main

notas de lectura

Mil otoños, de David Mitchell

noviembre 11, 2017 — by Gabriella5

portada-960x749.jpg

Terminé de leer Mil otoños  hace un par de semanas, con pena y alegría.

Alegría porque terminar un libro de 560 páginas siempre me proporciona un orgullo infantil. Alegría porque fue un viaje estupendo.

Pena, porque se acababa.

Y pena porque el final, en lo que sospecho podría ser habitual en Mitchell, no está a la altura de las circunstancias. No obstante, como pronto veréis, eso tampoco es muy importante.

Mil otoños es la historia de mercaderes, funcionarios y otras variables humanas procedentes del mundo occidental de finales del siglo XVIII, viviendo (o malviviendo) en Dejima, puerto comercial con Nagasaki. ¿Y qué ocurre cuando pones a unos cuantos neerlandeses y asociados en una isla artificial pegada al sagrado territorio japonés en esta época? Un montón de cosas divertidas: eso es lo que ocurre.

Así que vamos con las notas de lectura. Ya sabéis que soy incapaz de leer como las personas normales, así que mezclo mis observaciones analíticas con aquello que considero que es de interés para mí, como escritora, y para vosotros, como lectores.

Un apunte: El título original es The Thousand Autumns of Jacob de Zoet. Me parece interesante que se omitiera el nombre de Jacob en la traducción del título y creo que es acertado. En realidad, De Zoet no es el protagonista absoluto de la historia, aunque Mitchell lo use como vehículo principal. De Zoet puede ser el meollo de la cuestión, pero no es la cuestión en sí.

mil otoñosMi edición de Sceptre junto a la edición traducida de Duomo Ediciones

Realicé la lectura en su idioma original, así que todas mis observaciones están basadas en la prosa inglesa. Desconozco la calidad de la traducción a nuestro idioma. Dicho todo esto, vamos a lo que vamos. Ventajas ventajosas de este libro:

Ventajas

  • Los mil otoños arrancan con una escena que poco tiene que ver con el ya mencionado Jacob. En este primerísimo capítulo, asistimos a un parto complicado y algo explícito. No, esto no es para estómagos delicados (pero los partos, en general, no lo son). Daba la casualidad de que justo en ese momento yo también estaba escribiendo un parto, para otra historia, así que me sentí hermanada con el autor de un modo arrogante y ridículo. Ridículo porque tal vez algún día, dentro de 324,5 vidas, llegue a un punto en el que mi prosa pueda parecerse a la de Mitchell.
  • Y es que Mitchell tiene tantos recursos formales metidos en la manga que da como cierta vergüenza seguir escribiendo después de leer un párrafo suyo. Uno de mis recursos favoritos es ese en el que alterna líneas de diálogo con líneas descriptivas. Por ejemplo: intercala una línea descriptiva del presente (donde nos ofrece detalle tras detalle de animales conservados en formol y expuestos en una habitación) con una de diálogo en flashback (donde reproduce la conversación mantenida entre Jacob y el padre de su prometida).
  • Como copiar a mano el ejemplo entero me da pereza y mi móvil saca muy malas fotos, os pongo un ejemplo de este tipo de intercalado inventado por servidora y muy simple:

—Tienes que volver a casa —le dijo Piruleta—. Aquí no estás a salvo.

Dos osos bailaban en el cuadro junto a la cama. La colcha era rosa fucsia.

—No me iré sin darte un lamentón antes —le aseguré—. Tienes una pinta deliciosa.

El reloj sonaba, insistente. En el piso superior, alguien pisaba con tacones de aguja. El gato masticaba su pienso arcoíris.

—Devórame entera, pues —me rogó—. Quiero que descubras de qué color es mi corazón de caramelo.

(De nada).

  • Mitchell es un maestro de mostrar sentimientos y emociones en vez de contarlos. Esto encaja muy bien en la cultura y ambientación de los personajes japoneses que, frente a unos europeos más viscerales y vitriólicos, esconden sus reacciones bajo capas y capas de condicionamiento y educación. Todos los gestos, los diálogos y las descripciones casi impresionistas, realizados con pinceladas de metáfora, color, personificación y contraposición, expresan algo. Es este un texto de niveles: uno sobre otro sobre otro; significado sobre significado.
  • Porque el entorno es uno de los personajes más de Mitchell: la ambientación se forja a golpe de contraposición, detalle y sutileza. Nadie nos dice que hace frío: un personaje sopla sus manos para calentarse; si un diálogo es estratégico, como una partida de go, se estará desarrollando, al mismo tiempo, una partida de go de fondo, y cada intervención en el diálogo se corresponderá con una intervención sonora en el juego; si un personaje está drogado o bajo una presión emocional intensa, el entorno se moverá y describirá con términos oníricos y delirantes.
  • Maneja también de forma fenomenal el in medias res, ese modo tan suyo de meternos de golpe y porrazo en el pasado o en el presente, no solo a principio de capítulo, sino de escena y de lo que le dé la gana.
  • Hay un componente de fantasía, aunque menor. No deja de ser levemente sobrenatural y místico, pero para mis gustos personales eso siempre suma puntos.
  • Y, hablando de componentes fantásticos: a Mitchell le gusta cambiar de tono (y casi de género) de forma abrupta en mitad de sus novelas (que se lo digan al Atlas de las nubes). A mitad de la obra, el texto se transforma de estudio históricocostumbrista a una suerte de Nunca me abandones fascinante, con toques de surrealismo.
  • Cambiamos, también, de un entorno y registro masculino a uno enteramente femenino, muy diferente pero igualmente atractivo. De hecho, yo diría que las secciones donde la perspectiva pertenece a Orito Aibagawa son las mejores o, por lo menos, las más emocionantes.
  • El libro engancha MUCHO. Me temo, no obstante, que ocurre solo cuando realmente estás totalmente sumergido en el mundo creado, que es cuando empiezan a pasar cosas relevantes. No es que lo demás no sea relevante: es que no se te revela como tal hasta que llevas un buen cacho de libro a cuestas.
  • La documentación es espeluznantemente buena.
  • Sin dar spoilers, aviso que hay un diálogo entre los protagonistas y un grupo de traductores japoneses por el que ya merece la pena leer todo el libro. Mitchell juega no solo con el lenguaje, sino que examina y estudia todo lo que decimos a medias (y cómo lo hacemos), para transmitir mensajes que parecen secundarios pero que, en realidad, son el objetivo de la comunicación.
  • Mitchell crea verdaderos héroes. Exhibe tanto al héroe clásico, dispuesto a arriesgar su vida y la de su familia por el bien de otros, como al héroe que vemos menos en los libros: ese que día a día toma una serie de decisiones contra viento y marea, decisiones que arrojan luz y esperanza en mundo corruptos y deprimentes. Por supuesto, para crear a estos héroes necesita crear ese mundo corrupto, plagado de seres que confabulan en nombre de la injusticia.

