Estás un poco harto de que te lo digan: para vender libros necesitas un blog.

Voy a contarte un secreto al respecto: eso es mentira.

No necesitas un blog para vender libros. Bueno, no exactamente.

Necesitas un blog, o web, o plataforma principal, para conseguir un seguimiento, un sitio donde la gente pueda conocerte y seguir conociéndote porque le interesan los contenidos que ofreces, no por tu cara bonita (aunque una cara bonita ayuda; no pongáis la foto del DNI en el blog).

Y si resulta que tienes la feliz coincidencia muy casual de que tu blog trata absolutamente los mismos temas que se tratan en tus libros, vas a vender más libros. Así de fácil. Pero solo si se cumple esa feliz coincidencia. Un buen ejemplo de esto es el blog de Ana González Duque, donde habla de fantasía, el género en el que escribe y publica. Pero fijaos en que Ana no se limita a hablar de su género: comparte contenidos ajenos, utiliza diversos medios para comunicarse y, en general, ofrece contenidos interesantes dentro de su sector.

No hagáis como yo. No habléis de técnicas de productividad y escritura para luego vender un libro de relatos. Ups.

(Aun así, en serio, comprad mi libro de relatos, que es muy interesante y oscuro y sale un dragón).

No puedes depender del agradecimiento o interés de tus visitantes para que compren un producto por curiosidad o devoción (lo cual no quita que, si me tenéis curiosidad o devoción, podáis comprar mi libro. Vale, vale, ya os dejo tranquilos). Tienes que ofrecerles algo que quieren, necesitan con todas sus ganas. Y entonces te comprarán a ti antes que a los mil tuiteros que les mandan privados todos los días insistiendo en que TIENES KE COMPRAR MI LIVRO PORK SOI SUPERBENTAS EN AAMZAON.

¿Pero cómo conseguir esto?

Porque ahí va la gran pregunta que todos estaréis haciéndome, a grito pelado y tirándole cosas a la pantalla del ordenador:

¿Cómo vendo mi libro en mi blog si mi blog NO LO VISITA NI MI MADRE?

Yo también he estado ahí, queridos escritores impacientes (¡hola, mamá!). Y lleva mucho tiempo, os lo aseguro. Ya os he contado mil veces la de años que me llevó empezar a ver un pequeño crecimiento en el blog. Pero eso no os interesa: queréis métodos seguros para que vuestro blog crezca y se convierta en un referente. Porque un blog en crecimiento no solo vende libros: un blog en crecimiento puede servirte para atraer clientes, para publicitar otros servicios, para conectar con otras personas de tu sector (y recordad que de contactos vive el escritor, por desgracia) o incluso para obtener interés por parte de editoriales.

Así que me he puesto manos a la obra. He leído tropecientos artículos sobre el tema, he devorado libros y he reflexionado y meditado y analizado unas cuantas tripas proféticas de cabra (nota: una de estas afirmaciones es mentira).

Y hasta la fecha lo mejor que he visto ha sido un solo artículo. Uno de esos artículos en los que no haces más que asentir y sonreír y decir: “jo, qué razón tiene el jodío”.

Hoy vengo a hablaros de Eugene Mota.

Eugene Mota y las 10 maneras de hacer crecer tu blog

¿Recordáis lo que he repetido hasta la saciedad en este blog? No, lo de los pomodoros no. Lo de que lo más importante es escribir todos los días, tampoco.

Esto: Lo que necesitas no es una táctica milagrosa, es una estrategia.

Tienes que tener muy claro cuál es tu camino, cuál es tu lema y tu objetivo principal. Basándote en eso, puedes elegir las tácticas que mejor encajen en tu estrategia. Lo que Mota ofrece en su artículo es algo intermedio. Son rutas, caminos para llegar a tu objetivo. Son bastante más complejos que simples tácticas, pero menores que una estrategia a gran escala, de manera que si ves que alguno no te funciona, puedes abandonarlo con rapidez para probar con otro. Con todo, aconsejo darle unos cuantos meses a cualquiera de estas opciones antes de darla por perdida. Todas estas rutas son maneras probadas y eficientes de hacer crecer un blog, siempre, claro, que estés evitando fallos gordos que hagan que tus visitas no se queden más de un segundo antes de huir horrorizadas.

Algunas las he probado, otras no, y me consta que algunas funcionan mejor en EEUU que aquí; iré indicando mis opiniones y experiencia con cada una conforme avancemos. Sí, este va a ser otro artículo largo. Poneos cómodos, porque os aseguro que merece la pena.

En su artículo original, Mota habla de 18 maneras de hacer crecer tu blog, pero algunas no me parecen del todo válidas para nuestro entorno, o me parece que se pueden agrupar, así que os las voy a resumir en solo 10 poderosos caminos para conseguir todo ese público del que os preguntáis, día a día, dónde se está escondiendo.

crecer blog

Porque tú también mereces esa corona de megabloguero superventas. O algo así.

Vamos allá:

1. Comparte tus propios experimentos, detalle a detalle

Mota hablo de case study, que son estudios pormenorizados de experimentos llevadas a cabo por una persona en determinado sector. Por ejemplo: un enfermo podría narrar y explicar con imágenes cómo le está resultando un tratamiento concreto; un experto en marketing podría hablar de su día a día probando diferentes redes sociales para publicitar su producto; un escritor podría hablar del tiempo que le llevó escribir un libro, cómo lo promocionó, qué sistemas funcionaron y cuáles no.

