escribirescrituraliteraturapersonalrecortes

¿Realmente no tienes tiempo para escribir? (Y otros recortes literarios)

agosto 8, 2015 — by Gabriella15

main

escribirescrituraliteraturapersonalrecortes

¿Realmente no tienes tiempo para escribir? (Y otros recortes literarios)

agosto 8, 2015 — by Gabriella15

Empecé este artículo con un detallado análisis del evento del siglo, que fue mi cumpleaños.

Os hablé de las incontables maravillas, de las gestas inconmensurables, de los momentos que bardos y telecomentaristas narrarán por los milenios de los milenios, hasta que no seamos más que polvo de estrellas en un universo nuevo. Y aun ese polvo recordará, recordará acerca de lo que aconteció el 6 de agosto de 2015.

Pero entonces fui a guardar el borrador en WordPress y me salió una página de error.

Y todo se perdió para siempre.

Así que mejor hablo de literatura y de escribir, que es para lo que habéis venido.

Barr y lo que realmente hacemos con nuestro tiempo

Cuando hablo de productividad, de lo primero que hablo es de prioridades. Si no tienes claro qué es lo más importante para ti, de poco servirán mil técnicas de productividad. No sirve de nada hacer la mayor cantidad de trabajo en la menor cantidad de tiempo si tu trabajo no vale para nada, si no te aporta nada. Si no le aporta nada a los demás.

Si analizamos a lo que dedicamos nuestros días, nos sorprende lo que descubrimos. Pasamos mucho tiempo apagando fuegos en lugar de pasarlo construyendo casas resistentes. Si nuestras casas son de papel, nuestra vida se limita a lidiar con incendios.

Una amiga me preguntó el otro día si no encontraba que, por muchos sistemas de productividad que implementase, había un tiempo limitado al día y sencillamente todo NO se podía hacer. Por supuesto que sí. Me pasa constantemente. Por eso tengo que estar preguntándome siempre qué sobra. Y cuando te deshaces de lo que te sobra llegas, muy poco a poco, a lo importante. Importancia por eliminación.

No es una revelación que venga de golpe, que te cambie la existencia. No es algo que haga que ya puedas recostarte en tu tumbona y olvidarte de todo, feliz con tu nueva vida perfecta.

Antes de nada, como dice Corbett Barr, tenemos que ponernos serios. Tenemos que analizar a qué le estamos dedicando nuestro tiempo.

¿Cuántas veces habéis oído lo de “es que no tengo tiempo para escribir”? O lo habéis pensado. Oh, cuántas veces lo hemos pensado. Y sí, es cierto, muchos no tenemos tiempo para escribir (yo anteayer escribí a las tantas de la mañana, unas líneas zigzagueantes a boli en la libreta, borracha de celebración cumpleañera. Y de alcohol, de alcohol también). Últimamente tengo la sensación de que le robo tiempo al tiempo para ciertas cosas.  Y es bonito (y cómodo) refugiarse en eso. En pensar: “qué agobio, es que no tengo tiempo para nada”.

Hasta que, como también dice Barr, empiezas a medir:

corbett barr

Me encantaría ponerme en forma, o aprender a tocar la guitarra, o pasar más tiempo con mis niños o aprender otro idioma, pero es que estoy demasiado ocupado.

¿En serio? ¿Cuántas horas de televisión has visto esta semana? ¿Cuánto tiempo has pasado navegando por internet de manera inconsecuente?

Cuando pienso en lo ocupada que estoy, pienso en las veces que me he caído por un agujero Facebook, Twitter o Wikipedia. Ups.

