Un blog puede ser el recurso más útil de un escritor.

Siempre que sepa usarlo.

Y, lo que es más importante: siempre que no desaparezca en el agujero negro en el que desaparecen el 95% de todos los blogs de escritor.

Hoy voy a hablaros de maneras de promocionar blogs. De escritores, sobre todo, pero son tácticas que sirven para páginas de cualquier sector. Así que si tienes un blog (o estás pensando en montar uno) y eres barrendero, escultor o venusiano políglota, sí, esto también te sirve.

Un blog no es un punto de venta directa (aunque puede serlo), sino una plataforma donde crear confianza con tus lectores. Tener un gran blog hiperconocido no te garantiza vender miles de libros. Ahí entran muchos otros factores, como la calidad de tu obra y cómo de bien has analizado a tu público objetivo. Pero para aquellos escritores que ofrecen otros servicios (corrección, lecturas, edición, etc.), sí que tiene una gran eficiencia. Y para crear esa comunicación tan importante con tu público potencial es fundamental.

Y sí, a veces también vende libros.

Ya os he hablado de qué hace que tu blog sea un atrapalectores imparable. Pero hoy vamos a ir más allá. Vamos a concentrarnos en cómo hacer que tu Palabra (sí, con mayúscula), llegue a todos esos lectores que están loquitos por disfrutar de tu insuperable ingenio, belleza y talento.

Tengo que hacer un pequeño apunte: no puedo garantizar con absoluta certeza que estas sean las mejores maneras de promocionar un blog. Puede que haya otras mucho mejores. Pero yo le pongo ganas, y me he leído un buen montón de listas interminables (además de utilizar nada extraordinarias dotes de observación con mi propia web y con las de otros) para seleccionar lo más práctico y eficiente.

Y Las 10 maneras que seguramente estén entre las mejores que existen para promocionar un blog no terminaba de sonar igual. Sed sinceros: igual ni habríais pinchado en el enlace que os condujo hasta aquí.

Dicho todo esto, vamos a lanzarnos a lo importante:

1. Ten un plan diario

¿Un plan diario? ¿Para promocionar mi blog? ¿Qué locura es esta?

No tanto, no tanto. No sirve de nada promocionar a diestro y siniestro si lo haces sin periodicidad: no estarás llegando al público al que podrías estar llegando, ni les estás dando a tus lectores la oportunidad de acordarse de que existes. No hace falta mucho, solo ponerte una vez a la semana y hacer un pequeño plan de qué vas a hacer. Con diez minutos diarios para compartir contenido en redes sociales ya estás haciendo más que la mayoría. La consistencia es la clave y siempre debe encajar con tu estrategia a largo plazo.

La razón por la que debes planificarlo de manera periódica es porque necesitas un momento semanal (o mensual, si realmente vas mal de tiempo) para analizar los resultados y optimizar el proceso. De nada sirve hacer lo mismo todos los días si no te está dando ningún resultado. Del mismo modo, hacer a diario tareas que no son fundamentales (mirar estadísticas, contestar comentarios, debatir en Twitter) es otra manera de procrastinar y de evitar ponerte con aquello que más te cuesta pero que a la larga otorga mayor beneficio. Esas tareas que he puesto como ejemplo son buenas y ayudan, pero no son las que van a marcarte la diferencia.

¿Un ejemplo de lo que hace un profesional a diario? David Risley, de Blog Marketing Academy, hace 100 contactos personales a diario y escribe tres páginas de contenido. Vale, él se dedica solo a su blog. Pero es un ejemplo del tipo de acción que realmente produce resultados.

Tu meta diaria debe ser algo que no sea demasiado fácil, pero tampoco demasiado difícil. Algo posible, pero que haga avanzar a tu blog. Puede ser contactar con tres personas a diario (escribir emails a otros blogueros, comentar en sus publicaciones, hablar con lectores potenciales en redes sociales) y escribir 200 palabras para el blog. Solo eso te proporcionaría un progreso notable.

promocionar un blogNota: Las tres personas no pueden ser de tu familia.