El atractivo es más o menos el mismo que cuando leemos bitácoras de dietas: queremos ver qué le ha funcionado a alguien para perder peso, pero también queremos empatizar con esa persona viendo las bajonas cuando algo no funciona y las subidas cuando algo resulta ser un éxito. Esto es parte de la dinámica del storytelling o habilidad narrativa, del que tanto se habla ahora en mercadeo y blogging.

El truco está en no poner artículos diarios sobre el experimento (algo que antes funcionaba bien, pero que ahora resulta cansino), sino crear un solo post contando el proceso y resultados. Este sistema le ha funcionado a miles de blogueros desde siempre, aunque algunos de los casos más conocidos son los de Tim Ferris con sus tanteos en el mundo del fitness, la cocina y la productividad, o Steve Pavlina con el sueño polifásico. Puedes estar de acuerdo o no con sus métodos, con la validez de sus resultados, pero creo que todos los lectores coinciden en que sus narraciones son fascinantes.

Pero no sirve de nada escribir sobre algo que a nadie preocupa ni interesa. Es importante escribir sobre temas atractivos. Y con atractivos quiero decir que a) llaman mucho la atención y/o tratan un tema que nos interesa a todos o b) tratan un tema que responde a una necesidad no cubierta de conocimiento (por ejemplo, si ahora mismo alguien escribiese una guía definitiva y funcional sobre cómo vivir para siempre, mucha gente lo compraría, sospecho).

Un buen ejemplo de esto es el blog de Sophia Gubb. Aunque Sophia habla de temas variados, siempre he estado muy interesada en los artículos que ha publicado sobre su experiencia como mujer trans, precisamente porque no conozco en persona a nadie en estas circunstancias y porque es mucho más atractivo informarse de primera mano de los sentimientos, emociones y realidades de alguien en esa situación que a través de un libro impersonal o una entrada absurda en Wikipedia.

Cosas que no funcionan: hablar sobre cómo te sentiste al publicar tu libro, hablar sobre cuándo tienes presentaciones, etc. Todo eso está muy visto. Necesitas dar con algo que realmente sirve de algo a otros escritores o lectores, como métodos que te han funcionado para incrementar ventas; dónde encontrar libros sobre determinado tema (y cuáles han sido tus experiencias leyéndolos), etc. En cierto sentido, las reseñas de otros libros son también experimentos, experiencias de lectura de otros autores. Además, tienen el interesante añadido de que te irás creando una red de contactos a través de los autores cuyos libros analizas.

Mota lo resume así:

  • Elige un tema que despierte mucho interés en tu público objetivo.
  • Fija tu objetivo y los detalles de tu experimento y luego
  • Comparte los resultados con tus lectores.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Alta. Si lo haces bien, si tu experimento o experiencia tiene valor para tus lectores, tus artículos se compartirán a lo loco.

Puntuación de Gabriella de este método para vender libros: Depende. Si tu libro es de no ficción, esta opción puede ser la base de tu promoción. Pero si escribes ficción, te va a costar más enlazar aquello de lo que hablas con aquello que vendes.

Creo que hay una opción incluso mejor que esta y a continuación vamos a hablar de ella:

2. Crea un tutorial o guía

Creo que este es el consejo rey para conseguir “me gustas”, compartidos y visitas. Si ofreces información válida, si ofreces información que no está en todas partes, darás en el clavo. Además, es una de las mejores maneras de obtener tráfico orgánico (aparte del SEO, claro): la gente usa Google para resolver problemas, para encontrar datos que necesita. Tu guía estará ahí, agazapada, esperándoles.

Si escribes victoriana, puedes crear un tutorial sobre cómo escribir una novela victoriana o una guía sobre qué libros son los mejores para empezar a leer en este género (incluyendo el tuyo, claro). Podrías complementarlo poniendo anécdotas de ese periodo histórico en tu cuenta de Twitter. A la hora de decidir el tema, deberás pensar si enfocas tu blog a escritores o a lectores y actuar en consecuencia. Un ejemplo bien hecho de esto es el blog de Ana Bolox, que escribe novela negra y habla de todo tipo de cosas relacionadas: desde montones de guías bien ordenadas y prácticas para escribir dentro de este género a reseñas de obras del sector. Así, no solo atrae a lectores de este tipo de novela (que podrían estar interesados en comprar la novela de Ana), sino también a autores que podrían interesarse por los cursos y servicios que ofrece. Otros blogs especializados en buenas guías técnicas para su sector son Ebook Hermanos y Mariana Eguaras, y no hablemos ya de todas las webs que ofrecen guías de narración, específicamente para escritores.

Y recuerda: una buena guía debe ser siempre concisa y práctica. No vale decir “procura crear una atmósfera limpia”; debes decir “procura evitar adjetivos innecesarios”, o, incluso mejor: “revisa tu texto a la caza de adjetivos que no aporten nada al texto”.