Claro que necesitamos distracciones. Pero creo que deben ser distracciones elegidas. Yo juego al Hay Day en mi tablet. En los tiempos y horarios que yo elijo. Es un juego completamente idiota, sin necesidad de grandes estrategias ni emociones. Me limpia la mente. Lo que no me limpia la mente es andar abriendo y cerrando pestañas y leyendo tonterías, pinchando en clickbait que nada aporta a mi salud mental, metiéndome en guilds del WoW donde se me exigen cinco horas diarias para ir de mazmorras. Dicen que el cerebro necesita 20 minutos para volver a concentrarse en una tarea, una vez lo has interrumpido. No sé si es cierto, me parece un poco exagerado. ¿Pero y si fuera verdad? Da miedo pensarlo. Cada vez que pinchas sin pensar en la pestaña de Facebook, son 20 minutos de tu trabajo que has perdido.

Si crees que estás demasiado ocupado/a para escribir, y crees que realmente quieres escribir, usa RescueTime para analizar tu uso de programas, aplicaciones e internet. Somos optimistas al pensar en nuestros progresos y a lo que dedicamos nuestro tiempo. La realidad suele ser una buena llamada de atención. Y medir lo que hacemos, como dice James Clear, es una suerte de estetoscopio para ser más conscientes del latido de nuestra propia pereza y distractibili… distraccionabili… habilidad para distraernos.

Y repito lo de ¿realmente quieres escribir? Cómo cualquier otra habilidad o afición, hay tres razones para practicarla:

  1. Para divertirte y pasar el rato.
  2. Para divertirte y pasar el rato y ser el mejor escritor de todos los tiempos.
  3. Para ligar.

Si buscas el 2, lo siento mucho. Tendrás que eliminar todo aquello que no sea primordial. Todo aquello que no te haga mejor escritor/a, de forma directa o indirecta. Y eso es duro.

(El 3 también funciona, pero tienes que ser muy bueno también. Copiar a Bécquer o escribir horteradas en el muro de Facebook de tu amada no sirve).

¿Suena muy extremo? Entonces quédate con el 1. Pero no vengas quejándote porque nadie te publica/nadie te lee/el mundo es injusto y otros escritores han llegado más lejos que tú. Los demás estamos demasiado ocupados intentando ser el mejor escritor de todos los tiempos (o ligando) como para hacerle mucho caso a tu lloriqueo.

Por cierto, una de las cosas que más tiempo quitan a un escritor son las giras: las lecturas, presentaciones y etc. Independientemente de que sirvan de algo o no, pueden dar anécdotas curiosas. John Williams ha recopilado unas cuantas para el New York Times, y esto fue, para mí, lo mejor:

Gary Shteyngart y la importancia de cada lector

Al principio, cuando somos nadie, cada lector es un descubrimiento, un milagro. Luego, si las ventas crecen un poco, si tenemos la suerte de dar con distribución nacional o alguna barbaridad de esas, los lectores se convierten en algo más informe, una masa lectora y crítica con la que mantenemos una extraña relación de amor y odio. Por eso me gustó esta cita de Shteyngart. Habló de sus terribles experiencias leyendo su libro ante grandes salones vacíos, inmensas estancias llenas de sillas y vacías de personas. Eso es algo que se le ha quedado grabado a lo largo de su carrera literaria:

Gary Shteyngart

La lección que aprendí de inmediato fue que si estás lo bastante loco como para querer escribir ficción literaria, tienes que adorar a tus lectores, no al revés. Hoy veo a cada uno de mis lectores como un unicornio dorado con un cronut colgándole del cuerno. Firmo mis libros, me hago un selfie con el unicornio y regreso a mi hotel con lágrimas en los ojos, porque sé que alguien en este universo todavía tiene tiempo para lo que hago.

Antes había una imagen del autor como entidad lejana, intocable, casi mesiánica. Hoy en día creo que tener cierta cercanía con tus lectores es indispensable. No tanto cercanía del tipo “¿sabes cuánto tiempo estuve metida en el baño ayer después de comer?”, sino cercanía a la hora de expresar agradecimiento, de mantener un contacto mínimo, de enseñar a los que te leen que para ellos su participación en el proceso comunicativo de tu obra es importante. Y ese proceso se realiza al leer tu libro. Un blog, por ejemplo, permite una interacción rápida, fugaz. Uno puede leer un artículo, decir “ah, está bien”, pero no volver nunca. Pero si alguien lee un libro invierte horas, invierte una serie de emociones (¡aunque sean de asco y aburrimiento, son emociones!) y esfuerzo en comunicarse con la historia que le ofreces. Eso no tiene precio.

