Neal Stephenson

septiembre 30, 2014 — by Gabriella1

descarga

Citas de Snow Crash, de Neal Stephenson:

-“When he wakes up, it’s the middle of the day and he is all dried out from the sun, and birds are circling overhead, trying to decide whether he’s dead or alive.”

-“It is a clear night, and so the Sacrifice Zone glitters, an inmense carpet of broken glass and shredded asbestos.”

-“Did you win your sword fight?”
“Of course I won the fucking sword fight,” Hiro says. “I’m the greatest sword fighter in the world.”
“And you wrote the software.”
“Yeah. That, too,” Hiro says.” 

-“It’s, like, one of them drug dealer boats,” Vic says, looking through his magic sight. “Five guys on it. Headed our way.” He fires another round. “Correction. Four guys on it.” Boom. “Correction, they’re not headed our way anymore.” Boom. A fireball erupts from the ocean two hundred feet away. “Correction. No boat.” 

-“Juanita believes that nothing is provably true or provably false in the Bible. Because if it’s provably false, then the Bible is a lie, and if it’s provably true, then the existence of God is proven and there’s no room for faith.” 

-“–after that it’s just a chase scene.” 

Notas:

  • Es genial la manera en que Stephenson va uniendo los símiles respecto a la info de los sumerios y de las religiones con el lenguaje informático mediante el mito de Babel.
  • Importancia de la glosolalia y del lenguaje “mágico” sumerio (un encantamiento o nam-shub, un discurso con poder). Me recuerda a la magia de lo literario y de la rima (también usado en el culto religioso), que por su elaboración estética parecen más reales, más “verdad”.
  • Relación del mito de Babel con Eriku y Sumer.
  • Babel como un virus neurolingüístico; Asherah como antecedente sumerio de Eva (símbolo de la serpiente que trae el conocimiento y los me,las reglas de orden y conocimiento de una ciudad).
  • Prosa complejísima y “sobreadjetivada”, pero al mismo tiempo perfecta para las aceleradas escenas de acción.
  • Nombres brillantes: Y.T. (Yours Truly) y Hiro Protagonist.
  • Los perros radiactivos y Raven lo molan todo.

autosuperaciónleerlibroslifehackingnotas de lectura

Notas de lectura (2): Choose Yourself (Escógete a ti mismo), de James Altucher.

septiembre 22, 2014 — by Gabriella4

cyKeep failing until you accidentally don’t fail (sigue fracasando hasta que dejes de fracasar por accidente).

The way you create the network effect is by encouraging people in your network to connect with each other and to help each other (la forma eficiente de crear una buena red de contactos es animando a la gente de tu red de contactos a conectar unos con otros y ayudarse entre sí).

Make others look good. Be aware of the smallest movements around you and acknowledge that nobody will forget that (haz que los demás queden bien. Sé consciente de los detalles más pequeños a tu alrededor; nadie olvidará que lo fuiste).

Una cita de Gabrielle Reese: In life, you will always have 30% of people who love you, 30% of people who hate you and 30% who couldn’t care less (en la vida siempre habrá un 30% de personas que te quieran, un 30% de personas que te odien y 30% a los que no les interesas en absoluto. Nota mía: Creo que Reese es de letras; o eso o se está dejando el 10% que te llama a la hora de la siesta para venderte ADSL).

(citas de Choose Yourself, de James Altucher)

Notas:

1. Solo aprendemos cuando estamos escuchando (tengo que aprender a cerrar la boca).

2. Aproximación holística al bienestar; buena alimentación, ejercicio, largas horas de sueño, rodearse solo de personas a las que queremos, agradecimiento por lo que tenemos, contacto con aquellos a los que admiramos, dedicación diaria a aquello en lo que queremos medrar, hacer una lista diaria de ideas: una práctica diaria que nos lleva al éxito (como éxito Altucher no concibe metas, sino temas, sistemas de bienestar).

3. Todo el mundo tiene opiniones, no tiene mucho sentido intentar convencer a nadie de que cambie la suya. Además, al final casi siempre eres tú quien se equivoca, de una forma u otra.

4. La interpretación que hace Altucher de la situación económica y laboral estadounidense de ahora es clara: el trabajo clásico, de 9 a 5 en una oficina, se está extinguiendo. Tenemos que aprender a trabajar por nuestra cuenta, prescindiendo de intermediarios cuando sea posible e intentando que todos nuestros ingresos no dependan de una sola fuente para evitar que una sola persona/empresa tenga ese tipo de poder sobre nosotros y nuestra tranquilidad mental y financiera.