Desventajas (0: no hagáis esto en casa)

  • Del mismo modo que el principio engancha y emociona, las siguientes cien páginas dejan algo que desear. Sí, todo tarda mucho en arrancar, y se nos presentan montones de personajes de golpe, por lo que tendremos que realizar cierto esfuerzo mental para seguir el hilo narrativo. La prosa descriptiva de Mitchell no tiene nada de sencilla, lo que complica aún más la identificación de dichos personajes. Prometo que hubo un par de momentos en que pensé: “no sé quién es este personaje y tampoco me importa”. No suelo durar más de 30 páginas con estas circunstancias, pero aguanté porque… bueno, porque era Mitchell. Y me alegro. Vaya que si me alegro.
  • Por si esto fuera poco, volvemos a tener exactamente el mismo problema ya en el tercer tercio del libro, cuando, en el momento más álgido de la narración, Mitchell crea un nuevo comienzo con un nuevo elenco de personajes con un montón de información intrascendente.
  • Hay un componente fantástico… que se queda muy corto. No se nos revela, en realidad, hasta qué punto ciertos actos son mágicos o no. Esto podría ser algo positivo, pero esa intriga no termina de mostrarse como algo coherente en la historia y no me convence. Y esto es porque…
  • Mitchell incluye elementos que realmente no aportan mucho a la historia: no hacen que avance. Una cosa es crear escenario y trasfondo, y otra diferente es meter escenas completas que no ofrecen nada a la trama ni a la ambientación ni al lector. Como ejemplo, insisto en esa aparición ya mencionada de nuevos personajes y escenario, muy avanzada ya la trama principal.
  • Esto último afecta al ritmo. Sí, sí, el ritmo de la obra es muy desigual. Este es el tipo de problema que suele resolverse en la edición, pero bien porque estos cambios de ritmo son propios de la esencia mitchelliana o bien porque ningún editor se atreve a tocarle nada, no ha sido así.
  • Cae en la tentación de insertar valores contemporáneos en los personajes que quiere que nos caigan bien y me temo que ahí cae en cierta manipulación evidente. No me gusta que se vean los hilos de una narración, y entiendo que es muy atractivo hacer que nuestros protagonistas sean nobles tal y como entendemos la nobleza hoy en día, sobre todo si esa nobleza acarrea consecuencias terribles para los personajes y es una muestra de valentía. No obstante, que los personajes dorados del autor sean los que ofrezcan valores como el rechazo a la esclavitud o al sexismo propios de su época me resulta un poco irritante. Incluso los “buenos” de una historia deben tener grados de gris que correspondan a su tiempo: no parecer viajeros temporales que parten desde nuestro siglo. Su definición de qué hace héroes a sus protagonistas es más que suficiente: no es necesario cargarlos de virtudes contemporáneas también.
  • La documentación es espeluznantemente buena. Demasiado. No necesitamos saber TODOS los detalles, señor autor.

Recomendado para:

  • Lectores asiduos de Mitchell.
  • Amantes de la novela histórica.
  • Lectores con buena memoria para nombres y caras. Si pudiste leerte Juego de tronos, El silmarillion o Las luminarias sin duda alguna sobre quién era quién en cada momento, eres el lector ideal de este libro.
  • Cualquier persona que disfrute de un estilo magistral.
  • Bah. Cualquier persona a la que le guste leer y punto.

Valoración final:

Mil otoños no es un paseíto feliz y sencillo, pero sí una lectura admirable, y tan hermosa que este mísero artículo jamás podrá hacerle justicia. Por esto, este libro cuenta con la aprobación de Lechuguita*:

mil otoños

Adelante, leedlo.

 


*MUY PRONTO, NUEVO VÍDEO DE LECHUGUITA.

-Y si quieres fantasía pura y dura, bastante más oscura, también puedes aparcar un ratito a Mitchell (¡solo un ratito!) y leer Crónicas del fin, nuestra obra apocalíptica con galgo.

-Si te gustan mis artículos y quieres más, ayúdame donando una cantidad minúscula de dinero al mes a través de mi Patreon.

 

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores (51): Víctor Blanco

septiembre 17, 2015 — by Gabriella7

11225227_755374481251101_1280835104797276202_n.jpg

Muchos ya sabéis (porque me repito más que un pepino en una ensalada de ajo con cebolla picada) que he cambiado la agenda de publicación de las entrevistas. Mi idea era publicar una cada dos semanas, para tener semanas libres para redactar los emails para los suscriptores a mi lista de correo (los que recibís esos correos ya habéis visto que son pequeños artículos exclusivos para vosotros, que no comparto ni en el blog ni las redes sociales).

Y entonces se me ocurrió hacer un documento abierto para que os apuntarais todos los que tengáis interés en participar en esta segunda temporada de entrevistas, y cuando se me ocurrió mirar había ya como mil personas apuntadas (mentira, pero unas cuantas había). Aparte, también hay autores a los que he seleccionado por mi cuenta y les he pedido entrevistas, así que de repente me he visto con muchas personas entre las que poder escoger.

A lo que voy: que en principio las entrevistas serán cada dos semanas, pero no os sorprendáis si de vez en cuando salen con periodicidad semanal.

A lo que contestaréis: ¿Y esto qué nos importa, Gabriella? ¡Deja ya de marearnos y procede a entrevistar a Víctor Blanco!

Como siempre, tenéis más razón que Rafael Lapesa explicando el origen de la palabra razón (y este es el típico comentario que hago de vez en cuando para convencerme a mí misma de que mis siete años de estudios universitarios sirvieron para algo).

