Escribir una novela es muy difícil.

Ya. Primera revelación del día. No dejo de sorprenderos.

No se trata solo de soltar las 60000, 90000 o 1000000 de palabras (como Alan Moore) necesarias para poder escribir Fin. Todos sabéis lo que implica: planificación, revisiones interminables, nudos y laberintos sin salidas visibles, personajes rebeldes, desesperación, duda, largas temporadas en reuniones de Alcohólicos Anónimos, el abandono de tu pareja y las facturas del terapeuta de tus niños.

Todo esto antes siquiera de llegar a lo realmente difícil: vender la novela, ya sea a una editorial o directamente a tu público.

Es por esto por lo que, una vez finalizada esa cosa imposible que es tu obra, no le damos demasiada importancia a algunos textos asociados. Al fin y al cabo, ya no nos queda energía. Y tampoco son tan importantes.

¡error!

sinopsis

Hay dos textos que pueden marcar la diferencia para ti, querido escritor. Uno es la biografía. Otro es la sinopsis.

Una biografía muy personal

La biografía tiene muchos usos y variables. Una biografía puede ser una manera de decirle a un editor «mira todo lo que he hecho y todo lo que valgo». Y, en cartas a editoriales, debería ser así. Tienes que conseguir la mezcla perfecta entre «valgo mucho» y «pero no soy un presumido arrogante idiota».

También necesitas una biografía para tus lectores. Un sitio donde puedan saber algo más sobre ti.

Yo no sabía que el «sobre mí» suele ser una de las secciones más visitadas de la web de cualquier autor. Lo leí por ahí, y puedo confirmar que en mi página, sí, es una de las que más mira la gente. ¿Por qué? ¿Es que mi sección personal y biográfica está llena de acciones sorprendentes, eventos espectaculares y misiones imposibles? No. Para nada. Pero siempre nos produce curiosidad ver cómo es la persona a la que le estamos leyendo. Para confirmar que es el tipo de persona que merece nuestra atención. Para saber si tiene la experiencia necesaria como para poder tomarnos en serios sus consejos. Por saber cómo es físicamente. Sí, eso también.

No creáis que lo del físico no es importante. Cualquiera que haga una búsqueda rápida puede encontrar imágenes de mi careto, pero reconozco que durante un tiempo evité poner imágenes mías en medios profesionales, porque notaba que mis clientes me tomaban menos en serio cuando se daban cuenta de que era joven (empecé a trastear en el sector editorial con 21 años). Pero tener una cara que mirar también puede influir de manera positiva. No hay que ser guapo, basta con sonreír. En serio. Una foto donde echas una sonrisa realmente sincera le da otro sentimiento muy distinto a lo que estás contando. No tengas miedo.

Lo importante es que la foto, al igual que la biografía, enseñe lo que quieres mostrar. Si buscas acercar a tus lectores, la foto deberá ser sencilla y cercana. Si buscas dar una impresión profesional y eficiente, paga a un profesional o convence a algún amigo con maña para producir una foto que dé un aspecto profesional y eficiente. Si buscas asustar a tus lectores, ya sabes, contrapicado y ojos de asesino.

foto de autor

Tu foto, al igual que tu biografía, debería decir algo sobre ti: «Soy mágica», «soy misteriosa», «soy un ave nocturna» o «necesito una toallita desmaquillante».

Hay que elegir. ¿Qué imagen quieres transmitir a tus lectores? Esto debe reflejarse tanto en la foto como en el texto. Pero os lo digo desde ya. La narración, la cercanía, el storytelling funcionan mil veces mejor que un perfil tipo LinkedIn.

Cuando leéis las entrevistas relámpago que hago los jueves, ¿qué leéis con más atención: la pequeña lista bibliográfica donde enumero las hazañas y publicaciones de mi invitado o la parte posterior, donde os hablo de cómo conocí a esa persona y os doy algún dato curioso sobre ella? No puedo leer vuestras mentes (bueno, espera, espera: tú estás pensando en gatitos; tú estás visualizando el día en que todo el mundo querrá entrevistarte; tú estás pensando en que tienes que llevar el coche al taller y tú… por favor, vete de mi blog), pero sé que a mí, por lo menos, me interesan mucho más los detalles de la vida personal de los escritores que me gustan que una lista aburrida de con qué editoriales ha publicado o dejado de publicar. Y eso que yo soy poco de cotilleos. Pero, como cualquier lector, lo que busco es empatizar, identificarme de algún modo con mi interlocutor. Los seres humanos nos comunicamos compartiendo experiencias, nos comunicamos contando qué nos ha ocurrido y por qué vemos el mundo como lo vemos.