2. Publica más artículos

Es duro, pero hemos de aceptarlo: sobre todo al principio, si quieres que te hagan caso, vas a tener que producir más contenido y más rápido. A mí ahora me gusta publicar con menos frecuencia y concentrarme en escribir artículos largos y muy completos (y dedicar tiempo a su promoción), pero reconozco que una de las cosas que más hizo crecer mi blog en su momento fue mantener un calendario hiperactivo de publicación. Llegado a cierto punto, puedes reciclar contenido y darle más vida en tus redes, manteniendo tu nivel de visitas al blog, pero para eso necesitas bastante contenido perenne acumulado.

No obstante, es importante ser realista. No sirve de nada darse la paliza y escribir cinco artículos a la semana durante un mes, si vas a acabar tan quemado/a que al mes siguiente no vas a publicar nada. Estudia tus horarios y mira cómo puedes mantener una buena frecuencia de publicación (eh, no es necesario hacer artículos de 6000 palabras; puedes hacer cosas rápidas y buenas de 500). Neil Patel, de Quicksprouts, aumentó su número de visitas de manera brutal al subir su frecuencia de publicación de una a dos veces a la semana. Ahí os dejo sus estadísticas:

promocionar un blog
Por supuesto, no sirve de nada publicar todos los días si no compartes. Acuérdate de compartir tus artículos nuevos (¡y de reciclar de vez en cuando los viejos!) en tus redes sociales y lista de correo. Sobre todo en redes, recuerda que el contenido visual es el que mejor funciona. No es necesario que hagas un infográfico por cada post, pero asegúrate de que vayan, por lo menos, acompañados por alguna imagen al compartirse.

3. Ayuda a los demás

No quiero decir que ayudar a esa ancianita a cruzar la calle vaya a ayudarte a promocionar tu blog (aunque quién sabe. Pórtate bien con las ancianitas por si acaso). Me refiero a que si escribes contenidos que son útiles, esos contenidos se apreciarán y compartirán.

Es por esto por lo que las guías y tutoriales suelen funcionar bien. Si puedes solucionar un problema que tengan los demás, estarán encantados de compartir tu sabiduría. Pero tengamos algo esencial en cuenta. Como dice Jon Morrow, con el crecimiento de internet tenemos información de sobra sobre cualquier cosa y la blogosfera se ha llenado de tutoriales repetitivos y copiotas. ¿Qué podemos hacer para destacar?

  1. Escribir una guía a algo desde una perspectiva diferente u ofreciendo una solución que nadie había encontrado todavía. O…
  2. Callarnos la boca y experimentar hasta dar con una perspectiva diferente, ¡o una solución de la que nadie ha hablado todavía!

(Ahora mismo me hallo en medio de uno de esos experimentos, por cierto. Es duro, pero lo hago por el blog. Tal vez el punto 11 de este artículo debería ser: “Ama tu blog”. O tal vez estos 10 puntos pueden resumirse en ese).

Y qué puedo decir de ayudar a otros blogueros… Comparte contenidos de otros blogs que te parezcan, también, buenos y útiles, de calidad. No solo tendrás el agradecimiento de sus autores (que posiblemente compartan algo tuyo más adelante), transmites el mensaje de que eres una persona a la que merece la pena seguir, porque compartes contenido que resuelve problemas.

Es por esto por lo que blogs como el de Mariana Eguaras son conocidos y respetados en nuestro mundillo. Mirad, por ejemplo, este artículo sobre cuánto cuesta hacerse un libro en CreateSpace. No solo ofrece contenidos prácticos y bien explicados con los que pocos se atreven, sino que comparte contenidos de otros igualmente útiles. Si no estáis apuntados a su boletín, lo recomiendo precisamente por esta razón.

4. Mima tu lista de correo

Tener un blog y no tener una lista de correo es desaprovechar una de las herramientas más ventajosas que tendrás como autor. No solo te sirve, si quieres, para avisar a tus seguidores de que has publicado un artículo nuevo, sino que te permite crear una relación mucho más personal con tus lectores. Por muy baja que sea tu conversión a ventas en apariencia, el efecto es acumulativo y estás creando una red que nadie podrá quitarte. Twitter podría cerrar mañana mismo y perderías a todos tus seguidores, pero tu lista de correo es solo tuya.