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 94 preguntas y subiendo). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). Hace dos semanas entrevisté a Paty C. Marín y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace.  O si vais con prisa y queréis ver lo mejor de todas las entrevistas hasta la fecha, podéis ver el recopilatorio que hice de las primeras 47 entrevistas. Y ahora, vamos a hablar un poco del entrevistado de hoy:

Víctor Blanco (1985) se tomó sus estudios de Historia con calma, a veces más interesado en dibujar o escribir que en tomar apuntes. A los 21 años fue finalista del Premio Minotauro con su primera novela, Noches de suburbio. Con Crónica del rey cautivo (2014) inauguraba su gran saga de fantasía. Su último trabajo es Delbaeth Rising: Camino de odio, novela que ha escrito junto a su viejo amigo y también escritor Gonzalo Zalaya, que verá la luz si la audiencia y los dioses del Verkami lo desean.

Si estás en Twitter, es difícil huir de Blanco. Te perseguirá, te atrapará, hará chistes malos a tu costa y cuando te quieras dar cuenta estarás entrevistándolo en tu blog. Escapad mientras podáis.

ENTREVISTA relámpago A víctor blanco

víctor blanco

1. Lo que sueles poner en los libros al firmar:

Me gusta agradecer la oportunidad que me da el lector. Los lectores no abundan, y los de fantasía adulta ni te cuento.

2. ¿Con qué animal te compararías?

Me gustan los pájaros, tan lejos de las calles, la gente… Por eso escribo, porque me siento como uno de ellos al hacerlo.

3. ¿Algo de lo que nunca hablarías en tus textos?

Siempre me ha costado tocar el tema de la violencia sexual, aunque recientemente decidí construir un relato alrededor de esto, precisamente para superarlo. Creo que un autor no debería limitarse.

4. ¿Qué cosa te gusta que a nadie más parece gustarle?

Ben Affleck como Batman.

5. Si te obligaran a escribir un libro con otro/a escritor/a, ¿quién sería?

Me encantaría escribir junto a Pablo Bueno, es uno de los autores que más admiro, tanto en lo profesional como en lo personal.

6. Una pesadilla recurrente.

Tengo la creencia de que hablarle de tus sueños a alguien es darle control sobre ti, así que me reservo la respuesta.

7. ¿Lápiz, portaminas, bolígrafo o pluma?

Lápiz para anotar en los libros, portaminas para dibujar, bolígrafo para las libretas y la pluma para matar, como el Joker.

8. Tu blog favorito (que no sea este, claro).

Me gusta mucho el trabajo que está haciendo Ana González Duque, la verdad.

9. ¿Qué libro te habría gustado escribir?

El jugador, de Dostoievski. En ciertos pasajes creo que hurtó parte de mi alma.

10. Menciona un libro con el que hayas llorado.

La hora 25, de C. Virgil Gheorgiu.

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace la entrevistada a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

Víctor elige la b) y me pregunta: ¿Tú por qué escribes, Gabriella?

Muchas personas dicen que escriben porque es su pasión, porque un impulso superior a ellos los empuja hacia el infinito y todo eso. No sé si ese es mi caso. Siempre he escrito y siempre escribiré, pero creo que es sencillamente porque es: a) una obsesión algo narcisista por comunicarme, b) una manera de construir belleza (lo consiga o no) y c) un desafío personal inmenso.

Es un impulso comunicativo y estético, sí, pero es el mismo que me podría haber conducido al dibujo, a la artesanía, a la música o a cualquier otra cosa. Creo que elegí escribir porque tenía que elegir un solo campo si no quería volverme (más) loca.


Muchas gracias a Víctor por sus respuestas. ¡No os perdáis la próxima entrevista!


Si te ha gustado esta entrevista, acuérdate de compartirla. Y si te gusta el contenido del blog en general, prueba a leer alguno de mis libros:

Lectores aéreos gabriella campbellLectores aéreos (relatos con toques de fantasía tenebrosa): Disponible en Amazon y Lektu (¡solo 2,99 €!). Puedes leer un avance gratuito (para ver si te gusta el estilo y tipo de relato) aquí.

 

el fin de los sueñosEl fin de los sueños (novela postapocalíptica de ci-fi/fantasía juvenil): Disponible en digital y en papel en la página de la editorial (y puede pedirse en cualquier librería).

 

 

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores (46): Aranzazu Serrano

julio 16, 2015 — by Gabriella8

arancha-960x775.jpg

Hace tanto calor que no puedo pensar en una metáfora, en un triste símil para deciros cuánto calor hace.

A lo mejor es porque nos hemos quedado sin símiles para hablar del calor. Se los han quedado todos los telediarios y las señoras octogenarias con salero.

Así que os traigo una entrevista. Seamos sinceros, no os va a refrescar en absoluto. Y me pregunto por qué usa la gente lo de refrescar para cosas escritas (¡una aventura refrescante! ¡Refresquémonos con esta novela para el veranito!). A mí me refresca el agua de la piscina y del mar, y el cristal helado de una cerveza bien fría. Pero igual soy yo, que estoy hecha de otras células, provenientes de tierras muy verdes donde deja de llover una mañana al año, y la gente se coge un avión de vacaciones a Torremolinos en invierno para ir con minifalda y sin medias y decir: “eh, qué calorcete hace aquí, ¿no?” (aunque lo dicen en inglés, o el idioma ese que tienen que me han dicho que es inglés, que yo creo que es mentira).

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores (37): Javier Pellicer

abril 30, 2015 — by Gabriella2

Javier-Pellicer-2013.jpg

Llega el jueves, el fin de semana asoma más allá del horizonte de emails pendientes de respuesta y tareas sin tachar de la lista interminable, y ya casi me parece oler la libertad.

Pero un jueves no puede ser jueves sin entrevista (excepto hace dos semanas, que los duendecillos que se ocupan de provocar conexiones neuronales en mi cerebro marcharon de vacaciones sin avisar y ese es el tipo de desgracia que ocurre).

Hoy le toca a Javier Pellicer.

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 94 preguntas y subiendo). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). La semana pasada entrevisté a Carlos García Miranda y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace. Y ahora, vamos a hablar un poco del entrevistado de hoy:

Javier Pellicer nació en Benigánim (Valencia). Debutó en la novela histórica con El espíritu del lince (Ed. Pàmies), por la que fue elegido autor novel finalista en los IV Premios de Literatura Histórica Hislibris. Con su segunda obra, Legados (Ed. Holocubierta), se adentró en el fantástico con un homenaje a los clásicos del género. También trabaja en su web (http://javierpellicerescritor.com/), donde ofrece artículos sobre el mundo literario y editorial.