¿Veis de lo que hablo? Los lectores buscamos en los textos promocionales de un autor lo mismo que buscamos en su obra: que nos cuente algo, que nos dé datos que nos permitan empatizar. ¿Y qué es eso? Sí, queremos que nos cuenten una historia.

Aun así, no debemos olvidar que esa historia, por muy sincera que sea, tiene un objetivo.

La biografía y la sinopsis como medios de venta

Biografía y sinopsis pueden parecer dos textos muy distintos, con funciones distintas. No estoy segura. Yo diría que, con la biografía, te estás vendiendo a ti mismo. Con la sinopsis, estás vendiendo tu libro. Para un gran porcentaje de lectores, ambos conceptos van muy unidos. Somos consumidores subjetivos y asociamos aspectos positivos y negativos a determinadas marcas, muchas veces sin razón lógica ni consciente. Hacemos lo mismo, por desgracia, con creadores y artistas. ¿A quién vas a comprarle más: al que te cae mal, al que te cae bien o al que no te produce absolutamente ninguna emoción?

Estás utilizando textos externos a tu novela para intentar convencer al lector de que tu obra es la obra que están buscando. Con la biografía intentas convencerlo de que a) estás sobradamente preparado/a para hacer una buena novela y b) eres una persona con la que se pueden identificar o, en su defecto, una persona la mar de interesante. Con la sinopsis intentas convencerlo de que tu novela tiene todos los ingredientes del tipo de libro que les gustaría comprar. Como veis, aunque sean tan diferentes, ambos textos están íntimamente asociados, del mismo modo en que, por desgracia, en este mundo de internet y redes sociales y plataformas, novela y autor están íntimamente asociados.

Tal vez convencer no sea la palabra adecuada. Lo que estás haciendo es darle a tu lector una muestra, un ejemplo de lo que escribes. Bio y sinopsis serán lo primero que verán de ti, mucho antes de adquirir tu libro. ¿Por qué, entonces, te empeñas en escribirlas de una forma muy distinta a como escribes tu novela?

Cómo escribir una biografía irresistible

Vamos a hacer un pequeño ejercicio para intentar mostrar lo que llevo diciendo todo el artículo. Mirad la diferencia entre las dos biografías que he creado, para un escritor inexistente llamado Juancho Pérez:

Biografía 1

Juancho Pérez (1981) nació en Torremolinos, Málaga, y es licenciado en Periodismo. Tiene un Máster en Gestión Cultural. Publicó su primer cuento con 12 años, en la antología infantil Niños contra el petit-suisse de plátano. Con 18 años comenzó a trabajar para el periódico Sur in English, donde todavía es redactor. Su primera novela fue Los escarabajos también tienen conjuntivitis (Ediciones La Galerada, 2001), seguida de cerca por su participación en antologías como Nunca es tarde para comerse a alguien (Ed. Apaga y Vámonos, 2003) y Todas mis novias están locas (Vientos de Cádiz, 2004). Su novela más reciente es Nosferatu enamorado, publicada por la editorial Trinotauro.

No está mal, ¿verdad? Nos da los datos que necesitamos. Sabemos que Juancho es redactor en un periódico, que escribe muchos relatos y que tiene dos novelas publicadas. No está mal, Juancho. Ahora mirad esto:

Biografía 2

Me llamo Juancho y no soy de verdad. En serio, solo soy un figmento de tu imaginación. De tu imaginación más sucia, violenta y distorsionada.

En el periódico Sur in English están convencidos de que trabajo ahí. Lo cual es curioso, porque ni siquiera soy inglés. Me presenté un día de verano asfixiante y les pedí que me dejaran corregirles las erratas en la sección de contactos. El aire acondicionado se había estropeado y mi jefe no pensaba con claridad. Me dijo que sí y, muchos años más tarde, ahora llevo la sección yo solito.

Mi trabajo (imaginario, por supuesto) me ha dado una cantidad de anécdotas que no os creeríais. Escribir ha sido para mí la mejor manera de contar todo lo que me ocurre. Cuando me visitan peces de colores que aseguran ver el futuro, yo lo narro en un cuento. Cuando acuden tiranosaurios indignados, empeñados en llevar a juicio al meteorito que asesinó a su familia, yo escribo una novela.

Hace poco tuve una experiencia de lo más extraña con un vampiro, un nazi zombi y una motosierra. Os lo cuento todo en mi nueva novela: Nosferatu enamorado (Trinotauro, 2015). Con los nombres cambiados para respetar la identidad de mis personajes, por supuesto. Si te gusta el terror y la acción extrema, aderezados de una pizca de romanticismo ingenuo, no dejes de leerla.