Ahora bien, recuerda algunas directrices:

  1. Una lista de correo siempre es opt-in: no puedes apuntar a nadie a tu lista porque sí. Deben apuntarse ellos, con lo que te dan permiso expreso para enviarles emails.
  2. Los verdaderos efectos comienzan a verse a partir de cierto número. Necesitarás conseguir todos los “alistados” que puedas para poder sacar provecho a tu correo. Pero recuerda que es más importante tener 100 suscriptores que son tu público objetivo que una lista de 10000 nombres que has comprado y que igual ni tienen interés en lo que haces.
  3. No des la tabarra. En serio. Si me mandas tres emails seguidos donde me dices cosas en el asunto como CÓMO NO HAS ABIERTO TODAVÍA MI EMAIL o NO PUEDES PERDERTE ESTA OFERTA ÚNICA QUÉ HACES QUE NO PINCHAS, es muy probable que le dé al botoncito de unsuscribe. No me gusta nada que analices si abro o no tus correos con la única intención de ponerte pesado e insistente conmigo; me resulta inquietante y molesto. Por otro lado, si solo mandas correos cada tres meses, probablemente me olvide de tu existencia y cuando me llegue algún correo tuyo podría pensar que es spam.
  4. Un email a tu lista no es solo para anunciar artículos nuevos o para hablar de lo último que me estás vendiendo. Si quieres que siga en tu lista, vas a tener que ofrecerme valor, sea del tipo que sea. Si no, ¿para qué leerte?
promocionar un blogAl contrario de lo que aseguran muchos blogueros, la brujería no es imprescindible para hacerse una buena lista de correo (pero ayuda).

5. Cuidado con los anuncios

Sobre todo al principio, resiste la tentación de meter ventanas emergentes a destajo y banners laterales de afiliados. Puedes hacerlo más adelante, cuando ya tengas cierto público garantizado (y aun así, recomiendo que no uses nada que disminuya la experiencia lectora). Si te leen veinte personas, lo único que vas a conseguir con ocho pop-ups seguidos es que se vayan a otro lado.

Esto se aplica también al spam. Publicar un enlace cada media hora en Facebook a tu blog no te va a conseguir amigos, te lo prometo (ni lectores). Por supuesto que la monetización es válida para un blog (eh, es mucho trabajo y todos queremos comer), y claro que hay que avisar de vez en cuando a la gente de que tienes un blog o de que lo has actualizado, pero tendrás que hacerlo de una forma atractiva, con mensajes diferentes, personalizados, estudiando con atención las reacciones de tus lectores para ver dónde está la delgada línea entre llegar a todo tu público y ser un pesado redomado.

promocionar un blogEl resultado inevitable de la pregunta: ¿qué os parece si meto otro popup?

6. Cita a los expertos

No te limites a lo que opinas tú, oh bloguero cualquiera, de algo. Pregunta y cita a aquellos que saben más que tú. Con su presencia te están validando, están aportando información importante a tu artículo (y además tienes posibilidades de que luego lo compartan con sus seguidores). Uno de los artículos que realmente hizo que arrancara mi blog fue este: ¿Sirve un blog para vender libros?  Me dio bastante vergüenza contactar con algunas de esas personas y pedirles su opinión, pero, para mi sorpresa, todos contestaron a mis emails con gran profesionalidad y simpatía. Como extra, fue el inicio de una mayor comunicación con algunos de ellos, con los que luego he colaborado en otros sentidos.

Creo que muchas veces, en vez de hablar por hablar de lo que realmente no sabemos, es más interesante preguntar a los expertos. También se me ocurrió en esa instancia hacer un pequeño resumen de las conclusiones extraídas del artículo al final, que es algo que echo en falta de muchos artículos tipo entrevista, donde no hay un espacio facilitado para la reflexión y resumen de las opiniones vertidas.