Aunque no he leído al Javier escritor (¡otro más para la pila de pendientes!), su blog siempre ha sido un referente para mí. Es de los pocos autores que no se corta al hablar de lo que realmente nos preocupa a los que escribimos: fiscalidad, temas legales, trato con editores, cómo enviar manuscritos… La claridad y precisión con las que Javier se expresa se unen a un diseño agradable y simple, que convierten su web en un punto obligado de visita para cualquiera que quiera aprender a moverse en las turbulentas aguas de lo literario.

ENTREVISTA relámpago A Javier pellicer

Javier Pellicer1. ¿Has escrito alguna vez desnudo?

¡¿Quién te lo ha dicho?!

2. ¿Alguna vez escribir te ha ayudado a ligar?

Más quisiera, pero no.

3. Si solo pudieras darle un consejo a un escritor que empieza, ¿cuál sería?

No quieras correr, tómate tu tiempo en aprender.

4. Un libro que no pudiste terminarte:

Muchos, pero diré 50 sombras de Grey. Quería saber si tanto éxito estaba justificado, pero aquello no había por dónde cogerlo.

5. Serie a la que estás enganchado:

Perdidos. La revisiono cada cierto tiempo. Me encanta especialmente la construcción de los personajes.

6. ¿Con qué personaje literario te identificas?

En mi juventud, con Simón Cabezahueca, de la saga Añoranzas y pesares. Hoy en día estoy más cerca de HAL9000, la computadora frustrada de 2001. Una odisea del espacio, incapaz de entender a los humanos.

7. ¿Escribes de noche o de día?

Cuando puedo. Tengo la desagradable costumbre de meterme en mil y un proyectos, además de trabajar para ganarme la vida.

8. Si te condenaran a muerte, ¿qué pedirías de última cena?

Una mariscada, sin duda. Puestos a pedir…

9. Música que escuchas al escribir:

Música instrumental, intimista o épica dependiendo de lo que esté escribiendo. Aunque normalmente prefiero el silencio. El problema es que mis vecinos no parecen muy dispuestos a darme tregua al respecto.

10. ¿Perros o gatos?Legados Pellicer

Perros. Los gatos tienen una mirada maquiavélica, parece que esconden algo.

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace el entrevistado a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

Javier elige la a) y se pregunta: Dime, Javier, ¿cuáles son tus planes de futuro?

Encantado de responderte, Javier. En primer lugar, escribir un libro superventas con el que forrarme. Con el dinero, crear mi propio imperio del mal y dominar el mundo. Como tú eres majo te dejaré ser mi segundo al mano. El resto (incluido Gabriella), serán mis esclavos, y trabajarán a destajo para erigir una estatua de oro con mi efigie.


Muchas gracias a Javier por sus respuestas. Ya está avisado de que lo de las estatuas de oro se me da fatal, pero si él quiere salir con dos narices y una pierna más larga que otra, es su problema. ¡No os perdáis la entrevista del jueves que viene!

leerlibrosliteratura

¿Por qué lo llaman fantasía cuando quieren decir Tolkien? Cuatro medias verdades sobre el género fantástico

marzo 24, 2015 — by Gabriella33

dragon-491725_1920-960x640.jpg

Hace no demasiado, escuché a un señor muy ilustre decir que no le gustaba la fantasía.

Se levantaron oes y aes entre los asistentes a su discurso (que no eran muchos, como en tantos discursos relacionados con lo fantástico), y exabruptos variados ante tal atrevimiento (algunos míos, lo reconozco). Con media sonrisa sabia, lo repitió: «No, a mí no me gusta la fantasía. Todos esos elfos y dragones y todo eso. No, a mí lo que me gusta es ese tipo de literatura que parece realista, donde puede llevarse todo hasta el límite, donde ocurren cosas maravillosas y extraordinarias». No fueron sus palabras exactas (mi memoria no es tan buena, y ese día todavía no había instalado Evernote en el móvil1), pero nos puso algún ejemplo y diríase que estaba hablando, sin saberlo, de la fantasía urbana. Podría también haberse referido al surrealismo, al realismo mágico o al slipstream en general, pero lo que me quedó cristalino es que confundía un apartado de la fantasía, la fantasía épica, con todas las variantes que pueden incluirse dentro del género.

Y no es rara esta confusión, desde luego. Siempre he escuchado a profesionales y expertos del género hablar de las diferencias entre ciencia ficción y fantasía (o entre fantasía y cualquier otra cosa), argumentando, una vez más, lo de los elfos, los mundos inventados, la magia y etc. Como si la fantasía se redujera a eso, o como si no existieran pasos entre los dos, puentes e híbridos. También hay debates interminables acerca de si es más fácil escribir fantasía o ci-fi. Yo diría que depende de cómo escribas y, ante todo, del tipo de fantasía o de ci-fi que escribas.

Tolkien es un referente imprescindible. Pero también ha hecho mucho daño. Él tampoco escribía de cero: tomaba temas y aspectos que se habían tratado antes, pero supo crear un mundo realmente inspirador. Tras él llegó una cola de imitadores dispuesta a seguir proporcionándonos historias de magos y héroes y enanos y trols. En un país y en una época en los que no era fácil encontrar fantasía que se apartara de esa cola, muchos crecimos asumiendo que Tigana era lo más raro que íbamos a leer dentro de ese género. Había honrosas excepciones (Ende se mantenía fijo en las estanterías de todos con Momo y La historia interminable, pero se le consideraba más un autor de “libros para niños” que un excepcional autor de fantástico). Por lo menos, creo que fue esa la experiencia de muchos de los que dependíamos de centros comerciales y de la paga semanal que nos daban nuestros padres para comprar libros.

Hice lo que muchos y recurrí a lo que se publicaba en esos momentos en otros países. Por suerte, yo era una chavala privilegiaba; mi padre viajaba mucho y me traía libros (¿recordáis aquellos tiempos preAmazon, preBookDepository, prePaypal?). Leer a Diana Wynne Jones cambió mi noción de lo que era fantasía (y lo que era juvenil) para siempre. Y luego le robé libros de Clive Barker a mi tía, conseguí convencer a mis padres de que los libros de Anne Rice no contenían sexo (¡no, para nada!), y de ahí me fui de perdida al río. Al final, tras libro tras libro de Dragonlance, la mayoría acabamos por cansarnos de los elfos, los enanos y las espadas y los conjuros, y decidimos cambiarnos de bando.