¿Y si no sabes de qué hacer un tutorial porque crees que no sabes mucho de nada? Las guías para principiantes funcionan muy bien. En blogs de fotografía, por ejemplo, algunas de las guías más populares son las que te enseñan a coger una cámara. Hay que empezar por alguna parte. Respecto a los que escribimos, también podemos hablar de nuestras herramientas. Puedes hacer una guía de las mejores libretas y lápices para escribir, de las mejores aplicaciones o incluso un buen tutorial de Scrivener.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Alta. NADA se comparte como una guía excelente (excepto una foto del culo Kardashian, tal vez). Y si la haces en forma de lista (10 pasos para darle una pastilla a un gato), tus posibilidades se multiplican. Si usas infográficos, como hace Neil Patel en Quicksprouts, has triunfado como los Chichos, o como Justin Bieber o el equivalente que sea ahora mismo (lo siento, la música superventas no la sigo muy de cerca). Sea como sea, recuerda que tus guías deben ser lo más visuales que puedas: ya sea mediante una estructura muy clara y fácil de leer, con fuente generosa y cabeceras bien separadas, o mediante el uso de .gifs o imágenes (Librópatas y Érase una vez dominan esta técnica a la perfección).

Puntuación de Gabriella de este método para vender libros: Variable. Es importante que la temática de tu libro vaya directamente relacionada con la guía. Si haces un tutorial sobre cómo trabajar con capas en Photoshop, pero luego tu libro es un thriller médico, no vas a realizar una gran conversión a ventas. Recuerda que la guía debe estar vinculada a tu público objetivo. A lo largo de mis años de blog, he tenido dos artículos en concreto que han funcionado muy bien y que se han compartido como locos, pero esas visitas no me servían de nada, ya que atraían a un público que no tenía ningún interés en mis artículos sobre escritura y lectura.

Como ya he dicho, no olvides que el formato es importante. Puedes escribir la mejor guía del mundo y no servirá de nada si tu letra del blog es diminuta y no utilizas párrafos y aparte ni ningún recurso para separar bloques de texto (un problema que afecta a muchos blogueros de talento, que ofrecen grandes textos pero nadie quiere leerlos porque se dejan la vista, o porque no pueden escanear el contenido ni leer en diagonal). Si consigues un enfoque divertido y original, como hace Iván Lasso con sus tutoriales de software, destacarás por encima de todos los demás.

crecer blog

Tú también podrías ser el faro que ilumina la oscuridad de nuestro desconocimiento. Piensa que si no lo consigues, más y más seres humanos desconsolados recurrirán a tutoriales cutres, guías mal diseñadas o incluso a… ¡dioses!… libros de Coelho.

Ten en cuenta también que un buen tutorial o guía puede ser un incentivo importante para conseguir que tus lectores se suscriban a tu lista de correo, recurso fundamental para un blog. Lo cual nos lleva al siguiente punto:

3. Regala cosas

Mota menciona el éxito de AppSumo, basado en este principio del regalo, y no puedo estar más de acuerdo. Por un solo producto que les he comprado (Scrivener al 60% de descuento, TE AMO, APPSUMO), me he llevado un buen montón de cositas gratis muy útiles. Y sé que volveré a comprarles en el futuro.

Y esa es la cuestión, estamos hartos de ver giveaways, pero muchos olvidan lo fundamental: lo gratis también tiene que tener valor. Regalar tu libro a cualquiera que se ponga por delante no es la solución. Tienes que convencer a tu público de que lo que les estás ofreciendo es valioso, y usar tus regalos como gancho para conseguir algo a cambio, ya sean más ventas de libros futuros, un email para tu lista de correo o un “compartir” en redes sociales. Esta es la razón por la que es tan importante ofrecer un avance gratuito en .pdf de tu libro, algo que me parece tan fundamental que ni miro libros que no ofrezcan esa opción. Si no puedo leer las primeras páginas de un libro, ¿cómo voy a saber si me va a gustar? ¿Cómo saber si compensará mi inversión de dinero y esfuerzo?

Estos son los consejos que da Mota, aderezados con mis propios comentarios:

  • Elige un premio que sepas que va a gustar y llamar la atención de tu público objetivo. Si vendes novela histórica, podría ser un .pdf con una guía a las mejores novelas históricas de los últimos 50 años. Tu público querrá leerlo simplemente para poder estar en desacuerdo contigo. No es necesario que ofrezcas algo caro, sino algo que signifique, que tenga valor. Otra opción es crear una versión de lujo de un producto que ya ofrezcas, para sortearlo, o regalarle a tus suscriptores un capítulo extra que no sale en tu novela original. No regales algo genérico, necesitas algo que tus posibles lectores realmente apreciarán.
  • Haz que sea viral. Es decir, dale más oportunidades de ganar en un sorteo a las personas que compartan dicho sorteo en redes sociales, blogs, etc. Esto ya no tiene la eficiencia de antes (hay gente que se hace cuentas en Facebook SOLO para participar en este tipo de concursos), pero sigue teniendo bastante alcance.
  • Promociona tu sorteo o regalo como loco. Compártelo con tus lectores, coméntaselo a personas a las que crees que les podría interesar (pero nada de spam: mensajes personalizados a personas con las que ya hayas tenido algún contacto, explicándoles de qué trata y preguntándoles si podrían compartirlo), paga un anuncio… Haz lo que haga falta para que tu iniciativa llegue a la mayor cantidad de sitios posible.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Variable. Dependerá de lo atractivo que sea el regalo que ofrezcas, y, como siempre, de la relación que tenga con tu página y productos o servicios.

Puntuación de Gabriella para vender libros: Baja, a no ser que esté directamente vinculado a una estrategia de venta, como poner tu libro gratis un tiempo para subir en visibilidad y luego ya subirle el precio, o regalar un libro cuando tus lectores compran otro. Por lo general se trata de una maniobra de captación y fidelización más que de venta directa. La idea es captar y mantener a un público agradecido para poder venderles productos más adelante. Aquí vuelvo a mencionar el trabajo de Iván Lasso, quien, como otros creadores como The Oatmeal, ofrece de forma gratuita sus viñetas, para luego recopilarlas en manuales que pone a la venta.