7. Guestposting

Escribe para otros: así de sencillo. No es algo que yo haga mucho, ya que prefiero concentrarme en mi propio blog, y tampoco me he planteado permitir que otros publiquen por aquí, pero esta es una actividad cada vez más frecuente en la blogosfera española (en EEUU se lleva haciendo ya mucho tiempo). Si nadie conoce tu blog, busca otro que tenga más movimiento y propónle un artículo.

Uno de los fallos más comunes de personas que me piden que colabore con ellos es no proponer nada concreto. Si estoy hasta arriba, no voy a tener tiempo de pensar cómo podríamos trabajar juntos. Siempre es mejor proponer algo conciso: ambos podemos valorar si nos interesa.

Con el guestposting pasa algo similar. No le escribas a Jaume Vicent diciéndole que quieres escribir un artículo para Excentrya. Dile que quieres escribir un post de unas 1000/1500 palabras sobre los malvados que dan más miedo en el terror, o sobre topicazos del terror, o sobre las mejores scream queens de la literatura de miedo (aunque su blog se centra en la escritura en general, cualquiera que lo conozca sabe que el terror es su punto débil), para la fecha que él te diga y que le buscarás tú las imágenes(1). O a lo mejor quieres proponer otro tema, pero ahí estás demostrando que 1) conoces qué extensión puede encajar en su blog, 2) sabes lo que le gusta y 3) te adaptas a su calendario y le quitas trabajo.

8. Sorteos y otros premios

Aunque tengo que admitir que hago sorteos en mi página de Facebook por la simple razón de que me divierte lo que no está escrito (bueno, sí está escrito: me divierte un montón), también es verdad que son una forma de promoción estupenda, siempre que se hagan bien. Para que un sorteo sea eficiente y te traiga nuevos seguidores y lectores (con los dos sorteos que he hecho en Facebook he conseguido alrededor de un 10% de seguidores nuevos, una cifra nada desdeñable), recomiendo tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. Que el premio sea atractivo. Yo siempre compro cosas que querría para mí, como cualquier libreta o marcapáginas de Medusa Dollmaker. Medusa nunca me falla. Tengo también la suerte de que hay editoriales dispuestas a colaborar conmigo donando libros para mis sorteos, ya que intento darles la máxima difusión posible mientras dura la competición. Puede que ese no sea tu caso si estás empezando, pero puedes pedir libros a escritores amigos que busquen un poquito de promoción. Siempre que hago un sorteo quiero que la gente piense: “Uf, cómo me gustaría que me tocase ese premio”. Los giveaways de un libro a secas no me terminan de convencer. Si alguien nunca ha oído hablar de un libro y no sabe si le va a gustar, ¿por qué querría leerlo? Por mucho que nos cueste entenderlo, el exceso de oferta es tal que la gente a veces no quiere los libros ni gratis. El premio debe tener una apariencia de valor y exclusividad.
  2. Que una de las condiciones sea promocionar tu blog, de manera directa o indirecta. Si haces un sorteo en la página de Facebook de tu blog, una de las condiciones para participar deberá ser seguir dicha página. Si eliges un premio adecuado, estarás captando nuevos seguidores que luego probablemente se queden y lean las cosas de tu blog que compartas en tu página (siempre, claro, que sean interesantes. Por esto es tan importante compartir contenidos no solo propios, sino ajenos, de gran calidad en tus redes sociales).
promocionar un blogUn breve recordatorio: Es ilegal sortear a tu pareja.

9. Networking

Ya sé que hablo de esto hasta que parece que me sale el palabro por las orejas, como un humillo hecho de palabras que repito demasiado. Todos conocemos a algún bloguero que, sin tener un contenido especialmente maravilloso, se ha hecho un hueco simplemente por su interacción constante con otros compañeros, que comparten sus artículos. Lo bueno es que con el tiempo todos vamos mejorando, así que hasta el peor redactor puede hacerse bueno si recibe el feedback y apoyo de sus seguidores y compis.