Fenómenos más recientes como Harry Potter han ayudado a deshacer, en parte, este daño de cara a la mayoría, esta percepción limitada de lo fantástico. ¡Una escuela de magos también puede ser fantasía! Pero Rowling no nos ha descubierto nada nuevo, en realidad; ahí estaba antes la ya mencionada Wynne Jones haciendo lo mismo con Witch Week y similares, o Jill Murphy con The Worst Witch. Pratchett empezó a copar las listas de superventas con algo casi inconcebible para el lector medio (¡fantasía cómica!), seguido al poco por Robert Rankin o Tom Holt, todos en la estela del maestro Douglas Adams.

Muchos lectores, del mismo modo que no asocian 1984 o Un mundo feliz con el término ciencia-ficción, no asocian Harry Potter con fantasía. Son libros para niños, para jóvenes. Fantasía son elfos, y espadas, y señores viejos de barba blanca que van con bastón, aunque no lo necesiten para caminar.

«Es que en el mundo hispanohablante no hay tradición de fantasía», he escuchado argumentar. Desde El Quijote hasta Cortázar, pasando por Borges y Bécquer, yo diría que tenemos una tradición fantástica fantástica, valga la redundancia. Tenemos también tradición épica: ahí tenéis el Cid, que no era precisamente realista. Pero seguimos pensando en elfos y magos y enanos.

Así, llegamos a esas sentencias que muchos, como yo, habréis oído en más de una ocasión, expuestas de una manera u otra. Los que seáis habituales del género no aprenderéis nada nuevo con este artículo, sin duda, pero os sorprendería (o no) descubrir la cantidad de lectores mainstream que creen lo siguiente a pies juntillas:

librossorteo

Sorteo de libros de marzo: Reyes de aire y agua, y El color de la magia

marzo 23, 2015 — by Gabriella2

ReyesAireAgua.jpg

Como ya sabéis, durante los últimos meses he estado sorteando libros en la lista de correo, generalmente ebooks escritos por autores españoles. Mas el sorteo de este mes no será como el de otros meses. Por razones, circunstancias y porque me viene bien y me apetece, este mes sortearé dos libros en papel. Y uno de ellos no será de un autor hispanohablante.

¿Cómo participar en el sorteo? Es muy sencillo. Solo tenéis que estar apuntados a mi lista de correo. Pinchad en este enlace, meted vuestro email y hala, facilísimo. Y si ya estabais apuntados, entráis automáticamente en el sorteo, no tenéis que hacer nada de nada.

Ahí van los dos títulos de este mes:

Reyes de aire y aguaReyes de aire y agua, de Jesús Fernández. He tenido una experiencia peculiar con este libro. De hecho, solo he leído la mitad. Este recopilatorio de relatos de Fernández es una muestra preciosa de cuentos de hadas y leyendas, todos con el toque muy personal de su autor.

La cosa es que últimamente no me apetece nada leer este tipo de fantasía. Me pasó con Stardust, de Neil Gaiman. Me parece un gran libro, pero me costó acabarlo. A veces que un libro sea bueno no es suficiente, tiene que apetecerte la temática.

Estuve dudando acerca de si sortear esta obra. ¿Cómo podía recomendar un libro que no he terminado? Pero creo que porque a alguien no le tire o guste un libro no significa que sea un mal libro. Todos los libros no son para todas las personas, y el trabajo de un lector profesional es saber analizar una obra independientemente de sus gustos y preferencias personales. Y en mi análisis yo diría que este es un libro excelente. (Y he de añadir: no sé a vosotros, pero la ilustración de Olga Esther para la portada me parece preciosa).

La prosa de Fernández es lírica sin ostentación, fluida y con un ritmo propio, casi melódico, perfecta para los temas que trata. Los relatos juguetean entre los límites de la fábula (Wendy de los gatos), la leyenda (Rafensthalf) y el cuento de hadas tradicional (El rey que no podía dormir). No son cuentos solo para niños, aunque estoy segura de que los niños los disfrutarán muchísimo, sino para cualquier lector amante de la fantasía popular, de la imaginación, de las historias narradas a la luz de la lumbre. En resumen, quiero sortear este libro para que llegue a las manos de alguien que aprecie toda la belleza y sentido de la maravilla que tiene que ofrecer. Y la editorial Cápside ha sido tan amable como para ofrecerme un ejemplar en papel. Así que el ganador o ganadora del sorteo recibirá en su domicilio un ejemplar físico tanto de este libro como de…

El color de la magiaEl color de la magia, de Terry Pratchett: Tras la muerte de sir Terry, muchos usamos un hashtag (#miprimerPratchett) para decir cuál había sido el primer libro de este autor que habíamos disfrutado. A mí me gustaría hacerle un pequeño homenaje a uno de mis escritores favoritos (o el favorito, directamente) regalando el primer Pratchett que leí: El color de la magia. Aunque por orden cronológico es el primer libro del Mundodisco, no sé si es el mejor para empezar, ya que la prosa es un poco más densa y el humor todavía no había encontrado su ritmo pratchettiano particular. Para mi gusto particular, Pratchett tardó un par de libros más en encontrar su voz (la diferencia de estilo entre La luz fantástica y Ritos iguales ya es apreciable, y a partir de ahí se desarrolló hasta llegar a algunos de sus libros más representativos, como Mort o Brujas de viaje). El color de la magia no es mi libro favorito del Mundodisco (eso se lo reservo a Regimiento monstruoso, pero mira que cuesta elegir), pero sí fue el primero que leí, atraída por la extravagante portada de Josh Kirby. Así que querría compartirlo con vosotros.

Si ya sois fans de Terry y ya habéis leído El color de la magia, ayudadme a difundir la Palabra. Si te toca el libro y ya lo tienes, regálalo a alguien que sabes que lo disfrutará.

Ahí los tenéis. Quien gane el sorteo se llevará estos dos libros muy mágicos. A final de mes recibiréis un correo con el resultado.

Y ahora os dejo, que ya sabéis lo que cuesta ponerse al día con todo tras el fin de semana.

¡Feliz lunes!

 

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores (29): Rafael Marín

febrero 26, 2015 — by Gabriella1

58233_600800849964803_117401230_n.jpg

El jueves es ese día complicado en que la semana ya empieza a hacerse muy pesada. Uno ya está cansado, agotado de la actividad frenética de los días anteriores.

