main

artículos ampliadosescribir

Cómo aprovechar tus 10000 horas de escritura

abril 6, 2016 — by Gabriella39

10000-horas-de-escritura.jpg

Gladwell. Outliers. 10000 horas.

Si no te suena, es posible que esta sea tu primera visita a mi blog, porque hablo mucho de eso de las 10000 horas. Demasiado, tal vez. Es un concepto hermoso.

No todos los conceptos hermosos son realistas. La belleza no equivale a verdad, por mucho que se empeñaran algunos griegos hace mucho, mucho tiempo. Malcolm Gladwell explicó que hacen falta 10000 horas para llegar a ser realmente bueno en algo. Eso tiene su discusión, claro. Escribir la palabra pene durante 10000 horas no te convierte ni en escritor ni en pornógrafo. Y, por supuesto, si tienes una habilidad natural, llegarás a la maestría mucho antes que alguien que no la tiene.

Pero quedémonos con lo que nos sirve del concepto y expliquémoslo un poco mejor. Hablamos de 10000 horas de práctica consciente, deliberada. De una práctica que sabe muy bien hacia dónde va (tiene una hoja de ruta), que ha analizado sus opciones para optimizarse de la manera más… bueno… óptima, y que siempre está en ese punto ideal de leve presión, ese punto donde hacemos algo que es levemente difícil para que podamos aprender algo (y para que podamos entrar en estado de flow). Esa práctica donde hacemos todo lo necesario para intentar ser los mejores en lo que hacemos.

Me he encontrado con escritores que me han dicho que han hecho más de 10000 horas de escritura a lo largo de su vida y que siguen sin ver resultados.

He pensado que tal vez podría hacer una lista de cosas que considero fundamentales para progresar como escritor (tanto a nivel artístico como comercial), y ya cada uno podrá hacer examen de conciencia.

10000 horasLa musa es en realidad una especie de parásito cerebral poco conocido, que inyecta sustancias químicas casi mágicas en nuestro flujo sanguíneo para poder alimentarse de nuestras neuronas la mayor cantidad de tiempo posible. 
Es por esto por lo que, de media, los escritores vivimos más. Debido a la rapidez inaudita de este parásito, ningún científico ha dado todavía con una imagen plausible de su forma. Mientras, ahí tenéis un ácaro.

Yo estoy condicionada por mi experiencia pasada y presente. Mi conocimiento es limitado y solo hablo de lo que sé. Algunos de estos puntos os parecerán evidentes, pero os pido que lo penséis muy bien: a veces damos por sentado que hacemos ciertas acciones que realmente no hacemos (como cuando nos pregunta el médico si hacemos ejercicio y decimos que sí, aunque hace tres meses que no nos hemos puesto las zapatillas de deporte y el sofá tiene un hueco ajustado a las medidas exactas, al milímetro, de nuestro culo).

Antes de nada, otra confesión: este artículo ronda las 4800 palabras. El artículo original rondaba las 8000 y además incluía una hoja práctica de análisis textual en referencia al punto 3. Como no soy particularmente sádica, recorté y edité en busca de una experiencia óptima de lectura online, que es lo que estás viendo ahora. Ahora bien, si te gustaría tener la versión completa (hoja práctica incluida), en .mobi, .epub y .pdf, solo tienes que pinchar en Lektu y será tuya por el muy simbólico precio de 0,99 €. Menos de lo que cuesta un carrito de la compra. Ahí os lo dejo:

10000 horas de escritura

Para los que no tenéis interés alguno en versiones extendidas ni en las 9+ horas de El señor de los anillos, director’s cut, solo tenéis que seguir leyendo de gratis.

Allá van. Todas las cosas que deberíamos estar haciendo durante nuestras 10000 horas de escritura. Que no son solo escribir. Aun así…

escribirescritura

Las 10 cosas feas que no nos cuentan sobre escribir

agosto 25, 2015 — by Gabriella49

kids-464652_1280.jpg

Dice James Altucher que cuando te conviertes en escritor profesional (si es que eso existe) te ocurren cosas horribles. Para empezar, pierdes a tus amigos.

Es verdad. Os lo prometo. Pierdes a casi todos tus amigos. Porque no tienes vida social. Porque no sales de tu casa, porque cada minuto suelto que tienes lo dedicas a cosas básicas: leer, escribir y mover un poco el culo para que tu columna no se parezca demasiado a la de tu abuela.

Sí, sí, a cambio haces cientos de nuevos amigos. Cada lector que coge tu libro. Cada persona que te comenta en el blog. Cada correo que recibes de alguien para quien tu escritura ha supuesto algo, aunque sea una chispa de ilusión. Y aprendes a darle prioridad a lo que te importa, y dentro de esas prioridades solo dejas entrar a las tres o cuatro personas que saben lidiar con tus modos de ermitaño introspectivo. Así que en realidad no es tan terrible.

En el cole, cuando me decían que tenía talento para escribir, sin saber el flaco favor que me hacían (sin esa idea de que tenía talento, de que desde el principio escribiría cosas fantafabulosas, no habría abandonado la escritura por frustración, una y otra vez), a nadie se le ocurrió decirme que me quedaría sin amigos. No me avisaron. Pero era inevitable. Cuando iba con gente de mi edad a la playa, me aburría (¡y me quemaba!) y me marchaba a alguna roca recóndita para escribir la Gran Novela (una aberración sobre vampiros alienígenas con un personaje principal tan mary sue que haría ruborizarse a todas las maría susanas del mundo mundial). Creo que solo iba a la playa porque así me podía dar el lote con alguien sobre la arena y ya tenía material para otra Gran Novela o, mucho peor, un Gran Poemario. Cuando tienes quince años y eres chica es fácil encontrarse a alguien que quiera darse el lote contigo sobre la arena. Es menos fácil dar con alguien dispuesto a leerse tu Gran Novela o tu Gran Poemario sin una Gran Carcajada.

Luego encontré amigos mejores, o más bien mejores para mí. Y me di cuenta del atajo evidente: si encuentras amigos escritores (o novios/as de escritores, eso también sirve), ellos lo comprenderán. Comprenderán las diez cosas desagradables que nunca te cuentan. Altucher habló de ellas en su web y he decidido darles mi propia perspectiva. Los encabezados son suyos: los comentarios a todo este tinglado son míos, por la sencilla razón de que Altucher es un señor muy ocupado y nunca contesta los emails que le mando, así que no sé si tengo su permiso para traducir sus artículos o no.

Estas son las diez cosas feas que me habría gustado que me contasen sobre escribir:

amorleerlibrosliteratura

10 regalos literarios para San Valentín que no encontrarás en las listas de siempre

febrero 9, 2015 — by Gabriella6

94635-Reading-And-Wine.jpg

Llegó ese momento del año, adorado por muchos y temido por otros tantos.

14 de febrero. San Valentín.

Nunca me ha gustado sumarme a la moda de las recomendaciones de San Valentín. No es que tenga nada en contra de dedicar un día al amor (aunque es una fiesta comercial, hace sentirse mal a los que no tienen pareja, deberíamos dedicarle al amor todos los días del año y blablablá). Pero sí me cansa ver las listas de siempre en esta época: los regalos perfectos para él, los regalos perfectos para ella (por lo visto no podemos coincidir), los poemas más bonitos, los libros ideales.