Si ese lector además disfruta de tu libro, mejor que mejor. Y una buena forma de que se involucre es mediante un tipo de personaje que personalmente me encanta: el antihéroe.

 Wenstrom y cómo construir un gran antihéroe

Emily Wenstrom se dio un atracón de Dexter y comenzó a plantearse por qué le caía tan bien un tipo que se dedicaba a torturar y asesinar a la gente. Dio con unas cuantas claves:

  1. Los antihéroes siguen su propio código moral. Para que nos caiga bien el antihéroe, tiene que tener un aspecto redentor, un código moral que, por lo menos a sus ojos, lo redima de sus acciones.
  2. Los antihéroes son expertos en algún campo. A los mejores antihéroes se les suele dar algo excepcionalmente bien, y esto los hace más interesantes; tendemos a admirar a los que tienen grandes habilidades, aunque sean para hacer cosas horribles.
  3. Los antihéroes tienen su lado tierno. Serán asesinos, mentirosos compulsivos o ladrones de guante blanco, pero tienen un lado humano, una debilidad. Puede tratarse de un familiar, de una mascota, pero lo que más nos gusta, sospecho, es que se enamoren.
  4. Cuando los antihéroes son malos, son lo peor. Cuando realmente se les va la olla, se les va de verdad. Y eso nos gusta: nos gusta que nos horroricen, que cometan actos terribles, porque durante un tiempo nos engañaron con lo del código moral y el lado humano y se nos olvidó que estábamos ante un monstruo.

El buen antihéroe es, ante todo, un ser hecho de paradoja. Como dice Wenstrom:

emily wenstrom

Un buen antihéroe tiene un propósito doble para sus fans. Deja salir nuestro lado oscuro, al mismo tiempo que resalta el abismo que queda entre nosotros y el monstruo, lo que reafirma nuestra humanidad.

Para poder hacer esto de un modo que sea empático y atractivo, un antihéroe debe ser a la vez humano y monstruo.

Y por esto nos gustan tanto los monstruos simpáticos, tiernos; los villanos con sentido del humor y los asesinos en serie que solo matan a asesinos. Si estabas planteándote meter un malo interesante en tu obra, o un héroe que no es tan héroe, échale un ojo a los principios que he mencionado. Le darás mucho más cuerpo y volumen.

Un buen sitio donde meter a antihéroes es en un escenario apocalíptico, por ejemplo. Cogemos a seres humanos normales y los ponemos en situaciones tan extremas que acaban cometiendo barbaridades que nunca considerarían en un entorno normal. ¿Pero serán diferentes los actos, y diferentes las narraciones, si ese escenario lo describen autores masculinos y femeninos?

Crosley y el apocalipsis femenino

De nuevo encontré una joya en el New York Times: el análisis que hace Sloane Crosley sobre qué diferencias hay en las narraciones apocalípticas realizadas por hombres y mujeres. Según Crosley, haberlas haylas, y suelen tener una separación muy clara. No se trata de que las mujeres sean menos violentas (al fin y al cabo, muchas mujeres han escrito sobre violencia), pero parece ser que, mientras que los hombres se centran en la violencia en sí: canibalismo, violación, tortura, todo en nombre de la supervivencia o de la crueldad inherente de seres que ya no están civilizados, las mujeres se enfrentan a otro tipo de amenaza: la pérdida de la memoria, de la identidad.