Pero lo llevamos con honra y orgullo y esperanza, porque al día siguiente es viernes.

Y porque los jueves hay entrevista.

Amanecer José Antonio CotrinaAdemás, hoy es un día especial, porque acaba de salir a la venta Amanecer, de José Antonio Cotrina, una novela corta que ganó el Alberto Magno y el Ignotus en su momento y que mezcla ciencia ficción con elementos de fantasía e intriga y que es maravillosa, así, en general. Ya podéis adquirirla, en formato digital, en LEKTU. Con vuestras amables colaboraciones y adquisiciones es posible que el autor me invite a cenar, así que, ¡dedos cruzados!

Pero vamos a centrarnos. Entrevista. Y hoy hablaremos con Rafa Marín.

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 90 preguntas y subiendo). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). La semana pasada entrevisté a Victoria Álvarez, y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace. Y ahora, vamos a hablar un poco del entrevistado de hoy:

Rafael Marín (Cádiz, 1959). Novelista, guionista y teórico de la historieta, ha publicado entre otros: Lágrimas de luz (1987), La leyenda del Navegante (1992), Mundo de dioses (1998), Detective sin licencia (2004), Elemental, querido Chaplin (2005), Juglar (2006), El anillo en el agua (2008), La ciudad enmascarada (2011), Los espejos turbios (2012), El niño de Samarcanda (2012), Lona de tinieblas (2013), los estudios Los cómics Marvel (1996), Hal Foster: Una épica post-romántica (2004), Spider-Man: El superhéroe en nuestro reflejo (2007), y W de Watchmen (2010). Guionizó las series de historietas Iberia Inc (1996) y Triada Vértice (1997) y, para el mercado norteamericano, Fantastic Four (2000)  y The Inhumans (2000) y la serie de álbumes 12 del Doce. Fue director de la revista de estudios sobre la historieta Yellow Kid (2001).

Como veis, un currículo impresionante. Cualquier aficionado al cómic y a la fantasía y ciencia ficción en nuestro país que no haya oído hablar del señor Marín es que no es aficionado ni es ná. Rafa y yo llevamos coincidiendo en hispacones y convenciones variadas desde que tengo memoria, y ya iba siendo hora de que le dedicara un hueco por estos lares.

———————————————————————————

ENTREVISTA relámpago A RAFAEL MARÍN

58233_600800849964803_117401230_n1. Si fueras un superhéroe, ¿cuál sería tu kriptonita?

La verdadera kriptonita de Superman es Clark Kent. Así que si yo fuera un superhéroe, mi kriptonita sería ser el tipo anodino que ya soy. Lo cual quiere decir que estoy revelando públicamente que soy un superhéroe. Oops.

2. El mejor consejo que te han dado como escritor.

Como seguro que no le hice caso, no lo recuerdo.

3. Cuéntanos en menos de ochenta palabras la escena más erótica que has escrito.

Ni hablar. Espera a que se publique (si se publica) el libro que, ejem, tengo entre manos.

4. Un libro que no pudiste terminarte.

¿Uno? ¡Cientos! Pero por epatar le frikuá, no pude pasar de las treinta primeras páginas de Juego de Tronos.

5. ¿Podrías tener una relación sentimental con otro escritor o escritora?

¿Y pasarme la vida mirando por encima del hombro lo que escribe, celoso de su éxito, robándonos ideas mutuamente, como Christopher Reeve y Michael Caine en La trampa de la muerte? ¡Ni loco! Follar ya sería otra cosa.

6. Lo primero que haces por las mañanas:

Mis pipís, mis caquitas, y entre medias, corro al ordenador, repaso el correo si lo hay (que ya casi no hay), leo la prensa online, me bajo el capítulo de la serie USA del día anterior y desayuno.

7. Puedes matar a un personaje de la literatura mundial. ¿Cuál y por qué?

A un tal Grey, pero ya lo hizo mi amigo Enrique Montiel en un relato. En realidad, no son los personajes los que, ejem, deberían palmar. Una patrulla del tiempo que impidiera a ciertos escritores y escritoras (por llamarlos algo) cometer esos atentados que hacen pasar por libros…

8. ¿Dónde esconderías un elefante?lona de tinieblas

En la TARDIS, naturalmente.

9. ¿Escribes de noche o de día?

Cuando no tengo ganas. Sé que puede parecer un contrasentido, pero me paso horas delante de aquí la máquina diciéndome que tengo que teclear. No tecleo. Y cuando ya estoy agotado de hacer el tonto, navegar por la red, ver pelis o anotar chorradas en Facebook, entonces es cuando me pongo a escribir.

10. ¿A quién plagiarías?

¿Todavía no me ha descubierto nadie?

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace el entrevistado a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

Rafa elige la a) y se pregunta: ¿Qué te parece el fenómeno pulp y todo este revival de lo que nunca fue?

Una gilipollez que supera a la de los zombis. Así no nos va a tomar en serio la gente nunca.

—————————–

Muchas gracias a Rafa por sus respuestas. ¡No os perdáis la entrevista del jueves que viene!

Advertencia para escritores: Aunque esta ha sido desde el principio una convocatoria abierta para todos los escritores que quisieran participar, en estos momentos tengo bastantes entrevistas acumuladas, por lo que, por ahora, se cierra dicha convocatoria y no se admiten solicitudes de entrevistas. Eso, sí, sentíos libres de seguir enviando propuestas de preguntas para las entrevistas a gabriellavc(arroba)yahoo.es

entrevistasescritores

Entrevistas relámpago a escritores (23): Virginia Pérez de la Puente

enero 15, 2015 — by Gabriella4

Una.jpg

¡Es jueves! ¡Es jueves de entrevista!

Hoy os traigo a una escritora que puede con todo. Otra de esas ultraprolíficas autoras 2.0 con un seguimiento fiel que sabe darle a la gente lo que quiere. ¡Amor! ¡Batallas épicas! ¡Tragedia! ¡Fantasía! ¡Relaciones sadomasoquistas! Hoy hablamos con Virginia Pérez de la Puente.

entrevistasescribirescritores

Entrevistas relámpago a escritores (15): David Gambero

noviembre 6, 2014 — by Gabriella1

Hoy es jueves y toca lo que toca en jueves: entrevista relámpago. La de hoy además es muy especial para mí, ya que procedo a entrevistar a uno de mis mejores amigos y una de las personas más divertidas que conozco: David Gambero.