Cómo escribir la sinopsis perfecta

Hace poco hablaba con un amigo editor y comentábamos la importancia de la sinopsis. No me refiero solo a ese resumen emocionante que vas a usar en la contraportada de tu libro, sino a ese gancho con el que vas a agarrar a un posible editor. Cuando estamos completamente saturados de trabajo y los manuscritos se nos amontonan, todos los que somos o hemos sido editores sabemos de la importancia de una buena sinopsis. Para nosotros también es un placer cuando los autores saben escribir sinopsis eficientes y atractivas.

Muchos editores solicitan directamente, en vez de un manuscrito, una sinopsis de una novela. Según el editor, puede pedir también otros documentos (toda una propuesta de publicación o presentación de obra, que a veces llega a parecer más un estudio de mercado que la introducción a una obra de ficción), y una muestra de la novela en sí (el primer capítulo, las primeras páginas, etc.). Cada editor tiene mecanismos diferentes, así que lo ideal es realizar una pequeña carta de presentación (hablando brevemente de influencias, similitudes con otros escritores, género en el que se enmarca la obra, extensión y público objetivo, etc.) y preguntarle qué requisitos tiene para el envío de un manuscrito. Pero ojo: dentro de esa pequeña carta de presentación es indispensable que vaya la sinopsis.

Hay muchas técnicas y métodos para escribir una buena sinopsis. Yo creo que debe contener dos ingredientes esenciales: debe revelar lo suficiente como para que el lector se quede con ganas de más y debe decir algo del estilo y personalidad del autor o del narrador. En esencia: nos interesa desvelar lo justo de la trama y del tono de la obra como para que el lector sepa de inmediato si este es el tipo de libro que quiere leer. Os recuerdo que nuestra intención no es tanto convencer, sino expresarnos de manera que actuemos como gancho para el lector que buscamos. Podemos usar mil trucos y tácticas para «engañar» a todo tipo de lectores para que lean, pero esto no es útil si luego se van a encontrar con una novela que odian porque, sencillamente, no es para ellos. Así, si nuestra novela es de terror psicológico, es importante que no la vendamos como una obra gore; si es un poquito erótica, no podemos venderla como si fuera de porno duro.

Por lo demás, suele considerarse que estos son ingredientes extra que ayudan a crear una sinopsis eficiente:

  1. Qué ocurre y dónde
  2. A quién le ocurre
  3. Cómo afecta todo esto al protagonista
  4. Temas o símbolos que se desarrollen a lo largo de la novela.
  5. Un buen montón de copywriting. Con esto quiero decir que vas a tener que sacar tu gorro de experto en mercadeo, colocarte encima el sombrero de autor extremo, y embellecer y darle pasión a tu novela (sin llegar, claro, a los límites antes expuestos. No debes crear expectativas que luego no puedas cumplir).

Mirad, por ejemplo, la diferencia entre estos dos textos, creados ahora, sobre la marcha, para la novela Nosferatu enamorado, del supuesto escritor Juancho Pérez.

Sinopsis 1

Marco Aurelio García va con unos amigos a jugar al Twister en un cementerio la noche de Halloween. Allí se les aparece un vampiro que asegura ser el padre de todos los vampiros y los ataca. Muerde a Benicia, la chica que le gusta a Marco Aurelio. Durante las semanas siguientes, Benicia tiene mucha hambre y no hace más que visitar el cementerio, sin saber por qué. Marco Aurelio intenta ayudarla pero al final ella lo muerde y transforma en vampiro. El vampiro original viene a buscar a Benicia. Le dice que la ha vampirizado porque se parece a su novia muerta. Marco Aurelio intenta detenerlo, pero el vampiro lo derriba y se lleva a Benicia. Marco Aurelio vampiriza a sus amigos Susan, Nacho y Pintas, y van a buscar a Benicia, ahora con nuevos poderes de vampiro. El vampiro original los derrota y los deja medio no-muertos. Chicote, el mejor amigo de Marco Aurelio, propone acudir al enemigo más antiguo del vampiro original: el zombi Hitler. Hitler y el vampiro original se enfrentan en una larga batalla final. Gana Hitler pero Marco Aurelio lo decapita y se lleva a Benicia.

Sinopsis 2

Una obra de terror y extravagancia hecha para los lectores más extremos

Nunca ocurre nada interesante en la tranquila localidad de Nueva Derry, en el condado de Mein. Pero hoy, Marco Aurelio y sus amigos se reúnen para una juerga muy especial. Hay alcohol, hay Twister y está Benicia, la chica de la que Marco Aurelio lleva enamorado desde que iban juntos a preescolar. Sin embargo, la noche les reserva terribles sorpresas.