¿Cómo se hace eso de crear tus redes y pescar con ellas a todos los lectores que puedas? Encuentra a los veinte blogs más conocidos de tu sector y lee artículos suyos. Conecta con sus autores dejándoles comentarios inteligentes, participa en sus conversaciones en social media. Y si tienes oportunidad de apuntarte a alguno de sus cursos o de trabajar con ellos, no dejes de hacerlo. Conocerlos en persona será la mejor manera de crear esa conexión.

Ojo: esto no significa que tengas que convertirte en stalker de personas que ni siquiera te caen bien. Si escribís sobre temas similares, ya partís de la base de que tenéis cosas en común, así que es muy posible que os llevéis bien. Busca a los que te parezcan particularmente estupendos.

Y cuidado: hay personas que hacen esto de forma muy eficiente, pero eso no significa que se ganen tu confianza. No puedo hablar por vosotros, pero a mí no me gusta nada tener que andarme preguntando todo el rato si alguien se interesa por mí y por mi trabajo porque realmente le interesa o porque se está buscando una recomendación en redes (o porque quiere robar mi colección de corsés, que de todo hay en esta dimensión maravillosa donde los corsés existen). El networking no tiene que ser una relación de conveniencia, artificial, sino salir a buscar y a comunicarte con personas con inquietudes similares a las tuyas, de las que, además, puedes aprender lo más grande.

Para entender mejor qué NO hacer mediante networking, recurro a tres reglas que establecen en Live Write Thrive:

  1. No seas pesado ni molesto. Nunca seas maleducado, ni digas nada por decir. Procura siempre aportar algo de valor, ya sea a través de medios online u offline. He visto a usuarios de redes que intentan captar la atención de la persona que les interesa insultándola o usando mensajes con significado poco claro. Imagino que esto será el equivalente adulto a tirarle del pelo a la niña que te gusta, pero jamás he visto que funcione. Puede que el negging sea eficiente en una discoteca a las cinco de la mañana, pero en el mundo internáutico-bloguero, alguien con 15000 seguidores en Twitter no necesita la aprobación de un provocador.
  2. No creas que basta con escribir un libro. No eres la única persona que ha escrito un libro. No eres tan especial. Haber escrito un libro y tener un blog no es suficiente. Necesitas que la gente sepa que has escrito un libro y has escrito un blog. Aunque solo lo digas una de cada diez veces que compartes algo en redes, foros, comunidades, etc.
  3. No puedes hacerlo todo. No puedes estar en todas partes. Concéntrate en las redes que se te dan mejor. Prueba lo indicado en esta lista poco a poco, no te lances de inmediato a hacer marketing de 28 horas diarias (a no ser que tengas una Tardis o un Revoleiter Temporal 2000TM). Mira qué te gusta más y qué te da mejores resultados y concéntrate en eso. Siempre es ideal partir de una plataforma principal (en este caso, tu blog) y ramificar los contenidos hacia tus redes favoritas. ¡Y no caigas en el agujero de distracciones: recuerda que tienes que escribir! (Por esto es tan importante el punto 1: planificar).

Si vas a elegir una sola red social en la que centrarte, yo te recomendaría esta:

10. Facebook. Y más Facebook

No digo que otras redes sociales no tengan peso a la hora de promocionar un blog. Pero es que no conozco ninguna (aparte, tal vez, de los canales con gran seguimiento de Youtube) que lleve tantas visitas a un blog como Facebook. Mirad esta relación:

-En Twitter tengo, en el momento en que escribo este artículo, 5484 seguidores. Actualizo más, comento más,  trabajo el diseño de imágenes: le echo más tiempo en general. Obtengo una cuarta parte de mis visitas medias.

-En Facebook tengo, en el momento en que escribo este artículos, 2408 seguidores. Bastantes menos que en Twitter. Solo publico dos o tres veces al día en la página. Me trae más de la mitad de mis visitas medias. En días en que publico artículo nuevo, siempre es el rey.

Como podéis ver, Facebook me resulta muchísimo más rentable en relación tiempo/esfuerzo/resultados que Twitter.