Si yo le regalara uno de esos “libros ideales” a mi pareja, no creo que lo hiciera muy feliz. Y si él apareciera con una caja de bombones (no soy muy aficionada al chocolate), un ramo de rosas de precio inflado (con lo bonitas que están plantadas y vivas) y un librito de rimas de Bécquer, andaría ya buscando un sacerdote especializado en exorcismo.

No digo que estas cosas estén mal. Pero sé que hay muchos ahí fuera a quienes no gustan estos regalos típicos ni estas listas anuales. No todas las ideas acerca del amor navegan alrededor de El cuaderno de Noah, ositos rosas de peluche y cajitas de chocolate en forma de corazón.

Así que he intentado ofrecer alguna otra opción para los que empiezan a cansarse de tanto «me gusta cuando callas porque estás como ausente…» (porque cuando quieres a alguien normalmente te interesa lo que tiene que decir). Si estás aquí, leyendo esto, asumo que la persona a la que pretendes agasajar para el 14 (o para cualquier otro día del año) es también amante de la lectura, así que allá van:

Bokes-hearts-background-vector

1. En vez de Pablo Neruda, Leopoldo María Panero

Ya que hemos empezado hablando del poeta chileno, sigamos con él. Neruda parece haber sufrido el mismo destino que cualquier canción hermosa pero pegadiza que, de tanto radiarse, acaba por convertirse en parte del elenco pop repetitivo de música de hilo musical de supermercado. Si Pablo todavía hace que las cuerdas de tu corazón vibren, genial, pero, para los que empiezan a cansarse, ¿por qué no recurrir a otros clásicos? ¿Qué hay de los románticos, en el verdadero sentido de la palabra, de ese Byron, de Shelley? ¿Y de los griegos y los romanos: Safo, Catulo, Propercio y compañía? ¿Qué hay de los malditos, de Rilke, de Baudelaire? Y, hablando de malditos, siempre podéis regalar este poema de Panero (dejando claro que no es vuestro, pillines), donde le dice a Mercedes Blanco: “Te aguardo / al final del camino: no te ofrezco / ningún gozo / acompáñame en la tumba”, en una maravillosa y triste reflexión sobre la realidad del recuerdo y la (im)posibilidad del amor eterno. (Poema completo aquí).

2. En vez de Cincuenta sombras de Grey, Historia de O

Vale, Historia de O tampoco es un ejemplo de una relación BDSM sana, pero os puedo asegurar que está bastante mejor escrita. Para aprender más, de una forma más realista, sobre relaciones de D/s (dominación y sumisión), S&M (sadismo y masoquismo) y todo lo relacionado, es muy recomendable la web de La mosca cojonera, sobre todo este post, que sirve como introducción para mujeres que se han podido plantear eso de la sumisión y derivados.

Las obras de Sacher-Masoch y del marqués de Sade tampoco son la mejor manera de acercarse al sadomasoquismo, pero tienen un innegable valor estético e histórico, por lo que se llevan aquí una mención.

3. Y si no te va lo del BDSM…

Lo erótico no tiene por qué ser cutre ni ñoño, terreno exclusivo de la novela rosa menos afortunada. Ahí tenemos los grandes clásicos (Delta de Venus, Trópico de Cáncer, Memorias de una cantante alemana, ¡Las once mil vergas!, y una larga lista más). Y no es la novela el único formato: en la novela gráfica también encontramos maravillas, como vemos en esta lista donde aparecen nombres tan conocidos como Milo Manara. ¿Sabíais además que algunos de los dibujantes y creadores más conocidos tuvieron también una vertiente algo guarrilla?

Pero a veces no es lo explícito lo que más nos excita, sino escenas puntuales, discretas, dentro de una historia creíble. Recuerdo que en la novela de fantasía de Robin McKinley Sunshine (¡una novela de vampiros con un vampiro que no es guapo!) hay una sola escena sexual, en la que además no ocurre nada de nada (los dos protagonistas están encerrados en un espacio mínimo y él no puede evitar tener una erección contra el cuerpo de ella) y, sin embargo, hay más tensión y erotismo en ese breve momento que en muchas otras novelas donde se narran actos de índole sexual de principio a fin. Muchas veces se trata más del “precalentamiento” que del acto en sí.

Y hablando de vampiros…

4. En vez de Crepúsculo, El diario secreto de Laszlo, conde Drácula

Probablemente si lo leyera ahora, El diario secreto de Roderick Anscombe, me parecería bastante ligero y mojigato, pero era muy jovencita cuando cayó en mis manos. Esto fue antes de la explosión de Anne Rice y sus vampiros omnisexuales, así que fue todo un descubrimiento. No es el único ejemplo, claro: el mismísimo Drácula de Stoker tiene un contenido sensual indiscutible, al igual que narraciones tan antiguas como El vampiro, de Polidori (basado en la figura de Lord Byron) o Carmilla, de Sheridan Le Fanu, donde la relación entre vampirismo y sexualidad tabú (en este caso, lesbianismo), es evidente. Y, hablando de sexualidad no normativa:

5. En vez de pareja, trío (o lo que quieras)

San Valentín perpetúa la noción de relación monógama que estamos acostumbrados a ver en todas partes. Por suerte, poco a poco esto empieza a cambiar, haciéndose más inclusivo. San Valentín no tiene que ser solo para un hombre y una mujer, ni para una pareja. Si te apetece leer un poco sobre formas diferentes de concebir las relaciones, Ética promiscua, publicado en España por la editorial Melusina, es un lugar interesante donde empezar.

Aunque tal vez algunas de las nociones y términos estén ya un poco anticuados, también tenéis aquí este pequeño artículo introductorio que escribí sobre el tema del poliamor.

En cuanto a lo no heteronormativo…

6. En vez de Romeo y Julieta, Nadan dos chicos

Aunque Romeo y Julieta, como cualquier obra de Shakespeare, es de lo más recomendable, no solo de la unión de hombre y mujer vive la literatura. Ya me habréis oído hablar de Nadan dos chicos, la maravillosa obra de Jamie O’Neill, pero nunca me cansaré de recomendarla. ¿Queréis tragedia sobre un fondo histórico? Con los dos chicos del título tenéis de sobra, creedme. Tiene que haber sido difícil traducir la complejísima prosa de O’Neill (leí el original en inglés), pero, según me cuentan, Pre-textos ha hecho una labor estupenda. Y si queréis chicas, Sarah Waters es una de las grandes favoritas; su historia sobre dos jóvenes enamoradas en la Inglaterra victoriana El lustre de la perla (ejem), le ha valido críticas realmente excelentes. Para más obras de temática no heterosexual, Estandarte ofrece una lista incompleta, pero interesante para empezar, y aquí hay otra más larga (en inglés) y aquí hay otra, también en inglés, muy muy larga.