Saber utilizar un producto gratuito para vender otros es todo un arte, y te recomiendo que leas todos los libros y artículos que puedas al respecto. Si te entiendes con el inglés, uno de los mejores textos que he encontrado al respecto hasta la fecha es Write. Publish. Repeat, donde se explica cómo vender libros en Amazon y otras plataformas mediante dos premisas: 1) escribir muchísimo y 2) vender catálogo a base de libros gratis como cebo.

4. Relacionarte con otros blogueros

Fundamental, sin duda. No se trata solo de lo que puedes aprender de otros que van muy por delante de ti en esto del blogging, sino de que puedes crear una red muy útil para llegar a un público que no te conoce. A mí me encanta recomendar a otros blogs y escritores, y con el tiempo me di cuenta de que otros blogueros y escritores comenzaban también a recomendarme a mí.

¿Se trata de un quid pro quo, de un “yo te menciono y tú me mencionas”?

Puedes hacerlo así, pero no lo recomiendo. Primero, porque te verás en la situación de tener que recompensar absolutamente cualquier favor que te hagan, y cuando empiezas a crecer eso ya es imposible. Segundo, porque el simple hecho de que te hagan algún favor no significa que el trabajo de esa persona encaje con la visión que tienes para tu blog y para tus seguidores. Pero sí que es útil ser generoso e intentar compartir aquello que tiene valor con los que te siguen. No solo aportas más a tus lectores, sino que obtienes mayor visibilidad para con esas personas a las que recomiendas.

Lo interesante, como ya hemos comentado en otros momentos, es relacionarte sobre todo con gente que está un par de peldaños por encima de ti. Los que te saquen muchas cabezas no te podrán hacer ni caso, y no aprenderás mucho de aquellos que acaban de empezar (lo cual no es excusa para pasar de los que están empezando, ojo. Que las cosas también hay que hacerlas por puro altruismo, no seamos unos malvados calculadores). Puede sonar un poco frío e impersonal, y si lo ves así, lo será, y quedarás de lameculos o bicho raro. Yo siempre digo que relacionarme con otros blogueros y escritores es un placer: me relaciono con aquellos a los que admiro y me caen bien. Y si alguno me menciona o se acuerda de mí para algo, lo cierto es que me llevo una alegría inmensa, porque no es algo ni solicitado ni esperado.

Mota y otros blogueros apuestan por pedir favores directamente, algo que a mí me da bastante grimita. Personalmente solo le pido un favor a alguien (y nunca es un favor, es alguna propuesta que pueda beneficiarnos a ambos) cuando tengo ya cierta confianza. Pero bueno, para los que sois más descarados que yo, estos son los consejos que enumera Mota (mis comentarios van entre paréntesis):

  • Ten cierto contacto con las personas con la que te interesa relacionarte antes de enviarles un email pidiéndole una mención, un compartir o lo que sea. (No entres a puerta fría).
  • Cuando les escribas, asegúrate de que tu correo vaya sobre ellos, sobre tu trabajo. (No les cuentes tu vida).
  • Los emails genéricos, no personalizados, no funcionan bien (ni los mensajes programados de Crowdfire, gente de Twitter).
  • Personaliza tu email (y otro consejo, asegúrate de tener bien el nombre de la persona a quien te diriges. No, no soy Grabiela).
  • Utiliza también un asunto personalizado (y que no se vea la lista gigante de gente a la que les has mandado el mismo email).
  • Que tu mensaje sea conciso (¡y corto!).
  • Incluye un incentivo (es decir: ¿en qué va a beneficiar tu propuesta a la otra parte? Y documéntate bien: decirle a un bloguero con cien veces tu tráfico que escribir un artículo para tu web que acaba de empezar le va a “dar visitas” te hará quedar regular).
  • Intenta incluir algún tipo de prueba social (menciona si tenéis algún contacto en común, el tipo de seguimiento que tienes… alguna prueba social de que eres alguien de confianza).
  • No sigas dando la tabarra con el tema (una vez conseguido el sí o el no, no molestes demasiado. De hecho, si te llevas un no, asegúrate de agradecer de todas formas su tiempo y atención y deja alguna puerta abierta para posibilidades o colaboraciones futuras. Pero no insistas con la esperanza de que el no se convierta en un sí).

Un último consejo de mi cosecha: Hacer la pelota ayuda, sí, siempre que no sea demasiado descarado y que quede claro que sabes a qué se dedica el bloguero en cuestión. Decirle que te encanta su blog está bien, pero es mucho mejor si dices que te encantó determinado artículo, o que has aplicado X consejo a tu trabajo. Como en todo, creo que la cosa funciona si eres sincero. Y algo fundamental: no empieces un email donde vas a realizar una propuesta o pedir un favor directamente CRITICANDO el trabajo del bloguero.

Sí, me ha pasado. No digo que no podáis ponerme verde, o incluso que no podáis hacerme sugerencias sobre cómo mejorar mi trabajo (eso está muy bien, de hecho, que del feedback aprende una), pero nunca antes de pedirme un favor 😉

Ah, sí, y sé agradecido. He perdido la cuenta de personas que me han escrito pidiéndome consejo o favores y que, tras hacerme invertir tiempo y esfuerzo en mi respuesta, ni siquiera se han molestado en responder con un simple “gracias”. EN SERIO.