5. Un truco: oxitocina para combatir la depresión y la tristeza: plátano, huevo y pimienta negra (y sexo y tal).

6. En vez de buscar contactos directamente dedícate a presentarle unos contactos a otros; así eres la fuente (o nodo).

7. No sé muy bien qué puntuación le daría a este libro en Amazon o en Goodreads. Disfruté más del libro complementario, Stories, por la habilidad narrativa de Altucher. En su Choose Yourself hay algo de tontería y algo de arrogancia (también creo que su percepción de las mujeres es, cuanto menos, peculiar). Solo el título apesta a autoayuda barata (y sin embargo las partes de “autoayuda”, si puede llamarse así, son prácticas y sencillas). Pero también hay honestidad, sentido del humor y pequeñas perlas de auténtica sabiduría, con alguna que otra imagen brillante. Tanto este libro como las Stories (que anotaré más adelante) son adictivos; Altucher tiene un estilo muy particular, y me encanta cuando habla del acto de escribir, que para él es siempre una cuestión de práctica.

8. Altucher asegura que la diferencia entre sus obras anteriores y esta (que fue un superventas autoeditado) fue el hecho de que creó una obra “profesional”: invirtió en un buen editor, diseñador, maquetador y etc. Se supone que escogió a los mejores (lo cual no quita que haya erratas, fallos y repeticiones que tal vez deberían haberse modificado). Sea como sea, Altucher está muy en contra de la edición tradicional, es pro-Amazon y asegura que ha ganado mucho más dinero con la autoedición que con la edición “normal”. Es interesante, aunque el mercado estadounidense tiene poco que ver con el nuestro. Altucher creó, para empezar, un seguimiento grande a través de su blog personal.

9. No sé si este libro está traducido a nuestro idioma (creo que no); todas las traducciones a las citas son mías. Me arrepiento ahora de no haber tomado más notas de este libro; pero mucho de lo dicho aquí se repite en el Stories (aunque integrado en pequeños relatos basados en sus experiencias personales), así que saldrá en las notas correspondientes.


Editado: Puedes leer las notas a su libro Choose Yourself Stories aquí.

leerlibrosnotas de lectura

Notas de lectura (1): El camino, de Miguel Delibes

septiembre 21, 2014 — by Gabriella3

 

Iglesia_de_Sedano«Le dolía que los hechos pasasen con esa facilidad a ser recuerdos; notar la amarga sensación de que nada, nada de lo pasado, podía volver a repetirse».

(cita de El camino, de Miguel Delibes)

  • Uno de los mejores finales que he leído hasta la fecha. La frase final es simplemente maravillosa.
  • Estilo sencillo y rápido que atrapa (la obra se puede leer de una sentada).
  • Gran maestría a la hora de describir con sosiego y sencillez los elementos trágicos.
  • Interesante cómo no se modificaron en la edición elementos que hoy en día serían problemas de estilo (exceso de gerundios y adverbios terminados en -mente, por ejemplo. Esto ocurre también con los relatos de Cortázar).

Otras obras leídas de Delibes:

El príncipe destronado. Lo leí muy joven (creo que con trece o catorce años) y me encantó. No sé si ahora lo disfrutaría igual; creo que me resultaría simplón después de El camino.

Otras obras suyas que me gustaría leer:

Cinco horas con Mario.

librosnotas de lectura

Sueños sin noche

enero 15, 2008 — by Gabriella10


Tenía que hablaros de esta preciosidad que es Sueños sin noche. Con nombres de la talla de David Jasso, José Antonio Cotrina, Santiago Eximeno, Felideus, Jezabel “Nekranea”, Juan Antonio Fernández Madrigal y MªIsabel Rodríguez, es una lectura/visualización de esas que agarras y no sueltas. Cada historia incluida en este compendio de relatos es una pequeña obra de arte por sí misma, oscura y deliciosa, ilustrados por los geniales Felideus y Jezabel que saben darle a cada cuento un carácter completamente único (especialmente logrado está, a mi juicio, la ilustración de la versión personal de Alicia en el País de las Maravillas de Cotrina, al igual que destaca por su originalidad estética el cuento de las gárgolas). Con todo, si tuviera que quedarme con una historia, me quedo con la fantástica visión futurista de Fernández Madrigal.

Os guste o no os guste el cómic, esta obra, al igual que Siembra de Tinta, merece la pena aunque sólo sea por la debilidad de poseer algo bello.

Escuchando: A mi hermano tarareando Welcome to the jungle de Guns ‘n Roses.
Leyendo: El tatuaje de la concubina, de Laura Joh Rowland. Llevo tres capítulos y ya tengo ganas de tirárselo a la cabeza a la autora. ¿Pero esta mujer se ha documentado lo más mínimo?