7. En vez de libros, objetos relacionados con libros

Que tu amado/a adore los libros probablemente significa que adora todo tipo de cosas relacionadas con los libros. En sitios como Etsy, Artesanio o Dawanda podrás encontrar muchísimos regalos hechos a mano especialmente para aquellos que aman los libros. Como por ejemplo este pañuelo de Alicia en el país de las maravillas, este póster con una tabla periódica con las grandes obras de la literatura o tapas para lectores electrónicos que hacen que parezcan libros tradicionales. Y puede ir uno más allá: resulta que hay velas con el olor a libro que decimos que echamos de menos.

Si falla la imaginación, yo creo que hay una solución muy atractiva: busca el libro favorito de tu pareja, encuentra una imagen a buena resolución de la portada y encarga a una copistería o imprenta (física u online) que te lo saque en un tamaño adecuado para enmarcarlo y ofrecerlo como regalo decorativo.

8. En vez de lo fácil… lo facilísimo

¿Sabéis qué es aún más fácil que comprar los libros consabidos por San Valentín? Un libro que a ella (o a él, ¡o a ellos!) realmente le guste. Si tiene lista de los deseos en Amazon, Bookdepository y similar, lo tienes muy sencillo. Si no lo tiene, aún mejor, propongo un juego:

Pídele a tu amado/a que cree una lista de los deseos. Que escriba una lista de treinta libros que quiere tener. O cuarenta. Cuantos más mejor. Como si son cien.

Luego, cómprale uno de esos libros. O dos. O tres. Los que te permita tu presupuesto. También cuantos más mejor. Puede parecer que esto no es genial, porque no es una sorpresa, ¡ahí te equivocas! Primero, por la sorpresa de qué libros habrás elegido de todos los que sabes que él/ella quiere. Segundo, porque con cada libro irá una nota con la explicación de por qué lo elegiste.

No solo compras algo que él o ella realmente quiere, algo que conservará siempre, sino que le demuestras que te importa lo suficiente como para realmente reflexionar sobre cómo y por qué es importante ese regalo. Y si encima te trabajas la presentación, mejor (una caja gigante llena de papeles y libros; un envío intermitente desde Amazon, con notas por email de por qué has elegido cada libro; ¡incluso una caza del tesoro con libros escondidos y pistas!).

9. ¿En vez de un texto ajeno, uno propio?

En los consejos para San Valentín es frecuente leer aquello del poema o la carta romántica. Escríbela del corazón, dicen. Se derretirá, dicen.

No todos tenemos talento para eso de escribir cosas románticas sin parecer unos empalagosos. Dicen que la carta de amor nunca pasará de moda, sobre todo si está manuscrita, y que hasta el poema más ridículo puede ser hermoso a ojos del amante.

Solo que… no, no lo es. Sigue siendo ridículo, y si tu amado o amada es un lector ferviente, sabrá reconocer un mal poema a kilómetros de distancia.

Este consejo es un arma de doble filo. Si no sabes absolutamente al 100% que tu amado/a adora todo lo que le escribes, mejor no arriesgarse. Después de todo, mira que es difícil y frustrante sonreír y fingir que te ha gustado un regalo cuando no ha sido así. Pero si aun así quieres seguir adelante, ahí van algunos puntos para asegurarte de no fastidiarla demasiado:

  • Los poemas no tienen que rimar. De hecho, a no ser que lo tuyo sea el verso alejandrino avanzado, mejor evita la rima y punto.
  • Los tópicos aburren. Si has leído un símil o una metáfora antes más de una vez, no la uses.
  • Usa vuestro lenguaje, esas palabras y expresiones que son solo vuestras: huye del artificio.
  • NUNCA uses papel perfumado. A no ser que seas una dama decimonónica de clase alta, en cuyo caso, adelante. Y de color lila.
  • Acompaña el escrito con un buen regalo (cualquiera de los especificados en los puntos anteriores sirve). Por si acaso.

Y, para terminar, mi “en vez de” favorito:

10. En vez de un libro, el tiempo para compartir libros

Tal vez es porque mi pareja y yo vivimos lejos, y para mí lo más valioso es tener tiempo juntos. Cualquier inversión en regalos prefiero realizarlas en billetes de avión, tren u hotel. Pero pocas cosas tan románticas hay como estar en la misma habitación acurrucados, leyendo juntos. Compartiendo los párrafos que nos gustan, comentando todo aquello que nos parece genial.

Si tu pareja es, como tú, un lector, qué mejor que compartir un buen rato de lectura. Apartar un tiempo para leer, solo para vosotros.


Y nada más, que disfrutéis del 14 cuando llegue y que convirtáis todo ese afán consumista y ñoño y rosa y rojo en algo solo vuestro. O el 15, o el 13, o cuando queráis.

Nunca he estado muy de acuerdo con aquello de ponerse triste en San Valentín si estás solo/a, por cierto. Una fiesta es una fiesta, y yo soy muy de aprovechar las fiestas. ¿Qué mejor manera para celebrar tu amor con la persona a la que más quieres en el mundo?

Sí, eso es. A ti mismo/a.

Bonus: 11. En vez de sentirse solo y lloriquear, esto:

94635-Reading-And-Wine(Que además puede hacerse dentro de una bañera con agua caliente y espuma. Casi nada).

¿Y vosotros? ¿Cuál creéis que es el mejor libro para San Valentín?

 

 

 

autosuperaciónescribirescritoresescrituraproductividad

Las 10 necesidades básicas del escritor

enero 19, 2015 — by Gabriella22

hourglass-972324_1280-960x640.jpg

A veces recibo mensajes de gente que empieza a escribir. Gente que a lo mejor ha ganado algún concurso de relatos local y se plantea, tal vez, tomarse esto un poco más en serio. O que disfruta mucho escribiendo y quiere saber si merece la pena profesionalizarse (si es que eso existe). Me piden recomendaciones de libros para mejorar, consejos sobre cómo empezar a publicar, cosas así. Así que decidí escribir un artículo que intentara responder a algunas de estas cuestiones, tal y como las veo en estos momentos.

(Puede que el año que viene haya cambiado de idea. Hablo desde mi experiencia presente, y como siempre espero que deis vuestro punto de vista en los comentarios).

Yo no sé demasiado, la verdad. No tengo Las Respuestas. Aunque siempre he escrito, solo llevo unos años tomándome esto de la escritura como algo primordial. Sí que he trabajado mucho tiempo en el sector editorial. Puedo deciros, dentro de lo que he aprendido, cuáles creo que son las diez necesidades básicas del escritor. Puedes comprarte todos los libros que quieras sobre cómo construir un argumento que enganche o cómo pasar tu documento .doc a .mobi, pero si te fallan estos diez principios es muy posible que tropieces por el camino.

No digo que no puedas prescindir de alguno de ellos (conozco a buenos escritores que no tienen un sitio propio para escribir, por ejemplo), pero yo diría que todo te será bastante más complicado.

autosuperaciónbeeminderdesafío 92 díasdesafío veranolifehacking

Último día del desafío de verano: Qué he aprendido en 92 días

agosto 31, 2014 — by Gabriella4

Y por fin llegó, el día en que termino los desafíos que me propuse hace tres meses, ese primer día de junio que ahora se me antoja muy muy lejano.