Piensa que si eres maleducado, la aristocracia polaca jamás te querrá vender castillos refinados como este, por muy superventas que seas.

Piensa que si eres maleducado, la aristocracia polaca jamás te querrá vender castillos refinados como este, por muy superventas que seas.

Termino con un truco valioso que usan casi todos los blogueros que conozco: si quieres darte a conocer entre tus compañeros de escritura y blogueo, haz un artículo que sea una lista muy larga con tus blogs favoritos de o para escritores, o de tus artículos favoritos. Todos los involucrados verán el enlace a través de sus referencias (los blogueros para esas cosas somos unos cotillas), y se pasarán a investigar. Con suerte, muchos te compartirán y mencionarán. Es una táctica útil para conseguir algo de tráfico y atención a corto plazo. Un ejemplo excelente es esta lista de 71 artículos para escritores que recopiló Ebooks Hermanos, y al que llegué por los enlaces que incluyeron a mis artículos.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Alta. Las relaciones que tengas con otros profesionales de tu sector siempre son beneficiosas. Pero asegúrate de tener algo que ofrecer: nadie quiere a un amigo que solo sabe pedir.

Puntuación de Gabriella de este método para vender libros: Baja a corto plazo; alta a largo plazo. Las relaciones con otros escritores y blogueros no tienen que traducirse automáticamente en lecturas y recomendaciones de tu libro (de hecho jamás espero que alguien lea mi libro a cambio de leer y comentar al suyo, y viceversa), pero sí se traducen en un público y atención mayor, que puede ser muy positivo si ofreces un producto o servicio que es atractivo para tus clientes potenciales.

5. Escribir para otros

Tengo sentimientos encontrados sobre esto, lo admito. Aunque plataformas como el Huffington Post pueden ser un buen punto de lanzamiento para hacerte con un público (me consta de escritores que lo usan con eficiencia como plataforma, como es el caso de Carlos García Miranda), no termino de sentirme cómoda con webs que obtienen contenido gratuito e ingresos publicitarios a costa del trabajo no remunerado de sus blogueros.

Pero sí estoy bastante de acuerdo con lo que se conoce como guest blogging, es decir, escribir de forma singular u ocasional artículos para otros medios que tienen mayor afluencia que el nuestro. Algunos escritores, como Isaac Belmar, Marcos Martínez o Cris Mandarica, lo hacen con frecuencia, en plataformas con buen movimiento como La piedra de Sísifo, o en la casa de blogs Medium; otros forman parte de grupos organizados para unir esfuerzos y proporcionar buenos contenidos, alimentándose unos del público de otros, como ocurre con los participantes de Ateneo Literario. Esto se puede hacer tanto con contenidos de no ficción como con creación literaria: es solo cuestión de encontrar tu punto de partida.

Estos son los consejos de Mota:

  • Identifica a los blogs de alta calidad donde acuda tu público objetivo (lo de alta calidad es importante. Ten en cuenta que tu público existente va a relacionarte con la integridad y reputación de este sitio nuevo).
  • Procura entender qué tipo de contenido funciona mejor para ese blog. (No le ofrezcas un artículos sobre maquillaje a un blog sobre coches; ni un artículo sobre libros de viajes a un blog de romántica, a no ser que puedas relacionar de forma eficiente los dos temas).
  • Escríbele al responsable y comparte tu propuesta, la idea para un artículo. Si acepta, escribe un artículo de alta calidad (un mal artículo en una plataforma de éxito puede hacerte más mal que bien).
  • En tu parrafito de “sobre mí” o biografía (o lo que sea que te permita tu anfitrión), asegúrate de incluir un enlace a una página optimizada para captar suscriptores para la lista de correo (o, en su defecto, un enlace a lo que te dé mejores resultados, ya sea tu página de Facebook, tu web o tu cuenta de Tinder).

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Media, si sabes qué plataformas escoger y si creas contenido irresistible. Puede darte movimiento a corto plazo, pero tendrás que seguir publicando en plataformas ajenas para mantener el ritmo, y eso es difícil si además tienes que ocuparte de tu propia web. Es importante que tu anfitrión deje bien claro quién eres y que incluya enlaces bien puestos a donde le indiques.

Creo que esta opción es más productiva en EEUU, donde es una práctica más común. Por lo general, cuando he participado con textos en otras webs, he conseguido un rendimiento escaso. Eso sí: si te dedicas a esto a lo grande, con frecuencia y en sitios que merecen la pena, no me cabe duda de que verás una entrada lenta pero segura de visitas de un público nuevo.

Puntuación de Gabriella de este método para vender libros: Baja. Tendrías que ser un vendedor increíble, excepcional, para conseguir una buena conversión a ventas. Esto lo he visto también en entrevistas y en artículos que he proporcionado para otros. La web en la que publiques tiene que tener muchísimo movimiento para ver algún rendimiento en este sentido. Esta táctica debe dirigirse más bien a conseguir la atención de público nuevo, no tanto a ventas directas.

En cualquier caso, creo que esta táctica funciona mejor si haces caso del siguiente camino:

6. Conviértete en un experto

Hay miles de webs y blogs ahí fuera (y muchos más escritores). ¿Qué tienes tú que no tengan los demás?

Si te conviertes en un experto, en alguien que sabe más que nada sobre un tema concreto, todos acudirán a ti, incluido Google. Si escribes microrrelato, móntatelo de tal forma que analices los microrrelatos hasta su máxima (o mínima) expresión, de manera que cuando alguien quiera saber cualquier cosa sobre la microficción acabe en tu blog. Del mismo modo, cuando empiezas a ser conocido como experto en algo, puedes escribir también para otras plataformas y seguir dándote a conocer.