Dice Margaret Atwood que lo que las mujeres más temen es a la violencia y los hombres a lo que más temen es a la humillación. No sé si esto es cierto, pero a nivel biológico y genético podría tener sentido: las mujeres temen a las violaciones, por ejemplo, porque a nivel biológico es una catástrofe tremenda ser invadidas por el material genético de alguien a quien no han elegido (de manera inconsciente, elegimos a las personas que genéticamente son mejores para tener descendencia con ellas; una violación no es solo un trauma psicológico, es un trauma genético); los hombres temen a la humillación porque los hace descender en la escala de deseabilidad como machos alfa: perjudica su posición en la jerarquía social y por tanto pierden posibilidades de procrear con las mejores hembras. Si lo vemos todo desde una óptica de procreación y supervivencia genética, estaría de acuerdo con Atwood.

Siguiendo la teoría de Atwood, y si partiéramos de la base de que al concebir situaciones extremas colocamos a los seres humanos en las situaciones que a nosotros más nos repelen, las que nos parecen peores, tiene cierto sentido que los hombres escriban sobre tortura, violación y canibalismo. No van a hablar de humillación, porque eso es a lo que están acostumbrados a temer; eso es lo que viven día a día. Una situación apocalíptica es extraordinaria y exige miedos extraordinarios, desconocidos, diferentes. De la misma manera, las mujeres no van a hablar de violación y abuso porque eso es para ellas un temor constante, también un hecho cotidiano. Por tanto, buscan miedos diferentes, a gran escala: el miedo a perder la identidad. No es el miedo a la violación física, sino al vacío que queda para poder olvidar esa violación. El vacío que queda en una sociedad cuando ha tenido que enfrentarse a lo terrible.

Dice Crosley:

sloane crosley

Al presentar el peligro de violencia como algo que se da por hecho y no como el evento principal de la historia, estas autoras pueden mover los focos a otros lugares, pueden crear historias multicapa. Después de todo, cuando venga el apocalipsis, es posible que tengas o no tengas que matar (o ser matado/a), pero desde luego tendrás que ser tú. Y estas novelas se preocupan del cómo. “Hay una parte de nuestra historia que no sabemos cómo contarnos —teoriza Joy en Find Me—, y procuraremos ignorar su existencia durante tanto tiempo que finalmente nuestro cerebro acepta un pacto: yo te permitiré olvidar esto, pero ya nunca te sentirás completa“.

Imagino que la realidad del asunto será mucho más compleja; al fin y al cabo entran en juego muchísimos factores biológicos y culturales dentro de la percepción del hombre y de la mujer cuando se detienen a crear arte (y seguro que viene alguien en los comentarios a explicármelo todo; como siempre ocurre en cualquier artículo en que se hable de escritura femenina o de escritura sobre mujeres). Pero como teoría me parece curiosa y quería compartirla con vosotros.

También quiero compartir esto:

el fin de los sueños

Sí, es un lienzo de mil por mil de la portada de El fin de los sueños. La proporción no queda muy clara en la foto: solo os digo que es casi tan alto como yo.

Ya os dije que el cumpleaños fue épico.

 


Si te ha gustado este artículo, acuérdate de compartirlo. Y si te gusta el contenido del blog en general, prueba a leer alguno de mis libros:

Lectores aéreos gabriella campbellLectores aéreos (relatos con toques de fantasía tenebrosa): Disponible en Amazon y Lektu (¡solo 2,99 €!). Puedes leer un avance gratuito (para ver si te gusta el estilo y tipo de relato) aquí.

 

el fin de los sueñosEl fin de los sueños (novela posapocalíptica de ci-fi/fantasía juvenil): Disponible en digital y en papel en la página de la editorial (y puede pedirse en cualquier librería).