Tengo claro que es muy eficiente mirar lo conseguido en el pasado y, sobre esa información, construir metas nuevas. Así, he analizado cada uno de los desafíos y según los resultados los he adaptado a mis metas para los próximos tres meses. Para ello seguiré usando Beeminder, ya que ha resultado ser una herramiento de lo más útil. También incluiré algunos desafíos nuevos.

Vamos allá:

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: Esta la he superado sin mucho problema. Ha costado escribir esas 1000+ palabras al día (durante la semana, en el finde me contentaba con 200+, y no necesariamente para la novela), pero el hábito de la escritura lo tengo bastante asimilado (en diciembre hago dos años ya escribiendo todos los días), así que es solo cuestión de dedicarle más tiempo una vez he empezado. Y lo difícil siempre es empezar. Visto el éxito (¡bieeeeen!), y esas 60060 palabras que le he metido a la novela en estos tres meses, he decidido aumentar un poco más la cantidad para la meta siguiente, a 65000 palabras. Así que ahora la meta es de seis meses (incluyendo los tres ya hechos), para un total de 125000 palabras.

-Escritas: 60060

-Faltan: 64940 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Nada bien, nada bien. El problema de esta meta es que si estoy enferma, por ejemplo, y no puedo hacer nada, me fastidia completamente la media de progreso. Me ha costado demasiado esta meta, y no considero que la haya superado (los días de enfermedad he tenido que meter minutos que realmente no había hecho. Vale que eso lo había ya previsto en las condiciones, pero la sensación es como de hacer trampa y no me ha gustado nada). Esta meta es obviamente importante, pero para los próximos meses la he reducido (y los minutos a partir de ahora los contaré como los mismos para todo, da igual que esté nadando, caminando o jugando al frisbee).

-Ejercicio hecho: 2135 minutos.

-Faltan por hacer: 1865 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: Creo que he cogido muy buen ritmo con esta meta, actualizando generalmente tres veces a la semana: una actualización de mis metas, una entrevista y un artículo o relato, así que creo que la mantendré. Lo que no sé es si seguir actualizando con mi progreso a nivel semanal; tal vez debería hacerlo cada dos semanas o cada mes para no aburrir a los lectores y para tener ese tiempo para escribir y publicar más artículos o relatos. Se agradecen opiniones al respecto en los comentarios.

-Actualizaciones realizadas: 36.

-Por realizar: 36.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: Realmente no le he visto una gran utilidad a esta meta, ya que los días en los que me pasaba me resultaba deprimente contabilizarlos. Lo que tengo muy claro (y para eso sí me ha servido) es que los días en los que me pasaba de calorías eran los que consumía más alcohol, sobre todo si tomaba alcohol en casa. Así que a partir de mañana lunes tengo una meta nueva: no beber en casa durante tres meses. Dejo, claro está, la opción de beber fuera para poder salir de fiesta de vez en cuando, o poder tomarme una cerveza por ahí en los bares en los que escribo y dibujo, que siempre viene bien.

Doy esta meta en concreto por finalizada.

5. Leer más: Esta ha sido sin duda mi meta favorita, y la he superado con creces. Subo el nivel de dificultad y a seguir leyendo: ahora mismo sigo con los cuentos de Cortázar, terminé por fin el recopilatorio de Liu Cixin y ahora estoy con El camino de Delibes (una de esas obras que tenía pendiente) y con Snow Crash, de Stephenson.

-Minutos de lectura: 1465

-Minutos por leer: 1535

6. Participar en más concursos: Esta meta creo que me ha venido bien también, ya que me ha obligado a tomarme en serio mis relatos largos. Tener una fecha de entrega le da una urgencia diferente a la cosa. No he llegado a terminar esta meta por completo (me falta enviar el relato de este mes, ya que estoy trabajando todavía en la revisión), así que en cuanto lo mande me pondré con otro para enviar también en septiembre.

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 4.

Mañana lunes se iniciarán también mis nuevos desafíos: No beber en casa, pasar menos tiempo en las redes sociales y llevar un seguimiento diario de mis gastos e ingresos. En el caso de esas dos últimas metas, es más bien una especie de recordatorio diario de cosas que tengo que hacer, para que no se me olviden. Pero de eso ya hablaré la semana que viene.

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.

autosuperaciónbeeminderdesafío 92 díasdesafío veranolifehacking

Desafío de verano: Actualización de metas (día 84 de 92)

agosto 26, 2014 — by Gabriella4

Bienvenidos de nuevo a mi desafío de verano, o lo que queda de él. Esta será, seguramente, la última actualización. La semana que viene me centraré en las conclusiones y nuevas metas.

Por varias razones esta ha sido una semana regular, pero he conseguido mantenerme con las metas (por los pelos). Aquí entra, una vez más, la importancia de adelantar todo lo posible al principio de un desafío, cuando la motivación y energía son mayores, para tener algo de ventaja cuando lleguen los días malos (que haberlos haylos).

Para aquellos que no sepan de qué va este reto ni qué es Beeminder, podéis leer el artículo inicial y todas las actualizaciones aquí.

Y ahí va mi progreso hasta ahora:

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: La novela ya se acerca a las 100000 palabras. Cuando inicié este reto calculé que terminaría con unas 110000 palabras, lo que sería ya cercano al final del primer borrador. Me equivocaba, y mucho. He tenido que borrar bastante de lo escrito, por lo que, aunque he escrito (casi) las 60000 palabras de la meta, no llegaré a los 110000. Por otro lado, viendo cómo van las cosas, esto tiene pinta de acabar más bien en los 160000… como mínimo. Así que parece que esta meta se va a repetir durante mi próxima entrega del desafío (o algo).

-Escritas: 55989 palabras (so close!)

-Faltan: 4011 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Este lo llevo al límite, desde luego. Terminado este desafío de verano probablemente vuelva en septiembre a la natación, cuando la piscina buena salga de las manos de los cursos de verano para niños y regrese al sitio al que pertenece (a nosotros los adultos amateurs). Estos días he estado andando bastante, caminando al centro y aposentándome en cafeterías y bares para escribir y dibujar. Me regalaron un libro maravilloso (y digo libro porque es demasiado elegante para ser una libreta) de bocetos para mi cumpleaños, y lo he estado aprovechando:

IMG_20140820_201301910 IMG_20140825_205558704

-Ejercicio hecho: 1985 minutos.

-Faltan por hacer: 200 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: Lo mismo de siempre: no he actualizado tres veces siempre (a veces dos, a veces cuatro), pero sí he cumplido con el número de actualizaciones en total. La semana pasada actualicé el martes y el jueves, también actualicé ayer (con el relato Nereida) y hoy actualizo de nuevo. Aunque agosto se sigue notando, ya empiezan a coger un poco de ritmo las visitas otra vez. Ya solo me faltan dos actualizaciones para cumplir con mi objetivo.

-Actualizaciones realizadas: 34.

-Por realizar: 2.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: Como siempre; días en que todo va bien y controlado y días que no. Cuesta mucho volver a cierta disciplina después de un par de semanas de despiporre.