¿Podría atraer más visitas al blog con otras redes? Sí, podría. Pero considero que es mucho más eficiente entender bien cómo funciona una red y sacarle el máximo provecho antes que lanzarse a hacer perfiles por todas partes. Si vais a darle caña a las redes sociales, adelante, pero en estos momentos pocas hay que den los resultados que dan en nuestro sector Facebook y Youtube (pienso, concretamente, en el caso de los booktubers). Podéis ir echándole un ojo a Snapchat, eso sí, que dicen los expertos que viene a quedarse.

¿Queréis saber de dónde viene el resto de mis visitas?

promocionar un blogOtro visitante más a mi web, eludiendo el infierno del clickbait, de otra discusión sobre la tortilla de papas (¿con o sin cebolla?) y de las versiones infinitas de Call Me Maybe.

El resto de mis visitas proviene de aquellos que regresan porque ya me conocen y, cómo no, del SEO, esa cosa tan bonica con la que Google nos recompensa a los que creamos mucho contenido a lo largo de mucho tiempo.

bonus: SEO

Lo genial del SEO (search engine optimization: optimización de motores de búsqueda) es que no tienes que ser un megaexperto para empezar a sacarle beneficio.

Para empezar, si tienes WordPress, tienes la posibilidad de usar Yoast, que tiene un plugin fantástico con el que solo tendrás que rellenar los cuadraditos importantes: palabra clave, url, descripción del post, etc., y él solito te dice dónde estás fallando a ojos de Google (o de cualquier motor de búsqueda). Si trabajas con Blogger, échale un vistazo a este artículo de Ana González Duque.

También puedes usar alguna herramienta de SEO como esta para ver cómo andas con la configuración de tu web. Me dice un experto(2) que los resultados no serán 100% exactos, ya que no se detectan ciertos parámetros, pero te puede dar una idea muy cercana a la realidad.

El SEO es una rama de conocimiento peligrosa, porque es fácil obsesionarse con tendencias, palabras clave y cosas por el estilo, pero no debemos dejar en ningún momento que condicione nuestro contenido. Una de las cosas más horribles que he visto en este sentido fue cuando Etsy modificó su sistema de búsqueda para que este respondiera a palabras clave en títulos de productos, y de Pasión primaveral en color zafiro las cosas pasaron a llamarse Azul pulsera mujer plástico Nueva Zelanda Crepúsculo.

Y es que en realidad pocas cosas hay tan favorables para el SEO como producir mucho contenido de calidad de manera periódica. Al principio yo me preguntaba por qué me molestaba en poner palabras clave y cosas así, pero os puedo asegurar que al cabo de un año de blogging mi tráfico orgánico se ha ido acumulando de manera muy interesante.

Un truquito más: acordaos de poner palabras clave también en el nombre de vuestras imágenes, es otra forma de que lleguen hasta vosotros.

Ahí las tenéis, las 10 mejores maneras de promocionar vuestro blog, ya sea de escritor o de cazavampiros.

Está bien, está bien.

Os he mentido.

Maliciosa, maligna y malvadamente.

Con todo mi descaro.

Porque en realidad no hay 10 mejores maneras de promocionar vuestro blog.

Hay mil.

Pero por algún lado habrá que empezar, ¿verdad?

Haced el blog más fantástico del mundo. Sí: pensad en el blog que más os gusta del universo (más incluso que ese log del capitán venusiano perdido en el espacio que postea en 380 idiomas intergalácticos) y haced vosotros uno mejor. Pero no copiéis su estilo (que bastantes blogs clones hay ya): haced uno solo vuestro. Y mejor.

Y luego, compartidlo con el mundo.


(1)Sí, Jaume, esto es en venganza por lo del otro día. Si ahora te escriben diez personas proponiéndote lo mismo, aaaah, la culpa es solo tuya,

(2)Sí, mi hermano otra vez.


*Inicialmente este artículo tenía una versión ampliada a la venta en Lektu. Esta ya no está disponible. Creo que el texto extendido ha quedado algo desactualizado (lo publiqué allá por 2016), y en la medida de lo posible intento no vender contenidos que no estén al día. Disculpad las molestias si veníais buscando esa versión.