 

 

15 comments

  • Marcia Ferrari

    agosto 8, 2015 at 6:46 pm

    Hace poco te encontré, navegando. Me parece excelente tu blog. Me da ideas y me ayuda a pensar de otra forma. Lo que siento mas importantes que me permite pasar del mundo de las ideas al mundo concreto. Ya que soy muy pensante y me cuesta mucho sentarme a realizar los mundos que viven en mi cabeza. Cariños

    Reply

    • Gabriella

      agosto 22, 2015 at 2:06 pm

      Me alegro de que te sea de utilidad, Marcia 🙂

      Reply

  • Xurxo

    agosto 9, 2015 at 2:40 pm

    Me encanta tu blog (creo que ya lo he dicho muchas veces)! Desde que he entrado he leido comentarios muy útiles como el de aprovechar el tiempo.
    A mi el anime es que me supera! Me encanta el anime, es la causa de que devora mi tiempo y no sé poner freno. 😛

    Reply

    • Gabriella

      agosto 22, 2015 at 2:08 pm

      Puede ser un peligro, sí… todavía recuerdo todas aquellas horas nocturnas tragándome del tirón todo Death Note 😀

      Reply

  • Bibliofilosis Letrae

    agosto 9, 2015 at 7:24 pm

    Muy útil lo de construir un antihéroe. Lo pondré en práctica en cuanto tenga ocasión (blablabla). Oye, que el otro día escribí una página autobiográfica y todo… Claro que con eso de que el 90% es mierda, ya se sabe (¿era el 90?).

    En fin, yo sigo diciendo que no tengo tiempo. Y sigo sabiendo que, en el fondo, es porque no quiero. O porque me caigo en esos agujeros que comentas y no hago nada para remediarlo…

    ¡Felicidades retrasadas por tu cumpleaños!

    Reply

    • Gabriella

      agosto 22, 2015 at 2:09 pm

      Jaja, igual puedes escribir diez veces tu página autobiográfica y quedarte con el 10% bueno de cada una para compilar la Página Perfecta 😀

      Reply

  • Iván Lasso Clemente

    agosto 9, 2015 at 7:39 pm

    Muy interesante lo del antihéroe. Al leerlo, me ha venido a la cabeza Lobezno (Wolverine) de los X-men. En su momento, años ha, era uno de mis personajes favoritos. Pero con el tiempo se fue desvirtuando. Haciendo memoria, me doy cuenta de que, cuando se hizo popular, cumplía esos parámetros que dice Wenstrom casi a rajatabla. Muchas veces me he preguntado por qué el personaje dejó de gustarme (al menos como entonces), y aunque tenía la respuesta, me parecía un poco simplona. Ahora, la he encontrado: le descafeinaron quitándole el punto número 4.

    Reply

    • Gabriella

      agosto 22, 2015 at 2:13 pm

      Sí, tienes razón. No he seguido a Lobezno más que por encima, pero tengo la sensación de que todas las referencias que veo a su época más reciente lo presentan como un personaje que ya se hace algo ridículo, una sombra de lo que era (como ocurrió con todos los malos de Bola de dragón, ejem). Bueno, luego hay barbaridades de Lobeznos zombis o caníbales y cosas de esas, pero eso es lo que pasa cuando le das a Mark Millar un boli.

      Reply

  • Sabela

    agosto 10, 2015 at 10:22 am

    Mi mayor descubrimiento sobre el aprovechamiento del tiempo fue darme cuenta de que sí, el tiempo del día es limitado y no se puede hacer todo, PERO es que no hay que hacer todo todos los días.

    Yo trabajo de 8 a 3, escribo libros (con sus presentaciones y esas cosas), pinto cuadros, hago ilustraciones, llevo mi blog y el de la asociación de la que soy secretaria general y ayudo a gestionar. Y pongo lavadoras y voy al súper y salgo de cañas. Y juego a la consola y leo, aunque sea menos de lo que me gustaría, y hasta de vez en cuando me da la vida para hacer algo de deporte. Peeeero no lo hago todo todos los días.

    Estoy muy de acuerdo con lo de la cercanía: quien nos lee, dedica un tiempo precioso que le está quitando a otra cosa. ESo es un honor y lo mínimo es agradecerlo, claro 🙂

    Por cierto, regalazo, la portada.