-Actualizaciones realizadas: 79.

-Por actualizar: 6.


5. Leer más: Este está más que superado. Lo de leer por la mañana ha sido un gran acierto. Y por fin me he terminado el recopilatorio de relatos The Wandering Earth de Liu Cixin. He de decir que, aunque el hombre tiene ideas fabulosas, la ejecución no es brillante (los personajes no son más que instrumentos huecos para presentarnos dichas ideas) y yo, que no soy de hard si no hay una narrativa que hile bien la ciencia, no soy fan. En cualquier caso, muchas gracias a Elías de Sense of Wonder por la recomendación y por el aviso de que estaba en oferta en Amazon. Yo diría que a Cixin hay que leerlo, desde luego, pero no en recopilación; mejor en relatos sueltos. El hecho de que el estilo sea siempre el mismo y que algunas de las ideas se repitan o reinterpreten hacen que el lector pueda acabar, como yo, bastante saturado al final. Creo que mantendré esta meta en mi siguiente desafío, me han gustado los resultados.

6. Participar en más concursos: Aquí tengo un problema. Terminé el relato y se lo pasé a un buen lector. El buen lector hizo algunas sugerencias, todas muy cabales, y retomé el relato para modificar algunas cosas. Le pasé el relato a otro buen lector e hizo como mil sugerencias y en ello estoy.

Creo que lo contabilizo como terminado, al fin y al cabo lo está. Es solo que lo estoy revisando por enésima vez y modificando por infinitésima vez. Por ahora lo dejo todo tal cual, a ver si me da tiempo a enviarlo antes de que termine el desafío (aunque la fecha de entrega no es hasta el 30 de septiembre).

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 1.

¿Y qué hay del próximo desafío? La semana que viene hablaré de ello. Por ahora estoy segura de que mantendré las metas de escribir y de leer (haciéndolas un poco más difíciles), y que también será de tres meses (del 1 de septiembre al 1 de diciembre).

Os dejo con mis enlaces de la semana:

  1. ¿Es mejor madrugar para escribir o trabajar de noche? Depende del autor que seas, como explicó muy bien la genial Maria Popova para Brainpickings en su infográfico (pinchad en la imagen para agrandarla; en inglés).
  2. Javier Avilés hace una relectura de uno de mis libros favoritos, Los inconsolables (Kazuo Ishiguro). Me parece interesantísima su percepción de la narrativa ya conocida, de la experiencia de volver a leer algo posiblemente escrito para ser leído una sola vez.
  3. Una biblioteca flotante sobre el lago Cedar de Minneapolis. Otra sobre el río Hudson, en Nueva York.
  4. ¿Sabíais que Audrey Hepburn tuvo un ciervo de mascota? (en inglés).
  5. Alejandro Quintana habla de los tres errores que te delatan como escritor novato, a mi juicio con bastante acierto (nota para avispados: hay muchos más).

Una vez más, muchas gracias a todos los que habéis leído y comentado en el blog estos días de veraneo.

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.

autosuperaciónbeemindercelsiusdesafío 92 díasdesafío veranolifehacking

Desafío de verano: Actualización de metas (día 77 de 92)

agosto 19, 2014 — by Gabriella0

Bienvenidos a una nueva actualización de mi desafío de verano, que ya iba siendo hora. Lo que iba a ser una pequeña temporada de relax se convirtió en una gran bacanal de, básicamente, hacer poco o nada. Aprovechando que tenía al demiurgo en casa, comimos, bebimos, escribimos, vagueamos y etc. Sobre todo mucho etc.

Con el terrible resultado de que, aunque no me he cargado el reto, he estado bastante cerca. Por suerte tenía bastante adelantado de las semanas anteriores, así que no ha ocurrido ninguna desgracia, pero sí que he andado un tanto al límite. De los días en el Celsius ni voy a hablar porque no acabo. Solo decir que el mejor momento, aparte de la genial espicha de todos los años, fue calentarle la sala a Abercrombie, Rothfuss y Sanderson, en una charla sobre literatura juvenil con Pedro Riera, Javier Ruescas y David Lozano que tuvo lleno total. Y ahí mi foto feliz conforme se iba llenando, aunque en mi fuero interno supiera que solo venían a hacer tiempo antes de que empezara la charla de verdad (léase Abercrombie, Rothfuss y Sanderson*, que nos perdimos ya que teníamos que firmar libros e ir a cambiarnos para la fiesta de disfraces de la espicha.Por suerte, nos comimos todas las de Tim Powers, un auténtico maestro del arte de hablar en público). Tampoco podía falta una foto de los coautores haciendo el tonto vestidos de Reina de Corazones y Sombrerero Loco (el tema de este año era Cuentos y Leyendas):

IMG_20140802_170125653 IMG_20140802_224015861

Justo antes de salir del hotel con el disfraz me pillé un buen berrinche porque me había dejado en casa de nuestros amigos de Santander mi cetro, que, al igual que la cadena de cartas, el collar y la corona, había hecho yo misma. Dejo también detalle de los alfileres que hice para el sombrero del Sombrerero:

cetro

IMG_20140728_191809721_HDR[1]

Para aquellos que no sepan de qué va este reto ni qué es Beeminder, podéis leer el artículo inicial y todas las actualizaciones aquí.

Y ahí va mi progreso hasta ahora:

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: La novela ya supera las 90000 palabras, así que estoy contenta. Con el paso, no tanto con la novela. Pero resistiré la tentación de hacer lo mismo que hice con el borrador anterior (también de 90000 palabras) y no la tiraré a la basura. Creo.

-Escritas: 93069 palabras

-Faltan: 8825 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Este ha sido el que más me ha costado mantener, y de hecho siempre estoy al límite (hoy toca darse caña para recuperar un poco). Nos hemos matado a andar estas semanas, más que nada porque si hay una cerveza fría y una tapa al final del camino las penas y el calor son menos. Lo malo es que como la intención inicial era nadar, puse que lo de andar diera la mitad de puntos. Así que una hora andando al calorazo es el equivalente a 30 minutos de ejercicio en este esquema.

-Ejercicio hecho: 1840 minutos.

-Faltan por hacer: 357 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: No he actualizado tres veces exactamente, pero sí he cumplido con el número de actualizaciones en total. La semana pasada actualicé el miércoles y el sábado, y ayer y hoy otra vez. Ahora ya volvemos al ritmo normal, y solo me faltan cuatro actualizaciones para llegar a meta. Visto ahora, creo que habría sido más eficiente simplemente cogerme el mes entero de agosto de vacaciones del blog, ya que el movimiento por internet en este mes es mínimo, y no marear a los pocos visitantes que tenía con un ahora no-ahora sí.

-Actualizaciones realizadas: 32.

-Por realizar: 36.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: Bah. Inútil, completamente inútil. Imposible contabilizar todo lo que nos hemos zampado, así que me he limitado en esas semanas a poner cifras generales. De forma sorprendente, no he cogido casi peso desde antes del Celsius, solo poco menos de un kilo. O he perdido músculo, o ha funcionado todo ese andar al calor y todo ese etc. En conclusión, diría que no es muy útil esto de apuntarlo todo si te estás dando la gran vida. Solo sirve para hacerte sentir culpable, y eso es algo que no debería asociarse a la comida. En desafíos futuros tendré que enfocarlo de otro modo.