Mota pone un ejemplo que yo ya conocía, el de Ana Hoffman, una especialista en mercadotecnia que todas las semanas ofrece una lista de enlaces a todas las novedades y artículos realmente buenos sobre temas de marketing. Como veis, ni siquiera tiene que ser una gran procuradora de información original: ofrece una selección de contenidos que otros necesitan. Otro valioso ejemplo es el de algunos blogueros de reseñas especializados en determinados géneros: miles de personas los visitan para saber cuál debería ser su próxima lectura.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Alta. Si das con un buen nicho que no esté sobreexplotado, puedes convertirte en una marca reconocida. Con esto quiero decir que si alguien está buscando información sobre, no sé, cómo se aparean las ballenas voladoras, llegarán a tu completísimo blog sobre el apareamiento de las ballenas voladoras, comprarán tu libro sobre el apareamiento de las ballenas voladoras y, si alguien les pregunta, dirán: “ah, sí, el tipo que escribe sobre sexo entre ballenas”.

Puntuación de Gabriella de este método para vender libros: Alta. Está claro que si quiero saber más sobre guarraditas entre ballenas aéreas, tengo que comprar tu libro.

7. Publicidad pagada

Uy, pagar. La palabra prohibida.

He usado poca publicidad pagada, y nunca con este blog. Cuando la he usado con otro tipo de negocios, Google AdWords ha sido el más útil con diferencia, pero tiene una curva de aprendizaje bastante bruta. Es fácil de usar en principio, pero saber usarlo bien y que te rinda lleva mucho tiempo y estudio, sobre todo si compites en sectores populares.

Otra opción que en su momento no me impresionó, pero que cada vez tiene más éxito entre bloggers, es el sistema de anuncios de Facebook. Mota habla de ellos y dice que estos son los tipos de anuncios que deberías considerar:

  1. Anuncios de Facebook que consigan “me gustas” en tu página (pueden usarse para obtener seguidores de tu página de autor o de la página de tu libro).
  2. Anuncios de Facebook para hacer que crezca tu lista de correo (convierte a tus lectores en suscriptores, promociona tu producto gratuito a fans de páginas similares, etc. Recuerda que como autor es importante tener una buena lista de correo para estar en contacto con tus lectores e informarles de novedades importantes).
  3. Anuncios de Facebook para vender tus productos (sí, puedes usarlos también para vender tu libro directamente).
  4. Anuncios de Facebook para promocionar tus contenidos (puedes hacer que crezca tu seguimiento dirigiendo al público de Facebook a tu blog y artículos).
  5. Amplía tu alcance creando anuncios dirigidos a un público personalizado (Facebook te permite delimitar quién quieres que vea tus anuncios; esto puede ser muy útil para ofrecer determinados anuncios a lectores potenciales, a personas que podrían estar más interesados en tu tipo de libro).

Otra ventaja de Facebook es que sus anuncios son relativamente baratos, por lo que puedes permitirte hacer un poco de A/B testing, es decir: probar con varios anuncios a la vez y ver cuáles obtienen mejores resultados. James Altucher usa este sistema para elegir los títulos de sus libros: pone unos cuantos anuncios en Facebook con diferentes opciones de títulos para su libro, y se queda con aquel que consigue más clics y mejor rendimiento en general. Me parece una idea muy buena.

Aunque la publicidad enfocada siempre funciona mejor que anunciarse a diestro y siniestro, no recomiendo banners y similares en páginas web. Cada vez les hacemos menos caso como usuarios, y muchas personas usan bloqueadores de este tipo de publicidad. Además, suelen salir bastante caros en una relación precio-efectividad.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Variable. Dependerá, como ya hemos dicho, de lo bien que escribas tu anuncio, si consigues hacerlo atractivo y si consigues enfocarlo al público determinado. No funcionará igual un artículo que diga a todo el mundo “lee mi novela Los hijos de la luz” que un anuncio enfocado a determinado sector y que diga: “¿Te apasiona el antiguo Egipto? ¿Te gustan los thrillers históricos? ¡Los hijos de la luz te atrapará!” o, incluso mejor: “¿Qué pasó realmente entre Cleopatra y Marco Antonio? ¿Quién fue el misterioso enemigo que trajo la desgracia a su amor y a sus respectivos imperios? ¡Lee Los hijos de la luz para averiguarlo!”. Planta el cebo para que tus posibles lectores quieran saber más.

Puntuación de Gabriella de este método para vender libros: También variable. Del mismo modo, dependerá de lo buen copywriter que seas y, ¡sí!, de la calidad de tu libro, su precio, temática y etc. Ni la mejor publicidad puede vender un producto que no quiere nadie.

8. La técnica del reclutamiento

Nunca he probado esto, pero me consta que es más sencillo en EEUU, donde hay más sitios de acceso a prensa y a otros medios, y donde el contacto con estos es más abierto. Pero supongo que merece la pena mencionarlo, ya que me consta que hay gente que lo usa (o alguna variante similar) con buenos resultados.