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 84 preguntas). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). Hace un par de semanas entrevisté a Noelia Montalbán, y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace. Y ahora, 

vamos a hablar un poco del entrevistado de hoy. 

David Gambero nació en 1982 en Fuengirola, junto al mar que alimenta su carácter abierto, una marcada versatilidad y una imaginación desbordante que vierte en los proyectos que aborda, y a los que impregna de una atmósfera eminentemente cinematográfica. Devorador de ciencia ficción y fantasía, enamorado del género bélico y la historia en general, sus relatos se cuajan de acción, cuidado en el detalle y sugerentes imágenes que logran trasladar al lector a mundos inesperados y sorprendentes. Licenciado en Ciencias de la Comunicación e integrante del Colectivo Audiovisual Nysufilms, destacan: El Míster (2011, director y guionista) y, como guionista, Leñador y la Mujer América (doblemente premiado en el Festival de Cine de Málaga 2013), y Axiom del grupo británico Archive (Sundance Londres, 2014).

Actualmente participa como escritor y corrector de trama en el proyecto solidario Ilustratura. Entre sus logros como escritor destacan el Primer Premio Relatos de la UMA Semana de Cine 2010,(finalista 2009 y 2011), “Con un par de narices” Esfera Cultural (2012), el concurso de relatos “Yo Dragón” en (2010) y el proyecto “To Be Continued” (2011). Ha sido colaborador en numerosas antologías de relatos, entre ellas la antología de Fuenlabrada Steampunk de este año.

No voy a empezar a decir cosas de David porque no termino, así que os dejo directamente con sus respuestas. Y con una foto de su perro, Fantasma:

1908030_10202584196910944_8842723805523227412_n

———————————————————————————

ENTREVISTA RELÁMPAGO A DAVID GAMBERO

1781445_10201647638497569_812912038_n1. Un libro que no pudiste terminarte

Ni lo pienso: el Ulises de Joyce. Nunca te las quieras dar de erudito y ponerte a leer el Ulises porque no hay dios por donde cogerlo. El argumento seguro que hasta arriba de mezcalina se entiende, pero como soy pobre lo leía bebiendo agua del grifo y así no había forma alguna. Eso y que a los personajes como si les cae encima un zepelín. Vamos, libro que acabó de vuelta al rincón de «ey, nena, mira, tengo el Ulises de Joyce y dejaré que te preguntes si me lo he leído mientras te preparo una Piña Sedada».

2. Lo más ridículo que has hecho por amor.

Esa carta aún no la he gastado. Me la guardo para cuando lo necesite realmente, aunque no pienso sostener un estéreo de los 80 como John Cusack en Say Anything (es que Peter Gabriel es soporífero).

3. ¿Tienes alguna cicatriz interesante?

Interesante no se si será, pero tengo una en la palma de la mano que atraviesa la línea de la vida que me hice con unos 12 años en el fútbol. Si la vida quería decirme algo podría haber sido más discreta.

4. La película con la que más te has reído

Igual aquí me matan pero ahí va: Airbag. La primera vez casi me muero. La novena casi mi muero. La decimosexta casi me muero. Si algún día hago una comedia, que me salga así, aunque solo me guste a mí.

5. Si fueras un superhéroe, ¿cuál sería tu kriptonita?

La misma que en mi vida real y normal: el chocolate. Y si alguien pregunta, la respuesta es sí. Se puede vivir y ser feliz sin chocolate. Si me da la bajona, en lugar de ponerme All by myself y meter la cabeza en un cubo de Häagen Dazs me pongo El último boy scout y me inflo a yogurt griego.

6. ¿Cuál es tu récord de tiempo escribiendo sin parar?

El día antes de entregar un relato a concurso entré en el Bar Temperley a las 4 de la tarde y después de mucho darle a la tecla descubrí que eran las 11. De no ser porque Roberto, el dueño del bar, me trata como a un hijo, hubiese perecido de inanición y sed.

7. ¿Qué es lo que más te ha costado escribir?

Un relato de amor romántico. Cuesta. Duele. Te dan arcadas. Pides una pistola cargada que nunca te dan. Pero al final sale. Aunque es de esas cosas que solo haré de nuevo por dinero

8. Tu color favorito

El naranja. ¿Estas preguntas ya son de la sección de la Super Pop o que? Porque a mi me gustaba Dylan y no veo que a nadie le importe lo más mínimo en este cuestionario.portada_fuenlabradasteampunk

9. Un libro con el que hayas llorado

¿En serio? ¿Llorar de llorar? ¿De decir que se quieren mogollón y que mala es la vida que no hace más que separarlos y hacer que ella pille enfermedades decimonónicas? ¿De mirar por encima del hombro a ver si alguien te ve tan vulnerable como para poder mofarse de ti toda la vida? Pues ninguno, aunque acepto retos de autores capaces de hacerme llorar (de risa no vale, y provocarme lloro de desazón por chistes malos tampoco).

10. ¿Qué libro le recomendarías a alguien a quien no le gusta leer?

Si no te gusta leer te respetaré. Incluso puede que quiera ser tu amigo. Pero ten esto en cuenta: Molas menos de lo que crees. Y si me invitas a tu boda igual acaba como la de los Frey… Tú sabrás.

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace el entrevistado a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

David escoge la b) y dice: ¡Escojo la caja! ¡La caja! Ah no, espera que no puedo escoger eso… Vale, entonces por escarnio escojo la opción B. ¿Qué libro te ha hecho llorar? (Y tiene que ser de pena. Respuesta con motivo y desarrollo largo. Doce folios mínimo y esquemas para tontos)

He llorado con muchos libros, ¡y a mí no me avergüenza decirlo! Creo que el primer libro con el que lloré fue Jane Eyre, en la escena esa terrible en la que a la prota se le muere su amiga en los brazos. O tal vez con La colina de Watership. Pobres conejitos.

—————————–

Muchas gracias a David por sus respuestas, ¡y no os perdáis la entrevista de la semana que viene!