-Actualizaciones realizadas: 73.

-Por actualizar: 12.


5. Leer más: ¡Objetivo superado de sobra! Creo que lo reiniciaré, esta vez con unos cuantos minutos más. La costumbre de leer al fresco por las mañanas da sus frutos. Y por fin he conseguido terminarme El engaño de internet, que, creedme, no es moco de pavo. Me he comprado Poor Economics para seguir en la misma línea con ensayo.

-Minutos de lectura: 1055 minutos.

-Minutos por leer: 0 minutos (el objetivo estaba en 850).

6. Participar en más concursos: Terminé de transcribir el cuento que estoy preparando para la antología Alucinadas, pero no sé si al final me habré pasado de extensión. Toca revisar, corregir, reescribir y, si hace falta, recortar. Y a ver si queda algo digno, que espero que sí.

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 1.

He estado dándole bastantes vueltas a cuáles serán las metas que me pondré al terminar este desafío. Lo que tengo clarísimo es que Beeminder funciona (por si fuera poco, lo tengo también instalado con sus avisos en la tablet y en el móvil). Hay algunas pequeñitas que creo que me vendrán muy bien, como no darle al dichoso botón de snooze y quedarme una hora más en la cama por las mañanas, o realizar un pequeño ritual nocturno para que no se me olviden cosas como la seda dental o echarme crema antes de dormir (con el sol la dermatitis se está portando, pero en cuanto se marche mi piel amenaza con regresar a las andadas). También quiero ampliar el reto de escritura para que sean más palabras, en general, ya no solo para la novela. Me encantaría meterme con alguna realmente chula, como dibujar más o poner en marcha de nuevo Miss Cristal, pero, como siempre, toca seleccionar prioridades y elegir las cosas más aburridas que pueden ayudarme más con mis metas a largo plazo, como escribir, escribir y escribir un poco más.

Os dejo con mis enlaces de la semana:

  1. Parece que entre Google, Yahoo y otras grandes empresas se puso de moda eso de cortar el césped usando cabras. Como dijo un empleado de Google, cuestan lo mismo y son mucho más monas (inglés).
  2. Los diez consejos de Tolkien para escritores, extraídos de sus documentos personales y cartas (en inglés).
  3. La corta pero eficiente guía de James Clear para crear un hábito nuevo (en inglés).
  4. Alfredo Álamo tiene una serie interesante en Lecturalia sobre libros malditos; esta semana habla de Rabia, de Stephen King.
  5. The Guardian dijo en 2010 que los escritores pertenecemos a una de las diez profesiones más asociadas a la depresión. Pues vaya sorpresa. En esta entrevista, la autora Julie Fast habla sobre cómo mantener la disciplina cuando uno está deprimido (para Julie, que es bipolar, esto es el 75% del tiempo). (Ambos artículos en inglés).

Una vez más, muchas gracias a todos los que habéis leído y comentado en el blog estos días de veraneo.

*Me comentan que no, que entre nuestro acto y el de los tres tenores hubo otro de Lauren Oliver. Pues eso, mejor para nosotros.

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.

autosuperaciónbeemindercelsiusdesafío 92 díasdesafío veranoejercicioescribirescrituragatoshábitosleerlibroslifehackingproductividadresumen de la semana

Desafío de verano: Actualización de metas (día 52 de 92)

julio 22, 2014 — by Gabriella1

Y seguimos avanzando en el desafío de verano. Un martes más vengo a contaros qué tal han ido mis metas personales durante la semana. Empiezo asegurando que ha sido una semana tranquila, interrumpida por el inevitable resfriado veraniego (gracias, aire acondicionado del hotel Auditorium). Realmente lo más interesante que me ha pasado esta semana, más allá de todas las cosas desagradables asociadas al catarro, han sido unas croquetas gigantes que nos zampamos entre tres en uno de nuestros bares favoritos y una sardinada que hicimos en casa. El 21, además cumplía tres años con mi pareja y no lo hemos podido celebrar juntos, lo cual es una gran mierda. Digamos que no ha sido mi mejor semana, pero las croquetas y las sardinas ayudan:

IMG_20140717_152453667IMG_20140716_152300113_HDR

Para aquellos que no sepan de qué va este reto ni qué es Beeminder, podéis leer el artículo inicial y todas las actualizaciones aquí.

Y ahí va mi progreso de esta semana:

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: Pude recuperar mi buen ritmo estos días. Por el resfriado he trabajado menos en general, pero por lo menos la escritura no se ha visto afectada. Por lo general voy bastante adelantada con esta meta, lo cual me vendrá bien para dentro de poco, ya que estaré casi una semana fuera por el Festival Celsius de Avilés. Durante esos días me dedicaré a escribir relatos en la libreta, como suelo hacer cuando ando de viaje.

-Escritas: 40013 palabras

-Faltan: 19987 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Con este tengo un problema, ya que el escaso ejercicio contabilizado durante la Wizardcon junto con mi horrible resfriado me han puesto en zona de peligro. He hecho lo posible por lo menos para andar un poco estos días, pero al ver que me estaba poniendo peor al salir a la calle con el resfriado, tuve que tomarme ayer un día de descanso. Tenía en las condiciones de esta meta que podría parar por motivos de salud, así que si veo que no puedo seguiré poniendo minutos “de relleno” hasta que esté en condiciones de empezar de nuevo. Espero poder recuperarlos más adelante.

-Ejercicio hecho: 1125 minutos.

-Faltan por hacer: 1061 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: La semana pasada actualicé martes, jueves y viernes, también actualicé ayer y hoy actualizo de nuevo. El jueves tuvimos un pequeño despunte con la entrevista a Cristina Jurado, y también parece que gustó el relato de ayer, pero el verano hace que la blogosfera y las redes sociales en general anden de capa caída.

-Actualizaciones realizadas: 23.

-Por realizar: 13.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: No demasiado mal. Esta semana me he portado razonablemente bien.

-Actualizaciones realizadas: 51.

-Por actualizar: 34.


5. Leer más: Sigo con las mismas tres lecturas, ya que son libros bastante largos (sobre todo el de relatos de Cortázar). En general la costumbre de leer al fresquito por las mañanas ha hecho que lleve una ventaja considerable con esta meta, lo que me vendrá muy bien para los días menos lectores del Celsius. Estoy cerca de alcanzar la meta, así que la semana que viene decidiré si la amplío.

-Minutos de lectura: 800 minutos.

-Minutos por leer: 50 minutos.

6. Participar en más concursos: Sigo pasando a ordenador el cuento que tengo pendiente para enviar a concurso.

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 1.

Tenía pensado iniciar alguna meta nueva esta semana, pero al ver lo que me costaba mantenerlo todo al día estando enferma, y todo el trabajo que se me acumula con varios proyectos, creo que lo dejaré estar por ahora.