    :*

    Reply

  • aydimdagam

    agosto 27, 2015 at 1:40 pm

    Sobre Barr.

    la calidad del tiempo es importante. no vale eso de ‘hombre, de 10 a 10:30 nunca tengo nada que hacer. vale, entre que me pongo y no, puedo sacar 20 minutos. voy a escribir 20 minutos’. uf! al menos en mi caso, al principio rindo mucho menos, voy cogiendo fondo y ya empiezo a rendir, después llego a un punto donde mi rendimiento es máximo y finalmente, por cansancio o tedio, poco a poco voy bajando el rendimiento, hasta que a veces me digo: ‘bueno, ya está, que has vuelto a porcentajes de rendimiento mínimos, como al principio, lo dejo’). o sea, que si la primera media hora rindo al 20%, necesito hacerlo todos los dias para conseguir un 100%, con lo que me sale más rentable no hacer nada y buscarme un día cualquiera un par de horitas para hacer lo mismo. algunos dirán, bueno, haz lo del 20% y luego búscate las 2 horitas. uf, bueno, no es tan fácil! (sudoración, palpitaciones; no me estreséis!).

    en cuanto a las prioridades, también me estresa ^^. tengo trabajo, una casa que atender y un bebé que no ha llegado a los 3 meses! más las variopintas movidas maliciosas que siempre tiene la vida. y la vida si que nunca descansa. intento poner el libro como prioridad alfa y eso me hace sentir culpable. remordimientos, dolor. esas cosas. you know

    y a mi no es que las redes sociales me quiten el tiempo -que me lo quitan ^^-, es que es cuando me he rendido cuando me meto en ellas (sólo tengo media hora, pa qué ponerme, ya sabes), que muchas veces (casi siempre) lo hago como el que fuma, para liberar ansiedad; así que, navegar por internet de manera inconsecuente es algo que hago a posteriori. y tele no tengo. desde hace 6 años. y jamás me verás jugar a ningún tipo de juego. al menos los que no aprovechan. creo que ninguno aprovecha. aunque el doom2 y el quake me molaban. poco más. el ogame. no os lo recomiendo. quita todo el tiempo no, más. eso sí, hace siglos que no juego a ninguno. los juegucitos de facebook o de móvil son motivo de muerte en mi religión. tampoco leo cómics y menos manga (sólo hellboy), ni veo series (casi). y pelis, podríamos decir que casi sólo voy al cine. bueno, eso antes de lo del bebé. aún así soy friki. qué, cómo se te queda el cuerpo? soy así de raro. eso sí, leo más que nunca (libros y docu en internet; pero esto es productivo). madrugar, dormir menos, esa es una batalla que tengo perdida de antemano. es mi debilidad y además lo necesito. putadón. si es cierto que los genios duermen menos, yo debo de ser mu tonto.

    y bueno, vocación… quiero escribir un libro. quizás más. seguro que más si el primero llega término total. y si no, también. me gusta escribir, pero sobre todo idear, entramar, contar, intrigar, producir en el lector sentimientos contrastados; hacer reír a carcajadas en una página, llorar en la siguiente y que se cague de miedo en la tercera, algo así sería lo máximo a lo que aspiro. no sé si eso te convierte en escritor. no sé si querer escribir un libro es suficiente o necesitas QUERER SER ESCRITOR, vivir de ello, de todas sus vertientes y disciplinas, para ponerte con todo en el asunto. ya me dirás.

    Reply

    • Gabriella

      agosto 31, 2015 at 2:22 pm

      Pues la verdad, no sé qué decirte, porque no te conozco y no puedo juzgar de manera más o menos objetiva tu situación.

      Pero te diré una cosa:

      Conozco escritores que se han levantado durante años a las cinco de la mañana para poder escribir dos horas antes de llevar a los niños al colegio. Sé de personas enfermas de depresión y/o con síndrome de fatiga crónica que escriben y publican. Yo también tengo mis complicaciones, como todo el mundo (de las que no suelo hablar en el blog, porque no tendría mucho sentido). Creo que si realmente quieres ser escritor con la fuerza con la que dices quererlo, está en tu mano encontrar el modo. Analiza absolutamente todo lo que haces cada día y busca, encuentra los huecos. Te prometo que están ahí. Hacemos muchas cosas que no son necesarias; y hay muchas supuestas obligaciones que en realidad son autoimpuestas. Y aparte, hay cosas que nos gusta hacer, y que para escribir hay que dejar de lado.