Se trata de dar con periodistas o blogueros con bastante seguimiento que hayan informado sobre temas cercanos al tuyo en el pasado. Es decir, identificar los intereses de personas con gran nivel de influencia (o de acceso a medios de comunicación) y ofrecerles textos sobre esos intereses. Por ejemplo, si hay un periodista que sabes que suele recomendar novela histórica de determinada época, o que en Goodreads solo lea eso, es de lógica que le ofrezcas tu novela histórica, gratis, sin esperar nada a cambio. Con mucha suerte, le gustará y hablará de tu obra.

Es una maniobra similar a la que usan editores y escritores con blogueros literarios: les envían servicios de prensa con la esperanza de que hablen bien del libro. Pero esto es ir mucho más allá: se trata de investigar cuáles son los gustos de personas con gran influencia (y ver de lo que suelen hablar en sus plataformas es una forma común de hacerlo) e intentar proporcionarles información (si lo que quieres es mover tu blog) o productos (si quieres mover directamente tu libro) que les interesen.

Dice Mota que los pasos son los siguientes:

  1. Decide qué quieres promocionar y, ya sea contenido de tu blog o tu libro, asegúrate de que sea muy bueno.
  2. Encuentra periodistas y/o blogueros que hayan hablado de ese tema en el pasado.
  3. Convéncelos de que hablen de ti.

Si yo cojo este artículo y le paso el enlace, con un email muy agradable, a un periodista o bloguero que en el pasado ha hablado de marketing para escritores, es posible que me enlace y mencione.

Y eso es lo que haría, en un mundo ideal donde mis artículos no fueran interminables y me quedara algo de tiempo para contactar con ese tipo de persona. Ejem.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog y tus libros: Variable. Los pongo juntos porque en el fondo ocurre lo mismo: dependerá de la calidad de tus contenidos o producto y de lo que les interese a las personas a quienes se lo ofrezcas (por no hablar del peso de esas personas y de sus plataformas). Ten cuidado: no sirve de nada colocarle tu libro a todos los periodistas del país si luego está lleno de erratas, por ejemplo. Tienes que ofrecer algo de calidad probada.

Os pongo un ejemplo práctico: si alguien me ofrece un eBook, igual paso. Tengo mil eBooks por leer. Pero si alguien me ofrece una tarjeta Seebook, es posible que me lo piense. Del mismo modo, si alguien me ofrece un tomo lujoso, cuidado, sobre un tema que me interese mucho, es más probable que lo lea.

¿Significa eso que lo recomiende? No. Igual abro las dos primeras páginas y decido que no es para mí, o ni siquiera tengo tiempo de mirarlo. Pero si el producto me llama mucho la atención, está claro que algún comentario se me escapará. Puedo deciros, por ejemplo, que estoy leyendo Neimhain, de Aranzazu Serrano. ¿Me está gustando? El estilo me temo que no es para mí, pero es una buena historia, tiene un worldbuilding impresionante y sí, lo he recomendado a amistades que sé que gustan de la fantasía épica. ¿Lo estaría leyendo si no me lo hubiera ofrecido la autora, si no fuera una obra con una edición preciosa, una dedicatoria sellada y mil cosas más? Probablemente no.

Del mismo modo, un buen artículo, unos buenos contenidos claros y bien presentados que enganchen con mis intereses y sobre lo que suelo escribir en el blog, suelen llevarse, como mínimo, un “compartir” en redes sociales.

Dicho esto, por favor no me mandéis más libros. Mi pila amenaza con devorarme.

9. Crea tu propia comunidad

Ya sea mediante grupos de Goodreads, de Facebook o en tu club de lectura habitual, animar a otros escritores, ayudarles y proporcionarles toda la ayuda que puedas es otro punto excelente de partida. Recuerda que se trata de proporcionar algo a otros, no de llegar a un sitio sin invitación y soltar tu enlace a Amazon.

Otras opciones serían integrarse plenamente en un taller de escritura o incluso fundar tú mismo tu propia comunidad. Mota pone el ejemplo de Rob Hatch, que se ha hecho todo un ejército de seguidores gracias a su grupo de Facebook The Secret Team, donde emprendedores de todo tipo se ayudan entre ellos. Es una suerte de red de contactos a lo bruto, con la ventaja para Hatch de que él es el nexo principal. Y el nexo principal es como la banca: siempre gana.

blog de escritor

Otra posibilidad sería montar una secta, logia o religión propia, y vender tu libro como manual sagrado. Eh, hay gente a la que le ha funcionado.

Puntuación de Gabriella de este método para hacer crecer tu blog: Alta si sabes cómo. Hace tiempo formé dos grupos cerrados de Facebook, uno para animarnos a escribir todos los días, otro para hacer ejercicio. Aunque poco a poco la gente se echaba atrás (pocos retos hay como hacer algo a diario), y tuve que abandonar ambos grupos al final, por falta de tiempo, conseguí un seguimiento extra en el blog gracias al grupo, del mismo modo que sigo en contacto con muchos de los participantes. Fue una experiencia muy positiva y lo recomiendo.

Puntuación de Gabriella de este método para vender tu libro: Variable. Una cosa es apoyarnos en teoría, otra muy distinta es gastar dinero. Pero a la larga sí puedes hacer conversión a ventas gracias al movimiento que pueden darte tus seguidores, por lo que lo veo una posibilidad activa si dedicas el tiempo y esfuerzo suficiente.

10. Conoce a tu público y dirígete a él directamente

Uno no puede simplemente “dirigirse” a su público. Tiene que haber cierta credibilidad, tienes que haber ofrecido contenidos que demuestren que tienes algo que decir. Pero es imprescindible saber a quién te diriges y dejar de intentar complacer a todo el mundo. Es una regla que aprendí por las malas y a mi juicio es la más importante, con diferencia.