Os dejo con mis enlaces de la semana:

  1. Álvaro. G. Escudero resume en su blog literario la conferencia que dimos José Antonio Cotrina y yo en la Wizardcon. Mil gracias a Álvaro por asistir y por tomarse la molestia de reseñar nuestro trabajo.
  2. Uno de los cuentos que más me ha fascinado desde siempre es el de la Reina de las Nieves, de Hans Christian Andersen. Katherine Roberts habla del cuento y de la interpretación que ella misma le da (del paso de niña a mujer de Gerta, a través de las estaciones del año y de la vida) en su blog, usando para ellos las ilustraciones del mismo libro que yo tenía de pequeña. Siempre me ha encantado el trabajo de Errol Le Cain (que además tiene un nombre la mar de chulo).
  3. Tras tanto hablar de lo que debe hacerse para escribir una novela, siempre es divertido leer sobre lo que debes hacer para NO escribir una novela, como nos explica Alejandro Gamero en La piedra de Sísifo.
  4. Alfredo Álamo nos da algunos consejillos en Lecturalia para documentarnos al escribir.
  5. Y, para finalizar, una lista de diez grandes artistas con sus gatos.

Una vez más, muchas gracias a todos los que habéis leído y comentado en el blog estos siete días. Hacéis que merezca la pena.

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.

autosuperaciónbeeminderdesafío 92 díasdesafío veranodietaejercicioescribirescriturahábitosleerlibroslifehackingproductividadtiempo

Desafío de verano: Actualización de metas (día 45 de 92)

julio 15, 2014 — by Gabriella0

kBMgtVcY.jpg

Nos acercamos ya al ecuador de este desafío de verano, y hoy martes vengo para entregaros mi informe semanal. Para aquellos que no sepan de qué va este reto ni qué es Beeminder, podéis leer el artículo inicial y todas las actualizaciones aquí. Esta semana no ha sido muy buena en general para mis metas, debido a que hemos tenido unos días de fiesta por cumpleaños familiar, y por el desajuste que suponen siempre los viajes (en este caso, un fin de semana largo en Madrid para la Wizardcon). Por suerte para mí, llevaba bastante ventaja en la mayoría de las metas, así que me he podido permitir ese pequeño respiro. Por otra parte, veremos qué tal se da esta semana entrante, que el aire acondicionado del hotel ha hecho mella en mí (no estoy muy segura de si era aire acondicionado o un viento glacial venido del Norte…), y estoy en ese desagradable punto en el que uno está que si se resfría o no se resfría.

Muchísimas gracias, por cierto, a los que asististeis a nuestra conferencia, firmas y mesas redondas. Por el tipo de festival que era, centrado sobre todo en series de televisión, no esperábamos a casi nadie para la parte de literatura, y un buen puñado de asistentes inteligentes y avispados nos demostraron lo contrario. Echamos unos ratos realmente buenos con un público fiel con el que compartimos experiencias, opiniones y risas.

De la conferencia "Cómo escribir una novela de fantasía y no morir en el intento".
De la conferencia “Cómo escribir una novela de fantasía y no morir en el intento”. Nosotros, a lo lejos, haciendo como que sabíamos del tema.

Así que, sin más dilación, ahí va mi progreso (por lo demás poco impresionante) de esta semana:

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: Poco esta semana, ya que el viernes tuve que preparar bastantes cosas para la Wizardcon y durante el viaje y los días de la convención no estuve con mi novela, sino con un relato en mi ya tradicional cuaderno de viajes (al que, por cierto, tendré que sustituir pronto).

-Escritas: 33101 palabras

-Faltan: 26899 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Bastante flojo esta semana, y además no he tenido posibilidad de calcular realmente cuánto he hecho, debido a los kilómetros recorridos corriendo de un lado del hotel (dicen que es el más grande de Europa) a otro unas cien veces al día. A ver si consigo esquivar el resfriado y retomar la piscina, que hay ganas.

-Ejercicio hecho: 1020 minutos.

-Faltan por hacer: 1166 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: La semana pasada actualicé martes, miércoles y jueves, y hoy actualizo de nuevo. Aunque el jueves tuvimos un pequeño despunte con la entrevista al divertidísimo Jesús Cañadas, se nota que ya estamos a mediados de julio y la gente tiene mejores cosas que hacer que leer mi blog, como por ejemplo vaguear al lado de una piscina con un cóctel decadente en la mano.

-Actualizaciones realizadas: 19.

-Por realizar: 17.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: Bastante desastroso. Actualizar he actualizado, pero las cantidades calóricas se salían, como era inevitable en situaciones de festejo y de hoteles perdidos en mitad de ninguna parte donde nos hemos visto obligados a alimentarnos a base de patatas fritas y pizza. En serio, este fue nuestro almuerzo el sábado:

IMG_20140712_160230154
Comida por cortesía de la gran María del Mar, amiga y asistente a la Wizardcon, que nos vio cara de famélicos.

-Actualizaciones realizadas: 44.

-Por actualizar: 41.


5. Leer más: No ha ido mal lo de la lectura, más que nada por mi nuevo hábito de salir a la terraza por las mañanas a leer a la sombrita antes de que empiece el calor. Sigo con tres libros en rotación (The Net Delusion (El engaño de internet) de Morozov, The Wandering Earth de Liu Cixin y un compendio de cuentos de Cortázar). Son largos y voy lenta, pero algún día los terminaré y podré meterle mano a Hellblazer, Snow Crash y ya veré qué más.

-Minutos de lectura: 645 minutos.

-Minutos por leer: 205 minutos.

6. Participar en más concursos: Todavía no me he puesto con él, pero esta semana tocará empezar con el siguiente cuento, que será para la antología Alucinadas. Escrito está, falta pasarlo a PC, editar y revisar.

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 1.

Como terminé (por ahora) con las metas relacionadas con el alcohol (no sé si haré alguna más), es posible que esta semana inicie alguna meta nueva. Ya os contaré. Y contadme a mí también cómo os va el verano, ya sea con metas o sin ellas.

Y aquí otra pequeña lista de cosas que me han llamado la atención esta última semana:

  1. El MIT desarrolla una herramienta que permite a los ciegos leer simplemente pasando su dedo por el texto (inglés).
  2. Open Desk es una web que ofrece diseños y plantillas para hacerte tus propios muebles. Tienen una sección de diseños realizados por y para españoles.
  3. Miguel Espigado nos proporciona en su blog los que opina que son los diez mejores consejos para ser crítico literario. Muy refrescante en una época en la que parece que domina la reseña fácil y a veces se olvida la importancia de la crítica responsable y su deber para con el lector.
  4. En Rejected Princesses (Princesas rechazadas), Jason Porath analiza e ilustra las historias de chicas a las que Disney jamás va a incluir en sus películas (inglés).
  5. Ana Garralón opina sobre la famosa colección de Alfaguara de Mi primer…, donde autores como Javier Marías o Almudena Grandes se atrevían con el infantil. No es la única; Begoña Oro también tuvo algo que decir al respecto.

Una vez más, muchas gracias a todos los que habéis pasado por el blog esta semana.