      Querer SER algo en serio (ya sea escritor, pintor o controlador aéreo) por lo general exige sacrificios. Es muy jodido, pero es así. Y tampoco hace falta darlo todo a diario: solo 10-20 minutos de trabajo todos los días acumulan resultados realmente espectaculares.

      A mí me encanta que me comentes en el blog. Pero el tiempo que has empleado en hacerlo es uno de esos huecos que podrías haber devorado para ti. Tal vez no sea de gran enfoque y concentración, tienes razón. Pero es mejor que nada. Seguro que si buscas encuentras unos cuantos más 😉

      Suerte y ánimo.

      Reply

  • aydimdagam

    agosto 27, 2015 at 2:14 pm

    2º parte del comentario ^^:

    sobre Wenstrom:
    en mi caso, quería un libro de antihéroes. en mayor o menor medida, pero antihéroes. en este caso es porque yo soy así, comparto esa esencia. en mayor o menor medida también :p (creo que es debido a la pérdida de cordura con los años; el que la pierda, claro). y esta idea la tengo desde hace mil años. de ahí la necesidad de no guardar tu mejor idea hasta que sepas escribir y empezar por algo más sencillo, porque muchas ideas, originales en su momento, pueden pasar a estar manidas cuando estés preparados. vaya dilema! aunque esto es otra inquietud de otro post de otro blog que ahora no recuerdo bien ^^

    sobre Crosley :
    “las mujeres se enfrentan a otro tipo de amenaza: la pérdida de la memoria, de la identidad. No es el miedo a la violación física, sino al vacío que queda para poder olvidar esa violación”. “El vacío que queda en una sociedad cuando ha tenido que enfrentarse a lo terrible. yo te permitiré olvidar esto, pero ya nunca te sentirás completa”.
    Dice Margaret Atwood que lo que las mujeres más temen es a la violencia y los hombres a lo que más temen es a la humillación. estaría bien escribir sobre humillación.

    utilísima info. me fascina. la mente de la mujer, quiero decir. supongo que si fuera mujer sentiría algo similar por la del hombre. no sé ^^ algo tienes por ahí, creo recordar, pero para cuándo algo en profundidad del palo “¿cómo pensar como mujer siendo hombre?” ( viceversa, of course).

    Reply

    • Gabriella

      agosto 31, 2015 at 2:27 pm

      Creo que si por unos momentos pudiéramos verlo todo desde la cabeza de alguien del sexo contrario, la percepción no sería tan distinta como creemos. Claro que hay variaciones hormonales y biológicas, impulsos neuronales y etc., pero en el fondo somos personas. Hay una influencia cultural muy grande en cómo pensamos y nos comportamos, pero creo que, para escribir personajes, etc., lo chulo sería simplemente crear un personaje como si fuera de nuestro sexo y luego cambiar los pronombres donde corresponda 😛

      Además, daría para historias muy chulas: hombres con vestidos que se reúnen alrededor de una mesa para tomar el brunch y cotillear, y mujeres con las camisetas de su equipo favorito tomando unas cervezas mientras arreglan su coche. Fuck estereotipos 😉

      Reply

      • Eva

        diciembre 16, 2015 at 3:29 pm

        Me encantas. Lo del antihéroe lo vengo yo diciendo hace eones… jajajaja me lo apunto todo, muy útil 😉

        Reply

        • Gabriella

          diciembre 16, 2015 at 8:13 pm

          ¡Gracias, Eva! Los antihéroes (y los villanos) son además muy divertidos de hacer 😉

          Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Gabriella Campbell
  • Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
  • Destinatarios: No se comunican datos a terceros
  • Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.