Si escribes ciencia ficción para adolescentes, no pierdas el tiempo intentando convencer a lectores de romántica. Si escribes realismo duro y sucio, igual el público juvenil no es lo tuyo. Si te gusta tener un tono ágil y algo cómico en el blog, no te molestes en intentar convencer a gente que no pilla tus chistes (siempre que haya gente que sí los pille, claro. Que igual es que tu sentido del humor es horroroso).

Es fácil dejarse llevar por todas esas redes sociales que hay ahí fuera, podemos perseguir todo tipo de trucos y tácticas y técnicas y promesas, pero en el fondo, como explica Mota, cuando buscas atraer público a tu blog y convertirlo en consumidor, todo se reduce a lo siguiente:

  • Define a tu público
  • Entiende a tu público
  • Busca dónde está tu público online
  • Involucra a tu público

Todos sabemos que parece fácil, pero no lo es. Pero os digo algo: lo más difícil es definir a tu público, porque muchas veces no lo tenemos claro y otras se trata de un público demasiado difuso (“lectores” en vez de “lectores inteligentes que gustan de novelas que incluyen chistes de ranas”). Recuerda que el buen marketing es aquel que le ofrece a un consumidor un producto que este ya andaba buscando o que ya necesitaba, y eso con algo creativo como la escritura es muy difícil. Una de las funciones de un blog es dejarnos claro, mediante prueba y error, qué asuntos interesan más y menos a los que nos siguen (¡las estadísticas son tus amigas!). Y esa es una razón de peso, creo yo, para tener uno.

Así, mi puntuación para este último camino es alta, muy alta, ya sea para que te lean más en tu blog, o para vender libros, salchichas veganas o cuadernos de colores.

Y llegamos, al fin, al grande y grandioso THE END  de este artículo. Y me diréis, y con mucha razón:

¡Pero esto es muchísimo, Gabriella! Yo no tengo tiempo para hacer todo esto y a la vez criar dos niños/escribir ocho novelas/trabajar como consultora para una multinacional maligna/darle a mi pareja los mejores orgasmos de su vida/salvar al mundo del calentamiento global! Creo que es importante insistir en que estos no son diez mandamientos; son diez caminos o rutas.

Si tomas uno, conviene enfocar en él todos tus esfuerzos, aunque solo sea por un periodo de prueba. Pueden tomarse ideas ocasionales de los demás, pero seguir todos los caminos a la vez sería suicida. El mayor éxito se lo han llevado aquellos blogueros (y escritores) que han concentrado su atención en una de estas rutas, que la han convertido en su especialización, en su know how, y que se han hecho conocidos por ello. Recuerda: quien mucho abarca no aprieta, y cuando tienes un solo objetivo se aprieta mucho más. Es como enamorarse frente a ligarse a uno/a distinto/a cada noche. Ambas opciones son válidas, pero la primera puede dar resultados más claros a largo plazo si nuestras metas son tener hijos, gastar cantidades obscenas de dinero en una boda, compartir hipoteca y dedicar el resto de nuestras vidas a preguntarnos cómo habría sido si nos hubiéramos casado mejor con aquella secretaria tan mona de nuestro primer trabajo, sí, aquella que nos sonrió una vez.

Creo que me he perdido. Perdón. Ya vuelvo al tema.

Como dije al principio, no están aquí, en este artículo, todos los consejos de Mota, porque he intentado centrarme en los que veo más útiles para escritores. Mota habla también de la posibilidad de atraer público directamente mediante el lanzamiento de un producto, pero esa es una opción que solo veo viable para escritores con un seguimiento muy fuerte y un público expectante (a no ser que se combine con tácticas de giveaway y guest blogging). Algunos consejos más, como crear infográficos, ya los he integrado dentro de otros. Otros, como utilizar Twitter, los sabéis todos (otro día entramos en materia sobre cómo usar Twitter si eres escritor, que eso daría para otro artículo de más de 7000 palabras). Y de otros, como el uso de podcasts, no puedo opinar, porque sé poco o nada al respecto.

Hay mil herramientas, mil secretos para tener más seguidores en Twitter o que te quieran mucho en Instagram. Pero al final, a la hora de vender, la pregunta es siempre la misma:

¿Tienes tú lo que tu público quiere?

 


Si te ha gustado este artículo, acuérdate de compartirlo. También puedes apuntarte a mi lista de correo (envío artículos que son solo para mis suscriptores, solo dos veces al mes). Y si te gusta el contenido del blog en general y quieres leer más cosas mías (o simplemente echarme una mano), prueba a hojear alguno de mis libros:

70 trucos para sacarle brillo a tu novela70 trucos para sacarle brillo a tu novela: Corrección básica para escritores. ¿Has escrito una novela o un relato y no sabes cómo enfrentarte a la revisión? ¡Yo te ayudo! Disponible en Amazon.

Lectores aéreos gabriella campbellLectores aéreos (relatos con toques de fantasía tenebrosa): Disponible en Amazon y Lektu (¡solo 2,99 €!).

  • Puedes leer un avance gratuito aquí.
  • Puedes leer reseñas aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Y hasta en 20 Minutos, aquí.
  • Si tienes un blog o web de reseñas y te apetece leer y reseñar este libro, puedes pedirme un ejemplar de cortesía en gabriella(arroba)gabriellaliteraria.com.

Puedes ver más libros míos aquí.