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.

alcoholautosuperaciónbeeminderdeportedesafío 92 díasdesafío veranodietaejercicioescribirescriturahábitosleerlifehackingproductividadtiempo

Desafío de verano: Actualización de metas (día 38 de 92)

julio 8, 2014 — by Gabriella2

Un martes más me exhibo ante todos vosotros para informaros del estado de mis metas para este desafío de verano. Seguimos con Beeminder y seguimos peleando con el calor, pero por ahora resisto, resisto, y pienso seguir resistiendo. Y tomando más virgin marys, que ahora he comprado apio y todo. Y haciendo todo tipo de cosas con las herramientas de siempre (el bolígrafo de la derecha es una preciosidad de Swaroski que me regalaron mi primo y su novia cuando salió publicado El fin de los sueños. Lo gracioso (o no) es que me lo regalaron para que lo usara para firmar libros, pero nunca me lo llevo a ferias ni convenciones por miedo a perderlo):

IMG-20140602-01161

1. Escribir 60000 palabras de mi novela: ¡Hemos llegado a la mitad de la meta! He superado las 30000 palabras, lo cual significa que voy bastante adelantada y que llevo un ritmo excelente. Generalmente hago 1000+ palabras al día de la novela durante la semana, y el fin de semana me dedico a escribir otras cosas, como los relatos que aparecen en este blog.

-Escritas: 31413 palabras

-Faltan: 28587 palabras

2. Realizar un mínimo de ejercicio a la semana: Mi tobillo sigue fastidiando al nadar, y las rodillas van regular. Creo que todo es un círculo vicioso, porque puede deberse a falta de técnica, pero por varias razones no puedo comprometerme a asistir a una clase de natación con un horario fijo, ni puedo invertir en entrenamiento personalizado. De cualquier forma imagino que acabaré yendo al médico a ver si me puede dar alguna recomendación (lo de las rodillas sé que puede deberse a un problema de alineación, que generalmente mejora si fortaleces otros músculos de las piernas, pero ya estuve un tiempo haciendo ejercicios de ese tipo cuando corría y, aunque las rodillas mejoran un poco, es, claramente, un coñazo). Por todo esto, esta semana he nadado poco y he estado andando, sobre todo. Por ser verano nos han cambiado a los de nado libre a otra piscina (tienen la olímpica que usamos siempre llena por actividades infantiles), y esta es de 25 m de largo, lo cual es muy raro tras tanto tiempo usando una olímpica. Tienes la sensación de que en dos brazadas has atravesado la piscina, y las calles son más estrechas. Es agobiante, pero imagino que me acostumbraré.

¿No se suponía que el deporte era bueno para la salud? Sea como sea, sigo en el mismo peso y he perdido otro medio centímetro de cintura, así que todo bien. Es curioso, peso 70 kilos y tengo una talla 40, así que o estoy cogiendo masa muscular o tengo adamantio en los huesos. Lo segundo molaría también.

-Ejercicio hecho: 975 minutos.

-Faltan por hacer: 1211 minutos.

3. Actualizar el blog tres veces a la semana: La semana pasada actualicé martes, viernes y domingo, y hoy actualizo de nuevo. Domingo es un mal día para actualizar (pocas visitas), pero ya que los relatos son los posts menos visitados (sois muy poco literarios todos :P), compensa; además me gusta escribirlos a lo largo del fin de semana, para así limpiarme un poco la cabeza de la novela. También publiqué el viernes la primera de mis entrevistas relámpago, que funcionó relativamente bien. Las entrevistas no funcionan tan bien como los artículos, pero tengo la esperanza de que conforme vayan cogiendo ritmo de publicación más y más gente se apuntará a leerlas. Si es posible, la de esta semana se publicará en jueves, que es un día más activo.

-Actualizaciones realizadas: 16.

-Por realizar: 20.

4. Actualizar a diario MyFitnessPlan: Todo bien. Una ingestión un poco más alta que antes de calorías durante la semana, pero bajan las ingeridas durante el finde, así que sigo en un pequeño déficit bastante cómodo. Mi intención es más que nada vigilar lo que como, para no devorar sin pensar y para luego poder volverme un poco loca cuando toquen los viajes. Antes comía bastante por ansiedad, y tengo más que comprobado que apuntar lo que consumo me ayuda a controlar ese mal hábito. También es una buena forma de asegurarme de llevar una dieta más o menos equilibrada, que con los bajones de energía con el calor me es fundamental.

-Actualizaciones realizadas: 37.

-Por actualizar: 48.


5. Leer más: Esta semana ha sido productiva. Estoy cogiendo la costumbre de tomarme el primer té del día en la terraza, temprano, mientras leo algo. Me está funcionando bastante bien, porque también es una forma de obligarme a levantarme a una hora decente para poder disfrutar del fresco de la mañana. También es ideal para coger la agenda y planificar el día con tranquilidad, en vez de lanzarme directamente a trabajar y a la distracción de las redes sociales. Tengo tres libros en la pila que me estaban dando pereza y que tenía apalancados, ahora los llevo en buena rotación y por fin siento que progreso realmente con esta meta.

-Minutos de lectura: 535 minutos.

-Minutos por leer: 315 minutos.

6. Participar en más concursos: ¡Por fin! Terminado el cuento, revisado y enviado a concurso. Vamos por el siguiente, que será para la antología Alucinadas.

-Relatos enviados: 2.

-Por enviar: 1.

7. Beber menos alcohol: Pues otra semanita más portándome (medio) bien. No he tomado alcohol en casa, meta cumplida. Eso sí, el viernes salí y me puse hasta arriba de vino blanco. La resaca, no obstante, llegó por un único y maldito chupito de Jagermeister. Creo.

No creo que siga por ahora con esa meta (que de todas formas era semanal, no parte del desafío trimestral), ya que me espera el cumpleaños de mi padre y la escapada a Madrid para la Wizardcon. Probablemente la retome a la vuelta. ¿Y vosotros, cómo vais? ¿Habéis conseguido hacer algo de lo que os propusisteis para verano?

Por otra parte, os dejo algunas de las cosas más interesantes que he estado viendo por internet esta semana:

  1. El hombre que consiguió transformar su vida cambiando su contraseña (en inglés). Este es muy interesante, y voy a pedirle permiso al autor a ver si me deja traducirlo al español para compartirlo con todos vosotros.
  2. La Bella Varsovia convoca el VIII Premio de Poesía Joven Pablo García Baena.
  3. Isaac Belmar habla en Hoja en Blanco del poder de la vergüenza para obligarnos a escribir.
  4. Fabrizio Ferri-Benedetti escribe un artículo para Softonic donde nos explica todo lo que necesitamos saber sobre el famoso experimento psicológico de Facebook que ha indignado a tantísimos usuarios.
  5. Mi admiradísima Maria Popova nos habla de las cartas de amor entre Vita Sackville-West (quien también mantuvo una correspondencia de lo más encendida con Virginia Woolf) y Violet Trefusis (en inglés). Preciosas es poco.

Ahí tenéis material de lectura para rato. ¡Y mil gracias a los que os habéis pasado por el blog esta semana!

—————–

Podéis ver aquí todas las actualizaciones del desafío de verano, junto con el artículo inicial.