Nosferatu, padre de todos los vampiros, está solo. Desde hace siglos solo puede pensar en su amada, la bellísima Lilít, que murió de sífilis poco antes de que él se transformara en muerto viviente. Recorre las calles y los cementerios de noche, en busca de nuevas víctimas y de un lejano recuerdo, de la posibilidad de dar con algo que alivie su dolor. Y entonces la ve, a ella. Benicia, una mujer creada a imagen y semejanza de su amada.

¿Podrán Marco Aurelio y sus amigos detener al padre de todos los vampiros antes de que se lleve a Benicia, ahora para siempre? Marco Aurelio tiene claro que lo dará todo por ella, aunque eso implique conocer los secretos más tenebrosos de la no-muerte. Y si tiene que acudir al mismísimo asesino de asesinos, al mismísimo Hitler, para luchar contra Nosferatu, así sea.

En esta novela extraordinaria, no apta para corazones sensibles, Juancho Pérez consigue introducir al lector por completo en una historia asombrosa de chupasangres, zombis, amor trágico, motosierras y dinosaurios voladores, revelándonos que el amor, con todas sus consecuencias, puede trascender a la propia muerte.

Y ahora la pregunta:

¿Cuál de estas dos sinopsis os da más ganas de comprar la novela?

Si la respuesta es «ninguna», probablemente habéis acertado. Sí, sí, Nosferatu enamorado no es para todos los gustos. Y lo de vampiros contra zombis nazis no es exactamente original, Juancho. Con todo, yo no soy ninguna experta creadora de sinopsis, pero diría que la segunda es un poco más atractiva. Nos ofrece los datos fundamentales (quién, cuándo, dónde), nos acerca a los protagonistas, y nos hace alguna pregunta para que queramos leer cómo se soluciona. El final, como veis, enumera los elementos más destacados y atractivos del libro, o por lo menos los elementos que resultarán más atractivos para el lector objetivo.

La primera sinopsis, en teoría, cumple con su cometido. Nos dice de qué va el libro. Sin embargo, la segunda nos da mucho más. No solo nos despierta las ganas de saber cómo desarrolla el autor disparate tras disparate, sino que nos dice exactamente qué tipo de libro es, con lo que tenemos más claro si nos gustará o no.

¿Puedes darnos más datos sobre cómo escribir una sinopsis?

Pues claro. Sobre todo cuando me lo pides con esos ojitos (¿veis como poner una foto hace mucho?).

Ya he dicho que hay muuuchos artículos sobre cómo escribir una sinopsis. Primero voy a hacer una pequeña enumeración de los tipos de sinopsis más comunes, que determinarán cómo redactar la tuya:

  • Sinopsis para el lector/texto de contracubierta: Son las típicas sinopsis que encuentras en la web del autor, de la editorial, en la contraportada del libro. Son las sinopsis como las que hemos visto de Juancho Pérez para Nosferatu enamorado.
  • Sinopsis corta para el editor: Al enviar una sinopsis en tu carta de presentación para un editor, solo tienes que seguir las mismas técnicas y procesos que en la sinopsis anterior.
  • Sinopsis larga para el editor: Algunos editores agradecen en su «pack de presentación» también un resumen largo, una sinopsis más extensa. Aquí realizaremos algo más sobrio, un resumen de un par de páginas de la trama, incluyendo algunos datos como qué personajes llevan la narración y/o perspectivas, orden de las secuencias, resolución de todas las tramas (spoilers incluidos), etc. Muchos autores envían los dos tipos de sinopsis (corta y larga), además de toda la documentación de siempre (muestra de un capítulo de la novela, análisis de mercado y público objetivo, análisis del género, informe externo de lectura… y todo lo que se os ocurra). En caso de duda, preguntad directamente al editor cuál es el procedimiento de envío, antes de ahogarlo/a con documentos que no tiene tiempo de analizar.