Advertencia para escritores: Aunque esta ha sido desde el principio una convocatoria abierta para todos los escritores que quisieran participar, en estos momentos tengo bastantes entrevistas acumuladas, por lo que, por el momento, se cierra dicha convocatoria y no se admiten solicitudes de entrevistas. Eso, sí, sentíos libres de seguir enviando propuestas de preguntas para las entrevistas a gabriellavc(arroba)yahoo.es
 

entrevistasescribirescritores

Entrevistas relámpago a escritores (13): Gloria T. Dauden

octubre 23, 2014 — by Gabriella2

Y una semana más os traigo una entrevista relámpago. La de hoy es con la escritora canaria Gloria T. Dauden.

¿Qué era esto de las entrevistas relámpago? Tengo una lista muy larga de preguntas cortas (ahora mismo va por 84 preguntas). De allí, usando random.org, selecciono una secuencia de quince preguntas aleatorias, que le entrego al entrevistado o entrevistada. Este (o esta) elige diez de esas preguntas y responde con frases también breves. Al final, hay una pregunta extra que podrá aprovechar para hablar un poco más de sí mismo/a o para vengarse de la entrevistadora (es lo justo). Hace un par de semanas entrevisté a Carlota Echevarría, y podéis ver todas las entrevistas publicadas hasta ahora en este enlace. Y ahora, 

vamos a hablar un poco de la entrevistada de hoy: 

Gloria T. Dauden (Gran Canaria, 1984) es licenciada en Publicidad y RRPP con especialidad en el área de creatividad. En la actualidad amplía su formación por la UNED con el grado de Historia del Arte. Gloria ha trabajado como profesora de escritura en Escuela de Fantasía y en diversos talleres presenciales. Ha sido seleccionada y publicada en las dos ediciones del libro de relatos Descubriendo nuevos mundos, así como en las dos de Escuela de Fantasía: Monstruos (2012) y Bosques (2013).  En 2012 publicó La galería de espejos, un libro con 18 de sus relatos, todos ilustrados por artistas canarios. En Ácronos vol. 2 se publicó su relato Las hermosas Jaradalias. Su última obra (aún inédita) es Fae: el libro de las fantasías eróticas, una antología ilustrada con relatos que mezclan lo erótico y lo fantástico. Sus publicaciones más recientes han sido “Defixio”, que saldrá con Saco de Huesos, y sus contribuciones para THE BEST OF SPANISH STEAMPUNK de la editorial Nevsky, y para Fuenlabrada Fantástica.

A Gloria la conocí en persona en el Celsius de este año, pero antes ya nos tratábamos en Facebook, como suele ocurrir en este mundillo en el que, tarde o temprano, acabamos todos enredados. Os dejo con sus respuestas.

———————————————————————————

ENTREVISTA RELÁMPAGO A GLORIA T. DAUDEN

gloria1. El mejor consejo que te han dado

Analiza qué es lo que te paraliza y enfréntalo para avanzar.

2. Tres libros para una isla desierta

La historia interminable, Las mil y una noches, El retrato de Dorian Gray.

3. ¿Con qué personaje literario te identificas?

Xayide, Circe… Las hechiceras poderosas siempre han sido mis favoritas. Ahora, identificarme no sé si es la palabra. Supongo que son más bien modelos de mujer que me gustan por su fortaleza

4. ¿Hablas algún otro idioma aparte del tuyo?

Inglés. Es un idioma que me gusta mucho. Leo en él a menudo, pero lo practico mucho menos de lo que me gustaría por falta de interlocutores cercanos. Siempre he sido muy anglófila, (y “victoriana”) en parte viene de ahí mi pasión por el steampunk. 

5. ¿Escribes de noche o de día?

Cuando puedo. Soy nocturna por preferencia, pero hace tiempo que no puedo por cuestión de horarios.

6. ¿Te has enamorado alguna vez de un personaje?

De muchos. De niña de Atreyu. Ya de mayor Dorian Gray, Haplo, Locke Lamora, Oberyn Martel… Eso si hablamos de literatura. En series mi amor platónico era Mulder de Expediente X.

7. Tu blog favorito (que no sea este, claro)

Reconozco que no le soy fiel a ninguno. Cotilleo de uno y de otro. Me gusta mucho el de mi amigo Guillermo Rancel, un artista que ha ilustrado varios de mis relatos. (Aquí tenéis un enlace a sus ilustraciones en mis textos, y a su blog).

8. ¿Lápiz, portaminas, bolígrafo o pluma?46f70b2a54705d28fe15ffbde64d0da9

Para escribir prefiero bolígrafo, pero ya hace mucho que lo hago directamente en ordenador. Si me pilla la inspiración fuera de casa tomo notas en libretas. Siempre llevo al menos una encima. (Muchas veces dos, para proyectos distintos).

9. ¿Qué haces cuando te atascas escribiendo?

Buf. Pasarlo mal. Me sé la teoría del bloqueo, la he explicado muchas veces en mis cursos de creatividad, pero “en casa del herrero…”. Lo que mejor funciona es dar un paseo o tomar una ducha… entonces surgen las ideas.

10. No puedo vivir sin…

Historias. Arte. Gatos. Y mi espacio para crear.

Pregunta extra (seleccionar opción y contestar):

a) El entrevistado se inventa una pregunta, la hace y se responde a sí mismo.

b) La pregunta la hace el entrevistado a la entrevistadora.

c) Ya he terminado, deja que me vaya a mi casa. Por favor.

Gloria escoge la b) y me pregunta: ¿Qué libro quemarías por el placer de verlo arder?

En principio no creo que ningún libro merezca quema. Se empieza quemando un Coelho y acabamos a lo Farenheit 451. Pero hay una parte muy pequeña de mí a la que le gustaría quemar Momo, de Michael Ende, o tal vez El principito, de Saint-Exupéry (perdóname, Elena). No porque sean malos libros, aunque a mí personalmente no me dicen nada (estoy muerta por dentro, sí, lo sé). Los quemaría por curiosidad, por ver cuántos insultos recibiría. Somos muy dados a criticar a los que leen Crepúsculo, pero incapaces de soportarlo cuando alguien toca a nuestros “clásicos”.

—————————–

Muchas gracias a Gloria por sus respuestas, ¡y no os perdáis la entrevista de la semana que viene!

Advertencia para escritores: Aunque esta ha sido desde el principio una convocatoria abierta para todos los escritores que quisieran participar, en estos momentos tengo bastantes entrevistas acumuladas, por lo que, por el momento, se cierra dicha convocatoria y no se admiten solicitudes de entrevistas. Eso, sí, sentíos libres de seguir enviando propuestas de preguntas para las entrevistas a gabriellavc(arroba)yahoo.es