La sinopsis larga dependerá más de vuestra habilidad para resumir y sintetizar una trama. Es en la corta donde realmente enganchamos, donde tendremos que verter todo nuestro ingenio. Aquí os reúno los que creo que son los mejores consejos para escribir esa sinopsis corta, ya sea para lectores o editoriales:

  1. Extensión. Como hemos dicho, no hay una extensión única y predeterminada. Dependerá de lo que solicite la editorial, del espacio disponible luego en tu contracubierta… de mil factores. Por lo general, yo no pasaría de un folio de Word (unas 400-500 palabras).
  2. Empieza con un gancho. Algo que llame la atención del lector y lo impulse a seguir leyendo. Piensa en tu libro favorito: ¿qué fue lo que te impulsó a leerlo? ¿Qué hizo que quisieras comprarlo?
  3. Presenta a tu protagonista, presenta su problema. Sé breve, pero no tengas miedo a incluir lo que lo motiva, sus emociones. Sé directo.
  4. Evita lo innecesario. ¿Necesita el lector por narices saber que a Marco Aurelio le encanta el zumo de arándanos? No. ¿Necesita saber que está enamorado de Benicia? Sí.
  5. Tampoco es necesario hablar demasiado de personajes secundarios ni de sus tramas. Fijaos que en la primera sinopsis se nombra a los amigos de Marco Aurelio y Benicia y se dice cómo son vampirizados. En la segunda basta con un «Marco Aurelio y sus amigos». Refiérete en la sinopsis a los secundarios solo en relación a los protagonistas y solo si es necesario. Tampoco introduzcas arcos argumentales o subtramas que no sean primarios.
  6. Habla de los giros de trama más importantes y de sus resoluciones. No hagas spoilers inmensos, pero sí puedes revelar algunos secundarios. Más que echar atrás al lector y estropear la intriga, le estás dando motivos para seguir leyendo. Si estás entregando dos sinopsis a un editor (uno corto y otro resumen largo), deja el primero con preguntas en el aire y resuélvelo todo, bien clarito, en la sinopsis larga.
  7. La sinopsis debe escribirse en el mismo tono y estilo de la novela. Tiene que reflejar el estilo del autor, porque así es como identificarás a tus lectores ideales. Con sinopsis 1 lo único que pensamos de Nosferatu enamorado es que es un libro sin mucho sentido y un tanto aburrido. Al leer esa sinopsis 2, lo que parecía absurdo se hace emocionante y nos da una idea del estilo excesivo y dramático de Juancho.
  8. Busca por internet sinopsis de libros en tu sector que vendan mucho. Mira qué tienen en común y aplícalo a tu texto.
  9. Muy importante: cuidado con las faltas de ortografía y de gramática. La sinopsis te está presentando, está diciendo cómo escribes. Si tu sinopsis tiene faltas, ¿cómo será tu novela?

Una nota acerca de las contraportadas: Por suerte, suele ser la editorial la que se ocupa del texto de contraportada, por lo que esta no tiene por qué ser la misma sinopsis que presentas a la editorial antes de la publicación. Esta puede ser una gran ventaja, ya que podrán ver los puntos más atractivos de la obra de una manera más objetiva que tú.

conclusión o qué hemos aprendido hoy

Solo hay un secreto detrás de una buena biografía. Solo hay un secreto tras una buena sinopsis. Y en ambos casos es el mismo.

El secreto es que también forman parte de la escritura del autor. No son entidades independientes. Son textos narrativos, que deben escribirse con la misma habilidad y cuidado que cualquier otro texto de tu cosecha.

El secreto es que tu voz tiene que estar también en tu biografía. También en tu sinopsis. Son lo primero que van a encontrarse tus lectores potenciales.

Cuéntanos una historia. Por eso eres escritor. Háblanos de ti, pero de una manera que nos entretenga, que nos haga identificarnos contigo. Puedes hacerlo mediante la tragedia, la comedia, la imaginación más desbordante. Prueba, mira qué da mejores resultados, con qué te sientes más tú, más cómodo/a. Puedes hacerlo como quieras. Quítate la máscara o ponte una muy especial, diseñada para la ocasión y para la novela.

Pero cuéntanos una historia.

 


Si te gusta el contenido del blog en general y quieres leer más cosas mías (o simplemente echarme una mano), prueba a hojear alguno de mis libros:

70 trucos para sacarle brillo a tu novela70 trucos para sacarle brillo a tu novela: Corrección básica para escritores. ¿Has escrito una novela o un relato y no sabes cómo enfrentarte a la revisión? ¡Yo te ayudo! Disponible en Amazon.

Lectores aéreos gabriella campbellLectores aéreos (relatos con toques de fantasía tenebrosa): Disponible en Amazon y Lektu (¡solo 2,99 €!).

  • Puedes leer un avance gratuito aquí.
  • Puedes leer reseñas aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Y hasta en 20 Minutos, aquí.
  • Si tienes un blog o web de reseñas y te apetece leer y reseñar este libro, puedes pedirme un ejemplar de cortesía en gabriella(arroba)gabriellaliteraria.com.

Puedes ver más libros míos aquí.